Portada :: Bolivia :: Acoso a Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2008

Leopoldo Fernndez, el "carnicero de Porvenir"

Bolpress


Ms de 30 personas habran sido asesinadas en la localidad pandina de Porvenir el 11 de septiembre de 2008, una de las peores masacres campesinas en democracia. El principal responsable de la matanza, el prefecto de Pando Leopoldo Fernndez, "el carnicero de Porvenir", llam a sus grupos de choque armados a resistir el estado de sitio "abusivo y bravucn" del gobierno. El jueves 11 de septiembre, aproximadamente mil campesinos de comunidades de Puerto Rico, Madre de Dios y el Palmar marchaban hacia la ciudad de Cobija para participar en un ampliado del sector.

Funcionarios del Servicio Departamental de Caminos, empleados de la Prefectura y activistas cvicos enviados por el prefecto Leopoldo Fernndez intentaron sin xito detener a la caravana campesina a unos siete kilmetros de Porvenir. Luego emboscaron a los marchistas en inmediaciones del puente Cachuelita, donde cavaron una zanja de 10 metros de ancho para evitar el paso de camiones y gente.

"Todos venan armados (los campesinos), hicimos unas zanjas para evitar que lleguen hasta Cobija, uno de los ltimos recursos que tenamos porque tenan la intencin de tomar la Prefectura y luego Cobija; lo saban las autoridades policiales y militares. Y ah tuvimos los primeros heridos", narra el prefecto Fernndez.

Segn Fernndez, el supuesto "enfrentamiento" se desat cuando su grupo de choque "incendi dos camionetas de esta gente (campesinos); pareca un polvorn, durante varios minutos regaba balas y disparos por todo lado, porque estaba explosionando todo el cargamento que tenan estos campesinos pacficos que dice el gobierno".

Los campesinos desarmados recuerdan que francotiradores instalados en las copas de los rboles comenzaron a disparar ametralladoras automticas. Una volqueta del Servicio de Caminos aplast a dos campesinos.

"De pronto escuchamos disparos y algunas personas cayeron heridas. Hombres, mujeres y nios corrieron a todo lado para salvar sus vidas, pero muchos fueron heridos o tomados por la fuerza para ser torturados", recuerda Roberto Tito, testigo directo de la masacre.

"Fuimos matados como chanchos, con ametralladoras, con rifles, con escopetas, con revolver. Los campesinos solo traan sus dientes, palos, ondas, no traan escopetas. Luego de los primeros disparos, algunos huyeron hacia el ro Tahuamanu, pero les persiguieron y les dispararon", cuenta Shirley Segovia, dirigente de una subcentral de Porvenir.

El dirigente social pandino Dionisio Lpez declar a radio Patria Nueva que al menos 30 sicarios casi lo matan a golpes: "Estaba queriendo rescatar a los heridos de bala, y ah me interceptaron en Porvenir, ms o menos a la una y media (13:30). En Cobija me golpearon ms o menos hasta las 10 de la noche. Dijeron que yo era masista por el color de mi cara, queran matarme...".

Ese jueves, despus de la emboscada sangrienta, los sicarios y narcotraficantes al mando del prefecto del departamento de Pando continuaron asesinando campesinos. Al menos cien personas cruzaron la frontera para salvar la vida.

Das antes los vndalos y grupos de choque quemaron casas, saquearon mercados y atentaron contra varios medios de comunicacin. La violencia se desbord luego de la masacre. El prefecto Fernndez llam a la ciudadana a mantener la calma y pacificar la ciudad de Cobija, pero mantuvo movilizadas a sus huestes "por la restitucin del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH)". La autoridad departamental culp al Poder Ejecutivo de las ocho muertes registradas hasta ese momento, la mayora campesinos

"Este gobierno no conseguir ni en Pando, ni Tarija, ni en Beni, ni en Santa Cruz, ni Chuquisaca, ni en el pas en su conjunto, consumar lo que pretende (...) no voy a retirarme en ningn momento de esta lucha (...) La mentira no vencer en este pas, queremos dejar un mejor futuro para nuestras familias (...) guardemos nuestras fuerzas para luchar (...) hay que retirarse para darle un poco de tranquilidad a esa gente que est en zozobra", dijo Fernndez.

El viernes continuaban las persecuciones y los asesinatos en Cachuelita y Filadelfia, provincias rebeldes que rechazaron el "referndum autonmico" de los patrones autonomistas y que revocaron a Fernndez en el referndum del 10 de agosto. Los paramilitares pagados por la prefectura no dejaban rescatar a los heridos y los cuerpos de los asesinados.

En la ciudad de Cobija, amedrentaban 40 funcionarios de la Prefectura de Pando encapuchados, con armas cortas y metralletas. Se denunci la existencia de 15 campesinos rehenes en las oficinas del Comit Cvico.

"La situacin es dramtica y trgica, estn asesinando campesinos cada momento y la Polica y el Ejrcito no estn actuando para salvar vidas. Mucha gente fue torturada en los ambientes del Comit Cvico; pedimos que se intervenga el departamento Pando", clam el senador de UN Abraham Cuellar, amenazado de muerte por funcionarios de la Prefectura.

La representante presidencial en Pando Nancy Texeira, al borde del llanto, critic al gobierno por abandonar a su gente y exigi una intervencin inmediata del departamento.

A las 7 de la noche del viernes, el gobierno de Evo Morales dict estado de sitio regionalizado en el departamento de Pando con el fin de evitar mayores crmenes de lesa humanidad.

Pero los grupos sediciosos se rieron de la noticia y asaltaron dos tiendas de armamento en Cobija y atacaron con ametralladoras a los militares que retomaron el control del aeropuerto. En la refriega murieron dos funcionarios de la Prefectura y el conscripto Ramiro Taini Alvarado (17), victimado con una bala calibre 22.

Leopoldo Fernndez declar que no acatara el estado de sitio y advirti que las movilizaciones continuaran. "Va a costar implementar un estado de sitio abusivamente. Creyeron que Pando era el eslabn ms dbil, (pero) vamos a seguir luchando, queremos un pas con libertades, no van a conseguir paralizar el proceso autonmico ni le van a quitar a Pando esa esperanza de crecer, tenemos derecho, vamos a pelear por lo que nos corresponde, no nos quitarn nuestros recursos".

Hasta el medioda de este sbado los militares an no haban logrado tomar el control de la ciudad de Cobija y menos ingresar a Filadelfia y Porvenir. Se escuchaban rfagas de ametralladoras en algunas zonas de la ciudad de Cobija.

A las 21 horas el ministro de la Presidencia Juan Ramn Quintana lleg a Cobija con ms efectivos militares para hacer cumplir el estado de sitio.

El ministro de Gobierno Alfredo Rada confirm el sbado que al menos 16 personas perdieron la vida en la masacre del jueves, pero horas despus reportes extraoficiales daban cuenta de que habra por lo menos 30 muertos. Diversas fuentes informan que hay 80 heridos de bala y hasta 100 desaparecidos. La Confederacin Sindical nica de Trabajadores Campesinos de Bolivia denunci la desaparicin de ms de 50 afiliados y 26 heridos de bala.

Quin es Leopoldo Fernndez?

Es un cacique de pueblo que mantuvo un control casi feudal de los poderes pblicos y privados en Cobija y provincias entre 1979 y 2005. Fue funcionario pblico en las dictaduras de Luis Garca Meza (1980-1981), Celso Torrelio y Guido Vildoso (1981-1982); responsable en Pando del Instituto Nacional de Colonizacin (actual INRA); parlamentario, prefecto y ministro de Gobierno de Hugo Banzer-Jorge Quiroga (1997-2002).

Se cree que Garca Meza le regal tierras. Ahora Fernndez est metido en el negocio de la castaa y de la ganadera. Declar a la Contralora un patrimonio personal de 1,4 millones de dlares.

Fernndez est bien relacionado con madereros, aserradores y terratenientes locales como los Sonnenschein, Hecker Hasse, Becerra Roca, Vaca Roca, Pearanda, Barbery Paz, Claure y Villavicencio Amuruz, entre otros, que concentran miles de hectreas de tierras frtiles.

Leopoldo Fernndez sirve bien a la racista, intolerante y violenta elite local descendiente de los patrones de la goma y de la castaa que sometieron a los indgenas a un rgimen de explotacin laboral servidumbral desde fines del siglo XIX.

El pueblo pandino asegura que Fernndez no defiende el IDH para la regin sino su bolsillo. Lo nico que ha hecho por el departamento en los ltimos 30 aos de politiquera: treinta kilmetros de carreteras.

La ex ministra de Gobierno Alicia Muoz denunci en 2006 que Fernndez entrenaba en Cobija a paramilitares supuestamente para trabajos de "seguridad ciudadana". El ao pasado, Leopoldo mand a quemar la casa del senador pandino Cuellar que apoy la Ley de Reconduccin Comunitaria de la Reforma Agraria de Evo Morales. La pasada semana nombr a un director apcrifo de la oficina del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) en Pando, declarado hace poco por el gobierno como el primer "territorio saneado de Bolivia".

El presidente de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) Rolando Villena revel que el prefecto Leopoldo Fernndez contrat a sicarios de Brasil y Per para extinguir a los indgenas y campesinos que apoyan el proceso de cambio en Bolivia.

Fernndez est claramente incriminado en la masacre: "No se preocupe, la masacre del Porvenir, la mayor masacre en democracia, proporcionalmente superior a la ocurrida en El Alto en 2003, cuando murieron 60 (la guerra del gas), no ha de quedar en la impunidad", enfatiz el ministro Rada.

La Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) que aglutina a varios gremios sociales representativos exigi al prefecto Fernndez que renuncie de inmediato por ser el autor intelectual y material de los crmenes en Porvenir, junto con trabajadores de la Prefectura, narcotraficantes, la mafia maderera y la Embajada de Estados Unidos.

El mximo ejecutivo de la Csutcb Isaac valos pidi al Ministerio Pblico y al Fiscal General de la Nacin que inicien de inmediato un proceso penal y encarcelen "al criminal Leopoldo Fernndez", el "carnicero de Porvenir".


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter