Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2008

Adis, Obama!

Joel S. Hirschhorn
ICH

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Los resultados finales llegaron en este da histrico de noviembre. A pesar de los cientos de millones de dlares que reuni, Barack Obama perdi la eleccin presidencial de 2008. Los votantes estadounidenses se atrevieron a hablar claro frente a la arrogancia. Result que todos esos sondeos de opinin anteriores a la eleccin que mostraron la incapacidad de Obama de superar un 50% de apoyo eran profticos. Gran parte del pblico nunca se sinti cmoda con Obama, aunque l obviamente se senta tan cmodo comportndose como si ya fuera presidente.

Hillary y Bill Clinton estn probablemente tomando champagne y pasndolo mejor que cuando Bill logr su primera victoria presidencial. Hillary debe estarse mordiendo los labios repetidamente y resistiendo la tentacin de decir en pblico Yo se los dije! Hillary revelar en 2012 que aprendi bien sus lecciones.

Y toda esa audacia de Obama, el poltico sonriente y elocuente, termin por morir la tan merecida muerte. Demasiados expertos culparn a su negritud y a votantes racistas por su derrota. Pero la verdad es que suficientes votantes vieron a travs de sus numerosas mentiras y engaos. A Obama siempre le cost dar una respuesta simple, corta y directa a preguntas difciles. Siempre calculaba mentalmente cmo exactamente poda jugar con sus palabras para lograr todos los beneficios que buscaba. Simplemente fue demasiado presuntuoso y demasiado astuto para su propio bien. A fin de cuentas, los estadounidenses no quieren tener a la persona ms astuta o interminables matices en la presidencia. Quieren a alguien a quien puedan comprender fcilmente y en quien confiar, a pesar de su escepticismo. Haba muchas razones para no confiar en que el calculador Obama hiciera todo lo que prometa o, en el caso de otros, que hiciera lo que teman que hara.

Y ahora los eruditos parlanchines tambin culparn a candidatos presidenciales de un tercer partido por trasegar votos de Obama, como si los estadounidenses no tuvieran derecho a ejercer su libertad poltica y a votar por quienquiera piensen honestamente que tiene las mejores posiciones polticas y quien pueda ayudar mejor a restaurar la democracia estadounidense.

Jon Stewart y otros cmicos de tarde por la noche celebrarn los resultados de estas elecciones, y est bien que lo hagan. Ya me alegro de esos chistes sobre la mujer de Obama hacindose una crtica ms vocal y militante del buen EE.UU., ahora que tiene la prueba definitiva de que tantos estadounidenses son estpidos racistas blancos.

Por cierto, ahora la nacin deber sufrir la ineptitud, confusin y aburrimiento demencial de un John McCain que vive en el pasado, que habla duro pero que sufre de muerte cerebral. Ser la presidencia de McCain como una extensin de la increble, terrible, Casa Blanca de George W. Bush? Claro que s.

Viviendo todava de la caracterizacin como inconformista que otrora fuera verdad, McCain debe rodearse ahora de gente de mente realmente gil e informada sobre una mirada de temas. No ser difcil encontrar suficientes cabilderos. Los eruditos comenzarn a especular que McCain tendr suerte si sigue vivo durante cuatro aos, pero afortunadamente su vicepresidente parece ser ms capaz. Algo es seguro: a la plutocracia del poder que dirige realmente el pas no le ser difcil manejar las cuerdas entre bastidores y mantener a la marioneta MCCain bailando segn la msica escrita por los intereses corporativos.

Ralph Nader lo resumi as: Una gran fraccin de los estadounidenses sabe que necesitamos una revolucin poltica jeffersoniana para corregir nuestro sistema corrupto. No fueron engaados por la retrica de Obama sobre el cambio, no de alguien que ha sido un producto y sirviente de la plutocracia bipartidaria. S, todos los votos para m y para otros candidatos presidenciales de terceros partidos significaron la diferencia entre la victoria y la derrota de Obama. Nuestros votantes protestaron correctamente contra el corrupto sistema bipartidario. No eligieron a McCain. Slo los que votaron por McCain lo eligieron, y tendrn que vivir con ello mientras ven a un gobierno McCain que sigue desmantelando la democracia estadounidense y contina con el belicismo global que revienta el presupuesto.

Cynthia McKinney seal sabiamente que: Es hora de dejar de decir Dios bendiga a EE.UU., y que comencemos a decir Dios salve a EE.UU. La buena noticia es que edificaremos un apoyo pblico an mayor para una verdadera revolucin poltica durante la presidencia de McCain. Demasiado a menudo las cosas deben empeorar antes de que puedan mejorar. Empeorarn.

En cuanto a Obama, dijo, medio en broma: Tal vez vuelva como candidato de un tercer partido. O reflej eso un clculo de que los demcratas haban aprendido su leccin? En cuanto a todo el gritero desde la izquierda de que los republicanos tambin robaron esta eleccin, Obama dijo de inmediato: John, gan con mxima rectitud. Gracias, Obama, exactamente lo que esperaba de un falso agente de cambio.


Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article20564.htm

Joel S. Hirschhorn es auto de los libros Sprawl Kills - How Blandburbs Steal Your Time, Health and Money y Delusional Democracy - Fixing the Republic Without Overthrowing the Government.www.delusionaldemocracy.com. Se lo puede contactar en



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter