Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2008

Ha muerto la revolucionaria cubana Celia Hart Santamara (1962-2008)

Alan Woods
El Militante


Recin tuvimos conocimiento de la trgica noticia de la muerte en accidente de trfico de Celia Hart Santamara, 45 aos de edad, y Abel Hart Santamara, 48 aos, hijos de Armando Hart Dvalos y Hayde Santamara.

El accidente ocurri la tarde del domingo 7 de septiembre en el distrito Miramar de La Habana. No conocemos los detalles pero parece que el auto choc contra un rbol. Puede que las malas condiciones provocadas por el reciente huracn tuviesen algo que ver.

Los cuerpos de Celia y Abel fueron llevados al Funeral Rivero, Calzada y K, desde donde sali un desfile funerario hacia el cementerio Coln, donde fueron enterrados hoy a las 10 de la maana hora local.

Celia Hart procede de una familia de veteranos revolucionarios cubanos que lucharon contra el dictador Batista junto con Fidel Castro. Celia Hart ha sido una sincera defensora de la herencia poltica y revolucionaria de Len Trotsky. Sus artculos sobre este tema, que se han publicado en las pginas web de la Corriente Marxista Internacional (entre otras: El Militante-Espaa, El Militante-Argentina y Marxist?, provocaron un intenso debate sobre la cuestin de Trotsky tanto en Cuba como internacionalmente.

Celia Hart naci en enero de 1962, justo unos meses despus de la crisis de los misiles cubanos. Su madre, Hayde Santamara ("la persona ms extraordinaria que he conocido nunca") fue una revolucionaria desde sus primeros das y particip junto a Fidel Castro en el famoso asalto al Cuartel de la Moncada, donde perdi a su hermano y a su novio.

Armando Hart, su padre, comenz sus actividades polticas por un camino diferente: en los oscuros das de la dictadura de Batista, cuando, como joven abogado, comenz su agitacin poltica y se convirti en un dirigente estudiantil en la universidad. Fue miembro del Movimiento Nacional Revolucionario dirigido por Garca Barcena, un profesor universitario que se opona a Batista y que fue encarcelado justo antes del asalto al Cuartel de la Moncada.

Armando Hart y Hayde Santamara se dedicaron a la causa revolucionaria y lucharon junto con Fidel Castro y el Che Guevara. Cuando Batista finalmente fue derrocado, Armando se convirti en el primer Ministro de Educacin de la Revolucin y Hayde Santamara fue nombrada Presidenta de la Casa de las Amricas, en realidad fundada por ella.

Hayde siempre se opuso a la "sovietizacin", es decir, al intento de imponer en Cuba una rgida burocracia estalinista y, al pensamiento y metodologa dogmticos. En la Casa de las Amricas no haba espacio para el dogmatismo ni para el presunto realismo socialista. Ella estuvo junto a una verdadera galaxia de talentos: Benedetti, Mariano Rodrguez y otros. Trgicamente, se suicid en 1980. Por su parte, Armando Hart tuvo una brillante carrera intelectual y, en la actualidad, despus de ms de vienta aos como Ministro de Cultura cubano, est a cargo de la Oficina del Programa Martiano.

En las propias palabras de Celia: "Crec en el ojo del huracn, entre la tremenda pasin de mi madre y la inteligencia y devocin por el estudio de mi padre, los dos firmemente insertados en la vida poltica de Cuba". En 1980, un mes antes del suicidio de su madre, Celia decidi estudiar fsica en la Universidad de La Habana. Dos aos despus fue enviada a terminar sus estudios a la Universidad de Dresden, en la ex-Repblica Democrtica Alemana.

Celia continu sus estudios hasta graduarse en 1987, la primera mujer extranjera que se gradu en esta facultad. Despus regres a La Habana donde trabaj hasta hace un ao en la universidad, publicando aproximadamente 15 obras especializadas en magnetismo superconductividad. Tambin particip en aproximadamente media docena de congresos en Italia, Brasil y Argentina.

Hablando sobre este perodo de su vida, Celia me dijo:

"En 2004 se supona que deba terminar mi doctorado en Fsicas, pero yo estaba poniendo el toque final a una obra sobre Filosofa, como parte de mi doctorado, y me di cuenta de que mi gran amor por la fsica no era un fin en s mismo, sino slo un medio para un fin".

Y continuaba:

"Durante mi estancia en la Repblica Democrtica Alemana, me di cuenta de que haba una contradiccin entre la inevitabilidad del socialismo para luchar por un mundo mejor y la burocracia, la asfixia de toda iniciativa y la apata que encontr en ese pas, a pesar de las buenas condiciones de vida. Me repelan las excesivas imgenes de Honecker que encontraba en cada ventana".

De esta manera, lenta pero segura, se prepar el terreno para la transicin de Celia al trotskismo, que describa con las siguientes palabras:

"En 1985 regres a Cuba de vacaciones y confes a mi padre mis sentimientos de absoluta desesperacin. En respuesta, mi padre abri un armario y sac cuatro libros: los tres volmenes de la biografa de Trotsky escrita por Isaac Deutscher y La revolucin traicionada de Trotsky. Devor estos libros, pero hasta unos pocos meses despus no tuve oportunidad de leer el resto de las obras de Trotsky".

"Desde ese momento", contina Celia, "todo comenz a ocupar su lugar como las piezas de un rompecabezas. Comprend cmo la revolucin rusa, y no slo la revolucin rusa, haba sido traicionada y millones de compaeros haban sido engaados".

Sin embargo, ninguna de las obras de Celia fue publicada en Cuba, excepto un prlogo a un libro escrito por su madre titulado: Hayde habla del Moncada. Sus escritos fueron publicados por primera vez en la pgina web de El Militante y en Marxist.com (ver La bandera sobre Coyoacn) y tambin en la revista espaola Marxismo Hoy. Ms tarde publicamos un libro con sus escritos en castellano titulado: Apuntes revolucionarios, que fue introducido al pblico en Espaa y Cuba por la Fundacin Federico Engels.

Los compaeros de la Corriente Marxista Internacional (CMI) fueron los primeros que contactaron con Celia Hart y le dieron la oportunidad de entrar en contacto con el trotskismo internacional. Asisti a nuestro congreso mundial de 2004 y tuvo intensas discusiones con los compaeros. Poco despus ella escriba:

"Acabo de regresar despus de asistir al congreso internacional de la corriente marxista. Fue para m una experiencia muy importante. Encontr a algunos compaeros maravillosos de Pakistn, Israel, Espaa, EEUU... Y vi que no estoy sola, que las mismas ideas que yo defiendo estn por todo el mundo. Estas son las ideas del futuro. Agradezco a todos los compaeros por el verano ms feliz de mi vida.

"Se abre para m un nuevo y excitante captulo. Es un sentimiento muy extrao. Hace menos de un ao era investigadora en fsica en la Universidad de La Habana. Ahora no s cul es el futuro. Pero he comprendido que la ciencia y el mtodo cientfico, es el mejor mtodo con el que se puede poner en prctica esta apasionada lucha revolucionaria".

Desde entonces Celia ha estado en contacto regular con la CMI y ha hablado en nuestras reuniones en distintos pases. En febrero de este ao habl en la primera presentacin en Cuba de La revolucin Traicionada de Trotsky, en la Feria del Libro de La Habana, organizada por la Fundacin Federico Engels con ms de 100 personas en la sala.

Celia Hart siempre fue muy apasionada en sus ideas y en la lucha por el socialismo. Tuvimos muchas discusiones con ella, a veces llegando a un acuerdo, otras veces no, pero en todos nuestros encuentros siempre rein un sentimiento de camaradera y amistad, siempre hablaba muy cariosamente sobre El Militante y la CMI.

Ms recientemente habl en un acto muy exitoso con 200 personas en Montreal, el 28 de mayo de este ao, que organizamos conjuntamente. Al da siguiente hubo una reunin sobre La Revolucin Permanente organizada por la CMI donde ella tambin habl. Por lo que ese fue su ltimo acto pblico con nosotros, aunque habamos planeado invitarla para que hablara en la presentacin de mi nuevo libro Reformismo o Revolucin en la Feria del Libro de La Habana en febrero del prximo ao.

Desgraciadamente no va a poder ser. Un cruel accidente nos ha arrebatado a una amiga y compaera muy valiosa y querida. Pero su memoria vive en los corazones y en las mentes de todos aquellos que la conocimos. Y sobre todo, las ideas que defendimos juntos viven y sern ms fuertes cada da. Este es el mejor monumento conmemorativo que habra deseado Celia Hart.

Adis compaera Celia! Continuaremos la lucha!

Hasta la victoria siempre!



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter