Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2008

Segn Laura Figueroa, abogada defensora de derechos humanos
Cuando hablamos de exterminio masivo, es exterminio masivo y no guerra

Rubn Kotler
De Igual A Igual


En el contexto del proceso judicial que se lleva a cabo en la provincia argentina de Tucumn contra los represores Antonio Domingo Bussi y Luciano Benjamn Menndez, en la causa por la desaparicin del ex senador peronista Guillermo Vargas Aignasse, la recientemente creada Agrupacin Tucumana Contra la Impunidad que lidera la abogada defensora de los derechos humanos, Laura Figueroa, convoc a un acto en homenaje a los desaparecidos durante la ltima dictadura militar en el predio conocido como El Pozo de Vargas. En una lucha por la memoria se realiz un acto en el que se hicieron presentes distintas organizaciones de derechos humanos, partidos polticos de izquierda y otras organizaciones sociales. Un acto en el que se repudi el genocidio y se record a las vctimas.

Qu es el Pozo de Vargas?

El Pozo de Vargas es un viejo pozo de agua tapado con escombros y perdido entre la maleza en el presente, ubicado en una finca de ctricos a la altura del n 4500 de la Avenida Francisco de Aguirre al oeste de la ciudad capital. Su dueo era de apellido Vargas por lo que toma ese nombre el pozo. All los organismos de derechos humanos, tienen la plena conviccin que funcion una fosa de entierro comn a los represaliados por la dictadura en Tucumn. Es una zona de plantaciones de ctricos en general, en lo que seran las orillas de la ciudad capital de la provincia. Ahora hay una villa miseria que llega hasta el frente del pozo pero hace 25 aos la ltima casa estaba ubicada a unos doscientos metros y la zona era en general despoblada. Pasa una va del Ferrocarril General Belgrano por el costado sur, como a 40 metros del pozo.

La denuncia pblica sobre la existencia del Pozo la realiz en febrero de 2002 Enrique Romero, quien fuera Director de la seccin transportes del gobierno Provincial. Lo suyo fue una maniobra de inters partidario ya que denunciando la existencia de fosas comunes volva a poner en la discusin pblica los crmenes cometidos por el ex gobernador de facto, Antonio Domingo Bussi, adversario poltico del partido Peronista en el gobierno, en momentos en que se estaba discutiendo en la cmara legislativa la reforma de la constitucin provincial con posibilidades de reeleccin para el entonces gobernador. En la denuncia realizada entonces por Romero no se evidenciaban motivaciones ticas ni de ndole personal afectivo sino una mera pugna poltica entre dos partidos que luchaban por el poder. Desde el ao 2002, los organismos de derechos humanos vienen realizando distintas tareas a fin de garantizar que la pesquisa en el Pozo de Vargas concluya con xito. De encontrarse cuerpos de desaparecidos se estar mostrando las pruebas irrefutables que en la provincia de Tucumn existi un plan de exterminio de la oposicin poltica desde febrero de 1975, ensayo general para lo que sucedera en todo el pas a partir del golpe de Estado el 24 de marzo de 1976.

La Memoria apunta hasta vencer

El acto de la maana del 23 de agosto en el predio del Pozo ha sido un paso ms en la lucha por mantener viva la memoria de los desaparecidos. El marco es sin lugar a dudas el juicio contra los represores Bussi y Menndez, juicio que est en la etapa final. En esta lucha por preservar la memoria de nuestro pas, organizaciones sociales, polticas y de derechos humanos se dieron cita para expresar una vez ms su repudio a la dictadura y al plan poltico, econmico, social y cultural que vino a implementar a sangre y fuego. Se pidi por la continuacin en la pesquisa del Pozo, abandonada desde hace ms de un ao por la desidia judicial y la burocracia estatal. Pero tambin se ve paralizado porque en la lucha por la memoria, el Estado argentino, an en su intento por mostrar un rostro preocupado por la defensa de los derechos humanos, camina, en determinadas circunstancias, ms lento de lo que debiera. Es aqu, donde el cartel inaugurado en la maana del 23 de agosto quedar como firme seal hasta que las obras paralizadas continen y se llegue, literalmente, al fondo de la investigacin.

Laura Figueroa, una de las principales promotoras del acto en el Pozo de Vargas expres en una parte de su discurso: Los que estamos abocados a rescatar los restos seos de muchos militantes muertos desde el Operativo Independencia y durante la dictadura militar, que muchos cuerpos estn ac, nos interesa recuperarlos. Y no es porque hagamos un culto de los muertos, sino porque nosotros, y cuando hablo de nosotros no me limito al grupo al que pertenezco, sino a todas las organizaciones, lo que nos interesa es la reconstruccin de los hechos para demostrar no solamente en el juicio pblico y oral como el que estamos viendo, queremos demostrar con elementos concretos, que cuando hablamos de exterminio masivo, es exterminio masivo y no guerra, cuando hablamos de secuestros no estamos hablando de detencin, cuando estamos hablando de delitos de lesa humanidad no estamos hablando de guerra. El encendido discurso de Figueroa fue tajante en afirmar que en Argentina a partir de febrero de 1975 hubo un plan sistemtico de exterminio de toda la oposicin poltica del proyecto neoliberal. En este sentido la abogada busca responder a los militares juzgados quienes siguen afirmando la hiptesis de la guerra para justificar la violacin sistemtica de los derechos humanos.

Una voz, todas las voces



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter