Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2008

Los crditos de carbono llaman a la puerta, por qu el retraso?

Polly Toynbee
The Guardian

El uso de la energa tiene que ser recortado pronto, por lo que es extrao que este gabinete tecno-experto se asuste de un simple sistema de crdito


Agosto horroroso, llaman los meteorlogos a este mes hmedo, con fro de otra estacin y con los veraneantes acurrucndose contra los aguaceros monznicos intermitentes, recordando que el calentamiento global no significa necesariamente una Inglaterra Mediterrnea.

Cada mes, los informes que los climatlogos nos entregan empeoran las predicciones de la velocidad y los puntos de no retorno para un cambio climtico irreversible. Un aumento de 4 grados centgrados es el aviso ms reciente. Producira un horror inimaginable. El tiempo para actuar se acorta, pero la voluntad poltica para intervenir se retrasa incluso mucho ms que la ciencia, que dice a los polticos que tienen que hacerlo. Las ltimas cifras, incluidos los viajes areos, martimos y la energa usada en la fabricacin de nuestros bienes en el extranjero, no muestran recortes en Gran Bretaa, sino un aumento del 18% en las emisiones.

Si el mercado es la respuesta, la subida en los precios de la energa debera conducir a una disminucin de las emisiones. Las cifras del trfico rodado muestran un cada del 2% en el uso del coche, con la demanda bajando por poco tiempo un 20% - pero ya est subiendo de nuevo por la bajada del precio. En energa para el hogar responsable del 27% de las emisiones es demasiado pronto para saber el efecto de un incremento del 30% en el precio. Pero como una hora de las antiguas bombillas cuesta 0,8 peniques, los precios de la energa podran no notarse a causa de los que ya consumen mucho. Los que hacen recortes serios son los ms pobres y los pensionistas endeudados. Se espera que las cifras oficiales de la pobreza en combustible suban a 5 millones de personas este invierno: se esperan ms muertos entre los ancianos y los enfermos. Volviendo al optimismo del Partido Laborista en el ao 2000, la ley de Hogares Clidos y Conservacin de la Energa (Warm Homes and Energy Conservation Act) creaba la obligacin legal de eliminar la pobreza energtica entre los vulnerables para 2010, un objetivo olvidado por tantos aos luz que Amigos de la Tierra busca una revisin judicial para que la ley entre en vigor. El plan de Gordon Brown de liquidar el problema con un cupn de 100 libras para el pobre no es la solucin.

Qu piensa la opinin pblica sobre cual debera ser la respuesta? El Institute for Public Policy Researh acaba de realizar la consulta ms extensa hasta la fecha, con atencin a grupos en Newcastle, Camden, Southwark, Bristol y la rural Suffolk a travs de todos los grupos sociales, as como encuestas de opinin en todo el pas y entrevistas con compaas energticas, ONG dedicadas al cambio climtico y organizaciones de consumidores. Los resultados apuntan en una clara direccin.

El 74% dijeron que estaban muy preocupados o bastante preocupados por el cambio climtico, as los polticos pueden ignorar la reducida minora despreocupada. El 71% pensaba que era necesario actuar para frenar el gasto energtico de la poblacin. Pero haba pesimismo sobre el cambio en el comportamiento de la sociedad, slo uno de cada 10 pensaba que la gente conducira menos o tomara menos vuelos. Naturalmente, las elecciones favoritas eran las menos dolorosas las ms baratas, opciones amistosas con el medio ambiente.

Se les ofreci tres acciones posibles del gobierno. Primero, un impuesto de carbono que podra sumarse para toda energa que no sea generada por renovables. Segundo, un tope en la cantidad de carbono que las compaas podran emitir vendiendo su energa a los consumidores los forzara a generar ms desde las renovables: Pasaran el coste extra a los consumidores. Pero ambas fueron consideradas como demasiado injustas, con un impacto menor en los ms ricos, que queman la mayor cantidad de energa.

El comercio personal de carbono fue la opcin ms popular: era la ms justa y no ese la consideraba como un nuevo impuesto. He aqu como funciona: cada ao todo el mundo obtiene los mismos crditos para gastar en petrleo, calefaccin del hogar y viajes en avin. La poblacin que exceda su cuota puede comprar ms crditos. La gente que use menos puede vender crditos. Alienta el aislamiento de los hogares, el ahorro de energa y coger menos el coche o volar. Ya que los que ganan menos, usan menos energa el 20% no tiene coche, el 50% no vuela pueden obtener beneficios vendiendo a los que tienen grandes casas, vacaciones en el extranjero y vehculos chupadores de gasolina. Sera un poderoso pero voluntario agente de redistribucin.

El fracaso en conseguir un comercio personal de carbono (o cualquier otro mtodo) se une a larga lista de buenas causas muertas por la cobarda del laborismo. David Miliband la acept con entusiasmo y realiz un estudio de viabilidad, pero despus de hacer un robusto discurso abogando por l, Gordon Brown y el Tesoro (NdT: Hacienda britnica) prohibieron cualquier mencin. Milband fue cambiado de puesto y lo que se denomin un pre-estudio de viabilidad fue denigrado con el juicio de que la idea estaba fuera de tiempo. Supusieron que costara 2.000 millones de libras al ao para que funcionara, revelando la existencia de varios obstculos y desapareci.

Lo curioso es que un gobierno con ordenadores piense que no puede introducir un simple sistema de crdito, cuando la tarjeta Nectar u Oyster muestran lo fcil que es reducir los recibos del hogar, del combustible de los coches y los billetes de avin y que podran ser deducidos. La historiadora Mark Roodhouse, de la Universidad de York, extrae una comparacin con su trabajo sobre el racionamiento en tiempos de guerra. Volviendo a cuando el estado daba raciones de libros para todos, cubriendo no slo el combustible sino los cupones que valoraban casi cada artculo individual en las tiendas desde la ropa a la comida.

Nos hemos vuelto desde entonces administrativamente incompetentes? Roodhouse guarda los debates internos durante el periodo de guerra sobre si deban cortar el consumo nacional elevando los precios: Concluyeron que el racionamiento era la nica forma de realizar recortes dramticos sin alimentar la inflacin o causar un levantamiento social. Tambin, ellos consideraron hacer cupones de racionamiento comerciables pero decidieron que la igualdad en el sacrificio era esencial. Pero Roodhouse considera que las raciones de carbono comercializable mejoraran el sistema, previniendo el mercado negro de cupones sin usar, El elemento comercial hace sentir al racionamiento de carbono ms voluntario y menos opresor.

A la hora de distribuir la riqueza, Inglaterra, ha vuelto a los niveles de 1937 de desigualdad, retrocediendo cada ao: esto es lo que hace imposible cualquier tipo de impuesto de carbono o dependencia en los altos precios, la carga recae de forma injusta. Repartir vales de energa ad hoc a los pobres a expensas de los contribuyentes es la respuesta incorrecta, y slo suma a hacer trampas a los pobres al hacer ms dura la subida. Pagar Brown por ello al menos con un impuesto llovido del cielo sobre los beneficios de las compaas energticas? Pero si el comercio personal de carbn est fuera de su tiempo, que es exactamente donde necesitamos estar. La cobarda poltica de los lderes no se atreve a decir a los votantes la cruda verdad de que necesitamos recortar el uso de la energa. Si Miliband hace carrera por el liderazgo, hablando claro sobre que el clima ser una de sus parcelas y la valenta sobre el comercio personal de carbono ser una prueba para la seriedad de los candidatos sobre el clima y la justicia social.

Polly Toymee es columnista de The Guardian y presidenta de Social Policy Association. Fue anteriormente corresponsal de asuntos sociales de la BCC y editora asociada de The Independent, co-editoria de Washington Monthly y reportera de The Observer.

Traducido por Mario Cullar para Globalzate.org

Artculo original: http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2008/aug/16/carbonemissions.labour



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter