Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2008

Un "equipo de evaluacin" enga hace diez aos a Cuba

Gabriel Molina
Granma


Si la experiencia sirve para algo, el gobierno cubano tiene muy serias razones, precisamente ahora, para desconfiar del "equipo de evaluacin" que Bush pretende imponer a La Habana, como condicin para enviar ayuda tras el paso devastador de los huracanes Gustav e Ike.

Y es que este 12 de septiembre ltimo se han cumplido diez aos de reclusin en prisiones de Estados Unidos de los cinco cubanos condenados por investigar en Miami el nido de terroristas que funciona al amparo de Washington. La semejanza se encuentra en los ltimos aos de la presidencia de W. Clinton, quien se mostr tan impresionado por las informaciones que Gabriel Garca Mrquez le suministr enviadas por el presidente Fidel Castro sobre los crmenes terroristas de la Mafia de Miami en Estados Unidos y otros pases, que pidi se recibiera en Cuba a un equipo del FBI para evaluar las informaciones "in situ".

Pero a lo que condujo la "evaluacin" del FBI fue a la detencin de los Cinco hroes cubanos, a su confinamiento en tenebrosos "huecos" para hacerlos confesar supuestos delitos de espionaje militar y a las crueles condenas, que van desde 20 aos de reclusin hasta varias cadenas perpetuas, en amaados procesos efectuados en el propio nido de terroristas, Miami. A pesar de que la nica infraccin probada del ordenamiento jurdico de Estados Unidos fue la de no inscribirse como agentes, delito penado con menos de dos aos de prisin. La detencin fue en 1998, por lo que han cumplido ya diez aos en las crceles por combatir al terrorismo. Nada ni nadie los har cambiar.

Dados estos antecedentes y si la presente administracin norteamericana, presidida por W. Bush, ha probado en todo el mundo, incluso en los propios Estados Unidos y de modo incesante que tiene menos escrpulos que la anterior, qu puede esperar Cuba de este equipo de evaluacin?

La cuestin ha surgido a partir de que el huracn Gustav arras el 30 de agosto a la Isla de la Juventud y la provincia de Pinar del Ro, en el extremo occidental de Cuba, destruyendo o daando 140 000 viviendas, tendidos elctricos y telefnicos, miles de hectreas de cultivos y diferentes obras de infraestructura. Menos de diez das despus, el huracn Ike, recorri el pas de punta a cabo y dej 7 muertos, 20 heridos, daos totales o parciales en unas 500 000 viviendas, destrozos en vas y servicios pblicos, siembras arrasadas y prdidas econmicas multimillonarias. El gobierno cubano aun no ha cuantificado los daos, pero en el programa Mesa Redonda de la televisin nacional, Randy Alonso dijo que algunos los calculan en 10 mil millones.

Como se sabe, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba seal que la Casa Blanca, "tras expresar su pesar por los daos adicionales causados al pueblo cubano por el huracn Ike, insiste en enviar a la isla "un equipo de evaluacin humanitaria" para inspeccionar las reas afectadas y la magnitud de los destrozos.

La cancillera cubana reiter que el pas cuenta con especialistas suficientes y preparados para esa labor y pregunt por qu el gobierno de Bush insiste en hacer una inspeccin en el terreno.

"Si el gobierno de Estados Unidos tiene una real voluntad de cooperar con el pueblo cubano, debe permitir la venta a la isla caribea de materiales indispensables, tales como cubiertas para techos y otros para reparar viviendas, y restablecer las redes elctricas", apunt la nota. Cuba reiter la solicitud de que EE.UU. suspenda las restricciones que impiden a las compaas norteamericanas ofrecer crditos comerciales privados a Cuba para comprar alimentos en ese pas.

Porque resulta incongruente que los cubanos residentes en Estados Unidos slo pueden visitar a sus familiares una vez cada cinco aos, sin excepciones por razones humanitarias, con el supuesto humanismo de donar la irrisoria cantidad de cien mil dlares, una verdadera limosna.

El viernes 5, la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID), autoriz esos 100 000 dlares para las vctimas de Gustav en Cuba. Esa es la misma agencia que reparte este ao 45 millones de dlares desde Washington para actividades de propaganda y subversin contra Cuba, gestionados por Iliana Ros Lehtinen y Lincoln Diaz Balart. La misma que ha suministrado 4 millones 600 mil pesos a Francisco Hernndez Trujillo, uno de sus ejecutores junto a Frank Calzn, a quienes investiga la Oficina de Contabilidad del Gobierno. Se necesita gran desfachatez, muy a lo Bush, para tratar de meter aqu un equipo de evaluacin relacionado con la USAID.

"Uno queda con la impresin de que Estados Unidos est cumpliendo las formalidades, jugando a la poltica con las vidas de los cubanos porque no puede soportar a su Gobierno", dijo Sarah Stephens, directora del Centro para la Democracia en las Amricas, con base en Washington, que est a favor de cambiar la poltica de Washington respecto a Cuba.

El Secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutirrrez, uno de los legisladores y funcionarios de origen cubano que han cabildeado siempre por que el gobierno de Estados Unidos ahogue a la Revolucin Cubana, reiter la intransigencia de su grupo en cuanto a cambios en la poltica hacia la Isla y sigui la rima que han elaborado: "Parece que estamos siendo colocados en una posicin en la que podemos ser acusados de no ayudar, debido a que el rgimen en Cuba no nos permite ayudar".

Sin embargo, la opinin pblica se sigue manifestando por cambiar la poltica hacia la mayor de las Antillas, que es rehn del grupo fundamentalista de ex colaboradores del tirano Fulgencio Batista. El New York Times, el Miami Herald y el St. Petersburg Times se manifestaron a favor de hacer algo ahora para cambiar la situacin. Los obispos catlicos solicitaron el jueves 11 al Gobierno de Estados Unidos que levante, aunque sea transitoriamente, la prohibicin de remesas y viajes a Cuba, "en vista de la devastacin y el desastre humano causado por los recientes huracanes y los esfuerzos de familias, amigos y organizaciones de llegar a quienes lo necesitan". La peticin fue presentada en una carta dirigida al mandatario estadounidense, W. Bush, por el presidente de la Conferencia Episcopal de EE.UU., cardenal Francis George.

El candidato a la presidencia, Barack Obama, lanz una demanda semejante desde el paso del Gustav, secundado por el congresista republicano Jeff Flakes. Lincoln Daz Balart, como de costumbre, se pronunci contra todo lo que sea a favor del pueblo que expuls del poder en Cuba a su abuelo y a su padre. Su oponente al escao en la Cmara Baja, el demcrata Ral Martinez, tambin de origen cubano, se adscribi a la propuesta de Obama.

Entre tanto, una coalicin estadounidense contra la guerra y el racismo lanz una campaa que busca eliminar el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, tras la devastacin que dejaron los huracanes. Answer Coalition indic que es tiempo de terminar con las restricciones, luego que Ike y Gustav arrasaron en Cuba.

'Ahora es exactamente el tiempo de terminar el bloqueo criminal que usa la comida y la medicina como un arma contra un pueblo, cuyos logros en educacin y cuidado de la salud son legendarios', apunt la organizacin en un comunicado.

Answer calific como 'escandalosa' la declaracin de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, de que no es tiempo para terminar el embargo. Adems critic que el gobierno del presidente George W. Bush haya ofrecido a Cuba una ayuda de 100 mil dlares bajo la condicin de permitir la entrada de un equipo evaluador.

La coalicin urgi a los estadounidenses a enviar correos electrnicos a Bush y a Gutirrez, para expresar apoyo a la eliminacin del bloqueo comercial.

La Coalicin, con oficinas en Washington, D.C., Nueva York, Chicago y Los Angeles, subray que Cuba siempre ofrece enviar ayuda tras desastres, ya sea Hait, Venezuela, Pakistn o Nueva Orleans despus del huracn Katrina.

'Es nuestro turno extender nuestra solidaridad al pueblo cubano'.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter