Portada :: Feminismos :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2008

A la demencia religiosa de Sarah Palin
Las neo machos vaginales

Susana Khalil
Rebelin


Aunque la combativa participacin de la mujer ha tenido repercusiones tmidas en la historia, la lucha de la misma es igualmente bien antigua, pero es claro que fue a travs de los movimientos socialistas y anarquistas que la misma se consolida. La corriente marxista contribuy o hizo del movimiento feminista un pensamiento estructural.

Karl Marx, el paneconomista, manifestaba que dentro de una sociedad capitalista, burguesa "la mujer era la esclava del esclavo", igualmente Marx visualizaba que la liberacin de la mujer reposaba en su independencia econmica y que mientras la mujer no participaba a los medios de produccin quedaba reducida a ser la subordinada del subordinado.

Esa subordinacin se sellaba a travs de un contrato llamado matrimonio.

Karl Marx, el del llamado a abolir las clases sociales, sin embargo, indicaba que la sociedad ms revolucionaria era la sociedad capitalista debido al carcter de competencia propia de esta corriente. La competencia conduca a una constante dinmica de renovacin: renovacin por la bsqueda de mercados y por mantenerse en ellos frente a la competencia y a su vez en pro de la expansin del mismo. Esa competencia que genera una orgnica de renovacin, conlleva posteriormente a que la estructura capitalista comience a incorporar, a la esclava del esclavo que, dicho sea de paso, ha sido histricamente la mitad de la poblacin humana. La incorpora en la fuerza de produccin como necesidad mercantil frente a la competencia, como recurso de ganancia, lo cual es la razn de ser del capitalismo.

El capitalismo irrumpe con su articulado fraude publicitario acadmico-intelectual y meditico. Se impone como la esencia del silogismo. Incorpora al otro grupo genital a la fuerza de trabajo bajo el manto publicitario dela liberacin de la mujer, la participacin de la mujer, y en muchos casos hace de ella un macho, es decir a que repita los patrones del macho flico.

A manera de sntesis, mientras el pensamiento socialista incorpora a la mujer como esencia de la igualdad humana, el capitalismo posteriormente la incorpora como una necesidad mercantil.

La historia ha tenido su historia con el hombre y no con la mujer. La historia es la historia del hombre. El feminismo se plantea ser una contribucin al humanismo, ser un pensamiento de justicia social global y se traza la participacin de la mujer para provocar la ruptura de la historia macho, es decir, fin de la dominacin de la mujer e igualmente fin a toda las formas de dominacin humana, contra el imperialismo, contra todas las formas de explotacin y discriminacin racial, polticas de limpieza tnica, genocidios, etnocentrismos, supremacas. El feminismo que condena su propia sociedad ante las negativas prcticas de arraigo cultural, religiosas e imperiales, ocupacionistas, racistas etc y de no sumarse a sus aberraciones sino todo lo contrario: participar para combatirlas.

La cuestin no se trata de alienarse con la participacin quesi las mujeres somos capaces capaces de qu.? De lo que se trata es precisamente de participar en pro de una conciencia contra la barbarie. No hacer elogios a la mujer por ser capaz de fabricar bombas atmicas y luego decir: s, en mi sociedad, la mujer tiene voz y participacin plena. Y por ende somos una sociedad avanzada, progresista. Eso es un fisco humanista y doblemente macho.

Estamos incorporando a la mujer pero no necesariamente combatiendo el machismo. La disyuntiva es que la participacin de la mujer en muchos casos no es ms que la continuacin de la histrica praxis machista, por ejemplo podemos citar algunas de nuestra historia reciente: Biljana Plavsic, diputadas iranes, Golda Meir, Madeleine Allbright, Margaret Tatcher, Imelda Marcos, Tzipi Livni, Condoleezza Rice.

Sarah Palin, vinculada y admiradora del racista catlico pro-nazi, Pat Buchanan aunque la misma hoy ligada al lobby sionista (esto es una lista muy larga dentro de la sociedad poltica americana, pro-nazi y pro Israel). Sarah Palin se opone al derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo, es decir, se opone a la opcin del aborto, sin embargo est de acuerdo con la pena de muerte. Se opone al derecho de la diversidad sexual, es decir, al matrimonio gay. Es miembro distinguida de la Asociacin Nacional del Rifle, asociacin sta que promueve valores de supremaca racial. Exigi sin xito censurar autores como Gabriel Garca Marquez, W. Shakespeare, Walt Whitman etc., de la biblioteca pblica en su periodo de alcaldesa, exigi sin xito a los funcionarios pblicos de no dar declaraciones a la prensa frente a muchos conflictos. El calentamiento global sostiene que no es debido a la accin del hombre sino como castigo de Dios, por lo tanto promueve la explotacin de reservas de gas en Alaska en detrimento del ambiente, promueve la caza ilegal area de lobos.

Es una demente religiosa que afirma que la guerra contra el pueblo iraqu es en el nombre de Dios, es una tarea encomendada por Dios. Qu diferencia hay entre Sarah Palin y Osama Ben Laden? La nica diferencia es genital, los dos son unos drogos de la religin (la religin es el opio de los pueblos. K. Marx), claro que la censura meditica llamar al fantico de Ben Laden fantico y a la fantica de Palin, conservadora. Los dos hacen llamados a la Guerra Santa, los dos portan una puerca visin religiosa

Israel, quien posee cerca de 400 bombas atmicas, un rgimen colonial, segregacionista que practica la limpieza tnica contra la poblacin nativa palestina etc. Para Sarah Palin es vital defender a Israel ya que es el pueblo elegido por Dios y defender a Israel es defender la voluntad de Dios, defender a Israel es el camino al paraso celestial, Amrica debe defender a Israel. El genocidio que se comete contra el pueblo palestino no guarda ninguna misericordia para esta neo macho vaginal.ms bien todo lo contrario: la misericordia est en su genocidio, en su genocidio hay belleza, Israel es la voluntad de Dios, entendamos el orgasmo del opio celestial de la Palin.

Orgullosa de que su hijo vaya a la guerra contra Irak a matar hijos de otras mujeresIrak el pueblo del profeta Abraham, Irak el pueblo hebreo que hoy arios sionistas asesinan, sionista antisemitas!

La historia nos ensea que nada nos ensea, repetimosexiste oportunismo, pragmatismo, alienacin, manipulacin e hipocresa en torno a la participacin de la mujer. Que nuestra participacin no sea por la continuacin de la historia sino por la transformacin de la misma. Somos muchas las mujeres y hombres que buscamos hacer del feminismo un aporte al humanismo.

Susana Khali

[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter