Portada :: EE.UU. :: EEUU, subasta presidencial
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-11-2004

Cuatro aos ms de guerra preventiva

Editorial de Gara


Los resultados provisionales de los comicios presidenciales en Estados Unidos de Amrica dan como claro vencedor al candidato republicano George Walker Bush, que habra obtenido casi cuatro millones de votos ms que el candidato demcrata John Kerry. A falta de confirmar los resultados finales de Ohio, Iowa y Nuevo Mxico, todo indica que nos esperan cuatro aos ms bajo la presidencia del instigador de la guerra mundial contra el terrorismo, que disfrutar adems de mayora en el Congreso y en el Senado. La victoria de Bush ­que se ha dado con la participacin popular ms alta de las ltimas dcadas (60%), bajo la supervisin de miles de observadores y cosechando el mayor nmero de votos populares desde la creacin del pas (58 millones)­ no tiene duda y es incontestable, guste o no el sistema de voto delegado y mayoritario que se utiliza en el pas norteamericano.

Una vez pasada la campaa electoral y la propia votacin y a falta de que se confirme la victoria del candidato republicano en el colegio electoral, reconocida ya por su oponente, es momento de hacer algunas consideraciones sobre el proceso, la salud de la democracia estadounidense y el futuro que nos puede deparar otros cuatro aos de presidencia del tndem Bush-Cheney. En primer lugar conviene adquirir una cierta distancia analtica, tras el bombardeo de informaciones acrticas que hemos sufrido en nuestro pas por parte de la mayora de medios informativos, incluidos los del grupo pblico EiTB. Una catarata de informaciones y reportajes en que se venda una supuesta lucha por la Casa Blanca entre un candidato reaccionario y otro progresista, ignorando al tercero en discordia, Ralph Nader, y envolviendo a la opinin pblica con la idea de que la victoria de Kerry supona un mal menor. Lo cierto es que se ha librado una batalla por el poder entre dos oligarquas poltico-financieras, engrasadas por millones de dlares procedentes de empresas multinacionales y con conexiones en los principales mass media estadounidenses. Una pelea entre dos candidatos conservadores, que en Europa seran calificados de extremistas y que han centrado su disputa en intentar demostrar que son el campen del antiterrorismo. No es de recibo plantear que Kerry tiene un perfil de centro progresista cuando se trata de un senador multimillonario cuya mejor idea en poltica exterior ha consistido en proponer aumentar la presencia estadounidense en Irak en 40.000 efectivos. Kerry no se ha separado un milmetro del militarismo de Bush, no ha ofrecido ideas alternativas en los temas decisivos y ha perdido.

En segundo lugar toca decir que la democracia de Estados Unidos sufre de una fuerte anemia, con un sistema bipartidista que ahoga la presencia de candidatos outsider y reemplaza el combate de las ideas por cuas publicitarias en las que se trata de ridiculizar al contrincante con chistes de mal gusto. La desaparicin del debate poltico de ideas-fuerza originales, como las prestaciones sociales, el derecho al trabajo, el medio ambiente, la sanidad o los derechos de las minoras tnicas y lingsticas evidencia que la salud de esa democracia es endeble, con un sistema de partidos reconvertido en una pugna entre dos grandes aparatos de marketing poltico, alejados de las preocupaciones de la mayora social y obsesionados exclusivamente con la caza del voto.

Por ltimo se puede adelantar el panorama internacional que se adivina tras la reeleccin de Bush. Un escenario en el que va a seguir primando como eje central la poltica de guerra preventiva, la separacin entre estados amigos y enemigos, el desprecio a Europa y el reforzamiento de la doctrina de seguridad. Acabar la tarea emprendida en Afganistn e Irak ser una prioridad a corto plazo y no se debe descartar que la lista de pases a atacar se pueda ampliar, en la medida que los intereses del complejo econmico-militar que domina la Administracin de Washington as lo estime conveniente. -



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter