Portada :: Mundo :: Guerra en Osetia del Sur
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2008

Le sali mal

Juan Gelman
Pgina12


Ocurre. A veces. El presidente georgiano Mijail Saakashvili crey posible imitar a su gran amigo Bush e invadi Osetia del Sur, territorio que alguna vez form parte de Georgia y que se convirti en repblica autnoma en 1991, cuando la implosin de la ex Unin Sovitica. As ti de rojo la revolucin rosa que lo llev al poder, con el apoyo de EE.UU.: ms de mil civiles osetios muertos. Calcul mal: la respuesta rusa fue contundente y Saakashvili debi pedir auxilio a su aliado norteamericano, que acus a Mosc de agresor ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Todo al revs.

Hace un ao que, a pesar de no estar en conflicto con nadie, Saakashvili aument en proporcin sin precedente el presupuesto militar nacional: ms del 86 por ciento... Esto revel su ambicin de reclamar los territorios de Abjasia y Osetia del Sur que Georgia perdi en las guerras de comienzos de los aos 90. La Casa Blanca financi el incremento y proporcion equipos a las tropas georgianas por valor de 34 millones de dlares slo en el 2007. No asombra que Tiflis ampliara de 850 a 2000 el nmero de sus efectivos en Irak, era parte del trato. A finales de ese ao, Saakashvili declaraba el estado de sitio y reprima a una multitud que reclamaba su renuncia y que lo oblig a apaar nuevas elecciones para ser reelecto. De paso, clausur un canal televisivo y otros medios favorables a la oposicin (www.allheadline.news.com, 7-11-07). No ha cambiado mucho en Georgia desde la era sovitica con este paladn de la libertad y la democracia que dijera Bush, valores que Saakashvili dice amar: por la TV norteamericana.

Rusia no es precisamente un dechado en la materia, pero el rgimen de Saakashvili no se diferencia de una satrapa corrupta. Human Rights Watch y Amnesty International denuncian desde hace tiempo la prctica de la tortura en las crceles, por otro lado repletas de opositores polticos. Son juzgados por traicin a la patria. Le sucedi a Irakli Okruashvili, ex ministro de Defensa, cuando en el 2006 decidi formar un partido de oposicin. Trabaj con Mijail Saakashvili durante ms de seis aos. Era su mano derecha. Al minuto de pasarme a la oposicin, me llamaron criminal, declar este hombre profundamente antirruso y que tampoco vacilara en invadir Osetia (www.spiegel.de, 4-1-07). Algunos sugieren que los habra separado el reparto del botn. A saber.

La tctica de la blitzkrieg empleada con xito por los nazis fue un fracaso para el georgiano. Hay aspectos militares del ataque francamente curiosos. Saakashvili crey que poda ocupar un territorio que limita con Rusia sin cortar la frgil lnea de abastecimiento que une a los dos pases: un tnel de casi 3000 metros de altura que atraviesa la cadena montaosa del Gran Cucaso y que la aviacin georgiana poda haber cerrado con pocas bombas del lado de Osetia del Sur. Pero el tnel sigui abierto y la razn no estribara en una falta de conocimientos estratgicos de los militares georgianos. Pareciera que fue otra cosa: Saakashvili habr pensado que Mosc no reaccionara para evitar ms tensiones con EE.UU. y la Unin Europea.

Esta imitacin de la costumbre de invadir que practica la Casa Blanca no tomaba en cuenta ni el podero militar ruso, ni la determinacin absoluta del Kremlin de impedir que EE.UU. se meta en sus zonas de influencia, ni el escaso por ahora deseo de Washington de enfrentar militarmente a Mosc en territorio ruso. El presidente georgiano tampoco incluy en sus clculos el temor de Occidente a que se viera interrumpida a bombas rusas la salud del oleoducto que va de Bak al puerto turco de Ceyhan y transporta hidrocarburos de Azerbaijn sorteando el monopolio de los ductos rusos. La reaccin de EE.UU. fue cauta: anunci ayuda para su aliado democrtico pero slo envi dos vuelos con asistencia humanitaria y abund en amenazas verbales. Incluso los pases de la OTAN no se mostraron de acuerdo con la posibilidad de imponer al Kremlin sanciones econmicas: Rusia satisface entre un 20 y un 25 por ciento de las necesidades energticas de Europa Occidental. El petrleo es eso: petrleo.

El Kremlin acept con condiciones la tregua que el presidente francs Nicolas Sarkozy le present en nombre de la Unin Europea, pero no frena las matanzas y saqueos de las milicias separatistas de Osetia del Sur y, al parecer, tampoco el movimiento de sus tropas en Georgia. El conflicto se abre en una regin donde el peligro de una tercera guerra mundial no es una fantasa. Aun as, no falta la nota cmica: el candidato republicano John McCain declar su inters en mantener buenas relaciones entre EE.UU. y Rusia, pero en el siglo XXI las naciones no invaden a otras naciones (www.washingtonpost.com, 14-8-08). Olvidadizo el hombre.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter