Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-07-2008

Juzguemos a todos los criminales de guerra

Gontzal Martnez de la Hidalga
Gara

Si bien es positivo que muchos de esos criminales sean juzgados y condenados, es un enorme ejercicio de hipocresa eximir a otros de sus responsabilidades.


Esta semana hemos conocido la noticia de la detencin por parte del Gobierno serbio de Radovan Karadjic para ser entregado al Tribunal de La Haya. La captura de un genocida es siempre una buena noticia, pero no debemos llamarnos a engao. An quedan otros muchos sueltos sobre los que no pesa ninguna orden de bsqueda y captura. Adems de las atrocidades cometidas por orden de Karadjic, Mladic, Milosevic y otros dirigentes serbios, habra que mencionar tambin a siniestros personajes como el fallecido presidente croata Tudjman, fiel aliado de la Unin Europea, el entonces secretario general de la OTAN, Javier Solana, el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton o los dirigentes de Naciones Unidas y de los cascos azules que permitieron diversas masacres como la de Srebrenica o bombardeos sobre poblacin civil. Contra ellos no se dictarn rdenes de bsqueda y captura, como tampoco se juzgar como criminales de guerra a los que fueron nuestros aliados. Al contrario, a muchos de ellos incluso se les homenajea.

La Corte Internacional de Justicia, ms conocida como Tribunal de la Haya, tiene entre otras funciones juzgar crmenes cometidos durante conflictos armados, en este caso durante las guerra en la ex Yugoslavia. Si bien es positivo que muchos de esos criminales sean juzgados y condenados, es un enorme ejercicio de hipocresa eximir a otros de sus responsabilidades. Por un lado se condena a ciertos dirigentes y por otro lado se exime a los Gobiernos serbio y croata de sus responsabilidades durante la guerra. Hace poco ms de un ao una sentencia de ese tribunal internacional eximi a Serbia del delito de genocidio y tampoco plantea a Croacia responsable de ello.

No es la primera vez que se instauran tribunales especiales para juzgar crmenes de guerra. Conocidos antecedentes son el Tribunal de Nrenberg o los Procesos de Tokio para que los vencedores de la Segunda Guerra Mundial juzgaran a los perdedores. Todos los que fueron condenados eran realmente responsables de crmenes contra la humanidad, pero muchos de los que dirigan los tribunales tambin lo fueron. Nadie fue juzgado y mucho menos condenado por los bombardeos sobre la poblacin civil y las carniceras de Dresden, donde las fuerzas areas norteamericana y britnica causaron 40.000 muertos en tres das, Hiroshima (ms de 200.000 muertos inicialmente) o Nagasaki (ms de 100.000 muertos) entre otras.

Posteriormente, esos gobiernos que se llaman a s mismos demcratas cometieron o ayudaron a cometer genocidios en Argelia, Indonesia, Vietnam, El Salvador, Irak, Palestina y en tantos sitios. Quin ha sido llevado ante algn tribunal por semejantes tropelas? Cuntos estn cumpliendo condena por los millones de muertos en Vietnam? por las masacres en Argelia a manos del ejrcito francs? por los bombardeos de la poblacin civil en Irak? Ningn dirigente israel ser juzgado por las matanzas indiscriminadas de palestinos. Las conocidas de Chabra y Chatila son slo una pequea muestra de ello.

Incluso hay pases como los Estados Unidos de Amrica que prohben la extradicin de cualquier persona de los Estados Unidos a la Corte o que los agentes del Tribunal lleven a cabo investigaciones en los Estados Unidos y se autoriza al presidente a utilizar todos los medios necesarios y adecuados para lograr la liberacin de cualquier personal estadounidense o aliado detenido o encarcelado, en nombre de, o a solicitud de la Corte Penal Internacional. (American Servicemembers' Protection Act).

En medio de toda esta hipocresa no nos queda ms que sealar y acusar a gobiernos y dirigentes de Unin Europea y Estados Unidos, as como a sus aliados de crmenes contra la humanidad. La lista por desgracia no es corta. Antes o despus les haremos pagar por ello.

(*) Gontzal Martnez de la Hidalga fue coordinador mdico del campo de refugiados de Kuplensko (Croacia) durante la guerra en la ex Yugoslavia.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter