Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2008

Washington y la oligarqua triunfan en Bolivia: referendo ratifica desmembramiento del pas

Heinz Dieterich
Rebelin


El referendo revocatorio del 10 de agosto en Bolivia, contrario a algunas interpretaciones triunfalistas, es una clara derrota del gobierno que no solo refuerza la divisin de facto del pas, sino que le concede a la subversin separatista un halo de legalidad que antes no posea.

La posicin del gobierno no ha avanzado porque se saba de antemano que Evo contaba con alrededor del 60 por ciento de las simpatas de la poblacin. Quines s se consolidaron y salieron potenciados son los prefectos de Santa Cruz, Rubn Costas, con casi el 70% de votos, y el de Beni, Ernesto Surez, con alrededor del 68%, ambos (regionalmente) superior al voto de Evo. Como consecuencia de la votacin, el separatismo gobierna ahora legalmente a cinco de los nueve departamentos (provincias) del pas.

Rubn Costas, el indiscutible lder de la sedicin, ha interpretado la votacin como una nueva ratificacin a la autonoma departamental y ha anunciado un programa de repblica autnoma que incluye la implementacin de una Asamblea Legislativa propia; de normas como el salario digno autonmico; la eleccin por voto popular de subgobernadores y corregidores; el control, la fiscalizacin y recaudacin de los recursos del departamento que nos corresponden; la creacin de una agencia tributaria departamental y la constitucin de una polica propia.

El debacle del referendo era previsible por dos razones: a) se conoca la fuerza social-administrativa de la subversin oligrquica-imperial y, b) se saba que la subversin no iba a respetar ningn mandato democrtico, tal como lo ha hecho durante los ltimos dos aos. Qu sentido tena entonces llevar a cabo un referendo en el cual no se iba a ganar nada y en el cual, al contrario, se legalizaba y legitimaba la sedicin separatista de los ltimos dieciocho meses?

La decisin de llevar a cabo el referendo revocatorio es tpica del pensamiento liberal que hegemoniza la praxis del gobierno boliviano que se sigue aferrando a las ilusiones del rgimen burgus y que sigue actuando en el campo de la legalidad y legitimidad burguesa frente a un enemigo fascistoide, mientras que pierde una bastin de poder real tras otra, hasta que tendr que entregar el poder entero.

El gobierno boliviano, y los liberales nacionales e internacionales que lo asesoran, no quieren reconocer que la situacin boliviana es la que sintetiz Mao Tse Tung en 1938, cuando deca que el poder poltico nace de los caones de los fusiles. En todo conflicto entre un poder democrtico (el gobierno de Evo) y uno sedicioso-antidemocrtico, decide la fuerza: en el caso boliviano, la organizacin y las armas de los dos adversarios.

Cuanto ms tiempo pierden Evo Morales y lvaro Garca Linera en reuniones y declaraciones de artistas e intelectuales, ratificaciones de constituciones, premios nobel de la paz o referendos, en lugar de organizar el poder real que decidir el escenario boliviano ---que evoluciona hacia la entrega del poder a los neoliberales o la guerra civil--- ms se debilita su posicin.

La derrota del poder constitucional por el fctico-sedicioso, en Bolivia, agrava la situacin en el Cono sur que se ha generado con el fin del proyecto Kirchner en la Argentina. Ambas derrotas se deben a errores de las conducciones nacionales: soberbia de poder en el caso de Kirchner, hegemona de pensamiento liberal y ausencia de visin de vanguardia popular-indgena en el gobierno de Evo y lvaro.

La primera independencia 1808-1825, se perdi por las condiciones objetivas de la revolucin latinoamericana que hicieron imposible ganarla duraderamente. Si se pierde la actual batalla por la Patria Grande ser por las condiciones subjetivas: la falta de conciencia de las clases polticas latinoamericanas en el poder.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter