Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2008

Para millones de musulmanes que celebran el mes de Ramadn es el momento de estrechar los lazos de solidaridad con palestinos e iraques
La lucha contina

Khaled Amayreh
Al Ahram Weekly

Traducido del ingls por Beatriz Morales Bastos


Normalmente el sagrado mes de Ramad, que en la mayora de los pases musulmanes empez el pasado 1 de septiembre, es un mes feliz de caridad, oracin y comidas especialmente deliciosas al final de da. Sin embargo, para la mayora de las familias palestinas, duramente afectadas por el paro galopante y la pobreza cada vez mayor, el Ramadn de este ao representa un verdadero reto para sus exiguos presupuestos. Adems, la ya larga escisin entre Fatah y Hamas, que ha provocado manifestaciones particularmente inquietantes, tambin est arrojando una negra sombra sobre Palestina.

Muchos tenan la esperanza de que la llegada del Ramadn llevara a los gobiernos rivales de Cisjordania y Gaza a, por as decirlo, volver a empezar y a liberar a los cientos de prisioneros polticos que tiene cada parte. Sin embargo, lejos de eso los aparatos de seguridad de ambos partidos, y especialmente el de Fatah, siguen haciendo redadas entre docenas de supuestos sospechosos, sometindolos en muchos casos a maltratos fsicos y psicolgicos. Las detenciones por motivos polticos, unido a la mucho peor situacin de las ms de 10.000 familias palestinas cuyos hijos y familiares languidecen en las crceles y centros de detencin israeles, sin duda estn dejando una deprimente huella, especialmente en el momento del iftar, cuando las familias se renen a la puesta del sol para romper el ayuno del da.

Bolsillos vacos

En la mayora de los mercados de Cisjordania hay abundancia de todo tipo de atractivos manjares que se ofrecen para atraer a los que ayunan. Sin embargo, a diferencia de los aos anteriores en los que las condiciones generales de vida eran algo menos intolerables, esta vez, lo que falta es la demanda, no tanto porque los artculos no sean deseables sino porque la mayora de los compradores no se los pueden permitir. Al tener unos ingresos tan bajos, la mayora de las familias estn guardando sus ahorros y los utilizan slo para comprar los artculos ms bsicos, como harina, azcar y aceite de cocina. Piensan que los no esenciales pueden esperar a tiempos mejores.

Uno de los manjares, el intrnsecamente palestino pastelillo llamado qatayef, ha sobrevivido a esta situacin y las familias reservan algo de dinero para asegurarse de que honra su mesa en las comidas vespertinas.

Hasta hace un ao, los segmentos ms empobrecidos de la sociedad palestina reciban suplementos alimentarios y cierto apoyo financiero de decenas de organizaciones benficas musulmanas de Cisjordania y del exterior, especialmente de la zona del Golfo. Sin embrago, casi todas estas organizaciones benficas o bien han sido cerradas completamente por las fuerzas de ocupacin israeles o bien la Autoridad Palestina (AP) se ha hecho cargo de ellas.

Adems, posiblemente alentado por Israel y Estados Unidos, Fatah ha incautado los comits zakat (limosnas), que desempearon un papel crucial para luchar contra la pobreza y permitir a los ms pobres mantener una vida digna.

Esto ha resultado ser realmente desastroso para las familias palestinas ms pobres que se han vuelto as ms dependientes an de los ingresos suplementarios proporcionados por esos comits dirigidos por personas piadosas que se considera apoyan a Hamas. Segn miembros de estos comits, las donaciones locales e internacionales han descendido ms de un 90% a consecuencia de la campaa contra ellos.

Puedo decirle que desde que el gobierno del primer ministro Salam Fayyad se hizo cargo del comit zakat el ao pasado no hemos recibido ni un penique de los donantes locales, afirm un responsable del comit de la zona de Hebron que habl a condicin de permanecer en el anonimato por temor a que lo echaran del trabajo si era identificado. Y lo mismo se puede decir de las donaciones de los musulmanes del Golfo.

La principal razn de la parlisis del comit zakat es que los donantes locales, que suelen ser musulmanes piadosos, tiene poca o ninguna confianza en la integridad del nuevo consejo de administracin del comit, en su mayora activistas de Fatah nombrados por las agencias de seguridad. La gente cree que son unos ladrones. No quieren que el dinero destinado a la caridad caiga en manos sucias, declar el annimo responsable a Al-Ahram Weekly.

Con todo, sera inexacto decir que los donantes haya dejado en realidad de dar limosnas. Despus de todo, el zakat es un pilar esencial de la fe islmica ya que todo musulmn que sea financieramente capaz debe entregar a los pobres cada ao el 2.5% de sus ingresos y la mayora de la gente decide hacerlo durante el sagrado mes de Ramadn.

La mayora de las personas que dan zakat ahora lo hacen entregando ellos mismos directamente el dinero a los pobres, como se haca antes de la formacin de los comits zakat a finales de los setenta y principios de los ochenta.

En algunas localidades se han establecido comits de familia para distribuir el dinero de la caridad y dar suplementos de comida a los pobres de un clan dado. Esto cumple una doble funcin: estrechar los lazos de solidaridad dentro del clan y cumplir un deber religioso. No hay ni que decir que en la mayora de los casos quienes supervisan esta tarea son aquellas personas en las que poltica y fe se entremezclan, como los miembros de Hamas, que a su vez mejoran su posicin dentro de sus propios clanes.

Estos actos han enfurecido a ministerio Waqf (de donaciones islmicas) de la AP, que mientras tanto ha seguido urgiendo al pblico a entregar a los comits zakat su dinero destinado a la caridad al tiempo que les garantizan una total transparencia. No hay pruebas de que se hayan tenido en cuenta estos llamamientos.

Por otro lado, la AP est molesta porque decenas de donantes y agencias de ayuda de los Estados rabes ricos en petrleo han dejado casi por completo de transferir dinero a los comits zakat despus de que Fatah se hiciera cargo de ellos. Fatah ha culpado a Hamas de incitar a los donantes a dejar de enviar su dinero a Cisjordania. Hamas ha contestado desafiando a Fatah a presentar a personas honestas aceptables para los donantes.

El ministerio Waqf ha tratado de salvar la situacin transfiriendo asignaciones financieras desde el presupuesto del gobierno a los comits zakat. Sin embargo, segn los responsables de las organizaciones benficas estas asignaciones han sufrido muchos altibajos. Despus de todo, el propio gobierno de la AP est luchando para mantenerse financieramente, a pesar de los miles de millones de dlares pagados o prometidos por los pases donantes.

El economista palestino Adel Samara cree que el objetivo de la ayuda de los donantes no es realmente crear crecimiento econmico. Pretende ser un soborno, sobornar a la AP para que haga concesiones polticas a Israel. sta es la razn por la que tenemos una economa como la de Somalia a pesar de que por las calles se pueden ver muchos coches lujosos.

Las observaciones de Samara no son en absoluto exageradas. Esta semana los profesores palestinos de Cisjordania empezaron una huelga de dos das para protestar porque el gobierno no ha pagado a miles de profesores que desde hace dos aos no reciben regularmente su salario. La mayora de estos profesores fueron nombrados por el gobierno dirigido por Hamas en verano de 2006 y desde entonces sus expedientes se transfirieron a las agencias de seguridad palestinas para cribarlos segn sus orientaciones polticas. Durante dos aos las agencias de seguridad se han negado a tramitar sus datos lo que ha causado indecible sufrimiento y miseria a los profesores y a sus familias. Algunos de ellos se han visto obligados a trabajar como obreros de la construccin en los asentamientos judo cercanos para poder subsistir.

Un profesor descontento que no ha recibido su salario durante dos aos acus al gobierno de Fayyad de tratar de humillar a los profesores y de destruir todo el sistema educativo. Este gobierno est tratando de destruir psicolgicamente a los profesores palestinos. No s cmo esperan que pueda trabajar adecuadamente un profesor desmoralizado que no puede comprar un litro de leche a sus hijos, afirm el evidentemente encolerizado profesor que tambin se neg a revelar su nombre por temor a ser despedido.

El gobierno afirma que sus arcas estn casi vacas y que ahora no puede permitirse hacerse cargo de los expedientes. Sin embargo, los crticos afirman que los expedientes de los reclutas de las agencias de seguridad se tramitan en unas dos semanas y al cabo de ese tiempo reciben sus sueldos. Los salarios de algunos oficiales de seguridad, que tienen un nivel de estudios de enseanza secundaria, son superiores a los de los profesores universitarios.

Taraweeh

Por muy duos que sean los tiempos, los problemas econmicos que acucian a la mayora de los palestinos no estn logrando obligarles a sucumbir a la amarga realidad. Cada noche miles de hombres, mujeres y nios palestinos acuden a las mezquitas para el taraweeh, el  rezo nocturno festivo en el que participan los fieles. Un anciano palestino que se apresur a colocarse en la primera fila de fieles en la Gran Mezquita de Dura cerca de Hebrn, al sur de Cisjordania, seal que lo ms importante es que no perdamos el ms all. S, la economa va mal y hay mucha pobreza. Pero el mes de Ramadn es esencialmente un mes para esforzarse por alcanzar las gracia de Dios, un mes de oracin, de caridad y de piedad, declar a Al-Alhram Weekly.

Durante la oracin del taraweeh se recitan largos pasajes de El Corn y se recuerda a los fieles que se aseguren de que su lealtad se tienen que reservar a Dios y slo a Dios. Este mensaje, repetido cada noche en miles de mezquitas por todos los territorios ocupados sirve como recordatorio de que ni el ocupante ni sus lacayos pueden destruir la voluntad del pueblo palestino y su lucha legtima.

Enlace con el original: http://weekly.ahram.org.eg/2008/914/fe1.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter