Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2008

El Da, su soberanismo, y tambin dos huevos duros

Ramn Afonso
Rebelin


Leer los editoriales de El Da, qu quieren que les diga, no es una tarea recomendable y slo apta para gente un tanto rara. Lo primero que se adivina, tras una sintaxis atropellada y un lenguaje ms que vitrilico, es un maniquesmo rampln: Tenerife bueno, Las Palmas malo; empresario bueno, trabajador malo, y cosas as. Me interesaba conocer cundo el peridico, que en su momento fue rgano de la cruzada franquista y, ms recientemente, azote implacable de los movimientos sociales isleos, se la la bandera de las siete estrellas verdes a la cabeza, tan estigmatizada y perseguida hace slo unos aos, y comienza su campaa soberanista de ltima generacin. Descubr que el punto de inflexin se produjo el 25 de febrero de 2007, en un apartado del editorial de ese da titulado Madrid nos mira por encima del hombro ya se lanzaban veladas amenazas: Canarias ms libre e independiente que siempre mantendr los lazos que le unen con la Pennsula y con Europa, siempre y cuando nos dejen de tratar como sbditos de la "metrpoli" o como indgenas de su propiedad.

Pero es El 13 de mayo cuando se suelta definitivamente el pelo soberanista pudiendo leerse en las pginas reservadas a expresar la lnea poltica del peridico cosas como fuimos conquistados y hoy queremos recuperar la libertad o Canarias no es una finca, y en estos tiempos de avances, de progresos y de libertades entre pases, es inconcebible que el Archipilago se encuentre sometido. Incluso se sugiere que las nuevas relaciones con Madrid se asemejen a las que mantienen los pases de la Commonwealth con el Reino Unido. Y por si hubiera alguna duda, en el editorial del pasado 7 de septiembre Nacin de hecho y de derecho se afirma, con grandes dosis de victimismo y rabia, que Quiz no existe en estos momentos ningn pas en el mundo con ms derecho a su independencia que Canarias. Nuestras Islas renen las caractersticas tpicas de una colonia, pues somos un territorio africano, que disfrazaron de autonoma, sometido por una Metrpoli europea.

Es curioso, hace apenas tres aos nada haca pensar que El Da pudiera llegar a ser el vocero de ningn movimiento de liberacin nacional canario, sus obsesiones eran perseguir a los terroristas sociales de Asamblea por Tenerife piropo que debemos agradecer al ex presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Surez Trenor, fuera de servicio desde su imputacin en el auto del Caso del Frum Filatlico- y denunciar que la reforma del Estatuto de Autonoma se sustenta en tres grandes mentiras, a saber, el mantenimiento del Gran de Gran Canaria, la utilizacin del orden alfabtico en la relacin de las islas que conforman la Comunidad Autnoma para que Tenerife aparezca en una odiosa ltima posicin, y la modificacin del escudo igualando el tamao de las siete islas, antes Tenerife era ms grande que el resto con la figura del Padre Teide bien ostensible. Otro editorial, el del 22 de abril de 2004, finalizaba con el siguiente llamamiento a la tribu nivariense: Rechacemos ahora el infamante Estatuto de Canarias, que enaltece a la tercera isla del Archipilago y ultraja a la mayor, la ms importante y principal, la ms bella: Tenerife. Y tambin dos huevos duros

Sin embargo, habra que felicitar a su editorialista por la forma en que compagina de manera ms que brillante -dira alucinante- sus supuestas ansias independentistas con su odio a Gran Canaria (perdone Don Pepito por lo de Gran): La soberana tambin pondra fin a la ambicin de Canaria, es una isla maldita que, como Can, arremete contra su hermano. El liderazgo le corresponde a Tenerife, que es la isla ms grande, la ms poblada, la ms hermosa y la ms generosa con las dems. La soberana, como decimos, cambiar muchas cosas. Y que llega al clmax con un canto al racismo y la xenofobia Slo como nacin soberana nos libraremos de los moros. Nos protegeran los Estados Unidos, la OTAN, la UE y otros pases con los que estableceramos pactos a nuestra conveniencia".

La sorpresiva entrada en escena de Miguel Zerolo como mencey independentista, justo cuando la Justicia lo haba sealado en las tramas de corrupcin que, a esta alturas, todo el mundo conoce y que coincide en el tiempo con el inicio de la etapa soberanista de El Da, hizo pensar que aquello era una cortina de humo para esconder las trapaceras del alcalde, buen amigo del diario y firmante su autora est por ver- de la seccin Cartas a Santa Cruz para escarnio de traidores a Nivaria y del temido Sanedrn de Vegueta. Tambin la publicacin en exclusiva de la Constitucin de la Repblica Federal de Canarias, obra del independentista Antonio Cubillo, ha contribuido a una percepcin hilarante (o delirante) del fenmeno.

Es cierto, el mtodo elegido para que se tengan en cuenta sus ideas emancipatorias se parece mucho al del yonqui que entra en una farmacia y le grita al dependiente, mientras lo amenaza con una jeringuilla, que le de el dinero Porque estoy muy loco, hostias!. Es lo que pasa con las oligarquas inmaduras, hurfanas de pensadores e intelectuales de calado y de cuadros polticos capaces. Pero no por eso debemos tomarlo a chufla, sobre todo porque cada vez son ms las voces en Coalicin Canaria que abogan por que las relaciones con el Estado espaol copien el modelo de Estado libre asociado de Puerto Rico.

Conocern estos fanticos del soberanismo que ese Estado libre asociado posee una constitucin propia que el Congreso gringo puede eliminar unilateralmente y reemplazarla con cualquier ley o regulacin que considere oportuna; que es el gobierno federal de EE.UU. quien regula el correo, las aduanas, la moneda, las relaciones laborales, el control areo y martimo, las comunicaciones y, por su puesto, el ejrcito y las relaciones internacionales; que el 45.5 por ciento de sus casi cuatro millones de habitantes vive bajo el umbral de la pobreza; que importa ms del 90% de los alimentos y que, si sigue la tendencia actual de abandono de explotaciones agrarias, se podran perder la totalidad de sus tierras agrcolas en las prximas dos dcadas? Seguramente s, y no les importa. Chiquitos independentistas!

Este patrioterismo insularista parece no superar el rango de chantaje meditico, que si no- como ocurre en otras latitudes, pongamos que hablamos de Euskalerria- El Da y su grupo multimedia sera ya pasto de cualquier auto de Garzn, la polica habra cerrado sus instalaciones e incautado ordenadores para comprobar sus conexiones con algn grupo terrorista. Don Pepito y sus redactores estaran pasando un calvario en los tribunales -les suenan los cierres de Eguin y de Egunkaria o la persecucin jurdico-policial a Gara?-. Previamente, los anunciantes se habran retirado discretamente, las subvenciones sorpresivamente dejaran de llegar y el director de la sucursal de Cajacanarias ni siquiera se pondra al telfono

Pero ocurre todo lo contrario, mientras cierta izquierda le deja hacer y hasta re sus bravatas, los trillizos parlamentarios recompensan a su propietario y director, Jos Rodrguez Ramrez, con el Premio Canarias de Comunicacin en 2007, a pesar de su ideario reaccionario, su racismo y xenofobia, su insularismo casposo y ultramontano, o, precisamente, por todo eso. Le conceden licencias para la televisin digital terrestre, emisoras de radio y las campaas publicitarias institucionales siempre acaban haciendo un hueco en sus presupuestos para el grupo de El Da. Es agasajado por La Cmara de Comercio, la patronal Ceoe y hasta la Delegacin del Gobierno; los empresarios se dan bofetadas por anunciarse en sus pginas, aunque sea junto a los pornogrficos anuncios de la seccin de contactos, y los alcaldes se lo rifan para nombrarlo hijo predilecto, adoptivo o lo que se tercie, con tal de no ser vctima de sus campaas difamatorias.

Pensarn estos que los escualos de los sindicatos empresariales de Miami, que nadan libremente por los arrecifes de la plataforma tricontinental canaria, apoyaran ese nuevo estatus para el Archipilago? Vaya usted a saber.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter