Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2008

Los Torquemada de la Iglesia Catlica ecuatoriana

Dax Toscano Segovia
Rebelin


1. Por qu surgieron las religiones:

Los primeros seres humanos, debido al escaso desarrollo de las fuerzas productivas y, concomitantemente con ello, de los niveles tericos de comprensin de la realidad, no tenan los conocimientos necesarios para explicar las causas reales que producan ciertos hechos y fenmenos naturales. La ignorancia, acompaada de la perplejidad y el asombro ante lo que no se poda comprender, hizo que estos primeros humanos elaboraran un sinnmero de mitos, crearan dioses y ms adelante desarrollaran las religiones para tratar de dar una explicacin causal sobre el funcionamiento del mundo y del propio ser humano en el entorno natural y social.

La religin es una visin fantstica, distorsionada de lo que realmente sucede en el mundo real. A travs de ella los seres humanos pretenden reflejar la realidad y a s mismos; pero lo hacen en forma invertida y distorsionada. Dice Edward Vaslievich Ilinkov:

La inadvertida y modesta semilla del mal, tomada por su parecido por embrin del bien, crece ante sus ojos en montes enteros de flores aromticas. Y, al contrario, el dbil e inmaduro germen de la felicidad humana, tomado equvocamente por germen de la mala yerba, se convierte en gran cardo espinoso, que destila el veneno del pecado y la perdicin y lo ms trgico de todo- el hombre ver rosas paradisacas all donde afloran slidas espinas, y huir del olor de las verdaderas rosas, convencido de que los sentidos lo engaan, de que ante l slo hay alucinaciones diablicas, tentaciones.

En el seno de la comunidad primitiva se constituy un grupo de personas especializadas en este tipo de explicacin de la realidad: la casta sacerdotal. Sus miembros se arrogaron un sinnmero de derechos y privilegios debido a que se presentaron ante la comunidad como los representantes de los dioses en la tierra, gracias a los conocimientos superiores que posean sobre el resto de los miembros del colectivo social. Ms adelante se producir la divisin entre trabajo manual y trabajo intelectual, actividad sta ltima que estaba reservada casi exclusivamente para los hombres libres.

La religin, en general, se constituir en uno de los mecanismos de la clase social dominante en la sociedad esclavista para mantenerse en el poder por medio de la alienacin de las mentes de las personas y el miedo, siendo as hasta hoy da en la sociedad capitalista.

2. El fundamentalismo cristiano-catlico:

Toda religin se basa en el dogma, en la fe, en las creencias lo cual significa que no admiten discusin, crtica y razonamiento de los fundamentos sobre los cuales se sustentan. Para ellas eso es inamovible, eterno. Su visin sobre el mundo y su moral se sustentan sobre esos fundamentos. A la religin le interesa formar, configurar a las personas en base a sus dogmas. Dice Iaki Gil de San Vicente:

La creencia, adems de ser la aceptacin como verdad de lo que no est demostrado o es indemostrable, tambin, obligatoriamente, rompe el proceso de pensamiento. En este sentido esencial, la creencia se produce cuando no investigamos las causas, argumentos y tesis, y aceptamos su veracidad por supuestas razones que NOS DICEN estn ms all de nuestra razn. Investigar, preguntar, cuestionar, debatir no puede ser admitido como vlido por ninguna religin. Que las personas piensen resulta peligroso para quienes sustentan su poder en base a la mentira, al engao y al miedo generado por la ignorancia. Dentro de las religiones, la ms fundamentalista de todas es la cristiana-catlica, adems de ser la ms autoritaria y machista. Por otro lado, los textos bblicos en los que sustenta sus dogmas estn plagados de contradicciones, falsificaciones, mentiras y tergiversaciones como el mito de la separacin de las aguas por parte de Moiss o la existencia histrica del propio Jess. La religin cristiana-catlica no es una creacin original; recoge de religiones ms antiguas varias de sus historias que se basan principalmente en datos astrolgicos, de las que apenas modifica ciertos detalles. El cristianismo, sobre todo a partir de su legalizacin en el ao 313 por los emperadores romanos Constantino y Licinio a travs del Edicto de Miln, as como de su constitucin en religin oficial del Imperio Romano en el ao 380 por medio del Edicto de Tesalnica emitido por Teodosio y del Concilio de Calcedonia del ao 451 cuando adquiere su fundamento dogmtico y su definitiva aleacin con el poder establecido, como explica Iaki Gil de San Vicente, se ha caracterizado por ser extremadamente cruel, represivo e impositivo, para lo cual se ha aliado a otros grupos explotadores en contra de los pueblos, de las mujeres y del pensamiento progresista. Los hechos histricos as lo certifican: la Inquisicin, las cruzadas, la conquista de Amrica, la alianza con el fascismo en la Segunda Guerra Mundial, la justificacin de los crmenes del imperialismo yanqui, el ataque contra el materialismo en todas sus vertientes, principalmente contra el marxismo, su oposicin a la teora de la evolucin de las especies, etc. Los cristianos-catlicos que levantan su voz de protesta porque no se respeta su libertad de culto, son quienes realmente irrespetan a quienes tienen otras creencias y a quienes profesan el atesmo. Son fanticos que consideran que sus creencias son las de todas y todos y que su forma de vida y su concepcin del mundo es la que deberan tener todas y todos.

3. La religin y la alienacin de las mentes:

En las sociedades divididas en clases sociales, los grupos que detentan el poder econmico y poltico han establecido un sinnmero de aparatos ideolgicos que se presentan bajo la forma de instituciones distintas y especializadas, como explica Louis Althusser, cuyo propsito es el de reproducir a nivel de las ideas las relaciones de produccin y explotacin sobre las que se sustentan. Para lograr que estas ideas sean aceptadas tienen que fabricar el consenso entre la poblacin, lo que significa adoctrinarla, alienarla, aborregarla. Iaki Gil de San Vicente dice:

La alienacin consiste en no tener conciencia de s, carecer de autoconciencia, e interpretar la situacin segn lo manda el poder () Se acta por y para el poder que oprime y aliena, y se hace todo lo que ste dice creyendo que es la persona alienada la que decide por s misma, cuando en realidad es todo lo contrario. Las gentes estn escindidas, rotas en s mismas, en su conciencia e interior y en su prctica, se creen libres pero estn oprimidas.

La Iglesia, en general, histricamente ha sido, y contina siendo, fundamentalmente, una institucin alienante al servicio de los ricos, puesto que ella mismo forma parte de los sectores explotadores. Adems, sus concepciones filosficas, polticas y morales expresan esos intereses. A travs del discurso religioso se reproduce ideolgicamente lo que al sistema le interesa que la gente escuche para mantener su dominacin. La religin apunta a las instancias a-reflexivas y pre-reflexivas de las personas, a lo emocional para ganar adeptos. No le interesa que las personas reflexionen, que acten conscientemente. stas deben limitarse a obedecer lo que las cpulas religiosas, autoritarias y verticalistas les indican. Su objetivo es mantener a la gente fuera de la realidad, encerrada en el mundo de las sombras donde no puedan distinguir el contenido de la forma, lo esencial de lo que no lo es. Para conseguir lo sealado utilizan como recursos fundamentales a la violencia simblica, el adoctrinamiento y la cultura del miedo. Vicente Romano cita al comuniclogo alemn Harry Pross quien define a la violencia simblica como el poder para imponer la validez de significados mediante signos y smbolos de una manera tan efectiva que la gente se identifique con esos significados.

La Iglesia no acta aisladamente. La familia, la escuela y los medios de (in)comunicacin, se alinean alrededor del discurso religioso. Mientras ms temprano se metan en la mente de las personas, obtendrn mejores resultados.

La religin es un opio espiritual que sirve para mantener adormitadas a las personas con el propsito de evitar que se rebelen contra el orden establecido, puesto que el nico lugar donde podrn vivir bien los pocos que sern elegidos, segn esta doctrina fantstica, ser en el paraso celestial. A la religin no le interesa, por tanto, que desaparezcan la explotacin social, las guerras, la pobreza, la ignorancia, ya que es sta realidad, ste mundo del que necesita para existir. Francisco Umpirrez Snchez seala:

La lucha contra la religin es, por tanto, indirectamente, la lucha contra aquel mundo que tiene en la religin su aroma espiritual. La mayora de la poblacin es religiosa. La gente tiene necesidad de pensar que existe un mundo donde hay paz y no guerra, felicidad y no dolor, armona y no desequilibrio, amor y no odio. Y si la gente tiene la necesidad de realizar fantsticamente la esencia humana, ser porque la esencia humana carece de verdadera realidad, estos es, porque en el mundo de los hombres y de las mujeres hay dolor, penurias, sufrimientos, guerra y odio. De ah que la lucha contra la religin, que la lucha contra la necesidad de la religin sea la lucha contra el mundo que necesita de la religin, y que la lucha contra el mundo que necesita de la religin sea la lucha contra la guerra, la opresin, el dolor y la pobreza.

4. Pacatos, corruptos e hipcritas:

La Iglesia y sus representantes, son poseedores de una doble moral. La historia lo demuestra. As por ejemplo se debe recordar a la familia de los Borgia y sus papados; a los curas fascistas en la Italia de Mussolini; a la Iglesia catlica cmplice de los crmenes del nazismo; al Estado del Vaticano implicado en negocios sucios con la Cosa Nostra italiana; al Papa Juan Pablo II actuando en conjunto con la CIA para difundir mensajes anticomunistas por el mundo e imponer a los fieles las ideas en defensa de la sociedad capitalista; a los lderes religiosos metidos con prostitutas; a los cardenales y curas pederastas, etc.

La Iglesia predica lo que jams practica. Hablan de austeridad, cuando viven en medio de riquezas, adquiridas muchas de ellas en base a la extorsin, el engao o el robo descarado. Dicen no meterse en poltica, cuando estn inmersos en ella a travs de las opiniones que emiten, por medio de las cuales pretenden direccionar y conducir a los fieles. Basta recordar la intervencin abierta y descarada de la cpula religiosa venezolana en el golpe de Estado de abril de 2002 contra el presidente Chvez o los recientes pronunciamientos de la cpula religiosa ecuatoriana contra el proyecto de constitucin impulsado por el presidente ecuatoriano Rafael Correa. Dicen representar los valores ms puros de una sociedad, cuando constantemente estn mintiendo y cometiendo delitos de todo tipo, sobre todo contra la niez y la juventud. Hablan de igualdad, cuando desprecian a las mujeres a las que pretenden mantener sumisas.

Denigran todo lo relacionado con el sexo y los placeres que se derivan de una vida sana en este campo. Se oponen a la educacin sexual o, en su defecto, pretenden ellos, desde su moral pacata, impartir enseanzas en esta materia desde posturas msticas, basadas en el miedo, el castigo y la repulsa al sexo. Representantes de un sistema patriarcal, machista, falocntrico, consideran que la actividad sexual entre un hombre y una mujer tiene como nico objetivo la reproduccin. De la misma forma defienden la institucin anacrnica del matrimonio monogmico y el tipo de familia burguesa donde la mujer debe cumplir las funciones de abnegada esposa, madre e hija negndole la posibilidad de sentir placer, de gozar de su sexualidad, de decidir sobre su propio cuerpo y de luchar por su verdadera liberacin. Por ello se oponen al uso de los mtodos anticonceptivos, al aborto y a la opcin de tener compaeros y compaeras distintas con quienes se pueda compartir una vida sexual sana.

La Iglesia, asimismo, pretende ser la institucin imprescindible para la educacin de la niez y la juventud, mientras defienden posiciones retrgradas como el origen divino de la vida y distorsionan la historia cuando intentan ocultar los crmenes cometidos por ella y sus seguidores. Para la Iglesia, la educacin no es ms que un negocio privado para enriquecerse. En las instituciones educativas religiosas se explota al profesorado secular y a padres y madres de familia que pagan los estudios de sus hijas e hijos. En las aulas de los centros educativos religiosos, y fuera de ellas, se impide a estudiantes y maestros que desarrollen el mtodo problmico y el pensamiento crtico.

Estas son algunas de las cuestiones que deberan debatirse y que los medios silencian porque son aliados de la Iglesia y reproductores del discurso religioso con informaciones y programas de todo tipo donde se exaltan a hombres y mujeres santificados por la Iglesia, donde se hablan de vrgenes, de milagros cuando hipcritamente dicen defender la pluralidad de opiniones, de creencias y ser laicos.

Lo que si hay que investigar es el origen de la fortuna de la Iglesia ecuatoriana, de qu viven los cardenales, los curas y los clrigos en general. Esto es lo que debera responder la Conferencia Episcopal Ecuatoriana que con un discurso plagado de incoherencias, mentiras y falsificaciones ha manifestado su rechazo al proyecto de una nueva Constitucin para el Ecuador, mientras jams ha hecho pronunciamientos en contra de un modelo que ha sumido en la pobreza al pueblo ecuatoriano y que solo han beneficiado a la oligarqua, a los banqueros, a las transnacionales y a la partidocracia.

No contentos con que en el prembulo de la que podra ser la nueva Constitucin del Ecuador, producto de la presin ejercida contra los asamblestas, siga constando el nombre de Dios, quieren convertir a la carta Magna en un instrumento ms a travs del cual imponer la ideologa dominante. De igual manera, una vez ms lanzan sus furibundos ataques contra las ideas comunistas y socialistas. Por ello es necesario rechazar sus intenciones y las de la oligarqua vende patria y pro-yanqui en el futuro referndum.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter