Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-08-2008

El Congreso despus del diluvio. Crisis y oportunidad de la Refundacin Comunista

Massimo Modonesi
Rebelin


Un enfrentamiento dramtico marc el VII Congreso del PRC en Chianciano (24-27 de julio de 2008). Un enfrentamiento que tiene sus orgenes en la histrica derrota de las elecciones del 13 y 14 de abril que dejaron a los comunistas italianos sin representacin parlamentaria, con menos de 3% de votos. Despus del fracaso del gobierno Prodi y del castigo electoral que le sigui, al interior de Refundacin se levant la fronda en contra del grupo dirigente formado alrededor de Fausto Bertinotti a lo largo de ms de una dcada. Responsabilizndolo de haber llevado al partido a su mnimo histrico a nivel electoral los opositores criticaron tanto la participacin en un gobierno que se revel profundamente conservador como la insistencia en disolver a Refundacin Comunista en un partido de izquierda que uniera a todas las agrupaciones polticas y sociales situadas a la izquierda del Partido Democrtico. Esta iniciativa fue lanzada por Bertinotti en vsperas de las elecciones de abril y se limit a una alianza entre partidos bajo el nombre de Izquierda Arcoiris y, despus del revs electoral, corregida y revisada en la propuesta de una Constituyente de Izquierda, ms abierta a organizaciones sociales y otras formas de oposicin al neoliberalismo. A contrapelo de este proyecto, un sector de Refundacin -en sintona con el pequeo Partido de los Comunistas Italianos- propuso una Constituyente Comunista, ms anclada a la tradicin y al radicalismo anticapitalista. Finalmente una tercera componente, en ruptura con el grupo dirigente, avanz la idea de un partido social, movimientista y radical, como instancia de articulacin y politizacin de las luchas sociales. Grupos menores sostuvieron hiptesis de federacin para evitar la disolucin del PRC- o de endurecimiento obrerista.

El choque entre estas propuestas produjo un empate catastrfico. El grupo bertinottiano mayoritario en el partido desde ms de una dcada, bajo el peso de la derrota, no logr imponer su plan ya trazado y parcialmente avanzado, pero vet las otras propuestas. Su documento congresual alcanz el 47.3 % de votos entre los militantes mientras que la mocin alternativa que propona una salida a la izquierda de la crisis y criticaba a la direccin de Franco Giordano, bertinottiano doc, obtuvo alrededor del 38%. Otras tres mociones se llevaron los votos restantes sobre la base de crticas ms o menos duras hacia la poltica mantenida desde la alianza con Prodi y el Partido Democrtico hasta el desastroso resultado electoral de la Izquierda Arcoiris. Con estos nmeros, equivalentes a delegados, el Congreso se anunciaba explosivo y as fue.

El grupo dirigente, antes del Congreso, confiaba en la posibilidad de recuperar algunos disidentes que en el pasado haban sostenido la lnea impulsada por Bertinotti de alianza con el centro progresista que venan de la izquierda revolucionaria de los 70 despus integrantes de Democracia Proletaria- como Paolo Ferrero, Giovanni Russo Spena y Franco Russo o dirigentes que haban militado en el PCI, como Maurizio Acerbo y Walter De Cesaris. Una vez claro que las distancias eran incolmables, ya en los das del Congreso quedaba slo la posibilidad de dividir a la oposicin buscando el apoyo de la pequea pero influyente corriente Essere Comunisti la cual, aunque fuera opositora de la lnea trazada en el anterior Congreso de Venezia, siempre mantuvo la compostura y el pragmatismo propia de la tradicin del PCI que reivindica explcitamente y bien poda aceptar la continuidad del grupo dirigente con una renovacin de la lnea visto que, al margen de las diferencias sobre la forma partido, el lugar del PRC en la coyuntura es objetiva e inevitablemente de oposicin y separado del PD. Sin embargo, este grupo encabezado por Claudio Grassi y Alberto Burgio, despus de tratar una mediacin unitaria, sostuvo su opcin por la continuidad de Refundacin como partido comunista y resolvi la incertidumbre que reinaba en el Congreso a favor de un cambio tanto de lnea poltica como de dirigencia.

As, el ltimo da del Congreso, todos los grupos disidentes se unieron y, por pocos votos de diferencia, eligieron sorpresivamente a Paolo Ferrero como nuevo Secretario General en lugar del candidato oficial, Nichi Vendola, gobernador de la regin Puglia. Paradjicamente Paolo Ferrero fue ministro del Gobierno Prodi y el grupo al que pertenece fue, desde 1996, aliado del centro bertinottiano y, por lo tanto, responsable de las orientaciones del PRC en los ltimos aos. Al mismo tiempo, Ferrero reiter enfticamente en el Congreso que asuma la culpa de haber cometido un error poltico grave al sostener la participacin de Refundacin en un gobierno que no cumpla con las promesas relacionas con las polticas sociales y se mantena en continuidad con el neoliberalismo. Con la eleccin de Ferrero y la aprobacin de un documento a partir de la suma de todas las minoras ocurri un raro acontecimiento democrtico: el grupo histricamente dominante sin dejar de tener una amplia mayora relativa casi absoluta- qued marginado en la oposicin interna, como dijo irnicamente Gennaro Migliore: es la historia del enano ms grande del mundo. Tambin Nichi Vendola denunci esta anomala y expres airadamente su frustracin, conden a los responsables de la ruptura del partido y lament el fin de una forma de ser, anunciando la constitucin de una corriente interna Refundacin por la Izquierda en cuyo nombre se manifiesta la continuidad de la propuesta de disolucin del partido en aras de federar la izquierda italiana. Prometi, a nombre de su grupo, no escindirse pero la ruptura reson en el tono de voz. La confianza de representar la mitad del partido, la costumbre de dirigirlo y los compromisos y las alianzas con otros grupos de la difunta izquierda arcoiris as como con organizaciones europeas progresistas puede impulsar una divisin que dejara a Refundacin Comunista en migajas si consideramos que en los aos 90 sufri dos escisiones hacia la derecha y en los aos del reciente gobierno Prodi otras dos hacia la izquierda.

Ms all de los laberintos de la vida interna, en el Congreso triunf una visin poltica que, a pesar de la variada y dbil mayora que la sostiene, marca una discontinuidad fundamental con el pasado. Los contenidos de la nueva lnea expresada sintticamente en el documento aprobado por el Congreso: fin de todo acercamiento con el PD, defensa del PRC frente a hiptesis de disolucin, giro hacia la izquierda, apuesta por el conflicto social y los movimientos, vnculo prioritario con los sujetos de la luchas por encima de las alianzas con agrupaciones partidarias, privilegiar las relaciones con fuerzas comunistas y anticapitalistas a nivel nacional como internacional, revisar -y en su caso- romper las alianzas locales con el PD, asumir la no violencia como forma de lucha no como principio metafsico, evitar el liderismo, fortalecer la democracia interna. En pocas palabras: relanzar la Refundacin Comunista corrigiendo, hacia la izquierda, el rumbo emprendido en los ltimos aos.

Frente a esta postura, el grupo bertinottiano argument, por medio de un documento alternativo ledo por Gennaro Migliore, una lectura contrapuesta a la anterior. La hiptesis de fondo, ms all del inevitable ritual autocrtico, es que la derrota electoral se explica ms por la derechizacin social que por una equivocacin en la lnea poltica. El documento propone, sin referirse directamente a la polmica propuesta de una Constituyente de Izquierda, mantener la apertura en direccin de una superacin de la experiencia de Refundacin Comunista en el contexto de un partido de izquierda plural que compita con el Partido Democrtico en el terreno del antiberlusconismo, siendo autnomo y alternativo. Esta postura no excluye alianzas locales con el PD, considerando a la administracin local como una posibilidad de proponer polticas alternativas, y la convergencia puntual en la oposicin frente a polticas derechistas. El documento responsabiliza a los otros grupos de quebrar el partido a la mitad, de anteponer la gestin a la poltica, de tomar el control del partido sobre la base de una alianza que niega la historia del partido (es decir el grupo dirigente de la historia reciente), de fomentar un xodo de la poltica hacia una autonoma de lo social, de querer limitar el alcance del Partido de la Izquierda Europea restringindolo a fuerzas comunistas y anticapitalistas. Esta diferenciacin es la clave del enfrentamiento poltico. A pesar de reconocer el fracaso de la experiencia de la Izquierda Arcoiris, el nfasis en la idea de izquierda sin adjetivos, junto a la ausencia de referencias a la centralidad de los comunistas o al comunismo, es el hilo conductor de continuidad de la propuesta del grupo dirigente saliente.

El falso debate entre autonoma de lo poltico y autonoma de lo social que rondaba las intervenciones congresuales caricaturiza las posturas de los grupos pero apunta hacia nfasis que resultan fundamentales. Sin pensar en autonomas absolutas insostenibles, la relacin entre lo poltico-institucional y lo poltico-social se formul de manera muy distinta. Los acentos puestos, por una parte, en la vigencia del proyecto comunista en el marco de un movimiento radical y antisistmico que sostenga el conflicto y la resistencia y, en la otra, en la articulacin de las izquierdas que, estando presente en las luchas, no desdee una presencia meditica e institucional suponen dos lecturas de proceso. El primero asume la necesidad de mantener firme una postura antagonista a contracorriente de las tendencias conservadoras, sin temor al hostigamiento meditico e institucional, asumiendo que la eficacia inmediata se mide en funcin de un proceso a mediano plazo de aumento y politizacin de las luchas. El segundo antepone la urgencia de hacer frente al bipolarismo entre la derecha y el centro y revertir inmediatamente la marginacin de la izquierda, pensada a nivel europeo como convergencia de distintas tradiciones ms o menos radicales, para mantener un dique y una trinchera que sostenga la resistencia. Si el riesgo de la primera opcin es la marginalidad en un mero papel testimonial, la segunda opcin no garantiza ms que la resistencia frente a las tendencias conservadoras y reaccionarias. En ltima instancia, se trata de un camino que, en estos aos, ya mostr sus lmites. Por el contrario, sin nostalgia, sin necesidad de cultos y liturgias, sin sectarismos, tal y como pudo avanzar el proyecto de la Refundacin Comunista en los aos 90 y, de la mano del movimiento altermundista, en la primera dcada del milenio, sin la ansiedad inmediatista del resultado electoral o del impacto meditico, un movimiento poltico anticapitalista tiene la vigencia histrica que le otorga la persistente devastacin capitalista. No deja de ser una posibilidad y un deber poltico apostar, como sostuvo Ferrero para desmantelar la falsa contraposicin entre autonoma de lo poltico o de lo social promover, desde la lucha, la socializacin de la poltica y la politizacin la sociedad. El giro a la izquierda de Refundacin Comunista ofrece esta oportunidad.

Los medios de comunicacin conservadores es decir la casi totalidad de la prensa escrita y la totalidad de la televisin- ironizaron sobre la divisin interna y festejaron con anticipacin la posible escisin que acabara con la anomala comunista en Italia. Ms all del entusiasmo reaccionario, es innegable que el PRC, despus de la derrota electoral, se est desgastando en un peligroso proceso de confrontacin interna. A pesar de los tonos agresivos del grupo que sali derrotado en el Congreso, la hiptesis de la escisin sera desastrosa para ambas partes. El anterior grupo dirigente podra participar en la formacin del partido de izquierda que viene promoviendo pero lo hara debilitado y tendra a su izquierda un partido comunista que no desaparecera fcilmente. El nuevo grupo dirigente que surgi del Congreso, con la escisin, dejara de estar bajo amenaza y podra consolidar una lnea sin concesiones pero se aislara y tendera a ser identificado con la nostalgia comunista y a cumplir un papel testimonial sin una incidencia real en la vida poltica y social italiana. Ninguna de estas opciones es deseable.

Por otra parte, los contenidos de los documentos y las intervenciones al Congreso muestran muchas ms coincidencias que diferencias. En particular, si de autonoma se quiere hablar, ambos grupos pregonan, con diversas intensidades, la autonoma de la izquierda frente al centro encarnado por el Partido Democrtico. Ambos grupos comparten los rasgos fundamentales del anlisis crtico del gobierno Berlusconi y del momento histrico, as como coinciden en general sobre los contenidos de las posibles polticas sociales alternativas y de poltica internacional. Todo el cuerpo del partido, con diversas visiones tcticas y estratgicas, apuesta a la movilizacin, la politizacin de las luchas y sostienen la necesidad de desarrollar una alternativa sistmica, con mayor o menos nfasis sobre su carcter antineoliberal y anticapitalista. En el corto plazo, todos comparten la necesidad impulsar un ciclo de luchas sociales y, de ser posible, una huelga general frente a la ofensiva patronal sostenida por el gobierno.

Refundacin Comunista fue una de la ms osadas y logradas apuestas de renovacin del proyecto comunista sin diluir su radicalidad. Su desaparicin real y nominal sera una derrota que no slo debilitara a los trabajadores nativos y migrantes- italianos sino que representara una derrota para la izquierda mundial, sera el fracaso de un intento aparentemente y potencialmente exitoso de sostener una hiptesis radical: el proyecto comunista es necesario como ingrediente de las luchas antisistmicas- y posible como horizonte emancipatorio- frente a las derivas del mundo actual.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter