Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2008

Un escandaloso error judicial: el caso de la Fundacin Joxemi Zumalabe

Ramn Zallo
Rebelin


El 19 de diciembre de 2007 se hizo pblica la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el sumario 18/98. Las irregularidades del 18/98 (contra 64 personas imputadas) llamaron la atencin a los expertos internacionales por su falta de garantas y por otros motivos: tamao descontrolado del macro sumario con ms de 11 piezas separadas y 300 tomos; denuncias de vulneracin de derechos fundamentales a lo largo de todo el procedimiento afectando a los principios de igualdad de las partes o manteniendo de forma injustificada el secreto de sumario; impulso poltico y policial en la instruccin de la causa; descontrol del Tribunal sobre el sumario instruido y las pruebas. La sentencia pretendi la represin de la izquierda abertzale desde una justicia polticamente instrumentalizada, tal y como lo explic en Rebelin el periodista Mariano Ferrer.

El caso Zumalabe

Pero dentro del sumario haba una pieza contra la Fundacin Joxemi Zumalabe, un movimiento social autnomo partidario de la Desobediencia Civil (DC) cuyas condenas estn tambin recurridas en casacin a la espera del sealamiento de la vista en el Tribunal Supremo.

Tres miembros de la FJZ se encuentran hoy en prisin provisional, otros cinco en libertad bajo fianza (el profesor Mario Zubiaga, el periodista Sabino Ormazabal, Alberto Fras, Olatz Altuna, y Fernando Olalde) y uno en paradero desconocido. Sus condenas rondan de los 9 a los 13 aos. La incoherencia en este caso llega al summum al condenar a los miembros de la Fundacin por coincidir discursivamente en un solo objetivo la desobediencia civil- con ETA, aunque no conste relacin alguna ni siquiera ideolgica con ella. Bajo esa premisa podran condenar a todos los partidos nacionalistas por coincidir con ETA en nacionalismo y pretender subvertir el orden constitucional, o a todos los partidos de izquierda que lo sean por coincidir con el GRAPO y pretender el socialismo.

La sentencia de 1.182 folios es un caso de desorden lgico, afirmaciones sin base probatoria, interpretaciones infantiles o interesadas y de manipulacin de los hechos. La crtica de Euskal Herria Watch (300 juristas observadores) ha sido demoledora como una quiebra de la Justicia -y aado- se trata de una sentencia que es un monumento a la incompetencia y falta de lgica del Tribunal juzgador no distingue entre discursos y realidades ni entre la fantasa policial y los hechos probados- y, sobre todo, es un atentado a la libertad de organizacin para cambiar el sistema por vas pacficas y legtimas prximas a las tesis de Gandhi. Una vergenza. Ver el 3 Informe. La Audiencia Nacional contra la Desobediencia Civil en Euskal Herria. Juicio oral, sentencia y recurso(Junio 2008). 

Todos los imputados explicaron la total ausencia de relacin de la actividad desarrollada en el marco de la Fundacin Joxemi Zumalabe no ya con ETA sino ni siquiera con KAS, ASK o Batasuna, para lo que aportaron como prueba documental los veinte volmenes que recogen la literal totalidad de los documentos generados en la vida de la Fundacin (escrituras notariales, certificaciones institucionales en relacin con las obligaciones fiscales y laborales o las subvenciones recibidas, actas de sus 25 reuniones, documentacin de cada una de las actividades; los encuentros de los movimientos sociales (aos 1999 a 2002), Foro Social de Euskal Herria; todos los boletines mensuales publicados y los documentos de debate internos, la revista Ezpala, un ejemplar de la Gua de los movimientos sociales de Euskal Herria, revistas monogrficas sobre la desobediencia civil de diferentes colectivos (Gesto por la Paz, Herria 2000 Eliza, Hika..)

La prueba testifical fue, asimismo, exhaustiva. Ms de 60 personas comparecieron en el juicio para ofrecer su testimonio, entre ellas el Rector de la Universidad y el abajo firmante atestiguando a favor del profesor Zubiaga.

Asimismo se present como prueba pericial, un informe sociolgicopolitolgico elaborado por profesores de la UPV y firmado por: Pedro Ibarra, Imanol Zubero, Rafael Sainz de Rozas y Xabier Aierdi. El informe pericial no puede ser ms explcito en sus conclusiones, desestimando las tesis policiales, desvinculando de ETA las actividades realizadas en torno a la desobediencia civil, describiendo el papel jugado por la Fundacin en cuanto a apoyo de movimientos y no instrumentalizacin de los mismos e interpretando el significado de la ponencia Piztu como absolutamente alejada de las tesis y los mtodos defendidos por ETA.

Conclusiones textuales del informe pericial

Sobre La Fundacin Joxemi Zumalabe, el MLNV y ETA dice:

A) No cabe integracin o pertenencia inconsciente a un movimiento social o a un conglomerado de movimientos sociales. No cabe adjudicar desde fuera identidades, objetivos o fines, sin tener en cuenta que los que el propio movimiento afirma como suyos abonan, a la luz de los hechos de los que se tiene constancia, una hiptesis notablemente ms slida. Tampoco cabe establecer vinculaciones genricas de una organizacin social concreta con un entramado movimentista ms amplio sin un anlisis riguroso de los datos que arroja la instruccin en torno a sus documentos, sus actividades internas y externas, sus relaciones, las redes en las que desarrolla su trabajo y sus discursos ideolgicos.

B) Las familias de movimientos sociales, los movimientos y las organizaciones de los movimientos, as como sus relaciones con otros agentes u organizaciones polticas y sociales deben por ello distinguirse, habida cuenta de que el repertorio de accin que cada uno utiliza es definitorio de su identidad, y no permite englobar genricamente a todo el sector movimiento social vasco en una misma identidad colectiva, pretendidamente definida adems por la identidad y caractersticas de una sola organizacin, ETA, que por sus caractersticas de radicalidad, clandestinidad y prctica violenta en ningn caso puede nuclear un sector social tan amplio, variado y complejo.

C) El MLNV en su conjunto no es un instrumento de una organizacin, cualquiera que sea su naturaleza, sino una familia de movimientos en sintona ideolgica. El MLNV como tal no ha estado en ningn momento bajo la direccin y control de KAS, ni, por supuesto, de ETA.

D) El estudio de la realidad de los movimientos sociales, en general, y el MLNV, en particular, a lo largo de los aos nos lleva a corroborar que las estructuras de los movimientos sociales no son susceptibles de instrumentalizacin, control y direccin por parte de una sola organizacin. Dadas sus relaciones caractersticas y su filosofa no es posible establecer relaciones organizativas instrumentales en el seno de las familias de movimientos sociales.

E) La relacin de la Fundacin Joxemi Zumalabe con los movimientos sociales no ha hecho sino responder a una demanda previa de esos mismos movimientos, bsicamente en los mbitos de la formacin, la reflexin terica o el debate pblico. La Fundacin Joxemi Zumalabe no responde a los parmetros de vanguardia socio-poltica que pudiera haber tenido la organizacin ASK, por lo que en ningn caso puede ser su heredera.

F) As las cosas, analizada la actividad que de la Fundacin consta en este sumario, as como su estructura y funcionamiento interno, es evidente que su actividad no ha consistido en transmitir, trasladar o hacer cumplir ninguna clase de orden o instruccin disciplinadora a los movimientos sociales vascos.

Sobre la Fundacin Joxemi Zumalabe y la Desobediencia Civil dicen los peritos:

A) Las conductas que son objeto de enjuiciamiento se inscriben en un amplio conjunto de iniciativas surgidas en el Pas Vasco en torno a la Desobediencia Civil desde principios de la dcada de los ochenta, cuyos valores y reivindicaciones han venido siendo ajenos e incluso contrarios al mayor o menor inters que ETA, en momentos determinados, haya podido mostrar por esta forma de participacin poltica.

B) Desde el punto de vista de la ciencia poltica, las acciones y campaas cuya promocin se imputa a los acusados relacionados con la Fundacin Joxemi Zumalabe vienen claramente orientadas desde los principios de la Desobediencia Civil: son actividades pblicas, consecuentes y no violentas.

C) Aunque habida cuenta de que la actividad de la Fundacin est simplemente dirigida a fomentar el debate sobre la cuestin, dicha actividad ni siquiera puede caracterizarse como desobediencia civil, al no tratarse de comportamientos ilegales en s mismo considerados. No se trata de un grupo que lleve a cabo ni promueva directamente acciones de DC, sino de un mbito de reflexin terica y de fomento del debate pblico en torno a la historia y las potencialidades de esta forma de accin poltica.

D) El hecho de que los fines ltimos de las campaas de DC llevadas a cabo en el Pas Vasco vengan formulados en trminos de transformacin radical de la realidad, incluso desde una perspectiva soberanista, no las sita necesariamente en una perspectiva unificante, ni con los medios, ni tampoco con los fines de ETA. Al contrario, la dinmica de movilizacin social que les es propia no interacta con la actividad violenta en clave de complementariedad sino de alternativa, no slo en el plano instrumental sino tambin en el teleolgico, y ello con independencia de cules puedan ser los deseos o las manifestaciones de ETA al respecto.

E) Del mismo modo que hay reivindicaciones en el mbito laboral, ecologista, educativo o de la justicia social en general que ETA dice hacer suyas, pero es incapaz de condicionar porque cuentan con actores y dinmicas sociales con entidad propia, tampoco tiene posibilidades reales de condicionar mucho menos de disear ni potenciar- el contenido de conceptos como transformacin social o construccin nacional, especialmente cuando las iniciativas polticas que los tienen por objetivo renen, como es el aqu el caso, las caractersticas propias de la desobediencia civil.

F) Cuanto venimos diciendo ha estado presente en la teorizacin sobre DC realizada o fomentada por los acusados, por ello, no es creble que la Fundacin Joxemi Zumalabe haya podido ser un instrumento de ETA para implementar la orden de trabajar la DC como complemento a la lucha armada en el marco de un proceso compartido de construccin nacional.

Se puede decir ms alto pero no ms claro. El resultado en una sentencia inicua y absurda que debe revisarse por el Tribunal Supremo.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter