Portada :: EE.UU. :: EEUU, subasta presidencial
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2004

Una nacin deprimida

Ramn Prez Almodvar
Rebelin


Los Estados Unidos de Amrica son una nacin? deprimida. La mayora de sus habitantes viven acojonados por el miedo...y en el pas de las libertades y de Disney Land y Superman . Da hasta risa. Lo que no da risa es que haya habido una intenssima programacin televisiva dedicada a las elecciones de Estados Unidos en todo el mundo. Y el resto del mundo no puede, desgraciadamente, votar al tipo (Bush o Kerry, mismos smbolos, distinto color, da igual) que lo maneja.

Bush ha ampliado el espacio de la extrema derecha de Estados Unidos en unos 8 millones de electores y se ha convertido en el presidente ms votado de la historia. Es como Adolf Hitler. En uno de esos reportajes dedicados a intentar socavar su credibilidad, emitido por La 2 la pasada semana, se describe el integrismo religioso de George W. Bush, equiparable al de Jos Mara Aznar y otros legionarios de Cristo.

El autor del reportaje comenz una toma de Bush, con lgrimas en los ojos agitando una banderita en una mano mientras un coro cantaba el himno nacional, y gir poco a poco hacia el pblico, ampliando lentamente el plano hasta que se perda en un horizonte plagado de cabezas y banderitas. Es el fascismo con una imagen perfeccionada: sin esvsticas, sin brazos en alto, sin estandartes imperiales.

Es una nacin deprimida, cuna del Prozac y otros productos de la industria farmacutica, qu gran aliada!, dnde se come rpido y muy mal, dnde el precio de la gasolina sigue por los suelos, dnde el dficit pblico supera cientos de miles de millones de dlares y no hay servicio sanitario universal gratuito, una nacin unida por cuatro elementos: una bandera, un himno, una moneda y un Ejrcito imperiales, al servicio de las grandes corporaciones.

Ha ganado el patriotismo, ese que se exasper desde los medios de comunicacin tras el 11-S, no el de Salvador Allende y los miles de muertos y desaparecidos chilenos, el otro, el de las Torres. Los peridicos como New York Times o Washington Post, que se decantaron y pidieron el voto por Kerry, Estados en los que ha ganado por gran mayora, han contribuido, a lo largo de los ltimos tres aos, al triunfo de la ultraderecha, por su actitud acrtica respecto a las invasiones de Afganistn e Irak.

Han contribuido de forma importante a la psicosis colectiva, al voto acojonado y manipulado, a la angustia y el miedo colectivos, combatido con frmacos, alcohol y otras drogas, con teleprogramacin-basura. El da de las elecciones, en el programa especial de TVE por La Primera, Lorenzo Mil deca en conexin desde Washington que no haba habido hechos destacables, salvo pequeas incidencias: la escasez de mesas para votar o que fuera un da laborable y los trabajadores tuvieran que pedir ms de tres horas libres para poder ir a votar.

Y el enviado especial en Florida, Valentn Daz, explicaba que las mquinas de votacin utilizadas no expedan ningn comprobante sobre el voto realizado. Como se recordar, el acoso meditico al resultado del referndum revocatorio del presidente venezolano Hugo Chvez inclua argumentos como que los resultados se podan manipular informticamente. La oposicin, la Coordinadora Democrtica, lleg a especular con lo siguiente: las mquinas fueron intervenidas va satlite y se ajustaron los resultados desde un centro de operaciones. Y eso que las mquinas s que emitan un impreso con el equivalente al voto expresado.

Pero cuando se riza el rizo es cuando se afirma tajante que han votado muchas ms mujeres (un 56% del total) que hombres. Y que entre los hombres, un 52% lo ha hecho por Bush. En el caso de las mujeres, la diferencia es a favor de Kerry, que alcanza el 58%. Con estos porcentajes es casi imposible que coincida una votacin en la que gane Bush.

El resto del mundo tambin se alimenta ya de comida-basura, aniquila los servicios pblicos, se dopa a todos los niveles, aumenta su dficit pblico y el precio de la gasolina y asume bandera, moneda, himno y Ejrcito imperiales, al servicio de las grandes corporaciones. Y en el caso de la Unin Europa, se viene reiterando desde hace tiempo:

La UE refuerza su alianza con Estados Unidos. Subttulo: Los 25 superan la crisis de Irak y apuestan por afrontar las amenazas mundiales con Washington. Acompaa la informacin una gran foto en la que se ve a Jacques Chirac y Gerhard Schreder, ambos sonriendo. Publicado en El Pas el 22 de junio de 2003.

Europa decide crecer a costa de ms dficit, titular de la seccin de Economa del mismo diario, el 6 de julio de 2003. Subttulo: Berln, Pars y Roma propinan el zarandeo ms fuerte al Pacto de Estabilidad de la UE.

Europa ya tiene Constitucin. Antettulo: Los 25 alcanzan un acuerdo sobre el reparto de poder en la toma de decisiones. Portada de El Pas, el 19 de junio de 2004. Y ahora, como las lentejas, los plebiscitos europeos: todos a refrendar un texto pactado por una minora de burcratas que nadie se ha ledo, aunque lo importante es pactar el reparto de poder.

Es para acojonarse, claro. En la Unin Europea y en el resto del mundo.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter