Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2008

Documentos inditos de la CIA prueban que la agresin contra el Gobierno de Allende fue mayor de lo conocido

Francisco Herreros
El Siglo


Los documentos inditos de la oficina de la CIA en Chile que entregamos en exclusiva constituyen una invitacin a incursionar en una suerte de tnel del tiempo, que suministra impresionantes claves de interpretacin para desentraar la (i)lgica interna del perodo histrico inaugurado por la masiva intervencin norteamericana en la poltica chilena, en el cual todava permanecemos atrapados, tanto en lo que se refiere a contradicciones polticas, sociales y econmicas irresueltas, como al protagonismo que conservan muchos de los participantes de entonces.

Sobre la veracidad y/o autenticidad de los documentos que sometemos al conocimiento de la opinin pblica, y de la historia, suministrados por una fuente que por ahora permanecer en la penumbra, podemos decir lo siguiente:

Primero, que tanto la identidad de la fuente, como las funciones que desempeaba, fueron probadas ante el que suscribe, en un nivel ms que suficiente, desde el punto de vista del rigor, el mtodo y la tica periodstica.

Segundo, confrontados los contenidos con los de otras fuentes abiertas, ya conocidas, tales como el Informe Accin Encubierta en Chile 1963-1973, de la Comisin Designada para Estudiar las Operaciones Gubernamentales Concernientes a Actividades de Inteligencia, del Senado de los Estados Unidos, conocido como Informe Church, de 1975; el Informe Hinchey Sobre las Actividades de la CIA en Chile, de septiembre de 2000, y otros documentos desclasificados de diversas agencias gubernamentales norteamericanas, es posible observar una coherencia, simetra y concordancia que respaldan fuertemente la hiptesis de verosimilitud.

Tercero, que contrapesada la versin de las motivaciones de la fuente para hacer pblicos dichos documentos, con la posibilidad de una trampa para el medio dispuesto a publicarlos, o de un montaje de inteligencia, hiptesis que no cabe descartar a priori ante informacin de este calado y naturaleza, el balance tambin concurri en aval de su publicacin, la cual, tal vez por virtud del azar, si es que no de algn misterioso designio de la historia, coincide con el trigsimo octavo aniversario del desenlace de la conspiracin que tan ntidamente demuestran los documentos de la CIA en Chile, en el centenario del nacimiento del heroico Presidente Salvador Allende.

Cada uno de los lectores podr sacar sus propias conclusiones.

Por nuestra parte, podemos enlistar unas cuantas.

En lo principal, el Documento Secreto / 890 consiste en un reporte sobre las transferencias de dinero a la Democracia Cristiana desde 1964, lo cual es suficientemente conocido.

Con esa mana tpicamente norteamericana de dejar documentalmente establecidos hasta los menores detalles, el reporte describe con minuciosidad las operaciones instrumentadas, primero para impedir y luego para desestabilizar la presidencia y el gobierno de Salvador Allende, que iban desde masivas campaas de desinformacin y propaganda negra hasta asesinatos polticos, como el del Comandante en Jefe del Ejrcito, Ren Schneider, pasando por el financiamiento a una impresionante red de personajes y partidos polticos, medios de comunicacin y organizaciones sociales de todos los pelajes.

En esencia, y hasta ah, se trata de informacin que corrobora antecedentes pormenorizados en los informes ya mencionados. Pero los documentos inditos de la CIA en Chile ofrecen informacin hasta ahora desconocida.

Por de pronto, llama la atencin la profusin y representacin de los actores del drama chileno financiados por fondos de los servicios secretos norteamericanos. Por nuestra parte, nos hemos limitado a reproducir el documento hasta en sus errores de ortografa. Aparte de la vinculacin con la Democracia Cristiana y los radicales de derecha, llama la atencin la de conspicuos personajes de la derecha y la ultraderecha, tales como Pablo Rodrguez, del grupo terrorista Patria y Libertad; Pedro Ibez, del entonces Partido Nacional, hoy Renovacin Nacional, y Jaime Guzmn, entonces gremialista y posterior fundador de la UDI.

Segn nuestra fuente, Uniforms y cdigo de acceso significan identificacin de informantes y colaboradores perfectamente conscientes de la proveniencia de los recursos.

En un segundo nivel de anlisis, llaman la atencin las complejas operaciones de triangulacin financiera utilizadas para transferir los recursos, con participacin, segn el documento, de bancos comerciales, las Casas Reales de Holanda y Blgica y fundaciones vinculadas a las iglesias.

En tercer lugar, y siempre dentro del mbito de los sobornos, destacan los fondos destinados a financiar el Libro Blanco, un infundio contra el Gobierno de Allende distribuido pocos das despus del golpe; el financiamiento de viajes a voceros militares chilenos para legitimar el golpe y promover la imagen de la dictadura, y el financiamiento del asesinato del general Schneider. Ms grave an, el documento revela nexos con el general Manuel Contreras y permite suponer financiamiento de la CIA a la Operacin Cndor, que el mismo documento describe como esfuerzo corporativo de inteligencia y coordinacin de inteligencia/ actividad subversiva del rea.

En suma, el documento secreto 890, de marzo de 1986, establece que los aportes de la CIA, la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID) y otras agencias del gobierno norteamericano, para financiar la contrarrevolucin chilena entre 1964 y 1986, ascendi a la bonita suma de 11 millones 500 mil dlares, que al cambio de hoy, fcilmente centuplicaran su valor.

Pero en materia de antecedentes desconocidos, o conocidos slo parcialmente, probablemente los ms relevantes sean los relativos a los fallidos atentados que organiz la CIA para asesinar al Presidente Salvador Allende. Por de pronto, el documento informa para la historia que el Plan Centauro u Operacin Chile, es decir, el Golpe de Estado, fue planificado por la CIA, en colaboracin con la ITT, en una fecha tan temprana como fines de 1971.

Segn establece el documento, an antes, el 15 de marzo de 1971, la CIA atent por primera vez contra la vida del Presidente Allende. Un nuevo intento tuvo lugar el 11 de septiembre de 1972. Que la CIA no se andaba con chicas a la hora de maniobrar para derrocar al gobierno de Allende, lo prueba el hecho de que el documento reconoce que el 17 de septiembre de 1972, ingresaron 400 agentes propios y de la DEA. Previamente, en marzo del mismo ao, se haba lanzado el Plan Septiembre, que en palabras del propio documento, buscaba un levantamiento militar, el cual fracasa. Hasta ahora, el nico antecedente sobre ese hecho apareci en el libro de Joan Garcs, Allende y la Experiencia Chilena, las Armas de la Poltica, de 1976. Lo describe en los siguientes trminos:

En esos das, el Servicio de Investigaciones y el de Inteligencia de las Fuerzas Armadas haban descubierto un plan de atentado contra la vida de Allende durante su visita a Antofagasta. Apareca protagonizado por un grupo de extrema derecha. El hecho no se hizo pblico y las pesquisas prosiguieron. El 3 de marzo el Presidente visitaba el mineral de cobre de Chuquicamata y celebraba reuniones de trabajo con los mineros. Despus de cenar, se encontraba, segn su costumbre, jugando ajedrez con uno de sus colaboradores, cuando, pasada la medianoche, apareci el edecn naval, Comandante Araya, acompaado del coronel Washington Carrasco, del Ejrcito. Ambos llegaban directamente desde Santiago y solicitaban entrevistarse con el Presidente. () El coronel Washington Carrasco, del Servicio de Inteligencia, haba sido enviado por el Alto Mando. Dos semanas despus, eran arrestados varios oficiales de grado medio y tambin varios civiles del movimiento derechista Patria y Libertad. La conspiracin militar haba sido descubierta y fue desarticulada. Actuaban coordinadamente el Servicio de Investigaciones y el de Inteligencia Militar. () As fue abortado el plan de golpe militar puesto en marcha seis meses antes desde Estados Unidos.

De estas lneas del libro de Garcs, corroboradas por el informe secreto 890 de la CIA en Chile, cabe colegir que hasta esa fecha, los golpistas an no haban conseguido incluir al Ejrcito al menos no institucionalmente- en la conspiracin, lo que recin hicieron el 23 de agosto de 1973, con la renuncia del general Prats, y su reemplazo por Pinochet.

Entre otros factores, eso explica que un ao y medio ms tarde, fuera el propio Ejrcito el que encabezara la Operacin Centauro, planificada por la CIA en marzo de 1971.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter