Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-07-2008

Ha funcionado la oleada de tropas en Iraq?

Immanuel Wallerstein
La Jornada


En 2006, las cosas parecan ir muy mal para los esfuerzos militares estadunidenses en Irak. La guerra en ese pas se torn un asunto de mxima importancia en las elecciones parlamentarias de 2006 en Estados Unidos. Generalmente se concuerda en que los republicanos se desempearon pobremente en dichas elecciones, sobre todo porque el electorado se haba desilusionado con la viabilidad y por tanto con la pertinencia de la invasin estadunidense.

El 11 de diciembre de 2006, un estelar comit bipartidista de figuras del establishement (encabezadas por James A. Baker y Lee Hamilton) public un informe llamando a una retirada escalonada de las tropas estadunidenses, y a emprender discusiones directas con Irn y Siria acerca de todos los puntos relevantes relacionados con el Medio Oriente.

Pese al muy amplio respaldo que obtuvieron las recomendaciones Baker-Hamilton, el presidente Bush decidi responder de manera muy diferente a la fallida situacin militar, una respuesta que se ha dado en llamar la oleada. Bsicamente, la estrategia de la oleada no fue retirar tropas, sino aumentarlas, y buscar de varios modos reducir radicalmente la violencia contra las tropas estadunidenses y los iraques.

Ahora, unos 18 meses despus, el rgimen de Bush y el candidato republicano John MacCain alardean del xito de la oleada. Es cierto que los ataques contra soldados estadunidenses se redujeron radicalmente del nivel que tenan hace 18 meses. Es tambin cierto que la violencia contra los iraques es, de algn modo selectivo, menor. Como resultado, ha habido un cambio en la opinin pblica estadunidense. Las encuestas muestran que el nmero de personas que piensan que la guerra fue un error es ms o menos la misma, y sigue favoreciendo una retirada por fases. Lo que cambi es el grado de angustia o urgencia que siente el pblico estadunidense. Irak ya no es su preocupacin nmero uno. La atencin vir radicalmente hacia el deterioro de la economa-mundo y particularmente la economa estadunidense. El resultado neto en la poltica electoral es que McCain no est atrayendo a los votantes indecisos sobre la base del xito de la oleada ni Obama jala a los muchos votantes indecisos con la promesa de retirar las tropas.

Eso deja abierta una pregunta: realmente funcion la oleada? Yo supongo que si se observan exclusivamente las cifras de bajas en Irak a corto plazo, se podra argumentar que s funcion. Funcionara todava mucho mejor si Estados Unidos enviara otros 200 mil efectivos. Pero no cuenta con otros 200 mil soldados para enviar. Y sus colaboradores son pases que estn retirando tropas, no enviando ms. Por supuesto, si se chantajea a todos los jeques sunitas, estarn del lado estadunidense, por ahora. Y si se institucionalizan las expulsiones tnicas, como en Bagdad, habr menos espacio para algunos tipos de violencia interiraqu que han ocurrido con anterioridad. Y si Muqtada Sadr piensa que es ms sabio esperar su oportunidad, habr una reduccin temporal del tipo de violencia que ha ocurrido antes.

Pero miren lo que ocurre en el resto de Medio Oriente debido a la oleada. En noviembre de 2006, Estados Unidos y la OTAN se congratulaban del xito de sus esfuerzos en Afganistn. Pero desde entonces, dos cosas ocurrieron. El nmero de bajas estadunidenses se dispar, sobrepasando al de Irak. Y tambin se dispar la violencia contra los afganos. Repentinamente los talibanes estn de regreso, en grande. Y por primera vez desde 2001, los expertos hablan de la posibilidad de que Estados Unidos pierda la guerra en Afganistn adems de la de Irak.

Y miren Pakistn. Desde noviembre de 2006, el pas ha tenido unas elecciones relativamente democrticas que pusieron en el poder una legislatura hostil hacia el presidente Musharraf, todava la persona en quien el rgimen de Bush confa para proseguir con una poltica favorable a los intereses de Estados Unidos. En consecuencia, Musharraf ha tenido que batallar para mantener la cabeza fuera del agua. Uno de los modos de hacer esto fue pactar un acuerdo tcito con las fuerzas islamitas en la regin de la frontera noroeste, que favorecen y brindan refugio a Al Qaeda y a los talibanes. Recientemente estas fuerzas casi ocuparon el mayor centro urbano de la regin. En todo caso son muy fuertes y ayudan, activamente, a los talibanes de Afganistn.

Miren tambin a Irn: bufa y resopla. Y as est Israel respecto de Irn. Tambin Dick Cheney. Sin embargo, el hecho es que Irn es ms fuerte que nunca. Y se ha venido fortaleciendo en cada una de las guerras, por sus vnculos con los dos grupos en Irak sobre los que Estados Unidos basa sus esperanzas: el gobierno de Maliki y los kurdos. De hecho, Irn comparte muchos intereses con Estados Unidos en Afganistn. Pero Estados Unidos es incapaz de sacar ventaja de esta alianza geopoltica por su insistencia en ver a Irn como el demonio malvado en Medio Oriente.

Ahora miremos de nuevo a Irak. Estados Unidos haba confiado en que siendo la oleada algo tan exitoso, podra hacer que Irak firmara este ao lo que se conoce como un acuerdo de estatus de fuerzas, que fijara la situacin para el estacionamiento de tropas y bases estadunidenses en Irak para las dcadas venideras. En cambio, Maliki ha puesto muy en claro que no slo Irak no firmar ms que un breve acuerdo transitorio, sino que no lo har a menos que Estados Unidos se comprometa a fijar un calendario para su retirada, lo que es anatema tanto para Bush como para McCain.

Podra seguir acerca de Lbano, Israel/Palestina y los estados del golfo. El hecho es que Estados Unidos es claramente ms dbil en todo el Medio Oriente transcurridos los 18 meses de que comenz la oleada. No ser en parte, tal vez en gran medida, precisamente por la oleada? Medio Oriente hoy es como un enorme globo geopoltico. Si lo estruja uno en un sitio, el aire simplemente se desplaza a otro. Y el globo se vuelve ms frgil todo el tiempo. Est a punto de reventar.

Immanuel Wallerstein

http://www.jornada.unam.mx/2008/07/26/index.php?section=opinion&article=030a1mun

Traduccin: Ramn Vera Herrera



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter