Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-08-2008

The New York Times: Cmo hacer respetable el exterminio nuclear

James Petras
Rebelin

Traducido para Rebelin por Chelo Ramos


El 18 de julio de 2008, The New York Times public un artculo del historiador judo israel Benny Morris. En ese artculo, el profesor Morris se pronuncia a favor de que Israel lance un ataque nuclear genocida contra Irn en el que podran morir 70 millones de iranes, doce veces ms que las vctimas judas en el holocausto nazi. Segn Morris, los lderes iranes deberan pensar bien lo que est en juego y suspender su programa nuclear, pues de lo contrario, lo mejor que podra pasarles es que las fuerzas areas convencionales de Israel destruyan sus instalaciones nucleares. Claro est, esto significara miles de vctimas iranes y la humillacin internacional del pas, pero la alternativa es un Irn convertido en un desierto nuclear.

Morris acta frecuentemente como conferencista y consultor del estamento poltico y militar israel y disfruta de acceso especial a los planificadores de la estrategia militar israel. No es ningn secreto que Morris ha defendido y apoyado pblicamente la expulsin masiva y brutal de todos los palestinos. Su visin genocida, sin embargo, no ha impedido que reciba numerosos reconocimientos acadmicos. Los principales peridicos y revistas cientficas de Israel publican sus escritos y opiniones. Como deja claro la publicacin de su ms reciente artculo de opinin en The New York Times, sus puntos de vista no son los delirios de un psicpata marginal.

Qu nos dice acerca de la poltica y la cultura de USA el hecho de que The New York Times publique un artculo que pide la incineracin nuclear de 70 millones de iranes y la contaminacin de una buena parte de los cien mil millones de habitantes de Oriente Prximo, Asia y Europa? Porque se trata de The New York Times, un peridico que a travs de sus suplementos dominicales, pginas editoriales y pginas literarias, informa a las clases educadas de USA y acta como conciencia moral de importantes sectores de su lite cultural, econmica y poltica.

The New York Times otorga una cierta respetabilidad al asesinato masivo, algo que las opiniones de Morris no tendran si fuesen publicadas, por ejemplo, en una publicacin neoconservadora semanal o mensual. El hecho de que The New York Times considere que el posible exterminio de millones de iranes por Israel es parte del debate pblico sobre Oriente Prximo, revela el grado en el cual el sionifascismo ha infectado los ms elevados crculos culturales y periodsticos de USA. En realidad, esto no es sino la consecuencia lgica del apoyo pblico que The New York Times ha otorgado al bloqueo econmico que Israel ha impuesto a Gaza para matar de hambre a 1,4 millones de palestinos, de su ocultamiento de la influencia que el sionista AIPAC (American Israel Public Affairs Committee - Comit de Asuntos Pblicos Estados Unidos-Israel) ha tenido en la invasin de Iraq por USA, cuyo resultado es el asesinato de ms de un milln de iraques.

El Times da la pauta a todo el sector cultural de Nueva York, el cual privilegia los intereses de Israel hasta el punto de asimilar al discurso poltico de USA no slo sus violaciones rutinarias de la ley internacional, sino sus amenazas, ms bien promesas, de arrasar vastas reas de la tierra para lograr la supremaca regional. El hecho de que The New York Times est dispuesto a publicar a un defensor del genocidio-etnocidio israel nos revela cun fuertes son los lazos entre una publicacin pro israel que supuestamente pertenece al orden establecido liberal y la derecha totalitaria de Israel. Es como decir que para el orden establecido liberal pro israel los nazis no judos son execrables, pero en cambio las opiniones y polticas de los judeo-fascistas deben ser objeto de estudio y, posiblemente, puestas en prctica.

El artculo de Morris sobre la exterminacin nuclear publicado en The New York Times no provoc ningn comentario adverso de los 52 presidentes de las Principales Asociaciones Judas de USA (PMAJO), en cuyo boletn diario, Daily Alert, han publicado frecuentemente artculos de sionistas de USA e Israel que defienden el ataque nuclear de Irn por Israel o USA. En otras palabras, las opiniones totalitarias de Morris son parte de la matriz cultural enterrada en lo ms profundo de las redes de organizaciones sionistas y tienen amplio alcance en los crculos culturales y polticos de USA. Al publicar la locura de Morris, el Times ha sacado el discurso genocida de los limitados crculos de influencia sionista para llevarlo al seno de la opinin pblica de USA, a millones de lectores de ese pas.

Salvo por un puado de escritores (gentiles y judos) que publican en sitios web marginales, ningn miembro del mundo literario, poltico o periodstico ha condenado moral o polticamente esta afrenta a nuestra humanidad. Nadie ha hecho la conexin entre las polticas totalitaristas y genocidas de Morris y las amenazas oficiales y pblicas de Israel y los preparativos para una guerra nuclear. Ninguno de nuestros intelectuales ms influyentes se ha puesto al frente de una campaa antinuclear para repudiar al estado (Israel) y a los intelectuales que preparan una guerra nuclear cuyo resultado sera el exterminio de diez veces ms seres humanos que los judos asesinados por los nazis.

La incineracin nuclear de la nacin iran es la contraparte israel a las cmaras de gas y los hornos de Hitler, pero mejorada y aumentada. El exterminio es la ltima etapa del sionismo, permeado por una doctrina segn la cual, si no pueden regir los destinos de Oriente Prximo, entonces destruirn el aire y la tierra del mundo. Ese es el mensaje explcito de Benny Morris (y de sus patrocinantes israeles oficiales), quien, como Hitler, da un ultimtum a los iranes, rndanse o sern destruidos y amenaza a USA, nanse a nosotros en el bombardeo de Irn o enfrenten una catstrofe ecolgica y econmica mundial.

No hay duda alguna de que Morris est total, profunda y clnicamente loco. Tampoco hay duda de que, al publicar sus delirios genocidas, The New York Times da nuevas muestras de la forma en que el poder y el dinero han contribuido a la degeneracin de la vida intelectual y cultural juda en USA. Para comprender las dimensiones de esta descomposicin slo tenemos que comparar la desesperada huida del terror nazi del brillante escritor judo alemn, el trgico-romntico Walter Benjamin, con el apoyo criminal al terror nuclear sionista del escritor judo israel Benny Morris publicado en The New York Times.

EL tema del poder sionista en USA no se refiere slo a un lobby que influye en las decisiones que toman el Congreso y la Casa Blanca sobre la ayuda exterior a Israel. Lo que est en juego hoy en da son los temas relacionados con el apoyo a una guerra nuclear en la que 70 millones de iranes pueden ser exterminados y la complicidad de los medios de comunicacin de USA que proporcionan una plataforma e, incluso, una cierta respetabilidad poltica al asesinato masivo y a la contaminacin del planeta. Contrariamente a los nazis en el pasado, no podemos excusarnos, como hicieron los buenos alemanes, diciendo que no sabamos o que no fuimos informados, porque ha sido escrito por un eminente acadmico israel y publicado en The New York Times.

Chelo Ramos es miembro de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingstica. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter