Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2008

Karadzic y Kissinger
Relatividad de los crmenes

Javier Ortiz
Pblico


Es bien sabido: la Historia la escriben los vencedores. Y la padecen los vencidos, aunque eso suela mencionarse con menos frecuencia.

No he tenido jams noticia de ningn bando blico, sea del signo que sea, cuyo alto mando no integrara a personajes cuyas acciones despiadadas contra poblaciones civiles o contra prisioneros enemigos obligara a catalogarlos como criminales de guerra.

Todos ellos han sido siempre tratados en funcin del desenlace del conflicto.

Un ejemplo: la oleada de bombardeos que las fuerzas areas anglo-norteamericanas lanzaron contra la poblacin civil de Dresde en febrero de 1945 caus unas 35.000 vctimas mortales, segn los propios atacantes. La jefatura aliada trat de justificarse alegando que Dresde era un punto industrial clave, pero lo cierto es que sus bombas apenas afectaron al aeropuerto y las zonas industriales del norte de la ciudad. Se cebaron en los barrios ms densamente poblados.

Al ex presidente de la Repblica Serbia de Bosnia, Radovan Karadzic, se le acusa de la matanza de 7.000 personas en Srebrenica, a las que hay que aadir las vctimas del asedio de Sarajevo, que caus la muerte a 10.000 de sus habitantes.

Los carniceros de Dresde nunca fueron procesados: los vencedores tienen bula. Karadzic ser juzgado y condenado como criminal de guerra: los perdedores estn para eso.

Karadzic es una mala bestia, no me cabe ninguna duda, pero qu no decir, por ejemplo, del ex secretario de Estado norteamericano Henry A. Kissinger? Resumamos su trayectoria: est documentada su participacin en los sangrientos golpes de estado militares de Chile, Uruguay y Argentina; se sabe que fue inspirador y consejero en las operaciones de desaparicin de miles de militantes de izquierda del Cono Sur; se conoce su implicacin personal en los bombardeos secretos de Laos y Camboya, que facilitaron el acceso de los jemeres rojos al poder (dos millones de muertos); fue claro su respaldo a la dictadura indonesia de Suharto cuando sta masacraba timorenses...

A esa escoria humana, arquetipo del criminal de guerra de cuello blanco, le concedieron el Nobel de la Paz. Jams se lo han retirado.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter