Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2008

La IV Flota destruy a Imperio

Atilio Born
Rebelin


S; la IV Flota termin por hundir a Imperio, el libro de Michael Hardt y Antonio Negri demostrando, una vez ms, que las rplicas de la historia son impiadosas con las modas intelectuales que, en su tiempo, lucan como indiscutibles o inexpugnables. La nefasta tesis que proponan aquellos autores: pensar que exista un imperio sin imperialismo ha quedado sepultada por los hechos. Que en paz descanse.

Un poco de historia

Podra argumentarse: y a quin le importa la muerte de un desvaro de dos intelectuales? Respuesta: a mucha gente y, especialmente, a las fuerzas sociales que luchan por la construccin de un mundo mejor, por una sociedad socialista. Para comprender mejor el porqu de esta respuesta conviene hacer un poco de historia. Precisamente cuando el neoliberalismo comenz a sufrir los embates de una resistencia que a comienzos de nuestro siglo se extenda por las ms diversas latitudes apareci el libro de Hardt y Negri. De inmediato la obra fue saludada por toda la prensa imperialista mundial como el nuevo Manifiesto Comunista del siglo veintiuno; un manifiesto que, a diferencia de su predecesor escrito por Marx y Engels un siglo y medio antes, demostraba su sensatez al fulminar sin atenuantes a los dinosaurios que an hablaban del imperialismo, crean que las transnacionales se apoyaban en la fortaleza de los estados nacionales y que stos, lejos de estar en vas de extincin, se fortalecan en el capitalismo metropolitano mientras se debilitaban en la periferia del sistema. Un curioso manifiesto comunista en cuyas pginas brillaban por su ausencia las contradicciones de clases, la dialctica y la revolucin, y que eriga como modelo de lucha contra el fantasmagrico imperio ... al bueno de San Francisco de Ass! (de quien se deca que amansaba a lobos hambrientos con el sonido de su violn) y relegando al museo de los arcasmos revolucionarios a figuras como el Che Guevara, Fidel, Lenin, Mao, y Ho Chi Mihn, entre tantos otros. Por varias razones que no viene al caso exponer aqu la influencia de estos disparates en las primeras reuniones del Foro Social Mundial de Porto Alegre fue enorme, y quienes objetbamos las tesis de Hardt y Negri debimos remar a contracorriente para lograr que se nos escuchara. Muchos de quienes impidieron un debate a fondo sobre este asunto terminaron siendo los representantes ideolgicos de los anguiliformes gobiernos de centro-izquierda que, poco despus, se afianzaran en la regin.

No era fcil objetar los planteamientos de un pensador dueo de una trayectoria marxista tan dilatada como Toni Negri. Imperio, escrito conjuntamente con el estadounidense Michael Hardt -un profesor de Teora Literaria de la Universidad de Duke- es un libro voluminoso, enrevesado y por momentos crptico (o confuso, si no se quiere ser tan benvolo) cuya tesis central: el imperio no es imperialista son como msica celestial para los imperialistas No caus sorpresa, por lo tanto, el aluvin de elogios con que el libro fue recibido por el mundo bienpensante y la industria cultural del imperio: no es cosa de todos los das que dos autores que se autodenominan comunistas planteen una tesis tan grata y tan coherente con los deseos y los intereses de los imperialistas de todo el mundo, y muy especialmente con los de la Roma americana, al decir de Jos Mart, que aporta los fundamentos materiales, militares e ideolgicos sobre los cuales reposa todo el imperialismo como sistema.

La interminable sucesin de errores y confusiones que se desgranaban a lo largo del libro salpicadas, es verdad, con alguna que otra observacin ms o menos razonable- fue objeto de numerosas crticas. Pensadores marxistas de las ms diversas corrientes cuestionaron y refutaron esa obra.1 Por nuestra parte, asumimos como una exigencia de la militancia anti-imperialista dedicar un tiempo precioso para escribir un pequeo libro destinado a rebatir las tesis centrales de Imperio y a tratar de contribuir a neutralizar la profunda confusin ideolgica en que, a causa de las mismas, haban cado los movimientos de la alterglobalizacin.2 Es que, en lnea con el discurso predominante del neoliberalismo y bajo una retrica de izquierda el libro de Hardt y Negri contrariaba con una insoportable mezcla de ignorancia y soberbia toda la evidencia emprica arrojada por numerosos estudios sobre la dominacin imperialista y sus consecuencias. Aparte de la disparatada tesis central: un imperio sin relaciones imperialistas de dominacin, saqueo y explotacin, tambin se afirmaba que el imperio carece de un centro, no tiene un cuartel general ni puesto de comando y tampoco se afianza sobre base territorial alguna; mucho menos puede decirse de que cuente con el respaldo de un estado-nacin. Para Hardt y Negri el imperio es una benvola constelacin de mltiples poderes sintetizados en un rgimen global de soberana, permanentemente jaqueada por una fantasmagrica multitud: una vaporosa o lquida, al decir de Zigmunt Bauman, agregacin altamente inestable y cambiante de sujetos que, por una incomprensible paradoja, eran simultneamente los verdaderos creadores del imperio y podan ser sus eventuales sepultureros si es que por un milagro lograban curarse de la esquizofrenia que los condujo a crear algo que los oprima y que, a la vez, queran destruir.

Es por todo lo anterior que pocas imgenes podran ser ms del agrado del gobierno de Estados Unidos y las clases dominantes de ese pas y sus aliados en todo el mundo que esta embellecida visin de sus cotidianas tropelas, crmenes, atropellos y el genocidio que lenta y silenciosamente practican da tras da por los cuatro rincones de la tierra, y muy especialmente en el Tercer Mundo. Pocas, tambin, podran haber sido ms oportunas en momentos en que Estados Unidos se haba convertido en la potencia imperialista ms agresiva y poderosa de la historia de la humanidad y en el estado nacin imprescindible e irreemplazable para sostener con su formidable maquinaria militar, su enorme gravitacin econmico-financiera y el fenomenal podero de su industria cultural (desde Hollywood hasta sus universidades, pasando por sus tanques de pensamiento y los medios de comunicacin de masas y, last but not least, su control estratgico de la Internet, no compartido ni siquiera con la Unin Europea y Japn) toda la arquitectura del sistema imperialista mundial.

La IV Flota entra en escena

Ahora bien: si alguna prueba haca falta para invalidar irreparablemente las tesis centrales de Imperio (y para convencer a los ms remisos del carcter insanablemente errneo de ese libro) la reactivacin ordenada por el gobierno de Estados Unidos de la IV Flota aport la evidencia necesaria para cerrar definitivamente el caso. Herido de muerte por la invasin y ocupacin estadounidense de Irak, donde fue un estado-nacin quien produjo el zarpazo que, a la vieja usanza imperialista, arrasara con ese pas para apoderarse de su riqueza petrolera y favorecer a sus transnacionales, Imperio sucumbi definitivamente ante la nueva iniciativa ordenada por el Departamento de Defensa en Abril del 2008.3

Desactivada desde 1950, la IV Flota (de Estados Unidos, no de un poder global y abstracto o de las Naciones Unidas, como Hardt y Negri nos induciran a creer) fue sacada de su letargo con el mandato especfico de patrullar la regin y monitorear los acontecimientos que se puedan producir en el vasto espacio conformado por Amrica Latina y el Caribe. No slo se trata de controlar el litoral martimo en el Atlntico y el Pacfico sino que tambin -se desliz con llamativa imprudencia- podra inclusive navegar por los caudalosos ros interiores del continente con el propsito de perseguir narcotraficantes, atrapar terroristas y desarrollar acciones humanitarias que hubieran provocado la envida de la madre Teresa de Calcuta. No hace falta ser demasiado perspicaz para caer en la cuenta que la penetracin de la IV Flota por el Amazonas y su eventual estacionamiento en ese ro le otorgara un slido respaldo militar a la pretensin norteamericana de convertir a esa regin en un patrimonio de la humanidad bajo supervisin de las Naciones Unidas. Tampoco se requiere de demasiada imaginacin para percatarse de lo que podra significar la navegacin de la IV Flota por los grandes ros sudamericanos (en soledad o con el auxilio de fuerzas locales aliadas al imperialismo) para maniatar y subyugar la que, en un trabajo reciente, Perry Anderson calificara como la regin ms rebelde y resistente al dominio neoliberal del planeta.

Con esta iniciativa Estados Unidos, el centro indiscutido del imperio y el locus donde reside su cuartel general, viene a completar por los mares y ros lo que ya haba sido parcialmente obtenido mediante el emplazamiento en nuestra geografa de una serie de bases y misiones militares y por su predominio areo y del espacio exterior, especialmente en el terreno satelital: el control integral de lo que los expertos en geopoltica de Estados Unidos llaman la gran isla americana. Gracias al Plan Colombia (y en menor medida al Plan Puebla-Panam) y a las numerosas bases militares con que cuenta en la regin Washington detenta un decisivo y monoplico control territorial que se extiende desde Mxico, en el Norte y llega hasta la Triple Frontera, con la Base Mariscal Estigarribia en Paraguay, e inclusive hasta la propia Tierra del Fuego, en el extremo Sur de la Argentina en donde tambin hay personal militar norteamericano. 4

Una nota producida hace pocos meses por Stella Calloni consigna que en Tierra del Fuego el gobierno de esa provincia argentina emiti un decreto cediendo tierras para la instalacin de una base estadounidense que se supone realizar estudios nucleares con fines pacficos . Esta decisin del gobierno provincial se apoya en una ley aprobada en 1998 por la Cmara de Diputados de la Nacin, durante la presidencia de Carlos S. Menem, en cuyos anexos se contempla que podrn realizarse explosiones nucleares subterrneas con fines pacficos. El decreto del ejecutivo fueguino autoriza la instalacin de una base del Sistema Internacional de Vigilancia para la Prevencin y Prohibicin de Ensayos y Explosiones Nucleares ... y habilita para los integrantes de esta base el libre trnsito por la provincia, si as lo requieren para sus estudios. Por ltimo anota Calloni que existe el peligroso antecedente de la inmunidad total que el Paraguay otorgara, en 2005, a las tropas estadounidenses radicadas en ese pas y que motivara la condena unnime de los organismos defensores de los derechos humanos en toda Amrica Latina. 5

Resumiendo: en la actualidad el control que Estados Unidos detenta del espacio areo latinoamericano es absoluto e inexpugnable, habida cuenta de su enorme superioridad tecnolgica que, entre otras cosas, le permiti organizar y ayudar a ejecutar, paso a paso, la enigmtica operacin rescate de Ingrid Betancourt y los otros rehenes de oro que tenan en su poder las FARC.6 A lo anterior debe sumrsele su presencia territorial y, ahora, agregrsele el dominio de los mares, con lo cual el crculo se cierra sobre Amrica Latina y el Caribe. Crculo que se estrecha cada vez ms para los cuatro gobiernos que en nuestra regin estn librando una batalla diaria y sin cuartel contra el imperialismo: Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Misiones manifiestas y latentes

Una versin candorosa de la misin de la IV Flota (apta para el consumo de las buenas almas incapaces de reconocer la maldad) la brind hace pocas semanas el Almirante James Stavridis. En una nota, reproducida en los principales peridicos de Amrica Latina, este militar sostiene que el restablecimiento de la IV Flota es un reconocimiento a la excelente cooperacin, amistad y mutuo inters en las Amricas entre nuestra armada y las armadas de toda la regin. Despus de asegurar que no hay naves permanentemente asignadas a la IV Flota y no tendr ningn buque portaaviones asignado destac que entre las principales operaciones martimas que podran llevarse a cabo con las armadas de la regin se incluyen, (llamativamente en primer lugar) la asistencia humanitaria , el apoyo a las operaciones de paz, la asistencia en las situaciones de desastres y las operaciones de auxilio, en las operaciones antinarcticos y en las de cooperacin regional y de entrenamiento inter-operacional.7

Es evidente que el lenguaje empleado por Stavridis no por casualidad tiene la suficiente ambigedad como para ocultar las verdaderas intenciones que se ocultan detrs de tan significativa decisin. Es concebible pensar que Estados Unidos va a reactivar la IV Flota para ofrecer asistencia humanitaria a Amrica Latina y el Caribe? Esto no lo puede creer nadie, porque para eso no hace falta una flota naval y adems porque semejante arranque de altruismo jams ha figurado en la agenda de la poltica exterior estadounidense. Esta sigue fiel al viejo dictum de John Quincy Adams, sexto presidente de Estados Unidos, cuando dijera que ese pas no tiene amistades permanentes sino intereses permanentes.

Esta poltica, por lo tanto, poco tiene de novedosa. La Doctrina Monroe, formulada en 1823 -es decir, un ao antes de la batalla de Ayacucho que complementara la primera etapa de la lucha por la independencia de nuestros pueblos!- apuntaba en esa direccin y reafirmaba el inters permanente de Estados Unidos por controlar y dominar Amrica Latina. Tal como lo seala el historiador Horacio Lpez, a fines del siglo XIX un oficial de la Armada estadounidense, Alfred Thayer Mahan, perfeccionara en el plano de la geopoltica las recomendaciones que se desprenden de la Doctrina Monroe.8 La preocupacin de Mahan surgi como respuesta ante la problemtica planteada por la guerra Hispano-americana que culmin, en el Caribe, con la incorporacin de Cuba y Puerto Rico a su hegemona (si bien bajo diferentes condiciones) y la estrategia que Estados Unidos deba poner en prctica para asegurar su indisputado predominio en el Caribe, definido a partir de entonces como el Mare Nostrum estadounidense. Contrariando las interpretaciones dominantes en su tiempo Mahan sostiene que la extensin del poder continental de Estados Unidos pasaba por el control global de los ocanos y de las lneas de comunicaciones martimas, lo que exiga la conformacin de una poderosa flota militar y mercante. A partir de estas premisas Mahan, observa Lpez, plante la necesidad de construir un canal en Centroamrica para resolver, en caso de conflictos, el rpido traslado de la flota de guerra estadounidense de una costa a la otra dado que la travesa por el estrecho de Magallanes insuma, en esa poca, ms de sesenta das de navegacin.. Una vez que se construyera el canal, se suscitara el problema de su defensa para evitar que cayera en manos enemigas. Lpez cita al socilogo puertorriqueo Ramn Grosfoguel quien afirma que c omo una manera de asegurar la defensa del futuro canal, Mahan recomend que antes de construirlo Estados Unidos deba adquirir Hawai y controlar militarmente las cuatro rutas martimas caribeas al noreste del canal: el Paso de Yucatn (entre Cuba y Mxico); el Paso de los Vientos (la principal ruta norteamericana de acceso al canal entre Cuba y Hait); el Paso de la Mona (entre Puerto Rico y la Repblica Dominicana) y el Paso de Anegada (cerca de St. Thomas en las aguas orientales de Puerto Rico). Mahan recomend a las lites norteamericanas la construccin de bases navales en estas zonas como paso previo a la construccin de un canal y como paso indispensable para transformar a los Estados Unidos en una superpotencia. 9

Si se examina el itinerario de la poltica exterior de ese pas se podr comprobar que las recomendaciones de Mahan no cayeron en saco roto: Estados Unidos se apoder de Cuba y Puerto Rico e, indirectamente, de las pequeas naciones del Caribe y Centroamrica; hizo lo propio con el archipilago de Hawai en 1898 y al poco tiempo se apropi de las Filipinas, las Islas Marianas y otras posesiones en el Pacfico Occidental. Todo este esfuerzo se vio coronado con la cuidadosamente planeada secesin de la nortea provincia colombiana de Panam, en 1903, y la firma de un tratado que permitira la construccin del Canal, que sera inaugurado en 1914. 10 En esa oportunidad las autoridades independientes de Panam concedieron a Estados Unidos los derechos a perpetuidad del canal y una amplia zona de 8 kilmetros a cada lado del mismo a cambio de una suma de 10 millones de dlares y una renta anual de 250 000 dlares. Esta situacin sera modificada gracias al Tratado Torrijos-Carter, firmado en 1977, y que devolvera el Canal a la soberana panamea el 31 de Diciembre de 1999.

De esta somera descripcin surge con bastante claridad la coherencia de la poltica exterior de la Casa Blanca hacia Amrica Latina, el rol importantsimo jugado por la Armada y, en consecuencia, la muy fundada sospecha que la reactivacin de la IV Flota est llamada a jugar un papel mucho ms importante que el anunciado en la propaganda oficial. En otras palabras, que su misin verdadera poco tiene que ver con la manifiestamente declarada.

Sabemos por experiencia los problemas definicionales con que tropieza quien pretenda descifrar el significado de seguridad regional, terrorismo y narcotrfico cuando estas expresiones son propuestas en los discursos o documentos oficiales del gobierno de Estados Unidos. Cualquiera que se oponga a los designios imperiales puede ser fulminado con la calificacin de terrorista o narcotraficante o, ms fcil todava, como cmplice de aquellos. El argumento de la lucha contra el narcotrfico no slo es falso; es cmico. Afganistn y Colombia, dos pases en donde la presencia norteamericana es abrumadora (podra decirse inclusive que, sobre todo en el primer caso, son pases ocupados militarmente por Washington) no por casualidad registran en los ltimos aos una vigorosa expansin de los cultivos de amapola y coca y, adems, el trfico de sustancias prohibidas, algo inslito que ocurra bajo la celosa mirada de quienes ahora se arrogan la responsabilidad de combatir al narcotrfico en Amrica Latina. Un estudio reciente concluye que la invasin y ocupacin de Afganistn desde Octubre del 2001 no destruy la economa de la droga en ese pas. Peor an, Afganistn ha vuelto a convertirse en el mayor productor mundial de opio y el cultivo de la amapola se ha extendido por todas las provincias del pas y su cosecha aporta el 92 % del opio producido en todo el mundo y aproximadamente el 90 % de toda la herona consumida. Y en lo tocante al caso colombiano los autores sostienen que a pesar de aos de campaas de erradicacin la produccin y el suministro de drogas ilegales permanecieron estables en la regin. 11 El Informe de la Organizacin de las Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (UNODC) de 2008 revela que en 2007 la cosecha de amapola en Afganistn fue la mayor desde que se llevan registros estadsticos y que la produccin de opio se duplic entre 2005 y 2007. Tambin se seala que en ese pas tambin se verifica una impetuosa expansin del cultivo de marihuana.12 Y en Colombia se estima que en el ltimo ao la superficie sembrada con coca se increment en un 27 por ciento, pese a las campaas de fumigacin, la presencia de tropas norteamericanas y las polticas de combate al narcotrfico diseadas por el gobierno colombiano mancomunadamente con la Casa Blanca. Ante la contundencia de estos hechos, quin podra ser tan ingenuo como para creer que la IV Flota levara anclas para perseguir narcotraficantes cuando bajo la proteccin de las tropas norteamericanas el cultivo y el trfico de estupefacientes floreci en Afganistn y Colombia? Lo que la experiencia sugiere es que casi con seguridad una de sus principales misiones ser organizar el trfico de drogas de modo tal que lo recaudado termine canalizndose hacia la banca norteamericana encargada de lavar el dinero mal habido.

El pretexto de la lucha antiterrorista contra el radicalismo islmico es tan poco persuasivo como el anterior: salvo los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA, ocurrida en Buenos Aires a comienzos de los aos noventa (y cuya gnesis, responsables y ejecutores an se encuentran en las sombras por la pasmosa ineficacia, o corrupta complicidad, de algunos funcionarios del estado argentino en sus diferentes ramas) no existe en la regin actividad alguna comprobada de clulas vinculadas a Al Qaeda u otra organizacin similar. La lucha contra el terrorismo internacional debera librarse en Washington, pues all se encuentran sus principales responsables: la escandalosa proteccin oficial brindada al terrorista probado y confeso Luis Posada Carriles y la no menos escandalosa detencin, en condiciones inhumanas que no se le aplican ni al ms desalmado criminal, de los cinco jvenes cubanos que se infiltraron en las organizaciones terroristas basadas en Miami le quitan por completo la ms mnima pretensin de verosimilitud al proclamado objetivo de la Casa Blanca de combatir al terrorismo.13 En cuanto a las intenciones humanitarias de la IV Flota no dejan de ser un simple pretexto para encubrir sus verdaderas e inconfesables intenciones: posicionarse en la regin para estar prestas a intervenir ni bien lo exijan los imperativos de la coyuntura.14

Contrariando las piadosas declaraciones de Stavridis un comunicado oficial del Departamento de Defensa de Estados Unidos manifest que IV Flota contar con toda clase de navos, submarinos y aviones, y que su apostadero (Mayport, en el estado de Florida) es una base naval que cuenta con un vasto arsenal nuclear. Segn ese comunicado el objetivo perseguido por la reactivacin de la IV Flota fue responder al creciente papel de las fuerzas de mar en el rea de operaciones del Comando Sur (de Estados Unidos) y demostrar el compromiso de Washington con sus socios regionales.15 No es necesario extremar demasiado la imaginacin para saber quienes califican como socios regionales y quienes, como Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia, son considerados como los enemigos globales que desestabilizan la regin y atentan contra la seguridad martima de la regin. La declaracin oficial del Pentgono no podra haber sido ms vaga: esta fuerza tendra a su cargo varias misiones, en un rango que va desde operaciones contingentes, la lucha contra el narco-terrorismo hasta ciertas actividades relacionadas con la seguridad en el teatro de operaciones. Como puede observarse, la IV Flota tiene un mandato para hacer prcticamente cualquier cosa, y no es casual que su reactivacin haya coincidido con el bombardeo por parte de la Fuerza Area de Colombia de un campamento de las FARC precariamente instalado en territorio ecuatoriano y a pocos kilmetros de la frontera, operacin sta que, al igual que la liberacin de los quince rehenes en poder de la FARC, no hubiera sido posible sin el apoyo informtico y satelital de Estados Unidos. Tampoco es casual que tenga lugar cuando los esfuerzos por desestabilizar a los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia pusieron en evidencia sus limitaciones y los gobernantes de esos pases lograron, al menos hasta ahora superar, todos los obstculos y acechanzas interpuestas por la Casa Blanca y sus lugartenientes en la regin. La aplastante victoria de Evo Morales en el reciente referendo revocatorio del 10 de Agosto debe haber sumido en la desesperacin a muchos en Washington y en la Media Luna de Bolivia.

Para resumir: lo cierto es que el Pentgono contempla dotar a la IV Flota con un equipamiento similar al que cuentan la Quinta Flota, que opera en el Golfo Prsico, y la Sexta, estacionada en el Mediterrneo. Declaraciones posteriores del Pentgono admitieron que al menos un portaaviones y varios submarinos formarn parte de la flota encargada de patrullar en aguas latinoamericanas. En ese mismo cable originado en Washington -y publicado por La Nacin bajo la firma de su corresponsal en esa ciudad Hugo Alconada Mon- se dice que dentro de la rbita del Comando Sur operan hoy 11 barcos, un nmero que podra aumentar en el futuro. Qu tipo de naves se desplegarn "es cuestin del momento, de las misiones especficas" (p)ero los primeros indicios apuntan al flamante portaaviones George H. W. Bush, que estar operativo desde fines de este ao, como posible corazn de la IV Flota. 16

Segn el mismo enviado a Washington, el almirante Gary Roughead, gestor intelectual del renacimiento de la unidad tiene como meta asegurar la seguridad en este mundo globalizado. Interrogado sobre el significado de esa expresin Roughead se limit a decir que la IV Flota podr estar lista en todo momento para todo desafo. Por eso somos una Armada global. Si se recuerda la extraordinaria amplitud que la nueva doctrina estratgica norteamericana anunciada en Septiembre de 2002 -la guerra infinita y global contra el terrorismo y el hecho de que la paranoia oficial reinante en Washington considere como terrorista a todo aquel que resiste las agresiones del imperialismo- pocas dudas caben acerca del papel real que habr de desempear la IV Flota: ser un elemento de chantaje y disuasin para los gobiernos de la regin que se opongan a los imperialistas y un significativo apoyo extramuros para sus aliados entre las clases dominantes locales. 17

El documento del Comando Sur de Estados Unidos denominado US Southern Command Strategy: 2016 Partnership for the Americas es calificado por el especialista en relaciones internacionales Juan Gabriel Tokatlian como el plan ms ambicioso que haya concebido en aos una agencia oficial estadounidense respecto a la regin. 18 Segn este documento en la nueva conformacin de la poltica estadounidense hacia nuestra regin no desempean papel alguno ni los tradicionales instrumentos de predominio militar, como la Junta Interamericana de Defensa o el ya difunto Tratado Interamericano de Asistencia Recproca, pasado a mejor vida luego de la Guerra de Las Malvinas en 1982; ni tampoco organismos multilaterales como la OEA o las Naciones Unidas. Seala asimismo que las instancias polticas internas (los Departamentos de Estado, Justicia y Tesoro) de interaccin con el hemisferio se han evaporado en el documento. El Comando Sur anuncia su papel y proyeccin en el rea para los siguientes diez aos como lo hara un procnsul continental. Y esto pese a que en la regin ni existen tiranos con armas de destruccin masiva, ni hay formas de terrorismo transnacional de alcance global. 19 La militarizacin de la poltica internacional es una de las consecuencias de la nueva doctrina estratgica anunciada al mundo en Septiembre de 2002 y ratificada ahora por el Pentgono a travs de su instrumento regional: el Comando Sur. Ntese que el reverso de esta concepcin que militariza la escena internacional es la criminalizacin de la protesta social en el plano domstico, hacia lo que apunta la ya referida legislacin antiterrorista aprobada, bajo la fuerte presin estadounidense, en casi todos los pases del rea. Y para combatir en ambos terrenos, el internacional y el nacional, el imperio apela a la eficacia disuasiva de las armas. Ese y no otro es el papel real que la IV Flota est llamada a cumplir en Amrica Latina y el Caribe.20

Un debate terminado, una confusin menos

Como decamos al principio, la puesta en funcionamiento de la IV Flota liquid el debate en torno a la naturaleza del imperio. Tal como lo plantea el marxismo, las controversias tericas y polticas no se resuelven con ingeniosos juegos de lenguaje o encendidas pirotecnias verbales sino en la vida prctica de pueblos y naciones. Y el debate sobre el libro de Hardt y Negri ya se acab: el primer golpe mortal lo haba propinado la Guerra de Irak, que desde el principio demostr claramente ser una clsica guerra imperialista de anexin lanzada para apropiarse del petrleo iraqu. Y el tiro de gracia lo acaba de descerrajar la decisin de reactivar la IV Flota. Para estudiar seriamente el imperialismo Hardt y Negri deberan haberse inspirado en la actitud de V. I. Lenin -un autor por quien no ocultan su menosprecio- cuando se propuso investigar la naturaleza del imperialismo a comienzos del siglo veinte: leer toda la literatura relevante producida por los intelectuales de la burguesa imperialista. En lugar de ello Hardt y Negri se regodearon transitando por los inconsecuentes meandros de la filosofa posmoderna francesa mientras el imperio verdadero -no el que ellos alucinaban- desfilaba ante sus dilatadas pupilas sin tener la menor conciencia de ello. Su desconocimiento de la densa literatura imperialista producida por la derecha norteamericana desde Reagan hasta nuestros das es imperdonable. Si hubieran tenido la curiosidad propia del espritu cientfico y se hubiesen asomado a leer algo, aunque sea lo que escriba uno de los voceros ms caracterizados del pensamiento imperialista norteamericano y principal columnista de asuntos internacionales del New York Times, Thomas Friedman, se habran proporcionado un bao de sobriedad y probablemente dado cuenta de que algo no funcionaba demasiado bien en su teora. 21 Poco antes de la aparicin de Imperio Friedman escribi una nota en la que deca, sin tapujo alguno, que la mano invisible del mercado global nunca opera sin el puo invisible. Y el puo invisible que mantiene al mundo seguro para el florecimiento de las tecnologas del Silicon Valley se llama Ejrcito de Estados Unidos, Armada de Estados Unidos, Fuerza Area de Estados Unidos y Cuerpo de Marines de Estados Unidos (con la ayuda, incidentalmente, de instituciones globales como las Naciones Unidas y el Fondo Monetario Internacional. Por eso cuando un ejecutivo dice cosas tales como No somos una compaa estadounidense. Somos IBM-US, o IBM-Canad, o IBM-Australia, o IBM-China les digo: Ah s ? Bueno, entonces la prxima vez que tengan un problema en China llamen a Li Peng para que le ayude. Y la prxima vez que el Congreso liquide una base militar en Asia y usted dice que no le afecta porque no le preocupa lo que hace Washington- llame a la Armada de Microsoft para que le asegure las rutas martimas de Asia. Y la prxima vez que un novato congresista republicano quiera cerrar ms embajadas estadounidenses llame a America-On-Line cuando pierda su pasaporte. 22

Este es el imperio realmente existente, el sheriff solitario del que habla Huntington, con la omnipresencia de los estados metropolitanos, y sobre todo del estado fundamental para la preservacin de la estructura imperialista mundial: Estados Unidos; con la proliferacin de grandes empresas nacionales con proyeccin global respaldadas por sus estados (los mismos que en su cndida ensoacin Hardt y Negri crean desaparecidos) y con el decisivo componente militar que caracteriza a esta poca donde los pueblos supuestamente estaran cosechando los dividendos de la paz mundial, una vez implosionada la antigua URSS, causante del equilibrio del terror atmico de los aos de la Guerra Fra- en la cual, paradojalmente, florece la doctrina de la guerra infinita, interminable y contra todos proclamada por George W. Bush.

Si algo bueno puede surgir de la desafortunada noticia de la activacin de la IV Flota es que la misma nos permite dejar atrs la alucinada visin sintetizada en Imperio y que tanto retras la toma de conciencia de las fuerzas de la izquierda, sus partidos y movimientos sociales acerca de la verdadera naturaleza del enemigo imperialista. Como el nio del cuento aquel que grit que el rey est desnudo!, la reciente decisin de Washington tiene un valioso efecto pedaggico: despeja del crucial terreno de las ideas las errneas interpretaciones del imperialismo contemporneo, como la de Hardt y Negri, lo cual es el imprescindible primer paso para trazar un panorama ms claro y realista tanto de los desafos que el imperialismo presenta a nuestros pueblos como para construir las estrategias, tcticas e instrumentos polticos e ideolgicos ms apropiados para combatirlo exitosamente.


* El autor es Director del PLED, el Programa Latinoamericano de Educacin a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperacin Floreal Gorini, de Buenos Aires. Profesor Titular de Teora Poltica en la Universidad de Buenos Aires e Investigador Superior del CONICET.

1 Consultar entre muchos otros: Alex Callinicos, Toni Negri en perspectiva ( http://revoltaglobal.cat/IMG/pdf/form_CallinicosToniNegrienperspe.pdf ); Nstor Kohan, El Imperio de Hardt & Negri y el Regreso del Marxismo Eurocntrico (http://www.cuestiones.ws/semanal/030503/sem-may03-03-kohan.htm)

Slavoj Zizek, Han re-escrito Michael Hardt y Antonio Negri el Manifiesto Comunista para el siglo XXI? (2001) http://es.geocities.com/zizekencastellano/arthardtnegri.htm

Franois Houtart, Tarik Ali, Peter Gowan y Rafael Hernndez, Qu imperialismo?, en Temas (La Habana: 2003), N 33-34, Abril-Septiembre; Leo Panitch y Sam Gindin, Capitalismo global e imperio norteamericano parte I y II, en Socialist Register en Espaol (Buenos Aires: CLACSO, 2004 y 2005); John Bellamy Foster, Imperialism and Empire , en Monthly Review , Vol. 53, N 7, Diciembre de 2001.

2 Ver nuestro Imperio & Imperialismo. Una lectura crtica de Michael Hardt y Antonio Negri (Quinta Edicin, Premio Extraordinario de Ensayo 2004 de Casa de las Amricas) [Buenos Aires: CLACSO, 2004].

3 En el Prlogo a la Quinta Edicin de nuestro Imperio & Imperialismo decamos que la guerra de Irak, declarada en solitario por los Estados Unidos, ha tenido sobre el anlisis propuesto en aquella publicacin el mismo efecto que sobre la autoestima norteamericana tuviera la cada de las Torres Gemelas de Nueva York. (Cf. op, cit, p. 6)

4 Sobre el tema de las bases militares estadounidenses en Amrica Latina consultar los diversos trabajos de Ana Esther Cecea y, especialmente, Subjetivando el objeto de estudio, o de la subversin epistemolgica como emancipacin, en Ana E. Cecea, compiladora, Los desafos de las emancipaciones en un contexto militarizado (Buenos Aires: CLACSO, 2006), pp. 13-43. Tambin de la misma autora lvaro Uribe y la base de Manta
http://www.prensamercosur.com.ar/apm/nota_completa.php?idnota=3833   y, por ltimo , su muy instructivo sitio web: www.geopolitica.ws

5 Stella Calloni, Alertan sobre una base estadounidense para estudios nucleares en Tierra del Fuego, en La Jornada (Mxico), 14 de Octubre de 2007.

6 Aclaremos, para que no haya la menor duda, que condenamos sin atenuantes la utilizacin de los secuestros como un arma de lucha poltica y que por eso mismo celebramos la puesta en libertad de los rehenes en manos de las FARC. De todos modos subsisten demasiadas incgnitas acerca de la naturaleza de ese rescate que, seguramente, con el paso del tiempo podrn ser despejadas deparando no pocas sorpresas.

7 Cf. La importancia de trabajar juntos, en La Nacin (Buenos Aires) 10 de Junio de 2008.

8 Horacio Lpez, Secesionismo, anexionismo, independentismo en Nuestra Amrica (Caracas: El perro y la rana, 2008), p. 23. El libro fundamental en el cual Mahan expone su doctrina es The Influence of Sea Power upon History, 16601783 (1890, no por casualidad re-editado en los aos de Ronald Reagan: 1987).

9 Ramn Grosfoguel. Los lmites del nacionalismo: lgicas globales y colonialismo norteamericano en Puerto Rico, en Jorge Enrique Gonzlez, Editor.   Nacin y nacionalismo en Amrica Latina   (Buenos Aires: CLACSO, 2007)

10 Dems est subrayar que esta estrategia, la de la secesin, en fechas recientes ha sido desempolvada por el Departamento de Estado para contener la marea izquierdista que crece en el continente. No es casual que intentos separatistas, abiertamente alentados por Washington, hayan aparecido en Zulia, Venezuela; en el litoral ecuatoriano, resucitando una ancestral pero largamente olvidada demanda en pro de la fundacin de la Repblica del Guayas, con sede en Guayaquil; y en la Media Luna boliviana, en donde la estrategia de la secesin est a la orden del da, potenciada sin duda por la apabullante victoria de Evo en el referendo revocatorio del pasado 10 de Agosto que parece haber convencido a la reaccin racista y fascista de Bolivia que la solucin a la crisis contempla slo dos posibilidades: o golpe de estado o secesin. El primer ensayo exitoso de esta estrategia imperialista de secesin tuvo lugar en Texas, en 1845, por entonces perteneciente a Mxico y que luego terminara siendo anexada al territorio de Estados Unidos. Desde entonces tiene un lugar privilegiado en el manual de operaciones del Departamento de Estado.

11 Segn la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (UNODC en sus sigla en ingls), en el ao 2006 el cultivo de amapola creci un 59 por ciento mientras que la del opio lo hizo en un 49 por ciento. En un reciente articulo Peter van Ham y Jorrit Kamminga [Poppies for Peace: Reforming Afghanistans Opium Industry, en Washington Quarterly, Invierno 2006-2007, pp. 69-81] examinan a fondo la situacin de la economa de la droga en Afganistn y su posible reconversin. Nada de esto ha ocurrido, sin embargo, bajo la ocupacin norteamericana.

12 UNODC, Informe Anual 2008, p. 1. http://www.unodc.org/documents/wdr/WDR_2008/Executive%20Summary.pdf

13 Sobre el caso Posada Carriles y la cuestin de los 5 consultar nuestro El terrorismo como poltica de estado, en Pgina/12 y Rebelin   del da 11 de Diciembre de 2007.

14 Pese a esto, a mediados de Junio de 2007 la Cmara de Diputados de la Argentina transform en ley un proyecto del Poder Ejecutivo que reprime el accionar del terrorismo y tambin su financiamiento. La ley responde tanto a un reclamo de Estados Unidos. como a una presin del Grupo de Accin Financiera Internacional amenazaba con hacer un pronunciamiento pblico declarando a la Argentina pas no seguro. Ese mismo chantaje fue ejercido sobre casi todos los pases de la regin que, salvo algunas pocas excepciones, aprobaron en tiempo record la legislacin solicitada por el imperio. Tan vaga es la caracterizacin que hace la ley que en varios pases de la regin han surgido fuertes protestas por su aplicacin para perseguir luchadores sociales o movimientos que se oponen a las polticas neoliberales. Cf. Aprueban una ley antiterrorista que era reclamada por Estados Unidos, en Clarn (Buenos Aires), 14 de Junio de 2007. Vase tambin la nota de Fernanda Balatti, El terrorismo segn Argentina, en Le Monde Diplomatique (Buenos Aires), ao IX, Nmero 108, Junio 2008, p. 6.


15 http://www.defenselink.mil/releases/release.aspx?releaseid=11862


16 Cf. Hugo Alconada Mon, Estados Unidos con ms presencia en la regin, en La Nacin (Buenos Aires), 28 de Abril del 2008.

17 Hugo Alconada Mon, Estados Unidos pone en marcha la IV Flota, en La Nacin (Buenos Aires), 13 de Julio de 2008.

18 El militarismo estadounidense en Amrica del Sur, en Le Monde Diplomatique (Buenos Aires), Ao IX, Nmero 108, Junio 2008, p. 5. Este artculo forma parte de un excelente dossier dedicado al tema y que incluye los siguientes trabajos: Fernanda Balatti, El terrorismo segn Argentina; Adis a la base de Manta en Ecuador, por Adriana Rossi; La construccin de la soberana regional, por Daniel Pignotti; y Apropiacin de recursos naturales, por Serena Corsi.

19 Ibid., p. 5.

20 Sobre la criminalizacin de la protesta social existe una amplsima literatura especializada. En conexin con el tema de nuestro trabajo remitimos a la lectura del texto de Fernanda Balatti mencionado ms arriba.

21 No slo no leyeron a Friedman. En realidad, no leyeron a ninguno de los numerosos intelectuales orgnicos del imperialismo como Robert Kagan, Charles Krauthammer, Michael Ignatieff, Samuel Huntington, William Kristol, Norman Podhoretz y tantos otros, muchos de ellos nucleados en torno al proyecto del Nuevo Siglo Americano y del cual la Administracin Bush Jr. habra de reclutar numerosos funcionarios para ocupar cargos clave en la estructura gubernamental como Richard Cheney, Paul Wolfowitz, Elliot Abrams, John R. Bolton, Donald Rumsfeld y muchos ms.

22 Thomas L. Friedman, Foreign Affairs; Techno-Nothings, en New York Times , 18 de Abril de 1998.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter