Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2008

Los demcratas adoptan la "guerra global contra el terrorismo": Obama "persigue" a Osama

Michel Chossudovsky
Global Research

Traducido del ingls por Beatriz Morales Bastos


La "promesa americana" de Obama es la guerra.

Barack Obama ha adoptado la "guerra global contra el terrorismo" (GGT).

La campaa de Obama-Biden ha adoptado las mismas bases que la agenda exterior de la administracin Bush : "Perseguir a Osama ben Laden, eliminarlo".

La retrica es ms suave, pero su esencia es prcticamente idntica:

"Mientras en los das inmediatamente posteriores al 11 de septiembre el senador McCain diriga la vista hacia Iraq yo me alc y me opuse a esta guerra sabiendo que nos distraera de las amenazas reales a las que nos enfrentamos. Cuando John McCain dijo que simplemente podamos arreglrnoslas en Afganistn, yo defend ms recursos y ms tropas para acabar la lucha contra los terroristas que realmente nos atacaron el 11 de septiembre, y dej claro que debemos eliminar a Osama ben Laden y a sus lugartenientes si los tenemos a la vista. A John McCain le gusta decir que seguir a ben Laden hasta las puertas del infierno, pero ni siquiera ha bajado al stano de ah donde vive. [APLAUSOS]

Y hoy, cuando mi llamamiento a fijar un calendario para sacar nuestras tropas de Iraq ha sido respaldado por el gobierno iraqu e incluso por la administracin Bush, aun despus de que hayamos sabido que Iraq tiene un supervit de 79.000 millones de dlares mientras que nosotros nos revolcamos en dficits, John McCain se queda slo en su obcecada negativa a poner fin a una guerra equivocada.

ste no es el criterio que necesitamos. Esto no mantendr Estados Unidos seguro. Necesitamos un presidente que pueda hacer frente a las amenazas del futuro, no que siga aferrado a las ideas del pasado" (La promesa americana, 28 de agosto de 2008, Convencin Demcrata, Denver. La negrita es nuestra [1])

La tapadera del 11 de septiembre

Los demcratas han adoptado la "gran mentira". Se ha proclamado a ben Laden el "enemigo exterior" que amenaza la patria estadounidense. Nunca se menciona el hecho de que ben Laden sea una baza patrocinada por los servicios de inteligencia estadounidense, creado y sustentado por la CIA.

La campaa de Obama galvaniza el apoyo publico a la "guerra global contra el terrorismo". En palabras del candidato a la vicepresidencia de Obama, Joe Biden:

"El hecho que importa es que al-Qaeda y los talibn, las personas que realmente nos atacaron el 11 de septiembre [nota: exactamente las mismas palabras del discurso de Obama] se han reagrupado en las montaas que estn entre Afganistn y Pakistn, y estn planeando nuevos ataques. Y el presidente de la Junta del Estado Mayor se ha hecho eco de la peticin de Barack de enviar ms tropas [a Afganistn], y John McCain estaba equivocado y Barack Obama tena razn" (Joe Biden, Convencin Demcrata, Denver, 27 de agosto de 2008; la negrita es nuestra).

A diferencia de Iraq, la campaa Obama-Biden ha calificado la guerra en Afganistn de "guerra justa", una guerra de castigo iniciada en octubre de 2001 en respuesta a los ataques del 11 de septiembre.

Varios destacados intelectuales liberales y "progresistas" se han hecho eco de este concepto de "guerra justa" en relacin a Afganistn: la guerra en Iraq, por otra parte, se considera una "guerra ilegal". En octubre de 2001 muchas organizaciones de la sociedad civil apoyaron los ataques a Afganistn por razones humanitarias.

No es en absoluto una coincidencia que los destacados acadmicos e intelectuales "de izquierda" que no consideraron el uso de los ataques del 11 de septiembre un pretexto para emprender la guerra hayan expresado su apoyo a Barack Obama. The Nation Magazine y Progressive Democrats for America [2] apoyan incondicionalmente la candidatura Obama-Biden.

La campaa Obama-Biden ha apoyado la tapadera del 11 de septiembre. Sin una sola prueba Afganistn, una nacin con 34 millones de habitantes (del tamao de Canad) ha sido considerado el Estado patrocinador de los ataques del 11 de septiembre. Los demcratas aceptan esta premisa bsica.

Obama mantiene indeleblemente que el 11 de septiembre fue un acto de guerra y de agresin contra Estados Unidos y, por consiguiente, justifica una guerra de castigo contra los "terroristas islmicos" y contra los Estados que los apoyan. La "guerra global contra el terrorismo" es producto de una agenda militar y de inteligencia cuidadosamente diseada que determina la tendencia general de la agenda exterior estadounidense. Tanto los demcratas como los republicanos apoyan la "guerra global contra el terrorismo". Los servicios de inteligencia estadounidenses estn por encima de los partidos polticos. La "guerra global contra el terrorismo" forma parte del programa de la campaa electoral de ambos partidos. No se cuestiona su validez ni tampoco sus consecuencias. No se pone en tela de juicio el hecho de que se fundamente en una "gran mentira".

Disparar el gasto en defensa

Tanto Barack Obama como John McCain han sealado que aumentarn el gasto global en defensa, aunque tambin [han anunciado que] renovarn el sistema de compras del Pentgono con vistas a reducir los gastos extras de los presupuestos (vase Bloomberg, 30 de junio de 2008 [3] y Reuters, 29 de agosto de 2008 [4]).

Para el ao fiscal 2009 el departamento de Defensa estadounidense pide un presupuesto de defensa de 515.000 millones de dlares ms otros 70.000 millones adicionales "para cubrir los costes de guerra en los primeros meses de la nueva administracin ... La combinacin de estas cantidades podra representar el mayor gasto militar desde la Segunda Guerra Mundial (adaptado a la inflacin)" [5].

El mensaje de Obama est claro como el agua. Apoya el aumento en gasto militar propuesto por la administracin Bush. Quiere gastar ms dinero en armas y tropas. El perseguir a ben Laden y la "guerra global contra el terrorismo" constituyen su principal justificacin para aumentar el gasto en defensa:

"Ms recursos y ms tropas para acabar la lucha contra los terroristas que realmente nos atacaron el 11 de septiembre ...".

Pero, al mismo tiempo, Obama promete ms recursos para educacin y sanidad:

"Ahora es el momento de cumplir finalmente con nuestra obligacin de proporcionar a cada nio una educacin de talla mundial ... Invertir en educacin primaria. Reclutar un ejrcito de profesores nuevos, les pagar sueldos altos y les dar mas apoyo ...

Ahora es el momento de cumplir finalmente la promesa de una atencin sanitaria asequible y accesible para cada estadounidense ... (La promesa americana, 28 de agosto de 2008, Convencin Demcrata. Denver. La negrita es nuestra).

Habr un cambio en las prioridades de los gastos? Bajo la administracin Bush se favoreci la defensa en relacin a todas las dems categoras de gastos (vase el cuadro superior para el ao fiscal 2004 [N. de la t.: Siguiendo la direccin de las agujas del reloj y empezando por el color azul, las categoras son defensa nacional; asuntos exteriores; ciencia, espacio y tecnologa; recursos naturales y medio ambiente; educacin, formacin, empleo y servicios sociales; sanidad; garanta salarial; subsidios y servicios de los veteranos; administracin de justicia; otros]). Cambiar una administracin Obama la estructura de los gastos del gobierno federal? Reducir la cuanta absoluta de los gastos de defensa que constituye aproximadamente el 47% de los gastos globales en defensa (del conjunto de todos los pases)? Estados Unidos y la OTAN combinados controla el 70%

de los gastos globales en defensa (Vase cuadro inferior [N. de la t.: Siguiendo la direccin de las agujas del reloj y empezando por el color rosa: Estados Unidos; Aliados de la OTAN; Cuba, Irn, Libia, Corea del Norte, Sudn y Siria; resto del mundo])


.

Armas versus mantequilla

Visiblemente, Barack Obama entiende el dilema armas versus mantequilla.

Obama no trata la relacin macro-econmica fundamental, a saber, el problema de la inversin pblica en economa de guerra frente a la financiacin, por medio de los impuestos, de programas sociales. De manera ms general, esto suscita tambin el problema del papel del Tesoro y del sistema monetario estadounidenses en financiar sin cesar el complejo militar industrial y la guerra en Oriente Prximo a expensas de la mayora de los sectores de la actividad econmica civil.

Ms recursos para la guerra y para armamentos, como han propuesto tanto Obama como McCain, favorece a los cinco grandes contratistas de defensa (Lockheed Martin, Northrop Grunman, Raytheon, Boeing y General Dynamics), al Halliburton de Dick Cheney, a British Aerospace, por no mencionar Blackwater, MPRI y otros, a expensas de los sectores civiles, incluyendo las economas a nivel nacional, regional y local.

El gasto militar crea paro

El paro es el resultado del destinar el dinero de los impuestos a la Defensa Nacional y a la Seguridad de la Patria, como prometi Obama.

A deferencia de la Segunda Guerra Mundial, en el siglo XXI la economa de guerra no genera empleo.

Los costes de crear empleos en el complejo industrial militar son abismalmente altos en comparacin con los sectores civiles. En cambio, los recursos financieros canalizados por el gobierno estadounidense para contratistas de defensa de ese ministerio reduce dramticamente los gastos pblicos en detrimento de todas las dems categora de gastos.

Lockeed Martin junto con Northrop Grumman han desarrollado el programa Joint Fighter [6]. Segn clculos iniciales, se crearon 5.400 empleos directos a un coste de 37 millones de dlares por empleo (vase Michel Chossudovsky, "War is Good for Business", Global Research, 16 de septiembre de 2001 [7]). Igualmente, en la planta de ensamblaje de Boeing cada empleo creado en el programa Joint Strike le cuesta a los contribuyentes estadounidenses 66.7 millones de dlares (Seattle Post-Intelligencer, 7 de septiembre de 2001).

Por lo que se refiere al avin de combate F22 Raptor Fighter [8] ensamblado en la planta Marietta de Lockheed Martin en Georgia, se calcula que tiene un coste por unidad de 85 millones de dlares. Se crearn tres mil empleos directos con un coste estimado de 20 millones de dlares por empleo (ibid). El coste del programa una vez terminado en 2005 fue del orden de 62.000 millones de dlares. Segn las cifras de la compaa en 2008, aproximadamente 2.000 continuaron vinculados a la produccin del F22 (Vase Free Republic, marzo de 2008 [9]. En la planta Lockheed-Marietta en se crearon dos mil empleos con un desembolso inicial de 31 millones de dlares por empleo.

Imaginen ustedes cuntos empleos se podran crear con 31 millones de dlares invertidos en pequeas y medianas empresas por todo Estados Unidos.

Estos gastos en defensa tras el 11 de septiembre por parte de la administracin Bush provocan que se dispare el paro generalizado. Adems, se financian a expensas de la reduccin de los programas sociales estadounidenses, lo que, a cambio, contribuye a disparar los niveles de pobreza y desempleo.


La economa de guerra de Obama

La campaa de Obama acepta la lgica de economa de guerra que dispara el desempleo y la pobreza en Estados Unidos al tiempo que crea muerte y destruccin en el escenario de guerra de Oriente Prximo.

Esta direccin de la economa estadounidense tras el 11 de septiembre ha llenado los bolsillos de un puado de corporaciones de contratistas de defensa al tiempo que de manera muy marginal ha contribuido a la rehabilitacin del empleo de trabajadores profesionales, cientficos especializados y tcnicos despedidos de la economa civil.

Como es lgico los contratistas de defensa al tiempo que favorecen a John McCain son tambin firmes partidarios de Barack Obama. El principal contratista militar estadounidense, Lockheed Martin (y socio de negocios del Halliburton de Dick Cheney) estaba presente en la Convencin del Partido Demcrata de Denver, entre un vasto despliegue de poderosos patrocinadores corporativos y de grupos de presin. Segn un portavoz de la compaa:

Lockheed Martin apoya fuertemente el proceso poltico de nuestra nacin y a quienes en general apoyan la defensa nacional, la seguridad de la patria, la alta tecnologa y las iniciativas en educacin (citado por Bill van Auken, Democrats convene in Denver amid police state security and a sea of corporate cash, Global Research, agosto de 2008).

La gran mentira

Las mentiras de Obama son quiz ms sutiles que las de George W Bush. Pero en lo esencial, hay una continuidad.

La "guerra global contra el terrorismo" es un aparte integral de la campaa de Obama. Los "terroristas islmicos" amenazan el estilo de vida estadounidense. Al Qaeda y los Estados que supuestamente lo apoyan son considerados como la principal amenaza interior y exterior.

La principal corriente de los medios de comunicacin lo aplaude.

No hay un cambio de direccin. La doctrina de la guerra preventiva contra los "terroristas islmicos" y los Estados que los apoyan permanece funcionalmente intacta. Lo mismo se aplica a la doctrina de armas nucleares posterior al 11 de septiembre tal como fue formulada por primera vez en 2002 en el Nuclear Posture Review (NPR). Las armas nucleares estn sobre la mesa de trabajo del Pentgono para ser utilizadas en el escenario de guerra de Oriente Prximo. Y los demcratas apoyan enteramente las armas nucleares preventivas como un medio de proteger la patria estadounidense.

Bajo la "guerra global contra el terrorismo" el Aparato de Seguridad de la patria, por no mencionar la legislacin patriota anti-terrorista, el aparato de vigilancia del Big Brother, permanece intacto para una posible administracin de Barack Obama. Para l, el 11 de septiembre constituye la principal justificacin para emprender una guerra humanitaria en Oriente Prximo y Asia Central. En este sentido su postura no difiere de la de la administracin Bush.

Retirarse de Iraq, pero permanecer en Afganistn.

Traer las tropas de Iraq. Llevarlas a Afganistn. Enfrentarse a Irn, desafiar a Rusia:

"Acabar esta guerra en Iraq con responsabilidad y terminar la lucha contra al Qaeda y los talibn en Afganistn. Reconstruir nuestro ejrcito para hacer frente a futuros conflictos. Pero tambin renovar la diplomacia dura, directa que pueda impedir que Irn obtenga armas nucleares y que frene la agresin rusa. Construir nuevas asociaciones para derrotar las amenazas del siglo XXI: el terrorismo y la proliferacin nuclear; la pobreza y el genocidio; el cambio climtico y la enfermedad. Y restablecer nuestro prestigio moral de forma que Estados Unidos sea otra vez la ltima, la mejor esperanza para todos aquellos llamados a la causa de la libertad, que desean vivir en paz y que anhelan un futuro mejor.

Estas son las polticas que propongo. Y en las prximas semanas deseo debatirlas con John McCain"(La promesa americana, 28 de agosto de 2008, Convencin Demcrata. Denver. La negrita es nuestra).

"Terminar la lucha contra al-Qaeda y los talibn" significa extender la "guerra global contra el terrorismo" a nuevas fronteras. Concretamente, la "guerra global contra el terrorismo", que es central en la campaa de Obama, proporciona un pretexto y una justificacin para emprende una guerra de conquista, para expander la influencia estadounidense en Oriente Prximo, Asia Central, el frica sub-sahariana y el sudeste de Asia.

Obama-Biden y la "nueva guerra fra"

La campaa Obama-Biden se compromete a reforzar la presencia militar de la OTAN-EEUU en la frontera entre Irn y Afganistn, as como en la frontera de este pas con la regin autnoma china de Xinjiang Uigur y con Pakistn.

Afganistn es un centro estratgico en las fronteras de Asia Central con Irn, la antigua Unin Sovitica, China y Pakistn. Es un puente terrestre y un corredor para un potencial oleoducto de petrleo y gas que une el mar Caspio con el Mar de Omn. Tambin es parte del continuo proceso de militarizacin y cerco de la Repblica Popular China.

La campaa Obama-Biden tambin ha apoyado la "nueva guerra fra". En el discurso de Obama Rusia se identifica explcitamente con un agresor. Irn, con una amenaza nuclear a pesar de las amplias pruebas de lo contrario.

Joe Biden, que de ser elegido sustituir a Dick Cheney, considera Rusia, China e India la principal amenaza a la seguridad nacional estadounidense:

"La poltica exterior de Bush nos ha enterrado en un profundo agujero con muy pocos amigos que nos ayuden a salir de l. Y durante los ltimos siete aos, la administracin ha fracasado en hacer frente a las mayores fuerzas que determinan este siglo. La emergencia de los grandes poderes de Rusia, China e India, la proliferacin de armas letales, la escasez de suministros seguros de energa, comida y agua. El desafo del cambio climtico y el resurgimiento del fundamentalismo en Afganistn y Pakistn, el verdadero frente central en la guerra contra el terrorismo. Damas y caballeros, en los ltimos aos y en los ltimos das una vez ms vemos las consecuencias de la negligencia, de esta negligencia, del ataque de Rusia a la libertad del nuevo pas democrtico de Georgia. Barack y yo acabaremos con esta negligencia. Imputaremos a Rusia la responsabilidad de esta accin y ayudaremos a reconstruir Georgia. He estado en Georgia, Iraq, Pakistn, Afganistn, y puedo decirles con toda contundencia que la poltica de esta administracin ha sido un fracaso supino. Estados Unidos no puede permitirse otros cuatro aos de este fracaso" (La promesa americana, 28 de agosto de 2008, Convencin Demcrata. Denver. La negrita es nuestra).

La militarizacin de Afganistn y Pakistn segn la "guerra global contra el terrorismo" se dirige contra dos alianzas militares que se superponen: la Shanghai Cooperation Organization (SCO) [10] y la Collective Security Treaty Organization (CSTO) [11].

La SCO es una alianza militar entre Rusia y China y varias repblicas de la antigua Unin Sovitica, incluyendo Kazajastn, Kirgizstn, Tajikistn y Uzbekistn. Irn tiene un estatuto de observador en la SCO.

La Collective Security Treaty Organization (CSTO), que desempea un papel geopoltico clave en relacin al transporte y los corredores de energa, opera en estrecha relacin con la SCO. La CSTO agrupa a los siguientes Estados miembro: Armenia, Bielorrusia, Kazajastn, Kirgizstn, Rusia, Tajikistn y Uzbekistn.

Para Obama-Biden la guerra contra Irn sigue abierta. La nueva guerra fra se dirige contra China, Rusia y sus aliados, a saber, la alianza militar SCO-CSTO.

Desafiar las supuestas amenazas de Rusia en el Cucaso y Europa del este. En otras palabras, los demcratas han adoptado la nueva guerra fra.

Cuales son las perspectivas bajo una presidencia de Obama?

Aparte de la retrica de "traer las tropas a casa" del Iraq destrozado por la guerra, que pueden llevar a cabo los demcratas, que los distingue de los republicanos?

Un presidente ms articulado, informado y carismtico?

Un enfoque ms dignificado y diplomtico de la poltica exterior estadounidense? Una oportunidad para la elite dirigente estadounidense "de presentar una cara diferente al mundo que podra reavivar la ilusin en sus pretensiones democrticas, no slo internacionalmente sino tambin dentro de Estados Unidos"? (Patrick Martin, Tensions rise in Democratic contest as Obama nears nomination, Global Research, 11 de mayo de 2008, [12])

Un falso y espurio enfoque "humanitario" del Imperialismo que sirve para enmascarar la verdad y para ganar el apoyo popular?.

Un Comandante en Jefe menos temerario, que tiene conocimientos de geopoltica y que es capaz de tomar decisiones polticas internacionales?Una agenda militar ms cuidadosamente pensada que la de la administracin Bush, pero sin un cambio sustancial de direccin?

Un medio de acallar la creciente disconformidad y oposicin a la clase dirigente corporativa dando la ilusin de que los demcratas pueden constituir una alternativa real?

Un medio de mantener la ilusin de que los afro-americanos pueden ascender en la escala social en Estados Unidos y de que se van a defender sus derechos fundamentales?

Un medio de minar los verdaderos movimientos progresistas insertando an ms en el reino del Partido Demcrata a las organizaciones de la sociedad civil, a los sindicatos, a las organizaciones de base, por no mencionar a los intelectuales "de izquierda"?

Una distraccin de los graves crmenes cometidos bajo las sucesivas administraciones estadounidenses?

Una"cara humana" para la guerra y la globalizacin?

--------------------

[1]http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=9988

[2] http://pdamerica.org/

[3] http://www.bloomberg.com/apps/news?pid=20601087&sid=adXiGrYSU5PA&refer=home

[4] http://uk.reuters.com/article/topNews/idUKMOL95454020080829

[5] http://www.csmonitor.com/2008/0206/p02s02-usmi.html

[6] http://www.jsf.mil/news/

[7] http://www.globalresearch.ca/articles/CHO109D.html

[8] http://en.wikipedia.org/wiki/F-22_Raptor

[9] http://www.freerepublic.com/focus/f-news/1983939/posts

[10] http://www.sectsco.org/home.asp?LanguageID=2

[11] http://www.dkb.gov.ru/start/index.htm

[12] http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=8947

Enlace con el original: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=9995



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter