Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-09-2008

Cuba, los huracanes y la hipocresa de Washington

Salim Lamrani
Rebelin

Revisado por Caty R.


Los ciclones Gustav e Ike, que golpearon la regin caribea en agosto y septiembre de 2008, resultaron particularmente mortales para ciertas naciones como Hait, Jamaica y Repblica Dominicana, en las que varios cientos de personas perdieron la vida. En Estados Unidos, Gustav caus 26 vctimas e Ike 51.1

Por su parte, Cuba slo tuvo que lamentar cinco fallecimientos por los dos huracanes, gracias a las evacuaciones preventivas masivas que llevaron a cabo las autoridades y que permitieron proteger a la poblacin. Ms de 2,5 millones de personas fueron puestas a salvo y se utilizaron ms de 10.000 vehculos para ello. En total se movilizaron 87.000 personas para la proteccin de las vidas humanas.2

El Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil inform de que la prdida de las siete vidas humanas al paso del reciente huracn, en lo esencial, no fueron slo consecuencia directa de los efectos de Ike, sino de la falta de observancia estricta de las medidas ordenadas por el sistema de la Defensa Civil. En efecto, algunas vctimas regresaron a sus casas antes de que las autoridades diesen luz verde, otras se negaron a evacuar o dieron prueba de una lamentable imprudencia tratando de desmontar una antena de televisin y resultaron electrocutadas.3

En cambio, los daos materiales fueron considerables. El pas est devastado. El huracn Gustav destruy cerca de 125.000 viviendas.4 El paso del cicln Ike da otras 323.800. En total, ms de 450.000 viviendas resultaron afectadas en diversos grados, segn el Instituto Nacional de la Vivienda.5

La agricultura recibi un golpe terrible. La mayor parte de las cosechas resultaron afectadas y varios cientos de miles de animales de cra perecieron, lo que puede crear una grave crisis alimentaria en la nacin. Ms de 700.000 toneladas de alimentos se destruyeron. La produccin y distribucin de alimentos se han convertido en las prioridades absolutas del gobierno cubano. Los supermercados de la Isla padecen un grave problema de abastecimiento.6

Las autoridades cubanas evaluaron las prdidas en cinco mil millones de dlares. La infraestructura elctrica est gravemente daada, llegando al 100% en la Isla de la Juventud. Numerosas reservas de agua potable se han destruido. El gobierno subray que aos de trabajo intenso esperaban a los cubanos.7

Las autoridades se mostraron explcitas con los ciudadanos y anunciaron tiempos difciles:

Sera de ilusos o malintencionados pensar que las reservas materiales creadas por un pas pequeo como Cuba, con una limitada capacidad financiera y guerra econmica en su contra durante ms de medio siglo, pueden ser suficientes para solucionar el desastre nacional que acaban de provocar los huracanes Gustav e Ike [...]. Imposible resolver la magnitud de la catstrofe con los recursos disponibles.8

Todas las reservas nacionales, creadas en previsin de una agresin militar estadounidense, se han puesto a disposicin de la poblacin: alimentos, combustible, material de construccin, medicinas etc. El General de divisin Carlos M. Lezcano Prez, Presidente del Instituto Nacional de Reservas Estatales, subray que todas las reservas, sin excepcin, se estn empleando para satisfacer las necesidades del pueblo.9

La hipocresa de la Casa Blanca

La solidaridad internacional fue inmediata aunque insuficiente. Varios pases como Venezuela, Rusia, Espaa, China, Per, Bolivia, Argentina y Brasil, entre otros, ofrecieron una ayuda humanitaria de emergencia a Cuba que lleg rpidamente.10 Espaa, Rusia, China y Venezuela fueron los primeros en reaccionar de manera rpida y eficaz11. Desde luego, todas esas naciones ayudaron de manera incondicional a Cuba.

Por parte de Washington, el gobierno propuso una ayuda humanitaria de 100.000 dlares a Cuba. Estados Unidos inform [...] al gobierno de Cuba de que est preparado para aportar ayuda humanitaria inmediata a los cubanos afectados por el huracn Gustav, declar Sara Mangiaracina, portavoz del Departamento de Estado.12

Pero la oferta estadounidense era hipcrita. En efecto, se impusieron dos condiciones a Cuba. Por una parte, La Habana tena que aceptar la inspeccin de un grupo de expertos estadounidenses para evaluar los daos y las necesidades, como si los cubanos fueran incapaces de proceder a ese tipo de evaluacin. Por otra parte, la ayuda sera distribuida, exclusivamente, por medio de organizaciones no gubernamentales, es decir las entidades de extrema derecha de Florida, ferozmente opuestas al gobierno revolucionario.13

En la Isla, el cinismo de Washington y la utilizacin poltica de la tragedia natural que golpe a la poblacin cubana en pleno corazn fueron poco apreciados. En efecto, Washington es la nica capital que ha condicionado su ayuda, mientras que los dems pases ofrecieron inmediatamente su apoyo sin imponer ninguna exigencia. Cuba es el nico pas golpeado por los ciclones al que Washington condiciona su oferta. El carcter discriminatorio de la posicin estadounidense se percibi en Cuba como una ofensa.

Frank Mora, especialista de Cuba en el National War College de Washington, record que:

En el pasado, Estados Unidos actu de forma honorable y rpida en respuesta a los huracanes en Amrica Central, a los tsunamis en Indonesia y a los terremotos en Pakistn: eran los primeros en llegar, con los recursos ms importantes y sin imponer ninguna condicin. No ha sido as para Cuba. Resulta embarazoso y vergonzoso que la poltica se inmiscuya en un momento en el que el pueblo cubano sufre.14

La oferta estadounidense no puede considerarse con seriedad. Mientras Cuba sufri daos equivalentes a cinco mil millones de dlares, Washington, la primera potencia mundial, slo propuso la insignificante suma de 100.000 dlares. Como comparacin, Timor Leste, minsculo archipilago del Pacfico, con mltiples problemas econmicos y sociales, ofreci una ayuda cinco veces ms elevada.15

Del mismo modo, la Casa Blanca otorg una ayuda de 20 millones de dlares a Hait, es decir una suma 200 veces mayor que la propuesta para Cuba, mientras que el pas cuenta con una poblacin dos veces inferior a la del archipilago del Caribe y los daos materiales, aunque considerables, son menores que en Cuba.16

Incluso Jorge Mas Santos, el presidente de la Fundacin Nacional Cubano Americana, una organizacin de extrema derecha basada en Florida y visceralmente opuesta al gobierno de La Habana, calific la ayuda propuesta por la administracin Bush a Cuba es francamente insultante.17

La respuesta de La Habana

Por su parte, la diplomacia cubana respondi con un comunicado al Departamento de Estado poniendo en evidencia su doble discurso. La Habana record, en primer lugar, que el envo de un equipo de especialistas para evaluar los daos no era necesario pues Cuba cuenta con los especialistas suficientes para realizar esa labor.18

Luego, el Ministerio de Relaciones Exteriores se mostr bastante explcito : Si el Gobierno de Estados Unidos tiene una autntica voluntad de cooperar con el pueblo cubano, se le solicita que permita la venta a Cuba de materiales indispensables, tales como cubiertas para techos y otros para reparar viviendas y para restablecer las redes elctricas, subray el comunicado. Cuba tambin pidi a Washington que eliminara las restricciones que impiden que las empresas estadounidenses concedan crditos comerciales privados a la Isla para la compra de alimentos. En efecto, las sanciones econmicas prohben a las multinacionales estadounidenses vender alimentos a crdito a Cuba.19

El Gobierno de los Estados Unidos se comporta cnicamente, afirm La Habana, que no cree en la voluntad de Washington de cooperar. Por qu el gobierno de Estados Unidos se niega a permitir a Cuba que compre all materiales para reparar viviendas, cubiertas para techos o componentes para restablecer las redes elctricas?, pregunt el gobierno de Ral Castro. Por qu prohbe a empresas estadounidenses, y a sus filiales en cualquier pas, que ofrezcan a Cuba crditos privados para comprar alimentos que actualmente son imprescindibles para garantizar la alimentacin de la poblacin afectada y reponer las reservas del pas en previsin de nuevos huracanes?20.

Cuba record que no ha pedido ningn favor a Estados Unidos, Simplemente, que le permita comprar. Lo dems, es pura retrica, pretextos y justificaciones que nadie se cree, seal La Habana21.

Las autoridades cubanas recordaron que las sanciones econmicas en vigor desde 1960 tienen para la nacin, cada ao, un coste superior a los daos causados por el cicln Gustav. En el ao 2007, el bloqueo econmico cost la bagatela de 3.700 millones de dlares al pas. Lo nico correcto, tico, conforme con el Derecho Internacional y a la voluntad casi unnime de la Asamblea General de las Naciones Unidas, sera eliminar total y definitivamente el frreo y cruel bloqueo econmico, comercial y financiero aplicado durante casi medio siglo contra nuestra Patria, concluyeron.22

Una actitud cnica

Cuando los medios occidentales interrogaron al Departamento de Estado sobre el condicionamiento discriminatorio de la ayuda para Cuba, Sean McCormak fue incapaz de responder.23 Del mismo modo, la Secretaria de Estado Condoleezza Rice rechaz terminantemente toda idea de flexibilizar las sanciones drsticas que afectan a la poblacin. No creo que un levantamiento del embargo en el contexto actual sea inteligente, declar.24 Incluso se rechaz la idea de una moratoria temporal25.

El New York Times conden la decisin de la administracin Bush en un vibrante editorial:

El embargo contra Cuba es una de las peores polticas jams concebidas. Washington no ha aceptado la solicitud de Cuba para comprar material de construccin con el fin de reconstruir las casas y arreglar la red elctrica devastada. No permitir que Cuba compre comida en Estados Unidos a crdito y hasta ahora se ha negado a levantar las restricciones sobre el dinero que los cubanos residentes en EEUU pueden mandar a sus familiares.26

En efecto, desde 2004, la Casa Blanca ha limitado de manera drstica la suma que los cubanos de Estados Unidos puede mandar a sus familias, con el objetivo de asfixiar a la poblacin de la Isla. Slo es de 100 dlares al mes y concierne nicamente a los abuelos, padres, hermanos y hermanas, cnyuge e hijos. Los tos, tas, primos y sobrinos no pueden ni siquiera recibir un centavo.

El candidato demcrata a la presidencia, Barack Obama, la Iglesia Catlica y varios congresistas exhortaron a George W. Bush a que levantara las restricciones monetarias as como las relativas a los viajes. En vano. Actualmente, las estancias de los cubanos en su pas de origen se limitan a 14 das cada tres aos en el mejor de los casos, con la condicin de conseguir una autorizacin del Departamento del Tesoro.27

Otra comparacin elocuente: segn la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), Washington dedic en 2007 cerca de 45 millones de dlares para derrocar al gobierno cubano. A eso se aade el presupuesto de 46 millones de dlares dedicado a la subversin radial y televisiva mediante Radio y TV Mart. Es decir, un total de 91 millones de dlares. Para socorrer a las vctimas de las iras de la naturaleza, slo ofreci la miserable suma de 100.000 dlares, imponiendo condiciones inaceptables para La Habana.28

Este asunto ilustra hasta qu punto Estados Unidos puede mostrarse despiadado con respecto al pueblo cubano. El cinismo y la hipocresa caracterizaron otra vez a la administracin Bush. Mientras la poblacin de la Isla se halla en un profundo caos y hace frente a una seria crisis alimentaria, Washington rechaz de modo categrico cualquier ayuda seria a Cuba.

Por otra parte, cmo sera posible considerar seriamente cualquier propuesta de ayuda de Estados Unidos cuando se sabe que todos los gobiernos desde 1959, especialmente la actual administracin Bush, han hecho todo lo que han podido para aniquilar al pueblo de Cuba? Cmo imaginar por un solo instante que los cubanos aceptaran una donacin, aunque fuera sustancial, de la nacin que los asedia de forma despiadada desde hace medio siglo?

El ex presidente Fidel Castro expres el sentimiento de los cubanos al respecto tras la ltima oferta de Estados Unidos de brindar una ayuda de 5 millones de dlares, y explic que fue rechazada por dignidad.

Si en vez de cinco millones fuesen mil millones, se encontraran con la misma respuesta. El dao en miles de vidas, sufrimientos y ms de 200.000 millones de dlares que han costado el bloqueo y las agresiones yanquis, no pueden pagarse con nada.29

Por otra parte, Washington no vacil en engaar a la opinin pblica afirmando que permitira la venta de madera y productos alimentarios a Cuba por un importe de 250 millones de dlares. Los medios occidentales presentaron eso como una medida excepcional por parte de Estados Unidos en respuesta a la devastacin ciclnica. En realidad, nada ms lejos de la verdad ya que Cuba puede adquirir madera y productos alimentarios a empresas estadounidenses desde 2002. As, en 2002 el comercio entre Cuba y Estados Unidos era de 173,6 millones de dlares, 327 millones en 2003, 431,1 millones en 2004, 473 millones en 2005, 483,3 millones en 2006, 515,8 millones en 2007 y 425 millones en el primer semestre 2008. Como se puede comprobar fcilmente, las declaraciones estadounidenses slo son una cortina de humo.30

Una comparacin edificante

ltima comparacin: tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, Cuba puso todos sus aeropuertos a disposicin de Estados Unidos sin imponer ninguna condicin. En 2005, despus de la tragedia Katrina, que devast Nueva Orleans, La Habana propuso el envo de 1.500 mdicos para atender a las vctimas sin exigir nada a cambio.

Por una parte, el gobierno revolucionario sabe poner a un lado las diferencias para salvar vidas humanas. Por el otro lado, el odio y el rencor prevalecen sobre el resto, incluso ante un cataclismo como el ocasionado por Ike y Gustav.31 El fanatismo de la Casa Blanca parece que no tiene lmites.

No obstante, el pueblo de Cuba no siente ninguna animosidad hacia el pueblo estadounidense. El gobierno de La Habana jams ha fomentado el resentimiento hacia el pueblo vecino del norte. Al contrario, siempre ha especificado que el gobierno de Washington es el nico enemigo acrrimo de Cuba.

El equipo estadounidense de ftbol, que jug su primer partido en Cuba desde 1947 el 6 de septiembre de 2008, fue recibido calurosamente por la poblacin de la Isla. Tim Howard, portero del equipo nacional de Estados Unidos, se qued deslumbrado durante su estancia: Un mensaje para nuestros compatriotas que se quedaron en casa. Es un lugar fantstico. Aqu, slo recibimos demostraciones de amor.32

La Habana ha tendido varios ramos de olivo a Washington, que fueron rechazados con desdn. El gobierno estadounidense desea una rendicin incondicional de pueblo de Cuba y sigue sin perdonarle su desobediencia de 1959. Pero los hijos de Jos Mart ya han demostrado que no estn dispuestos a negociar su independencia, cualquiera que fuera el precio a pagar. Es hora de poner fin a sanciones econmicas injustas, anacrnicas y sobre todo inhumanas.


Notas

1 The Associated Press, Ike-Related Storm Deaths State by State, 17 de septiembre de 2008.

2 Granma, Lamentable prdida de siete vidas humanas al paso de Ike, 12 de septiembre de 2008.

3 Ibid.

4 Ronald Surez Rivas, Housing, the Greatest Challenge, Granma, 2 de septiembre de 2008.

5 Le Journal du Dimanche, Ike a endommag 200 000 habitations Cuba, 11 de septiembre de 2008; Marta Hernndez, Ms de 320.000 casas daadas, Granma, 11 de septiembre de 2008. Orfilio Pelaez, Prdidas millonarias en la vivienda , Granma, 13 de septiembre de 2008.

6 Granma, Cuba prioriza alimentacin de damnificados por huracn Gustav, 5 de septiembre de 2008, Prensa Latina, Cuba prosigue evaluacin de daos y recuperacin tras huracn Ike, 11 de septiembre de 2008; Freddy Prez Cabrera, Recuperar todo lo relacionado con la produccin de alimentos, Granma, 11 de septiembre de 2008; EFE, Los supermercados de La Habana presentan problemas de abastecimiento, 16 de septiembre de 2008; Wilfredo Cancio Isla, Perdidas 700.000 toneladas de alimentos, El Nuevo Herald, 12 de septiembre de 2008.

7 Andrea Rodrguez, Cuba estima en 5.000 millones de dlares daos dejados por Ike y Gustav, The Associated Press/El Nuevo Herald, 15 de septiembre de 2008; The Associated Press, Cuba Estimates Gustav, Ike Damages at US$5 Billion, 16 de septiembre de 2008; Granma, Informacin oficial de datos preliminares sobre los daos ocasionados por los huracanes Gustav e Ike, 16 de septiembre de 2008.

8 Mara Julia Mayoral & Ral Abreu, Amparan las reservas suministros vitales al pueblo, Granma, 12 de septiembre de 2008.

9 Ibid.

10 Granma, Numerosas muestras de solidaridad y apoyo a Cuba, 4 de septiembre de 2008;

11 Anneris Ivette Leyva, Arriban primeros artculos de ayuda humanitaria rusa, Granma, 5 de septiembre de 2008; Granma, Donacin de China a Cuba para resarcir daos por huracn, 5 de septiembre de 2008; Granma, Agradece Cuba ayuda humanitaria de Espaa, 5 de septiembre de 2008.

12 Juan Carlos Chvez, EEUU condiciona la ayuda a Cuba, El Nuevo Herald, 6 de septiembre de 2008.

13 Anita Snow, Cuba Declines U.S. Disaster Assessment After Gustav, The Associated Press, 6 de septiembre de 2008.

14 Frances Robles, Political Dispute Delaying U.S. Storm Aid to Cuba, The Miami Herald, 13 de septiembre de 2008.

15 Granma, Acuerda Consejo de Ministros de Timor Leste donacin de 500 000 dlares a Cuba para ayudar a restaar daos del huracn Gustav, 5 de septiembre de 2008.

16 Frances Robles, Political Dispute Delaying U.S. Storm Aid to Cuba, op. cit.

17 Frances Robles, Oferta de ayuda de EEUU provoca choque poltico, El Nuevo Herald, 12 de septiembre de 2008.

18 Ministre cubain des Relations extrieures, Cuba saldr adelante, Granma, 11 de septiembre de 2008.

19 Ibid.

20 Ibid.

21 Ibid.

22 Prensa Latina, Cuba reclama a EEUU eliminacin definitiva del bloqueo, 7 de septiembre de 2008. Vase tambin Agence France Presse / El Nuevo Herald, Cuba pide a EEUU levantar el embargo, 7 de septiembre de 2008; Andrea Rodrguez, Cuba: embargo causa daos por 95.000 millones de dlares, The Associated Press, 18 de septiembre de 2008.

23 Ministre cubain des Relations extrieures, Cuba saldr adelante, Granma, op. cit.

24 Matthew Lee, Rice: Not Wise to End Cuban Economic Embargo Now, The Associated Press, 7 de septiembre de 2008.

25 Frances Robles, Gobierno cubano rechaza ayuda humanitaria de Estados Unidos, El Nuevo Herald, 16 de septiembre de 2008.

26 The New York Times, Help for Cuba and Haiti, 11 de septiembre de 2008.

27 Anita Sow, Cuba Declines U.S. Disaster Assessment After Gustav, 6 de septiembre de 2008; Casey Woods & Lesley Clark, Ike desata debate sobre las sanciones a Cuba, The Miami Herald, 10 de septiembre de 2008.

28 Granma, Ayuda para Cuba y Hait, 13 de septiembre de 2008; Andrea Rodrguez, Cuba : embargo causa daos por 95,000 millones de dlares, The Associated Press, 18 de septiembre de 2008.

29 Fidel Castro, El papel de bueno, a costa de quin?, Granma, 17 de septiembre de 2008.

30 Fidel Castro, Dos veces la misma mentira, Cuba Debate, 18 septiembre 2008.

31 Maurice Lemoine, Cuba dans lil du cyclone, Le Monde diplomatique, 11 de septiembre de 2008.

32 Will Weissert, US Tops Cuba 1-0 in 1st Trip to Island in 61 Years, 7 de septiembre de 2008.


Salim Lamrani es profesor y periodista francs especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Ha publicado los libros: Washington contre Cuba (Pantin: Le Temps des Cerises, 2005), Cuba face lEmpire (Genve: Timeli, 2006) y Fidel Castro, Cuba et les Etats-Unis (Pantin: Le Temps des Cerises, 2006). Acaba de publicar Double Morale. Cuba, lUnion europenne et les droits de lhomme (Paris: Editions Estrella, 2008).

Contacto: [email protected]

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Este artculo se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la revisora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter