Portada :: Mundo :: Guerra en Osetia del Sur
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-08-2008

Y si Georgia perteneciera a la OTAN?

Luis Luque lvarez
Juventud Rebelde


Uno de los dichos ms en boca de las personas, reza que a veces lo que sucede, conviene. Y aunque no se trata de una verdad absoluta, al menos en el conflicto suscitado entre Georgia y Rusia tras la agresin georgiana a Osetia del Sur, hay que reconocer que, en efecto, el desastre pudo haber sido peor de lo que ha sido si los pases integrantes de la OTAN hubieran tomado, meses atrs, la decisin equivocada.

A principios de abril, en la cumbre del pacto militarista en Bucarest, EE.UU. empuj para que Georgia y Ucrania recibieran su plan de adhesin como miembros plenos de la Alianza. Pero varios pases (entre ellos Francia y Alemania) prefirieron no provocar la ira de Rusia, vital proveedor de petrleo y gas a Europa, y decidieron abstenerse de seguir poniendo las fronteras de la OTAN en las puertas de Mosc, algo que en los aos 90 prometieron que nunca haran, y que sin embargo, fue papel mojado, al quedar incluidas Polonia (en 1999), Estonia, Lituania y Letonia (en 2004).

Ahora bien, si, como desean algunos pases ex socialistas, Georgia fuera ya parte de la OTAN, qu tendramos hoy sobre la mesa? Presumiblemente, una guerra de mayores proporciones, una ria tumultuaria en la que, en lugar de armas blancas, chocaran los ultrapoderosos armamentos de las naciones ms ricas del planeta, que se encargaran de proveer toneladas de cadveres, mezcladas con escombros, a las imgenes de TV.

Por qu este apocalipsis potencial? Porque, segn el artculo 5 del Tratado del Atlntico Norte, de 1949, las partes acuerdan que un ataque armado contra una o ms de ellas, que tenga lugar en Europa o en Amrica del Norte, ser considerado como un ataque dirigido contra todas ellas, y en consecuencia todas deben acudir en ayuda del que se considera agredido! Fue lo que ocurri tras el 11 de septiembre: EE.UU. quiso desquitarse del ataque terrorista invadiendo Afganistn, y sus aliados se vieron envueltos en una agresin contra un pas en el que casi no haba contra qu disparar misiles de medio milln de dlares. Y lo hicieron.

Pero Mosc no es Kabul... Qu habra pasado si una Georgia admitida en la OTAN hubiera ejecutado la irresponsable invasin a Osetia del Sur, y Rusia hubiera intervenido para frenarla? Acaso un fatal uno para todos, y todos contra uno, en el que, una vez ms, el continente europeo sera el teatro de una guerra fratricida?

Afortunadamente, no ha sido ese el escenario, pero duele que la aventura del presidente georgiano, Mijal Saakashvili, haya provocado la muerte de 2 000 personas (civiles sudosetios principalmente) y el desplazamiento de otras decenas de miles hacia Osetia del Norte. Arreglado est Washington si su mejor aliado antirruso en el Cucaso es un gobierno que ataca, causa una catstrofe humanitaria y, despus, se ve obligado a replegar sus tropas y a buscar apurado un cese el fuego.

Por cierto, tal modo de proceder har pensar mucho ms a los europeos a la hora de reconsiderar la adhesin de Tiflis a la OTAN, y se ahondar la divisin entre quienes la apoyan y los que la rechazan. Cuando esto escribo, se efecta un acto en una cntrica plaza de la capital georgiana. Ondean decenas de banderas georgianas y norteamericanas cules si no?, mientras los presidentes de Polonia, Ucrania, Estonia, Lituania y Estonia se dirigen a la multitud.

Llama la atencin que se trata nicamente de ex integrantes del eje socialista europeo, que hoy orbitan en torno a Estados Unidos. No asisten los mandatarios ni de Francia, ni de Alemania, ni de Austria, ni otros ms. Quiz porque no comparten el modo torpe y belicoso en que Georgia pretendi arreglar la cuestin de Osetia del Sur. Y claro, porque con lo caros que estn los recursos energticos, para qu andar buscando tres patas al gato (o al oso...)?

Valga recordar, adems, que ninguno de ellos vol hacia Belgrado a mostrar simpatas cuando EE.UU. decidi que Kosovo ya no perteneca a Serbia. En febrero pasado, esa provincia le fue arrancada de cuajo al Estado serbio, bajo el pretexto de que el 85 por ciento de los kosovares son de origen albans, y solo un cinco por ciento serbio. A qu viene entonces la alarma por las regiones de Osetia del Sur y Abjasia, en la que solo una minora es georgiana, frente a una inmensa mayora de osetas y abjasios que desde la pasada dcada mantienen sus territorios fuera de la autoridad efectiva de Georgia?

La interrogante, por supuesto, es retrica: su respuesta est en los dobles raseros por los que se miden las relaciones internacionales. Ya al terminar, veo en TV al presidente francs, Nicols Sarkozy. Su pas ostenta la presidencia rotatoria de la UE, y l est en Tiflis, de vuelta de Mosc, intentando recomponer el jarrn roto con un plan de seis puntos que ha presentado a las partes.

Ya tendremos ms noticias...



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter