Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2008

Otra herencia del menemismo

Miguel Bonasso
Alai-amlatina


A pesar de haberse vencido todos los plazos legales, el Grupo Marsans sigue sin presentar los balances de Aerolneas Argentinas y Austral, mientras amenaza con pleitear ante el tribunal del CIADI (Convenio Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones), en caso de una eventual expropiacin.

Segn lo ha planteado correctamente el titular de la Auditora General de la Nacin (AGN), Leandro Despouy, es imprescindible que el Estado nacional determine los alcances jurdicos de estas irregularidades para sentar un precedente en caso de que el grupo espaol considere que se estn vulnerando sus derechos y decida recurrir al CIADI, un tribunal creado expresamente por el Banco Mundial para favorecer los intereses de los inversores, en detrimento de los pases receptores de las inversiones.

El presidente de la AGN ha sugerido a la Comisin Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones que se debera presionar va Inspeccin General de Justicia para que Marsans transparente sus estados contables lo antes posible. El Estado no puede posponer ni un segundo los sealamientos de estos incumplimientos. El momento para hablar es ahora.

En un documento borrador presentado por la Auditora ante el Senado, se informa que Aerolneas y Austral tendran un patrimonio neto negativo de 102.570.686 pesos y prdidas netas superiores a los 585 millones de pesos. Se trata obviamente de datos provisorios, aportados por la gerencia de finanzas de Aerolneas Argentinas y elaborados por la consultora Price Waterhouse Coopers, cuya fiabilidad dej bastante que desear en el litigio entre Carrefour y el Grupo Exxel en la compra del supermercado Norte. No obstante lo cual, es importante que los empresarios espaoles reconocieran ante el Senado lo que no admitieron en Diputados: que el ao pasado tuvieron un patrimonio neto negativo.

Como se recordar, cuando el Congreso vot la reestatizacin de Aerolneas Argentinas, se estableci que el precio de la compaa sera evaluado sucesivamente por el Tribunal de Tasacin, la Auditora General de la Nacin y el propio Parlamento. El escamoteo permanente de las cifras reales por parte del grupo espaol anticipa que la evaluacin ser difcil y conflictiva.

Mientras tanto el gobierno nacional no est movilizando todos los resortes institucionales para que los empresarios espaoles cumplan sus obligaciones.

No lo ha hecho a travs de sus principales instrumentos, como son el Ministerio de Economa, la Inspeccin General de Justicia y la AFIP. Esta inaccin sealada por la AGN refuerza la amenaza de caer en el CIADI si el Congreso no fija un precio a gusto y paladar de quienes vaciaron la aerolnea.

Lo que la sociedad debe saber es que si las cosas no se hacen bien y llegamos a ir al CIADI, corremos el serio riesgo de que nos fallen en contra. As ha ocurrido, por ejemplo, en el sonado caso de Siemens y los DNI. A pesar de que la empresa teutona est investigada judicialmente en Alemania y la Argentina por coimear a funcionarios gubernamentales, el CIADI ha hecho lugar a su reclamo, obligando a nuestro pas a pagarle 258 millones de dlares.

Lo que otorga ese poder discrecional al CIADI son los famosos Tratados de Promocin de Inversiones, o tratados bilaterales de inversin (TBI), firmados durante la dcada del noventa, para atraer capitales y abrirnos al mundo, lo que segn los principios del Consenso de Washington modernizara nuestra economa y nuestra sociedad.

Uno de los ganchos principales para recibir el man del cielo consista en ofrecerle al inversor seguridad jurdica, y esa seguridad no podan garantizarla los tribunales nacionales sino un megatribunal internacional, supuestamente imparcial y transparente.

En un trabajo que data de 2005, el economista Alejandro Peyrou record que la Argentina haba suscripto 58 tratados bilaterales de inversin, a diferencia de Brasil que no firm ninguno, con excepcin de los convenios a que est obligado por su pertenencia al Mercosur.

Brasil ha recibido, pese a eso, muchas ms inversiones extranjeras que la Argentina.

Segn Peyrou, entre pases desarrollados no existe la prctica de firmar tratados que incluyan la prrroga de jurisdiccin a favor de tribunales arbitrales, como el CIADI. Y agrega: En rigor, los TBI aparecen como una prctica para garantizar inversiones en pases subdesarrollados.

Esa garanta surge de una asimetra a favor del inversionista extranjero en detrimento del nacional, que llega a violar el principio constitucional de igualdad ante la ley. La mayora de los tratados firmados por la Argentina tienen una duracin de 10 aos y en caso de no ser denunciados, se prorrogan automticamente, en general por un ao o dos y as sucesivamente. En caso de controversia le ofrecen una doble alternativa al inversor: la primera es acudir a los tribunales nacionales del Estado receptor y la segunda, presentarse ante el rgano arbitral internacional que es el CIADI. Su laudo tiene el valor de una sentencia firme dictada por un tribunal del Estado.

Peyrou recuerda que todos los TBI disponen que el tribunal arbitral debe resolver de acuerdo con las disposiciones del tratado bilateral en cuestin, el derecho interno del pas que recibi la inversin y las normas del derecho internacional aplicables. Se asegura con ello la inmunidad del inversor extranjero frente a cambios legislativos del Estado husped que resulten contrarios al TBI o al derecho internacional general.

Como resulta obvio, lo ms importante es que la interpretacin de cualquiera de las legislaciones mencionadas la hace el tribunal arbitral. Y sus decisiones no son apelables.

Una vez ms Estados Unidos nos indica el camino, al ejercer la soberana y los mtodos heterodoxos que nos niega a todos los otros Estados: la Trade Act de 2002 dispone la supremaca de la ley interna en todo lo relativo a las inversiones extranjeras y garantiza que los inversores extranjeros no tendrn mayores derechos que los que gozan los inversores locales.

A partir de 1992, el Congreso nacional fue ratificando todos los TBI firmados por el Ejecutivo. Ya es hora de que vuelva sobre sus pasos y acabe con esta herencia del menemismo, que extranjeriz la economa y nos impide tener una poltica econmica verdaderamente independiente.

Miguel Bonasso es periodista y diputado nacional argentino.

http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=11152



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter