Portada :: EE.UU. :: EEUU, subasta presidencial
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2004

La profeca auto-realizada del apoyo al mal menor
Una repblica de derecha?

Sharon Smith
CounterPunch


George Bush derrot apenas a John Kerry en el Colegio Electoral, pero gan el voto popular por un margen considerable de 4 millones en todo el pas. Los republicanos aumentaron su mayora en el Congreso y votantes en 11 estados votaron por prohibir los matrimonios del mismo sexo. Y el referndum en California contra las leyes que sentencian por Three strikes [a la tercera va la vencida] tambin fue derrotado.

Los republicanos y los conservadores sociales barrieron en la eleccin 2004, a pesar de la extrema polarizacin de la poblacin del pas.

Nadie puede acusar esta vez a Ralph Nader. El medio milln de votos de Nader no tuvo influencia en el resultado de esta eleccin. Los demcratas se aseguraron de que as fuera, dedicando meses de esfuerzos para que el nombre de Nader no apareciera en las papeletas en estados populosos en todo el pas.

A quin culpar, entonces? Desgraciadamente, las primeras conclusiones provenientes de la izquierda ABB (CMB - Cualquiera Menos Bush) parecen echar rpidamente la culpa a la propia poblacin de EE.UU.

Por ejemplo, el artculo de Justin Podur: La maana despus, publicado en Znet, argumenta:

Es hora de admitir una cosa. La principal lnea divisoria en el mundo de hoy no es entre la elite de EE.UU. y su pueblo, o entre la elite de EE.UU. y los pueblos del mundo. Es entre el pueblo de EE.UU. y el resto del mundo. En la primera eleccin, no eligieron a George W. Bush. Cuando Estados Unidos lanz bombas de racimo sobre todo Afganistn, desbarat los esfuerzos de ayuda en ese pas, mat a miles de personas y ocup el pas, poda ser interpretado como acciones de un grupo ilcito que se rob las elecciones y pas a utilizar el terrorismo como pretexto para ir a la guerra. Cuando Estados Unidos invadi Irak, matando a 100.000 segn los clculos ms recientes, se poda argumentar que nadie haba consultado realmente al pueblo estadounidense al respecto, y que le haban mentido. Cuando Estados Unidos secuestr al presidente de Hait e instal una dictadura paramilitar, se poda argir que fueron acciones de un grupo no elegido que menosprecia la democracia.

Con esta eleccin, todas esas acciones han sido justificadas retroactivamente por la mayora del pueblo estadounidense.

Mucha gente ser influenciada por estos argumentos porque la dimensin de la victoria de Bush fue mucho ms grande que lo que nadie haba pronosticado. El columnista del New York Times Nicholas Kristoff, por ejemplo, opin el 3 de noviembre: los demcratas trafican con temas y los republicanos venden valores. Consideren las cuatro G: [en ingls God, guns, gays and grizzlies"; en castellano: Dios, fusiles, gays y osos pardos]

Es verdad que la votacin conservadora y republicana fue mayor que en 2000. Se ha haba considerado generalmente que una participacin electoral de un 55% (mayor que el 51% de 2000, pero ni cerca del 60% que haba sido pronosticado) ayudara a conducir a Kerry a la victoria. Pero muchos de los nuevos votantes, movilizados por los republicanos, votaron por Bush: Florida, Georgia, Virginia y Kentucky que se hicieron republicanos tuvieron participaciones rcord. Por otro lado, la poblacin en edad estudiantil enlistada por los demcratas se qued en casa en aproximadamente la misma gran proporcin que en 2000. Y a ms no lleg el beneficio de la campaa de Michael Moore y Bruce Springsteen por Kerry.

Bush tambin consigui importantes votos de la tradicional base en rpido deterioro - del Partido Demcrata. Veamos algunas estadsticas iniciales (basadas en sondeos de salida de urna de CNN, y que por lo tanto pueden cambiar) que dan una idea del derrumbe de la base tradicional demcrata:

- un 23 por ciento de los gays votaron por Bush

- un 36 por ciento de los miembros de sindicatos votaron por Bush (tal como lo hicieron un 40% de los que tienen miembros de los sindicatos en su familia.)

- De los que ganan entre 15.000 y 30.000 dlares, un 42% vot por Bush.

- Un 11 por ciento de los negros vot por Bush.

- un 44 por ciento de los latinos vot por Bush.

Gran parte de la izquierda CMB concluir desdeosamente que los estadounidenses obtuvieron lo que se merecen cuatro aos ms de George Bush. Muchos en el sector dominante del Partido Demcrata concluirn que los demcratas deben orientarse ms a la derecha para atraer a la mayora conservadora en EE.UU. Despus de la eleccin, Kristoff argumenta: La primera prioridad del Partido Demcrata debe ser reconectarse con el corazn de EE.UU.

La profeca auto-realizada del mal menor

Estas dos conclusiones se basan en la suposicin de que la mayora de los estadounidenses son incurablemente conservadores y que la izquierda de EE.UU. est condenada en el futuro previsible a seguir siendo una nfima minora en un mar de conservadorismo. Sobre esta base, la izquierda apoy a Kerry en 2004, como el demcrata ms elegible.

Toda la suposicin de la lgica del mal menor, desde luego, es que lo mejor que podemos esperar en EE.UU. es la eleccin de una versin un poco mejorada del candidato republicano. El mal menor se convierte en una profeca auto-realizada cuando nunca se forma un partido de izquierda que desafe el sistema bipartidario.

Las elecciones de 2004 pusieron al desnudo la lgica inversa empleada por la izquierda CMB cuando la elegibilidad de Kerry (es decir su similitud con Bush) no consigui que se le eligiera. Es decir cmo, en un pas en el que la mayora de la poblacin considera la guerra de Irak como un error, el hombre que condujo al pas a esa guerra utilizando premisas falsas logr salirse con la suya y obtener una victoria.

Utilizando la misma estrategia utilizada anteriormente por Gore y Clinton, Kerry abandon a la base tradicional del Partido Demcrata para atraer a votantes vacilantes /es decir la clase media blanca). Eso quiso decir que Kerry permiti que Bush definiera el marco del debate, que en este caso fue el terrorismo. Kerry ni siquiera habl de los dientes para afuera del movimiento sindical, mientras se distanciaba lo ms posible de los derechos al aborto y se opona directamente a los matrimonios del mismo sexo. Su oposicin a la guerra de Irak fue tan condicional, contradictoria y confusa ya que fue un candidato a favor de la guerra que desperdici la enorme oportunidad de fusionar el masivo sentimiento contra la guerra en una oposicin electoral coherente.

La estrategia republicana, por su parte, se concentr en el fortalecimiento de su base electoral cristiana conservadora. Cuando Bush propuso el ao pasado una prohibicin de los matrimonios gay, fue parte de una estrategia calculada para dar una sensacin de urgencia en esta eleccin a los votantes socialmente conservadores. Bush nunca perdi de vista su base electoral. En realidad, los republicanos lanzaron referndum prohibiendo los matrimonios gay en 11 estados para atraer a los conservadores sociales a las urnas para que luego depositaran un voto por Bush.

Por ello, durante las ltimas semanas de la campaa, mientras Bush se ocupaba de reforzar su base, Kerry trat de atraer a la nfima fraccin de votantes indecisos que trataban de decidir si apoyaban a Bush o a Kerry. Mientras Gore se las arregl para sonar un poco populista durante las ltimas semanas de la campaa de 2000, Kerry no hizo el menor esfuerzo de hacerlo.

Tiempo de reevaluar

Debido a la estrategia electoral de Kerry, la agenda de Bush determin los parmetros polticos de la campaa. Es decir, la agenda derechista de Bush no encontr una oposicin coherente sino que tuvo un dbil eco por parte del neoliberal favorable a la guerra, John Kerry.

Si la izquierda CMB busca a quien culpar por la victoria de Bush, debera echarse una buena mirada a s misma y a su rendicin incondicional ante un candidato tan derechista como Kerry. En lugar de presionar a Kerry desde la izquierda, la izquierda CMB dedic la mayor parte de su energa a atacar a Ralph Nader y a los que trataban de edificar una genuina alternativa de izquierda a los demcratas.

Adems, la campaa por Kerry llev a que los movimientos contra la guerra, femenino, gay y sindicalista abandonaran toda lucha de importancia. Esto fue no slo porque dedicaron su tiempo, su dinero y su energa para trabajar por Kerry, sino porque la lucha habra requerido una crtica de las propias posiciones de Kerry a favor de la guerra y otras de carcter retrgrado. La tortura en Abu Ghraib, que podra haber llevado a tormentosas manifestaciones de masas de activistas contra la guerra, apenas provocaron un pitido del movimiento contra la guerra o de John Kerry.

Por lo tanto, la eleccin fue conducida sin oposicin al status quo republicano, permitiendo que el debate poltico dominante siguiera basado en los trminos de Bush es decir, sobre una base derechista. Por ejemplo, el debate sobre los matrimonios gay no fue entre dos partes, una que lo apoyaba y otra que se le opona, sino entre dos candidatos que se oponan ambos. Y estos parmetros fijaron el debate sobre los matrimonios gay para la masa de la poblacin de EE.UU.

La conciencia de la masa, sin embargo, no es un estado mental permanente, sino algo que se encuentra en condicin de cambio continuo. Cuando existe una izquierda fuerte y que se hace or, y los movimientos crecen basados en la lucha, la conciencia de la masa cambia. Es ciertamente la leccin de los aos 60 y de comienzos de los 70, cuando la izquierda creci y la conciencia de la masa tambin deriv hacia la izquierda con amplios mrgenes a favor de los derechos al aborto y de los derechos humanos.

Adems, la conciencia es dispareja dentro de la poblacin en su conjunto. Slo una minora de estadounidenses en edad de votar vot efectivamente por Bush o contra los matrimonios gay el 2 de noviembre, ya que ms de un 45 por ciento de los estadounidenses en edad de votar se qued en casa. E incluso dentro de las cabezas de cada individuo, la conciencia se mezcla y a veces se contradice la nica manera posible de explicar los numerosos gays, por ejemplo, que votaron por Bush.

El voto es la forma ms baja de expresin poltica, especialmente en Estados Unidos, dominado por dos partidos corporativos. Fue an ms el caso en 2004, cuando la capitulacin abrumadora de la izquierda ante Kerry deneg a la mayora de la gente la oportunidad de poder escuchar siquiera un punto de vista de izquierdas.

Lo que podemos concluir de los resultados de la eleccin de 2004 es lo siguiente: una oposicin izquierdista es desesperadamente necesaria en EE.UU. para que la masa de la poblacin, que es explotada y oprimida por el sistema, tenga medios de expresin poltica. Por desgracia, esta eleccin fue un verdadero contratiempo al respecto.

La izquierda amplia se derrumb como oposicin y la poltica dominante se orient hacia la derecha en esta eleccin, por todas las razones mencionadas.

Pero eso no significa que la conciencia no pueda cambiar en la direccin opuesta y probablemente mucho ms rpido de lo que supone la mayora de la gente. Podemos esperar que Bush, con su nuevo mandato del voto popular, parta a la ofensiva. Pero, como Newt Gingrich hace un decenio, Bush encontrar oposicin. Si decide volver a lanzar una prohibicin federal contra los matrimonios gay, provocar a la mayora de la gente que contina oponindose a la discriminacin contra lesbianas y gays. Si trata de ilegalizar el aborto, har estallar un movimiento femenino. Si lanza una ofensiva contra Faluya, lo que es muy probable en el futuro muy cercano, irritar a millones de personas opuestas a la guerra.

En la mayora de los aspectos, esta eleccin fue una simple distraccin de las crisis muy reales enfrentadas por la mayora de los estadounidenses en este mismo momento: la guerra, la falta de atencin sanitaria, trabajos mal pagados y masivos recortes presupuestarios. Estas crisis no desaparecern sin una lucha desde la base.

Si queremos evitar que se repita este guin deprimente en cada ciclo electoral, la izquierda tiene que analizarse profundamente y aceptar la responsabilidad por su propio papel en la reeleccin de Bush en su celo por apoyar al mal menor.

----------------------

Sharon Smith escribe para Socialist Worker.

http://www.counterpunch.org/smith11042004.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter