Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2008

Quin es realmente "Su Santidad"?
Dalai Lama, el gur supermeditico

Dominique Bari
LHumanit

Traducido por Caty R.


El Dalai Lama lleg a Francia a principios de esta semana para una visita de doce das, de carcter supuestamente religioso; pero dicha visita forma parte de una campaa poltica sobre la crisis tibetana.

Jefe espiritual y temporal del pueblo tibetano, el decimocuarto Dalai Lama, reencarnacin del decimotercero y, remontndonos en el tiempo, encarnacin fsica del bodhisattva de la compasin, es decir, el buda en formacin, se impone como una referencia meditica internacional inevitable. En este principio del siglo XXI, no tiene la tentacin de asumir los evidentes progresos de la inteligencia humana?

Desde que recorre el mundo, el actual husped de Francia de los prximos doce das, ha sabido manejar su barca. Pero su nombre que significa, nada menos, que ocano de sabidura, es una extensa profundidad en la que se vislumbran escollos de ambigedades tras un aspecto de viejo gur simptico y amablemente burln.

Los flirteos del Dalai Lama con la CIA

Segn la doctrina budista tibetana, todos los seres se reencarnan despus de su muerte. A los tres aos, Tenzin Gyatso fue reconocido, gracias a una serie de seales, como la reencarnacin de sus trece antecesores. El 22 de febrero de 1940, lo entronizaron como Dalai Lama en Lhassa, la capital del Tbet.

Tena entonces cuatro aos. Me preguntan a menudo si realmente creo en esto, deca en 1991. No hay una respuesta sencilla para esa cuestin. Pero () teniendo en cuenta mi experiencia en esta vida y mis creencias budistas, no tengo ninguna dificultad para aceptar que tengo un vnculo espiritual con los trece Dalai Lamas precedentes () y con el propio Buda sta es su filiacin. En lo que se refiere a sus relaciones tambin existe mucha complejidad.

Es cierto que de nio el santo hombre recibi a un nazi austraco como preceptor. Uno de los alpinistas que asaltaban el Eiger para, a la vuelta, tener el placer de recibir una condecoracin de manos de Hitler. El Dalai Lama nunca ha renegado de su maestro, el autor de Siete Aos en Tbet, con el que sigui relacionndose hasta la muerte de ste.

Despus tuvo otras relaciones peligrosas, como el gur japons de la secta Aum, Shoko Asahara, quien en 1995 se hizo famoso envenenando con gas a los pasajeros de un metro de Tokio, provocando la muerte de varias decenas de personas y la intoxicacin de otras 5.500. Segn una investigacin de la revista alemana Stern, los dos hombres se habran entrevistado en cinco ocasiones desde 1987. El periodista Christopher Hitchens, autor de la obra His Material Highness, estima que el gur japons, por otra parte, haba contribuido con 1,2 millones de dlares a la causa tibetana.

Mientras tanto, en los aos sesenta, el Dalai Lama flirte con la CIA en relacin con una ayuda econmica y el entrenamiento de grupos armados tibetanos enviados al Techo del mundo para intentar un golpe de mano contra el ejrcito chino. Los hechos son conocidos, revelados y confirmados por los propios agentes estadounidenses. Pero la imagen meditica del Premio Nobel de la paz de 1989 es tal que nadie se atreve a cuestionarla de verdad!

Pretender entender la cuestin tibetana a partir de las declaraciones del Dalai Lama y sus discpulos sera como intentar reconstruir la Revolucin francesa basndose en los anlisis de la reaccin de los nobles refugiados en el extranjero que tendan a poner todas sus esperanzas en las bayonetas de las potencias contrarrevolucionarias, escribi un especialista de la regin.

Entrevistado por el Nouvel Observateur el pasado mes de junio, el jefe tibetano slo contaba que antes de 1959 el Tbet era bsicamente una sociedad feliz, una humanidad dichosa y generalmente pacfica. En realidad, un rgimen teocrtico de los ms atrasados.

Bajo su reinado, los aristcratas y religiosos posean un 95% del territorio. La mayora de los campesinos estaban reducidos a la servidumbre. Y en el registro de las leyes, los cdigos 13 y 16 tenan tablas para calcular el precio justo del siervo que el seor pretenda vender o comprar. Adems, una especie de charia tibetana conceda a la autoridad el derecho a mutilar a los siervos para castigarlos.

El deber poltico-religioso

Qu reivindica hoy quien se considera el portavoz libre del pueblo tibetano? Oficialmente, el Dalai Lama se presenta como un moderado, partidario del trmino medio. Frente a los independentistas, slo reclama la autonoma del Tbet. Pero su presunto territorio histrico englobara las provincias de Gansu, Qinhai, una parte de Sichuan y el Yunnan, donde viven pequeas minoras tibetanas, es decir, casi un tercio de China. En cuanto al rgimen poltico que se plantea, se sugiere claramente una vuelta a la teocracia, aunque el principal interesado lo niegue. En cualquier caso, la separacin entre los mbitos poltico y religioso, brilla por su ausencia.

La constitucin promulgada por el gobierno en exilio concluye con una resolucin especial, aprobada en 1991, en la cual se declara la obligacin poltico-religiosa de la fe y la lealtad hacia Su Santidad el Dalai Lama, destinado a permanecer siempre con nosotros como nuestro jefe supremo espiritual y temporal.

Original en francs:

http://www.humanite.fr/2008-08-12_Politique_Un-gourou-tres-mediatise

Dominique Bari es periodista del diario comunista francs LHumanit.

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter