Portada :: Bolivia :: Acoso a Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2008

Adios Mr. Embajador: Bolivia no est sola y latinoamrica se respeta

Angel Palacios
Rebelin


Bolivia no est sola: Ese el mensaje que desde Venezuela el presidente Chvez ha lanzado al mundo al expulsar al embajador estadounidense Patrick Duddy.

En Bolivia un golpe est en marcha desde hace dos aos y con los escasos recursos mediticos que tiene a la mano, Evo Morales ha venido denunciando la participacin directa de la embajada gringa, as como hace 35 aos lo hizo Salvador Allende sin que en aquella oportunidad se levantara ninguna accin de respaldo contundente por otros mandatarios de la regin.

Pero son otros tiempos. Y es el momento en que la idea de una latinoamrica unida se materializa en hechos concretos.

EMBAJADORES CON EXPERIENCIA

Es comn que la Casablanca elija a sus embajadores segn la necesidad de sus operaciones de intervencin. As vimos como en Venezuela, para preparar el golpe de estado del 2002, Bush enva a un experto en medios y operaciones psicolgicas como fu Mister Shapiro. Y mas tarde cuando el plan CIA en Venezuela fue "desestabilizacin en coyunturas electorales", enva nada ms y nada menos que al antiguo asesor del comando Sur en Panam, Mister Bronwfield quien trabaj muy duro para que unas elecciones en panam una decada atrs, terminaran en violencia y en una invasin directa de los gringos que cost la vida a ms de 3.000 panameos. Hoy en Bolivia le toca el turno al separatismo como estrategia para derrocar al gobierno de Evo Morales. Para ello la Casablanca no duda en colocar como embajador a un elemento cuyo gran mrito haba sido llevar con xito la separacin de Kosovo.

Y como trampa sale, a manos de Evo llegaron las pruebas de la injerencia gringa tras los disturbios promovidos por la oposicin, y el 8 de septiembre denunci en rueda de prensa al propio embajador Philip Goldberg develando con nombre y apellido los mecanismos que utilizaba el representante del Norte para financiar los disturbios. Dos das despus, Evo le pondra punto final al descaro de la embajada:

"sin miedo a nadie, sin miedo al Imperio, declaro ante el pueblo boliviano persona no grata al embajador de Estados Unidos"

Un indio botando a un gringo! Cuando se ha visto semejante atrevimiento! La reaccin de Bush no se hizo esperar...

EL GUIN DE LA CASABLANCA

Ese mismo da, el vocero de la Casablanca ech mano a la declaracin intimidatoria de costumbre:

"Evo Morales ha cometido un grave error (nfasis gestual) que ha daado seriamente (pausa dramtica) la relacin bilateral" (mirada agresiva y omnipotente a cmara)

Segn el guin de Bush, lo que vendra despus deba ser el silencio temeroso de otros mandatarios, el debilitamiento del apoyo con que contaba el Indio que os ofender al Gringo, y muchos, muchos titulares dndole loas al imperio en la prensa mundial.

Resulta que hoy es 11 de Septiembre y hace 35 aos aplicaron la misma receta contra el presidente chileno Salvador Allende con ingredientes similares: millones de dlares en financiamiento a la violencia opositora, huelgas patronales e intervencin directa de la embajada. Y como han pasado 35 aos desde aquel golpe, algo hemos aprendido en el Sur.

Ante el intento de intimidacin de la Casablanca, Brasil declar el mismo da (10 sept) su solidaridad con Evo llamando adems a la oposicin facista a deponer sus acciones. Y Venezuela expulsando al embajador gringo,el 11 de Septiembre, obliga a que el mundo se pregunte porqu y lleve sus ojos a Bolivia. Ahora s tendrn que hablar de Bolivia.

SE VA UN PAYASO PERO QUEDA EL CIRCO

El embajador gringo en Venezuela, estar haciendo sus maletas. Pero los agentes de la embajada y los beneficiarios de sus planes de financiamiento siguen en el pas. Afortunadamente, coincide la expulsion del embajador con la desarticulacin de una red conspirativa que preparaba un magnicidio contra el presidente Chvez. Hay detenidos, hay una investigacin en proceso y como sera lgico pensar, la red encubierta que la embajada tiene en Venezuela debera estar golpeada y a buen resguardo. Pero la lgica no encaja en un momento en que el emperador de turno se llama Bush y est a punto de dejar la Casablanca. Esperar una arremetida de las operaciones encubiertas contra la democracia venezolana, aunque sus planes hayan sido develados, encaja ms en la lgica de un Imperio al que le conviene dejar sembrada la violencia para continuar con uno de sus mejores negocios tras las elecciones en el Norte: el negocio de la guerra.

De lo que s no cabe duda, es que el mejor homenaje a Salvador Allende, a los 35 aos de su derrocamiento es no dejar sola a Bolivia, en momentos que un golpe orquestado desde la embajada gringa, esta marcha.

www.injerencia.com


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter