Portada :: EE.UU. :: EEUU, subasta presidencial
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2004

Muchos Vietnam

Carlo Frabetti
Rebelin


Si Hitler no hubiera perdido la II Guerra Mundial y, pese a conocer los horrores de los campos de exterminio nazis, los alemanes lo hubieran reelegido, nos escandalizaramos si, entonces, los judos hubieran hecho estallar su desesperacin en las calles de Berln en forma de atentados suicidas? La pregunta es retrica, huelga sealarlo, puesto que la respuesta es obvia: no solo no nos escandalizaramos (de hecho, casi nadie se escandaliza al recordar el atroz bombardeo de Dresde), sino que esos ucrnicos mrtires judos tendran hoy un monumento en Tel Aviv y otro en Nueva York, y Spielberg les habra dedicado una pelcula.

Pues bien, los fascistas estadounidenses (ms numerosos y ms fascistas que nunca, puesto que un fascista es un burgus asustado) han reelegido a su grotesco Fhrer, han apostado por la continuidad del IV Reich, y los mrtires islmicos obrarn en consecuencia. Y nadie tendr derecho a rasgarse las vestiduras ms de lo que se las habra rasgado ante un comando de judos dispuestos a inmolarse en el ucrnico Berln de un Hitler reelegido.

Y los dems, los que no queremos responder a la bomba inteligente con la bomba ciega, qu haremos?

Algunos optimistas inveterados confibamos en la victoria de Kerry. No habra cambiado las lneas maestras de la poltica imperialista, pero habra sido un sntoma esperanzador (como lo fue en el Estado espaol la derrota del PP). Un sntoma de que entre los estadounidenses la razn le iba ganando terreno al miedo aborregado, a la estupidez marcial, a la mezquindad pequeoburguesa, a la xenofobia paranoide: al fascismo, en una palabra. Y, por otra parte, el momentneo cambio de talante en la Casa Blanca habra dado un pequeo margen de maniobra a quienes, en todo el mundo (y sobre todo en Latinoamrica), luchan por la democracia, por la de verdad. La victoria de Kerry podra haberles dado un respiro a Cuba y a Venezuela, a Uruguay y a Argentina, a Brasil y a Colombia, a Ecuador y a Bolivia, en un momento en que la Historia (en contra de quienes creen que se repite y de quienes quisieran que se hubiese acabado) corre hacia adelante a una velocidad peligrosa para todos. Con la asfixiante victoria de Bush, el respiro habr que tomrselo por las bravas. Habr que pasar al Plan B. Al Plan Che, pues l lo vio claro desde el primer momento: Dos, tres, muchos Vietnam (no es casual que el ms encanallado de los periodistas espaoles --ex director del ms encanallado de los peridicos-- le dedicara hace unos meses a Ernesto Guevara un largo artculo en el que lo tachaba de terrorista; y teniendo en cuenta a quines llaman terroristas los polticos corruptos y los periodistas canallas, seguramente el Che se habra sentido orgulloso del ttulo).

Pero, de todos modos, hay, en trminos electorales, ms motivos para la esperanza que para el desnimo: el triunfo de Hugo Chvez y el de Tabar Vzquez son algo ms que sntomas, y el de Evo Morales es algo ms que un pronstico. La cobarde derechizacin de la Amrica del Norte tambin es una reaccin (nunca mejor dicho) a la valerosa izquierdizacin de la del Sur.

Si, como es previsible, tras la reeleccin de Bush se recrudece el acoso a los ncleos de resistencia antiimperialista, habr que darles a los yanquis una aumentada dosis de jarabe vietnamita, como dice la cancin de Quintn Cabrera. Y no hay ms que leer la lista de organizaciones y pases terroristas para saber dnde estn o estarn los nuevos Vietnam.

Todos somos judos, proclamaron los antifascistas de ayer ante los horrores del nazismo. Ante los horrores del imperialismo estadounidense y del subimperialismo europeo, todos los antifascistas de hoy somos palestinos e iraques, cubanos y venezolanos, vascos e irlandeses...

Bush ha ganado las elecciones y Estados Unidos perder la guerra. Porque ya ha perdido la batalla ms importante, su propia madre de todas las batallas: la batalla interior. Quienes se horrorizan ante la cada de un par de rascacielos y votan la masacre del pueblo iraqu, merecen estar en las prximas torres que caigan, que sin duda caern.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter