Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2008

A propsito de Oblivion, de la uruguaya Edda Fabbri, Premio Casa de las Amricas 2007 en Literatura Testimonial
La memoria no es lo que pas, son sus huellas

Daisy Rubiera Castillo
La Jiribilla


A casi cuatro dcadas de que el Movimiento de Liberacin Nacional Tupamaros de Uruguay nos mantuvo expectantes ante los sucesos que se desarrollaron en aquel pas, Edda Fabbri nos sorprende con Oblivion, testimonio que con extraordinarias dotes narrativas y un lenguaje potico reconstruye el mundo interior de la vida de un grupo de presas polticas en una crcel de mujeres de Punta de Rieles. Por su fuerza, humanidad y originalidad esa obra fue premiada, por el jurado correspondiente, en el Concurso Literario Casa de Las Amricas 2007.

En Oblivion se vinculan recuerdos importantes de un pasado como causa determinante de su existencia en un presente. Narracin que alude a las brechas entre las clases sociales, la marginalidad, la discriminacin en complicidad o silencio de la Historia. Relato en el que est presente todo lo trgico y dramtico que hay en la experiencia humana. Se distingue por la participacin directa de la testimoniante en los hechos narrados y hasta, en sus aspectos menos generalizables, se revela como una sntesis de una historia social.

La esencia de Oblivion se organiza en temas para darle significado histrico y a la vez literario a la memoria, sin perder los cdigos gestuales, rtmicos y meldicos que promueva una lectura comunicativa, para lograr que esa memoria reivindique su poder en el mbito de los microdiscursos al hacer confluir historia y opciones subjetivas que faciliten a lectoras y lectores el conocimiento de esa alteridad.

En las propias percepciones de Edda Fabbri se perciben las dolorosas huellas que le dej el tortuoso proceso vivido en el presidio; como plantea en una de las partes del libro: La memoria no es lo que pas, son sus huellas. Y me digo: Quin puede interpelar a su memoria? Quin va a preguntarles a su piel y a sus huesos lo que saben? Pero no por ello el relato de la Fabbri es vago, lnguido o dulzn, por el contrario, es un discurso que, en ocasiones, constituye una denuncia a lo que consideraba injusto.

Oblivion gana una batalla al silencio. Hace pblica una voz que no es una sola, son muchas voces que llevan varias dcadas silenciada y que al atraparlas, a travs de la suya, el sujeto hablante pone de manifiesto el poder que reside en lo cotidiano al interior de la prisin de mujeres durante la dictadura militar. Batalla no exenta de los conflictos y contradicciones propias de la subjetividad de la testimoniante ubicada a s misma y a su propia experiencia en el centro del relato, cuya legitimacin no radica, de hecho, solo en el contenido, sino en la forma del relato mismo.

En un momento de la narracin Edda Fabrri plantea: Sera fcil decir que escribo contra el olvido, pero yo no lo creo. Hay derecho al olvido, tambin. Hay un derecho a desconfiar de los recuerdos. No s si uno escribe para olvidar o para recordar. En tal sentido Oblivion se nutre de los recuerdos, de la forma en que su autora recuerda y tambin en la que olvida el perodo a que hace referencia, ubicando el tiempo en sus recuerdos y sus recuerdos en el tiempo, dotndolo adems, de agudeza y vitalidad, de belleza y de poesa.

Para narrar esta historia haca falta una persona que conociera la prisin por dentro y que fuera revolucionaria de conviccin, entonces, todo lo que hubo de transformacin y de resistencia al cambio se convirti en un canto pico. Historia que la autora cuenta y en la que se ve envuelta en un momento histrico que la arrastra inexorablemente a situaciones que transformarn su vida. Cambio radical e irreversible en el entorno especial, especfico y complejo de su encarcelamiento. La autora piensa, recuerda, lleva al papel ancdotas que tanto ella como las otras mujeres que menciona y que, por los mismos motivos, comparten el destino de haber sido, mujeres combatientes, mujeres revolucionarias.

En ese testimonio la mirada femenina, su olfato, sus sentimientos, se enfrentan y analizan el pasado, el presente, en un acto de recuperacin de la memoria que no poda esperar ms. La autora sinti el latido de su corazn y el de sus compaeras de encarcelamiento; hurg en la sangre detenida por los abusos y las angustias, para hacerla fluir como un relato lleno de realidad, de ah que en cada capitulillo haya dedicacin y entrega, pero tambin, frustraciones, miedo, audacia, terquedad y esperanza.

En Oblivion no se oculta ni se justifica nada, a cada una de las mujeres a que se hace referencia se le concede el papel que le correspondi, el derecho a ser, estar, a vivir, sorprendindonos con rasgos muy poticos que no nos impiden la reflexin profunda dada a la humanidad y conocimientos de la autora.

Divido en dos partes: la primera, es una reflexin, a partir del momento en que es encarcelada en 1971. En tal sentido los diferentes capitulillos que la conforman estn relacionados con los actos cotidianos y extremos de su vida y la de sus compaeras de presidio, entre los que hay que destacar el titulado "El ro".

En 1971, debido a la necesidad del MNL de rescatar de las crceles la experiencia acumulada en los y las militantes que se encontraban en prisin, a travs de un tnel realizado desde fuera, en la noche del 29 y 30 de julio de 1971 Edda, junto a 37 mujeres ms se fugaron. De esa fuga, de la nueva etapa de encarcelacin en 1972, la salida debido a la amnista promulgada en 1985, la insercin de nuevo a la sociedad se conforman los capitulillos de la segunda parte que concluye con la misma frase con que la Fabbri comenz su relato. La lectura de este libro nos da la impresin de encontrarnos ante una pintura mural de lo que puede ser la prisin para personas del temple y la conviccin revolucionaria de mujeres como la autora de esta obra.

Para terminar, un dato curioso: Edda Fabbri es una de las tres mujeres ganadoras del Premio Casa de las Amricas en Testimonio desde que ese gnero fue incluido en el Concurso en 1970 hasta el 2007.

Tomado de La Jiribilla



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter