Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-08-2008

Un informe ruands sobre el genocidio, que hay que tomar en serio

Jean-Francois Dupaquier
Le Monde

Traducido por Caty R.


Los medios de comunicacin han acogido con escepticismo el informe ruands sobre la implicacin de Francia en el genocidio de los tutsi y la masacre de los hutu demcratas en 1994. El grupo de trabajo constituido en 2004 por el gobierno ruands no tiene un ttulo brillante: Comisin nacional independiente encargada de reunir las pruebas para demostrar la implicacin del Estado francs en el genocidio perpetrado en Ruanda en 1994.

En muchos aspectos, el informe de la Comisin Mucyo (nombre de su presidente, Jean de Dieu Mucyo, ex ministro de Justicia que se salv del genocidio) no hace ms que retomar el trabajo de la Misin parlamentaria informativa sobre el papel de Francia en Ruanda, presidida en 1998 por Paul Quils. Los parlamentarios franceses, que tuvieron acceso a una buena parte de los documentos diplomticos y militares relativos a la intervencin francesa en Ruanda a partir de octubre de 1990, no dejaron de sealar la falta de control poltico de Pars, e incluso la connivencia con un rgimen de tipo fascista basado en la discriminacin tnica, y la intervencin militar derivada exclusivamente de los caprichos de Franois Miterrand y sus prximos.

La parte del informe Mucyo dedicada a las actuaciones diplomticas y polticas francesas confirma las apreciaciones de Paul Quils al aportar el anlisis de los archivos del rgimen del presidente Juvnal Habyarimana. Ms novedoso, y mucho ms grave, es el contenido del tomo I del informe Mucyo, que aade testimonios de crmenes de guerra y crmenes contra la humanidad cometidos por los militares franceses a partir de 1990. La Comisin Quils ya plante la pertinencia del compromiso de los militares franceses con los soldados y gendarmes ruandeses en las operaciones policiales cuando se encontraban en Ruanda para proteger a los expatriados franceses. Se trataba de controles de carretera dirigidos a detectar la presencia de infiltrados mientras la poblacin tutsi era globalmente sospechosa para el rgimen de Habyarimana de constituir una quinta columna.

La misin informativa francesa ya revel testimonios sobre las ejecuciones sumarias de civiles identificados en los controles de carreteras como tutsis por el carn de identidad tnico ante los ojos indiferentes, cuando no cooperadores, de los militares franceses, y sobre la prctica de los militares ruandeses de violar a las mujeres y nias tutsi, violaciones en las cuales habran participado los militares franceses, o que incluso habran provocado ellos mismos. El informe Mucyo est dirigido a documentar dichas prcticas como frecuentes, e incluso sistemticas.

Desde 1959 la poblacin tutsi era vctima de malos tratos y de todo tipo de discriminaciones basadas en un carn de identidad con la clasificacin tnica, evocadora de malos recuerdos para los diplomticos franceses, los cuales slo sugirieron tmidamente al presidente Habyarimana la supresin de la mencin tnica, como lo document la misin Quils con el testimonio del ex embajador de Kigali.

Los parlamentarios franceses tambin revelaron otra iniciativa inquietante de los gendarmes franceses en la misin de Ruanda: la creacin del Centro de investigacin criminal y documentacin (CRCD), una base de datos informtica de las personas polticamente sospechosas que evocaba, a su vez, el siniestro fichero judo de Vichy, y que pareca tener la misma finalidad, en 1994. El informe ruands es mucho ms preciso: cita nominalmente a los gendarmes franceses apoyndose en facsmiles de documentos administrativos.

En el anlisis del papel de los protagonistas polticos de Francia, la comisin Mucyo recuerda que las autoridades francesas no podan ignorar que en Ruanda se preparaba el genocidio de los tutsi, ya que haban sido alertados en varias ocasiones tanto por los diplomticos como por altos oficiales del ejrcito. El giro ms polmico del informe sigue siendo el bombardeo de acusaciones lanzadas contra la actuacin francesa durante la operacin Turquesa, de junio a agosto de 1994. Si los parlamentarios franceses sealaron los errores del mando militar en la apreciacin de la crisis y en el tardo socorro a los tutsi asediados de Bisesero, ahora se presentan acusaciones de intencionalidad contra los militares franceses.

Estos ltimos, inmersos en una especie de smosis sanguinaria con el ejrcito del antiguo rgimen, habran intentado perfeccionar el diseo del genocidio: armamento de milicianos, matanza de tutsis, violaciones e incitaciones a la violacin y ocultamiento de fosas comunes habran sido las actuaciones habituales de un ejrcito francs acompaado de periodistas que, sin embargo, no vieron nada de eso ni parecido Esta parte es suficiente para eliminar cualquier credibilidad al informe Mucyo? Hay que rechazarlo sin ms anlisis? Las audiencias a los detenidos, que son la base de una buena parte del trabajo de investigacin, son sospechosas por naturaleza? El rechazo inmediato del Ministerio de Asuntos Exteriores francs del trabajo de la comisin ruandesa no puede ser suficiente para cerrar un captulo de la historia que los franceses perciben dolorosamente.

Entre los miembros de la comisin figuran dos profesores universitarios, Jos Kagabo, historiador y profesor en la Ecole des hautes tudes en sciences sociales de Pars, que fue largamente entrevistado por la misin Quils, y Jean-Paul Kimonyo, autor de una tesis doctoral en la Universidad de Qubec, Montreal, que se edit en un libro considerado como uno de los mejores y ms exhaustivamente documentados sobre el genocidio de 1994. Adems, los interrogatorios de los detenidos, cuando se llevan a cabo por investigadores o periodistas expertos, siguen siendo una fuente de informacin irreemplazable.

En vez de debatir sobre las responsabilidades de Francia en Ruanda y enfangarse en polmicas metodolgicas, sera preferible continuar el trabajo empezado por Paul Quils hace diez aos. El ex ministro socialista de Defensa sugiri que se reabriera el expediente ms tarde, por una autntica comisin de investigacin parlamentaria, si apareciese algn elemento nuevo. Desde 1998 no han faltado revelaciones.

El informe Mucyo, que requiere una verificacin, constituye uno de dichos elementos nuevos. El dcimo aniversario del informe parlamentario francs, en diciembre de 2008, podra ser la ocasin para completar el imprescindible trabajo de memoria y clarificacin. De esa forma Francia podr reconciliarse con su propia memoria antes de emprender una reconciliacin con Ruanda, y tambin con el resto del mundo, a menudo mejor informado que los franceses de lo que se hizo en Ruanda en su nombre

Fuente: http://www.lemonde.fr/opinions/article/2008/08/11/un-rapport-rwandais-a-prendre-au-serieux-par-jean-francois-dupaquier_1082383_3232.html

Jean-Franois Dupaquier, escritor y periodista francs, ha publicado numerosos artculos sobre Burundi y Ruanda. Dirigi la edicin de la obra La justice internationale face au drame rwandais (Karthala, 1996) y colabor en: Rwanda. Les mdias du gnocide (Karthala, 1995), con Jean-Pierre Chrtien.

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter