Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2008

Por qu Karzai espera ansioso la brigada norteamericana?

Abel Samir
Argenpress


El anuncio hecho por Bush del desplazamiento de una brigada (entre 4.000 a 5.000 hombres) del ejrcito yanqui destacado en Irak hacia Afganistn, ha sido recibido con jbilo por el presidente de este ltimo pas. Como se ha podido evidenciar, el movimiento talibn est cada vez ms activo y prcticamente ha llegado hasta la periferia de Kabul, la capital de Afganistn.

Slo un ao atrs este movimiento apareca como resistiendo en la zona sur de ese pas, en tanto que, en el norte, dominaban las fuerzas de la Alianza, integradas a las fuerzas gubernamentales bajo el mando de Hamid Karzai. Hoy los talibanes andan como Pedro por tu casa. Hasta en el norte operan sin grandes problemas.

Qu ha sucedido? La resistencia iraqu se vio debilitada por la intransigencia y los excesos de Al-Kaeda en Irak. Estos excesos provocaron la ruptura entre muchos grupos de combatientes sunitas con Al-Kaeda, claro est que no afecta a todas las organizaciones sunitas, pero s a una gran parte de ellas. Eso provoc, adems del distanciamiento, la lucha militar por el dominio de zonas y ciudades. USA aprovech este conflicto para sacar una ganancia. Sus representantes conferenciaron con los representantes de la mayora de estas organizaciones sunitas en Jordania y con muchas de ellas se lleg al acuerdo de interrumpir sus acciones militares contra las fuerzas de ocupacin a cambio de pago en forma de sueldos a sus militantes, adems de proporcionarles armas livianas y abastecimiento militar. Pero no todas las organizaciones sunitas se han vendido a los norteamericanos, y eso se ve en que las acciones, aunque han disminuido en intensidad, siguen su curso y provocan bajas tanto a las fuerzas de ocupacin como a las fuerzas del gobierno ttere de Irak. La situacin sigue siendo frgil en Irak y as lo mencion anteayer a la BBC, el jefe de las tropas norteamericanas en ese pas, el general David Petraeus. Otras razones que no se mencionan mucho es el aumento de la represin contra la poblacin civil. Dcimas de miles de sospechosos han sido detenidos y mantenidos en prisin. La lucha religiosa entre Chitas y sunitas ha provocado un exilio masivo de la poblacin hacia los pases fronterizos y adems estas sectas han conformado verdaderos cantones en donde no se vive mezclados. Tambin hay que considerar el aumento progresivo de fuerzas de combate norteamericanas en Irak. Pero, una guerra que se haba dado por terminada, despus de cinco aos contina y ni las fuerzas de ocupacin ni las fuerzas del gobierno ttere controlan todo el pas. Por esa razn, las fuerzas que se envan a Afganistn son bien reducidas, si se toma en cuenta que en Irak hay ms de 155.000 soldados norteamericanos y ms de 100.000 mercenarios al servicio de las industrias, las empresas, bancos, personalidades y otros. Y estos mercenarios -los perros de la guerra- colaboran tanto en la represin como en las operaciones militares.

El movimiento talibn parece haber aumentado potencialmente. Si antes se calculaba en unos 8.000 combatientes, hoy se cree que son alrededor de 14.000 muyahedines los que participan activamente en la lucha. Adems, han aprendido de sus errores y eso se evidencia en que han mejorado la tctica empleada en las emboscadas. Slo el da viernes 12 de septiembre, una emboscada talibn al norte de Kabul contra un convoy de implementos logsticos del ejrcito ttere, provoc la muerte de varios guardias, entre ellos algunos perros de la guerra. Algunos de ellos fueron capturados por los talibanes. Seguramente, sern torturados y despus decapitados como acostumbran hacerlo. As tambin ocurri con muchos soldados soviticos capturados durante la invasin sovitica a Afganistn.

La situacin en Afganistn es muy delicada y todo indica que los talibanes tienen mejor armamento y mejor organizacin gracias al apoyo que les prestan desde Pakistn las fuerzas afines a ellos. El movimiento fundamentalista en el noroeste de Pakistn es fuerte y durante aos ha tenido en jaque a las fuerzas gubernamentales de Pakistn. USA ha llegado a la conclusin que para poder disminuir la fuerza de los talibanes tiene que atacar las bases de apoyo en territorio paquistan. El da de hoy, 15 de septiembre, segn fuentes oficiales del gobierno pakistan, las fuerzas de seguridad de fronteras pakistanes habran rechazado una incursin de helicpteros cerca del pueblo Angor Adda. Pero las noticias son contradictorias, por cuanto un alto jefe del ejrcito pakistan lo neg. Lo ms probable que las fuerzas yanquis estn realizando incursiones con el objeto de aumentar la informacin que ellos tienen del apoyo de los islamistas a los talibanes. Y que el ejrcito pakistan slo hizo un acto demostrativo, pero no atac realmente a los helicpteros. El actual gobierno, en esencia pronorteamericano tiene que mantener una fachada de independencia poltica y militar, lo cual es a todas luces lo contrario.

Karzai se encuentra en una encrucijada. Despus de siete largos aos de guerra, los talibanes porfiadamente se han quedado, se han hecho ms fuertes y no han abandonado la lucha armada. No hay duda que una retirada norteamericana y de las fuerzas de la ISAF de Afganistn provocara el derrumbe del gobierno de Karzai. Y nadie apostara ni un centavo por su cabeza.

La estrategia que tienen los Yanquis ahora en Afganistn, es operar con fuerzas especiales, reducidas pero fuertemente apertrechadas y apoyadas por material areo, en el territorio pakistan que se supone da cobijo y apoyo a los talibanes. Eso implica llevar la guerra a territorio pakistan. Es probable que, si as ocurre, una parte importante del pueblo de Pakistn rechace esta intromisin y la violacin de sus lmites internacionales. El gobierno actual se encontrara en una difcil situacin. Por un lado, como aliado de USA y por acuerdos bilaterales debera someterse a este tipo de acciones y, por otro lado, exponerse a un rechazo masivo de su propio pueblo, y seguramente, de parte de las FFAA que, aunque fuerzas reaccionarias, tambin poseen cierto nivel de patriotismo y de empata por el creyente musulmn en lucha con los nuevos cruzados. Lo ms probable es que las incursiones de fuerzas yanquis sea contraproducente para el actual rgimen pakistan. Aunque Karzai aplauda estas acciones, est ms preocupado de la seguridad de Kabul que de la eficacia de las acciones yanquis en territorio pakistan.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter