Portada :: Mundo :: Guerra en Osetia del Sur
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-08-2008

Guerra del Cucaso
Los roces de los imperios

Bruno Odent
LHumanit

Traducido por Caty R.


El pulso entre Mosc y Washington se exacerba en el trasfondo del conflicto por el control del Cucaso, geoestratgico y rico en hidrocarburos.

Los dardos envenenados entre Washington y Mosc se multiplican en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, convocado en repetidas ocasiones durante los ltimos das para intentar alcanzar un acuerdo de tregua entre los beligerantes georgianos y rusos. Zalmay Khalizad, el representante de Estados Unidos en la ONU, ha acusado a Rusia de llevar a cabo una campaa de terror, a lo que el representante ruso ha respondido sealando que esa declaracin es inaceptable, sobre todo en la boca del representante de un pas cuyas actuaciones en Iraq, Afganistn y Serbia conocemos muy bien

As, las dos superpotencias retoman las clsicas expresiones de la Guerra Fra, lo que en realidad demuestra, de forma descarnada, el verdadero trasfondo del conflicto. Se trata de las fricciones, cada vez ms fuertes, que surgen entre los imperios. As, Mosc y Washington intentan, a la manera clsica, instrumentalizar las ambiciones nacionalistas de unos y las reivindicaciones separatistas de otros.

 

La escalada es todava ms grave porque se dirige, en primer lugar, al control de los recursos de hidrocarburos de toda la regin, dependiendo de que las considerables reservas de petrleo y gas caucasianos transportadas por las tuberas transiten evitando o no el paso por la Federacin Rusa. Washington, que ha tomado posiciones en Georgia prometiendo su apoyo a Tbilissi para su integracin en la OTAN, avanza tambin los peones de una estrategia imperialista renovada que se dirige, ms all de los objetivos energticos, a la contencin de las potencias rusa y china. Estados Unidos se esfuerza desde hace ms de un decenio en la construccin de un glacis de Estados amigos en los flancos de los dos gigantes, con la instalacin de sus bases militares.

Incluso Bernard Kouchner, el ministro francs de Asuntos Exteriores francamente poco sospechoso de tibieza con la causa atlantista, reconoca ayer la descarada injerencia de Washington. La mediacin de Europa es verdaderamente deseable, defendi en las ondas de RTL, porque Estados Unidos es en cierta forma, una parte del conflicto

De esta manera el ministro sealaba, con razn, la enorme responsabilidad de la Unin Europea, que puede impedir la huida hacia delante en una espiral blica extremadamente peligrosa. Pero para estar a la altura Europa debe atreverse a jugar una mediacin original, su credibilidad de mediadora est vinculada a su capacidad de demostrar menos sometimiento con respecto a las tesis de Washington.

Ciertamente Europa mantiene relaciones ms equilibradas con Rusia que Estados Unidos, pero no ha sabido oponerse al despliegue de estaciones de radares antimisiles de EEUU sobre el territorio europeo, lo que ya haba contribuido a reactivar el clima de guerra fra con Mosc. Es imprescindible, por lo tanto, que Europa revise su enfoque.

Actualmente la humanidad se enfrenta a desafos vitales en materia social, ecolgica o energtica, que crean la necesidad de una concepcin de las relaciones internacionales distinta de las dictadas por las viejas lgicas del poder heredadas de los dos ltimos siglos. Europa puede asumir ese objetivo a condicin de que sepa mostrar la misma firmeza frente a Mosc que frente a Washington.

Original en francs:

http://www.humanite.fr/2008-08-12_International_La-friction-des-empires


Bruno Odent es periodista del diario comunista francs LHumanit.


Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter