Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2008

Desterrado Evo Morales en su propia tierra

Heinz Dieterich
Rebelin


En la emblemtica fecha del aniversario 183 del Da de la Independencia, el presidente boliviano Evo Morales no pudo presentar su informe nacional en la capital constitucional del pas, que lleva el nombre del Libertador de Bolivia, el Gran Mariscal de Ayacucho Antonio Jos de Sucre. Segn Evo, l no estar en Sucre para no dar motivos a un eventual enfrentamiento entre bolivianos que podra terminar con graves consecuencias, debido a que las autoridades de Chuquisaca-Sucre respaldan las provocaciones de grupos violentos contra su gobierno.

A su vez, la sesin de honor del Congreso Nacional en Sucre, prevista por el da de la fundacin del pas, fue suspendida por el vicepresidente de la Repblica, lvaro Garca Linera, dado que no se poda garantizar las condiciones de seguridad fsica de los parlamentarios, funcionarios estatales e invitados diplomticos.

Por la misma razn fue cancelada la cumbre de los presidentes de Venezuela, Hugo Chvez, de Argentina, Cristina Fernndez y de Evo Morales, en Tarija. Los fuertes ataques contra las delegaciones de avanzada de los tres presidentes, organizados por los separatistas de Tarija, motivaron la cancelacin de la visita de Chvez y Fernndez, desde Buenos Aires.

El significado de estos tres eventos es muy claro. El Presidente legtimo de la Repblica de Bolivia es una especie de desterrado o expatriado en la mayora de las provincias de su propia tierra a las cuales solo puede ir, cuando la oligarqua lo permite. En una analoga formal con el lenguaje de la guerra irregular tendramos que decir que la contrarrevolucin ha conquistado zonas liberadas en las cuales el gobierno central no puede entrar; es decir, ha establecido un Estado dual perifrico paralelo al Estado central del altiplano.

La esencia del conflicto en Bolivia es el choque entre el poder fctico y el constitucional, entre la alianza oligrquica-imperial y el gobierno de Evo. Cuando el poder fctico desconoce el legtimo poder constitucional, ste tiene los recursos de la justicia y la fuerza militar para imponer la ley. El gobierno de Evo no ha usado esos poderes por dos razones, una pragmtica y otra moral: a) no est segura de la lealtad de la justicia y de la Fuerza Armada y, b) la tica y formacin poltica de Evo rechazan el uso de la represin estatal legtima para imponer su proyecto poltico.

El mismo carcter de la contradiccin boliviana ---la dualidad de poderes basada en lo fctico-contrarrevolucionario y lo legal-progresista--- hace improbable que el referendo del 10 de agosto pueda resolverla. Esencialmente, va a reafirmar la correlacin de fuerzas del status quo.

Sigue por lo tanto la divisin de facto de Bolivia en dos pases y la fase de acumulacin de fuerzas, hasta que uno de los dos poderes antagnicos est en condiciones de dar el golpe decisivo, para liquidar a la otra.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter