Portada :: Bolivia :: Acoso a Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2008

Masacre a campesinos bolivianos: la asonada fascista en Bolivia

Nadia Ch.
revolucionemosoaxaca.org


El 11 de septiembre para el pueblo boliviano, ser recordado como un da de profundo dolor, pero tambin de rebelda, de resistencia ante la bestia fascista. A pesar de lo que quieran mostrar los oligarcas de oriente boliviano a travs de sus medios de desinformacin masiva, lo que sucedi este da fue una masacre cobarde contra campesinos, una autntica matanza perpetrada por las autoridades cvicas y prefecturales del departamento norteo de Pando, quienes a la cabeza del prefecto Leopoldo Fernndez -otrora aliado del dictador Hugo Bnzer Surez- contrataron sicarios para asesinar a 14 campesinos, con ametralladoras y armas de fuego, aunque ahora se habla de muchos fallecidos ms.


El corazn fascista en despliegue

Hace un par de semanas comenz un bloqueo de caminos impulsado desde el Comit Cvico y la Prefectura del departamento de Tarija, secundado por comits y prefecturas de otros cuatro departamentos, entre ellos el comit y la prefectura de Santa Cruz., el ncleo de la oligarqua y de su propuesta poltica: las autonomas departamentales.

No poda ser de otra manera, comenzaron reclamando la devolucin del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) 1, ingreso que haba sido destinado por el gobierno a el pago del un bono para la tercera edad, la Renta Dignidad. Acabaron ametrallando a campesinos, a hombres, a mujeres embarazadas, incendiando y haciendo explotar radios, atacando a campesinos e indgenas, quemando sedes sindicales, disparando a mansalva contra gente desarmada en las zonas populosas de la ciudad de Santa Cruz.

Lo que vivimos en Bolivia es una asonada fascista, que no slo es un calificativo, es una realidad poltica. Este corazn fascista de la oligarqua, como ya sealaba un compaero, son las oligarquas y la burguesa agroindustrial que se desarroll en Bolivia sobre todo despus de la Revolucin de 1952, y que haba crecido an ms durante los ciclos dictatoriales que comenzaron en 1964, en especial con la dictadura banzerista. Hace varios meses ya, se sac a la luz datos que resultan inmorales: un solo latifundista cruceo posee una extensin de tierra que es tres veces ms grande que la mancha urbana de la ciudad de Santa Cruz.

Son ellos los que iniciaron sus medidas de protesta, apoyados por grupos juveniles, hicieron atentados contra ductos de transporte de gas, dispararon contra choferes que trataron de cruzar sus puntos de bloqueo, y los que en complicidad mutua ahora contratan matones con los mismos recursos de las prefecturas.

Uniones juveniles violencia racista y el asedio al valeroso Plan 3000

Los cvicos podran hacer muy poco si es que no contasen con la brutalidad de sus grupos de choque, en particular la Unin Juvenil Cruceista (UJC), que se ha extendido hacia otros departamentos. Ellos son parte orgnica de la estructura del Comit Cvico de Santa Cruz, en coordinacin ahora, con la conocida Falange Socialista Boliviana, el partido fascista en Bolivia. Las uniones juveniles crecieron y protagonizaron los hechos ms violentos dirigidos con particular saa, contra migrantes de occidente, nos llaman, con furia y desprecio, collas. Blandiendo bates de bisbol, smbolo de los unionistas, stos golpearon a campesinos y usaron armas de fuego contra vecinos del populoso barrio cruceo Plan 3000.

Estos ltimos das, la violencia lleg a un extremo incontrolable e impensable, el martes 9 de septiembre las hordas armadas tomaron y saquearon entidades estatales, robaron todo lo que pudieron, y a su paso, agredieron brutalmente a vecinos por el hecho de que stos tenan la piel morena y facciones indgenas, pero adems, golpearon hasta ensangrentarlos, a militares y policas. Das antes, haban propinado una paliza nada menos que al comandante departamental de la polica, ataque que sali televisado en vivo y directo.

Existen imgenes que muestran a los unionistas recibiendo instruccin militar en el Octavo Regimiento ya el ao 2005, como parte de un grupo de rescate, cul rescate exactamente? Es rescate casi matar a patadas a un campesino o a un extrabajador minero?.

Son estos mismos individuos los que el da de jueves y viernes cercaron el Plan 3000, una zona donde viven migrantes collas y cruceos humildes, los amenazaron desde tempranas horas de la maana y quisieron entrar por la noche del da jueves, al estilo del Ku Klux Klan, para arrasar el mercado central, incendindolo, tomar y destruir la Radio Integracin, nico medio de comunicacin al servicio de los vecinos, y en suma, acabar con la resistencia que el barrio ha presentado desde hacia varios meses a la prefectura crucea, no acatando paros cvicos. Estos jvenes en otros departamentos, de la misma forma, han amenazado y apaleado a curas que, al contrario de la jerarqua eclesial, se han pronunciado a favor del pueblo, han quemado radios comunitarias y han perseguido y torturado a indgenas del oriente, quemado sus hogares, hechos que no son recientes, son de hace por lo menos dos aos 2, terror es lo que han sembrado en toda la ciudad de Santa Cruz.

La resistencia vecinal ha durado ya tres das, all ni la polica puede hacer mucho contra esas bandas de asaltantes y asesinos munidos de armas. Hay cuatro vecinos heridos de bala, y todo un barrio en vigilia que con piedras, palos y lo que puedan, tratan de evitar la toma de su territorio por los fascistas.

La masacre del 11 de septiembre

Ante un gobierno polticamente provisto solamente de un discurso de paz muy confuso, y ante el expectante pueblo luchador de Bolivia, el da jueves 11 de septiembre, las noticias de la maana anunciaron enfrentamientos entre campesinos y gente de la prefectura. Nadie imaginaba a esas horas la magnitud de lo acontecido: 14 muertos confirmados por la maana , se habla de muchos otros cadveres encontrados hoy en el monte. Hablamos de una emboscada dirigida por gente armada de la prefectura, que cav zanjas con la maquinaria que poseen a su disposicin, todo para evitar que una gran cantidad de campesinos llegase a Filadelfia (poblacin pandina) para una reunin convocada por las federaciones de campesinos de los departamentos de Pando y Beni. A la altura de la poblacin de El Porvenir, la masacre se desat entonces, segn algunos datos, tambin hubo resistencia, hay dos miembros de la prefectura muertos, pero no se ha establecido bien de qu tipo de balas se trata. Varios campesinos escaparon hacia el monte, muchos regresaron heridos con balas de guerra, perseguidos como animales, cazados como presas. Existen varios desaparecidos.

Ahora nos han llegado relatos espantosos: una sobreviviente de la matanza relat cmo escondida entre basura y escombros, pudo observar a los sicarios ultimar a compaeros campesinos, los cadveres luego fueron arrojados al ro para que no se los pueda encontrar. La balacera era terrible, hirieron a mujeres, se denunci que en el Hospital donde llegaron los heridos. (situado en la capital de departamento, Cobija), los mdicos no los quisieron atender, los maltrataron. Quince campesinos fueron secuestrados, torturados y enjuiciados por la corrupta y vendida justicia del lugar.

El gobierno tras estos hechos de suma violencia, y tras muchas crticas de la poblacin que se lo exiga desde mucho antes, ha declarado el Estado de Sitio, han sido desplazados militares para tomar la capital pandina, los cvicos los han recibido con disparos de metralleta, mientras en la ciudad de La Paz, se espera el resultado de un dilogo en el palacio de gobierno, el cual de pronto, los cvicos decidieron aceptar, existe otro muerto en Cobija Pando: un militar, conscripto muy joven (17 y 18 aos). Ese es el resultado de este despliegue de un proyecto fascista, que es una asonada. Y s: cuentan con un apoyo de una parte de la poblacin sobre todo citadina y de algunas ciudades intermedias, lograda a travs de explotar las dimensiones racistas que existan ya desde antes en estas regiones.

Ante las llamadas vecinales para que se vaya a reforzar la lucha en el heroico Plan 3000, ante los testimonios dramticos de campesinos perseguidos que tienen que hablar escondidos, por un telfono celular a la ciudad de La Paz, decan muchas personas hoy en la calle, producen un sin fin de sentimientos encontrados: llanto, pero no por cobarda; rabia; dolor; furia ante la canalla fascista, y para con [email protected] [email protected], solidaridad infinita, que sentimos todos y todas en estos momentos para que lleguen al corazn de [email protected] hu[email protected], de las personas que han quedado sin un ser querido.

Miles de personas tienen, tenemos, la firme idea de que con todo lo que se lleva en la mente y el corazn hacia [email protected] que resisten, se puede empuar piedras, palos, y todo lo que tengamos para apoyarlos, para seguir pensando en un horizonte que est sin lugar a dudas ms all de cualquier gobierno, un pensamiento a futuro, donde se acabe con toda la basura racista, con todo el inmundicia capitalista.

La solidaridad internacional, el appoyo del luchador pueblo de Oaxaca y del mundo, hermanos y hermanas, nos son imprescindibles ahora.

Mientras a estas horas de la noche, en que termino de escribir esto, (son las 12 aproximadamente) en Bolivia, se escucha el pedido de auxilio y la denuncia de un campesino, Eugenio, en Rurrenabaque, pequea poblacin del departamento del Beni: han hecho estallar su sede sindical con una gran cantidad de dinamita, no sabe si su familia, que estaba dentro del inmueble, est viva.

L A L U C H A S I G U E

____________________

1 El IDH es producto del proceso de Nacionalizacin de los recursos hidrocarburferos, y por tanto es fruto de la lucha del pueblo alteo y de los 67 cados en la Guerra del Gas del 2003. Los cvicos en aquella poca, mientras vecinos, mineros y campesinos, eran acribillados en las carreteras y en las calles por el gobierno del ahora prfugo de la justicia Snchez de Lozada, los cvicos de oriente haban conminado al ejrcito continuar con su labor, es decir, apoyaron la masacre.

2 Nos referimos a las torturas propiciadas por jvenes y miembros de los comits cvicos que torturaron a un abogado indgena guaran en una plaza pblica en un pueblo del rea rural crucea. El 2006 los unionistas quemaron las casas de indgenas de la poblacin de San Miguel de Velasco, en vendetta a una accin de resistencia campesina e indgena das antes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter