Portada :: Mundo :: Guerra en Osetia del Sur
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-09-2008

El fantasma de Stalingrado

Eric Walberg
Al Ahram

Rusia est decidida a poner coto a la expansin de la OTAN hacia el Este. El autor se pregunta si va a conseguir su objetivo. Traducido para Rebelin por S. Segu


La metamorfosis experimentada en los ltimos 18 aos por la OTAN, de europolica de la Guerra Fra a descarado brazo militar global de Estados Unidos, ha dejado un rastro de escombros desde los Balcanes a Afganistn cuya limpieza tomar decenios. Se trata de una flagrante violacin del acuerdo celebrado en su da entre el secretario de Estado estadounidense James Baker III y el presidente sovitico Mikhail Gorbachev segn el cual Estados Unidos no ampliara las fronteras de la OTAN hacia el Este, a cambio de que Mosc permitiera que una Alemania unificada fuese miembro de la OTAN. Rusia estaba en plena desmoralizacin y no tena la capacidad de respuesta cuando los pases de Europa oriental y del Bltico se sumaron al bloque militar, pero a medida que esta poltica de expansin fue convirtindose en un evidente cerco de Rusia y en una conquista de Oriente Prximo, una Rusia enfurecida y, ahora s, con confianza en s misma ha trazado por fin una lnea roja, al menos en relacin con sus vecinos ms inmediatos, en este caso Georgia y Ucrania.

En una atrevida analoga, el presidente ruso, Dimitri Medvdev, calific el ataque de Georgia el 8 de agosto de 2008 como el 11 de septiembre ruso, y afirm que Rusia reaccionara de la misma manera aun cuando Georgia fuera aceptada como potencial miembro de la OTAN. El 31 de agosto, Medvdev anunci a la Agencia Rusa de Informacin Novosti los Cinco Puntos de la Poltica Exterior Rusa, declaracin conocida ya como Doctrina Medvdev (en respuesta a lo que pudiramos llamar Doctrina Bush I/Clinton/Bush II , es decir, el desmembramiento de la URSS/Rusia como medio para conseguir un mundo unipolar dominado por EE UU).

A saber:

  1. compromiso con los principios de la legalidad internacional,

  2. declaracin de que el mundo habr de ser multipolar,

  3. deseo de establecer relaciones pacficas y amistosas con todos los pases,

  4. intencin de proteger a sus ciudadanos en cualquier lugar en que se encuentren, y

  5. un decisivo punto final: Como sucede en otros pases, hay regiones en las que Rusia tiene intereses privilegiados. Estas regiones estn formadas por pases con los que compartimos relaciones histricas especiales y mantenemos vnculos de amistad y buena vecindad. Dedicaremos una atencin especial a nuestras acciones en estas regiones y estableceremos vnculos de amistad con estos pases, nuestros vecinos ms allegados.

La crisis de Georgia ser contemplada por futuros historiadores como el comienzo del fin de los grandiosos planes de Estados Unidos de llevar su versin del Nuevo Orden Mundial a su culminacin en Eurasia, o quizs incluso como el 11 de septiembre ruso. En lugar de una marcha aparentemente inexorable hacia el Volga y el desmantelamiento de la Federacin Rusa lo que, recordemos, era el objetivo de Htler podemos ver ahora unos preparativos para la guerra que se desarrollan incesantemente en todo el mundo, de los que Georgia ha sido el catalizador.

La tela de araa de intriga que rodea a Georgia es sin duda tupida. Llega incluso hasta Irn, pas al que Israel estaba aparentemente planeando atacar utilizando para ello las bases de la cercana Georgia como rampa de lanzamiento. Este plan ha sido desbaratado, por el momento, aunque Irn llev a cabo la pasada semana maniobras militares destinadas a verificar sus propias defensas en preparacin para un ataque de EE UU/Israel lanzado desde un lugar ms alejado.

Cuando Georgia acoge una presencia militar estadounidense permanente para reconstruir su destrozado ejrcito, Rusia ampla su presencia militar hasta el aeropuerto de Gissar, en Tadjikistn. Cuando EE UU coloca misiles en las vecinas Polonia y Chequia, Rusia est preparando maniobras militares conjuntas con Venezuela, pas cercano a EE UU (previstas para el 10 al 14 de noviembre), y planea estacionar all con carcter temporal aviones de lucha anti submarina de largo alcance.

La marina rusa ha reanudado su presencia (o ms bien la de su predecesor) en diversas zonas ocenicas en todo el mundo. Un grupo de combate naval de la Flota del Norte rusa llev a cabo un periodo de maniobras en el mar Mediterrneo y el Atlntico Norte de diciembre de 2007 a febrero de 2008.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Andrei Nesterenko, insisti en que la decisin de Rusia de enviar sus fuerzas armadas a Venezuela fue anterior a la guerra de Rusia con Georgia. Este despliegue haba sido preparado con anticipacin y no guarda relacin alguna con la actual situacin poltica y los acontecimientos en el Cucaso. Sin embargo, su anuncio fue realizado slo una semana despus de que el primer ministro, Vladimir Putin, avisase que Rusia iba a dar una respuesta no especificada a los envos de ayuda estadounidenses a Georgia.

Afortunadamente, slo haba una guerra de bravatas. Vyanse al carajo, yanquis, afirm el presidente Hugo Chvez en la emisin de la televisin nacional venezolana en que anunciaba los ejercicios militares. Los EE UU se burlaron de este anuncio. El portavoz del Departamento de Estado Sean McCormack hizo broma de la capacidad naval rusa y manifest su sorpresa porque hayan encontrado algunos buques capaces de llegar tan lejos. Por si acaso, y dado que Venezuela est demasiado lejos de las costas estadounidenses, Rusia ha manifestado su inters por reanudar sus lazos militares y de inteligencia con Cuba, y corren rumores de que est en busca de una base naval en Vietnam.

Algo que no puede mantenerse al margen de esta compleja ecuacin es el hecho de que en junio pasado la marina de EE UU anunci que iba a volver a poner en servicio su Cuarta Flota, desmantelada en 1950, que asumir las operaciones navales en el Caribe y Amrica Latina. Asimismo, est negociado con Georgia y Turqua para establecer una base naval en el puerto georgiano de Poti. Una de las responsabilidades de las Fuerzas Especiales de EE UU en la regin es la seguridad de un oleoducto que atraviese Georgia.

A medida que la ayuda estadounidense llega al Mar Negro en buques de guerra, el equipo militar ruso llega al Caribe, con la reciente compra por Venezuela de 24 cazabombarderos Sukhoi, adems de submarinos y misiles. Chvez ha afirmado que si fuese necesario permitira que Venezuela fuese una base estratgica de bombarderos rusos. En Venezuela siempre tendrn luz verde, siempre sern bienvenidos, porque Rusia es un aliado de Venezuela, afirm Chvez. La pasada semana, el presidente venezolano procedi a la expulsin del embajador estadounidense hasta pasadas las elecciones presidenciales de noviembre.

Sergei Markov, parlamentario ruso por el partido Rusia Unida, ve en esta actitud ms una pose de cara al exterior que el preludio para establecer una base permanente en Amrica. Necesitamos bases en el territorio de Irn y Siria, donde estn nuestros intereses estratgicos. Si bien Rusia va restablecer, efectivamente, una presencia permanente en el Mediterrneo con la utilizacin de unas instalaciones de la era sovitica en Tarso (Siria), hablar de bases en Irn constituye una novedad. Se rumorea que Rusia podra establecer all emplazamientos militares y facilitar a Tehern sistemas de misiles S-300, de la ms alta tecnologa, para defender sus instalaciones nucleares de eventuales ataques areos.

Pero, adems de Venezuela, la principal pose de cara al exterior se est adoptando en Tbilisi, donde el presidente Mikhail Saakashvili pide con insistencia que Occidente lo ayude a recuperar el control de Osetia del Sur y Abjasia, regiones separatistas reconocidas como pases independientes por Rusia y otros pases, entre ellos Nicaragua y Bielorrusia. Restauraremos nuestra integridad territorial; estoy plenamente convencido, ms que nunca, afirm Saakashvili por televisin. No ser un proceso fcil, pero ahora se trata de un proceso entre una encolerizada Rusia y el resto del mundo.

La fanfarronera y el pavoneo militar a que se entrega esta coleccin de antagonistas est comenzando a parecer la calma que precede a la tormenta. Si resulta cierto que militares estadounidenses participaron en la invasin de Osetia del Sur, siquiera como asesores, ello significara que algunos soldados rusos murieron a manos de estadounidenses, algo que nunca sucedi ni en los peores momentos de la Guerra Fra. Durante este periodo, ambas partes tuvieron mucho cuidado con la parte opuesta. Se cuidaron mucho de acercarse demasiado, afirm el analista ruso Alexander Pikayev. El riesgo de un choque militar directo es mucho mayor ahora. Es una situacin ms peligrosa que durante la Guerra Fra. Ambos candidatos presidenciales estn lanzando mensajes fuertes, y la presunta vicepresidenta republicana Sarah Palin ha afirmado: No repetiremos una Guerra Fra, con lo que podra querer decir que prefiere una caliente.

En una atmsfera as, pendiente de un hilo, Ucrania y Georgia pueden despedirse de entrar a formar parte de la llamada alianza defensiva de Occidente.

No obstante, la semana pasada el vicepresidente Dick Cheney visit algunos pases ex socialistas que EE UU considera que estn amenazados por Rusia, como Ucrania, Georgia y Azerbaiyn, y prometi a Georgia 1.000 millones de dlares de donde saldrn estas bonitas cifras tan redondas? a la vez que aseguraba que EE UU seguira apoyando la solicitud georgiana de entrar en la OTAN y afirmaba que la intervencin de Mosc arrojaba serias dudas sobre las intenciones de Rusia y su fiabilidad como socio internacional. En Ucrania, habl de la amenaza de tirana, chantaje econmico e invasin o intimidacin militar por parte de Rusia. Se trata de una interesante interpretacin de la Doctrina Medvdev. El lector puede fcilmente imaginar qu palabras podra utilizar Medvdev para describir la Doctrina Bush I/Clinton/Bush II.

Ucrania est en estos momentos embarrada en un combate de lucha libre en el fango, tras la ruptura, el 3 de septiembre, del gobierno de coalicin, cuando el presidente Viktor Yschenko retir su apoyo ante la negativa de la primera ministra Yulia Tymoshenko a seguir al presidente en su respaldo a Georgia y su condena a Rusia. Yschenko acus a Tymoshenko de traicin y corrupcin poltica por su negacin a respaldar una posicin pro EE UU y por su bsqueda del apoyo de Mosc a su probable candidatura a la presidencia. El ex primer ministro pro ruso Viktor Yanukovich, lder el Partido de las Regiones, no descarta la posibilidad de formar una mayora parlamentaria con el bloque de Yulia Tymoshenko. Si sta se produce, la candidatura de Ucrania a formar parte de la OTAN desaparecera de la agenda poltica. Tymoshenko bien podra apuntarse un tanto metafrico mediante una campaa en las prximas elecciones presidenciales basada en una sobria plataforma de paz con Rusia, que muy probablemente le valdra la presidencia con el apoyo de la amplia poblacin rusa de Ucrania y el de los ucranianos astutos.

Hay otro escndalo de este tipo que se est cocinando en Georgia misma, con la detencin del hijo del anterior presidente Zviad Gamsakhurdia por espionaje en favor de Rusia, detencin realizada en plena visita de Cheney a este pas. A finales de 2007, Zviad fue acusado de intento de golpe de estado y de mantener vnculos con los servicios de seguridad rusos tras las protestas de la oposicin contra Saakashvili. Las voces de los georgianos ms sensatos, hartos del necio chauvinismo del presidente Saakashvili, estn siendo ahogadas en la raz, a medida que el presidente consolida una muy sucia dictadura respaldada por estadounidenses e israeles. Por supuesto, toda la cobertura meditica occidental apoya servilmente a esta bomba de relojera andante, pero la descripcin que hizo de l Medvdev como de un cadver poltico es probablemente ms cercana a la realidad.

Es difcil no entender a los rusos. El Mar Negro, en tiempos dominio de la marina sovitica, alberga hoy a tres miembros de la OTAN Turqua, Bulgaria y Rumania y dos candidatos a sta, Georgia y Ucrania. Si estos dos pases se suman a la alianza, las costas rusas del Mar Negro estarn rodeadas por la OTAN. El voltil Cucaso sera entonces un terreno de juego de EE UU.

En estos momentos parece haber una cierta lnea roja en las mentes de los lderes rusos, y stos estn dispuestos a cualquier cosa para que nadie la cruce, afirma Nikolai Petrov, del Carnegie Endowment for International Peace. Y esta lnea roja es la entrada de Ucrania y Georgia en la OTAN.

El xito de Rusia al desbaratar el intento de Georgia de hacerse con Osetia ha mostrado su grado de decisin; al tiempo que buques de guerra rusos eran enviados a las costas de Abjasia. En la relativa proximidad en que se mueven los buques rusos y estadounidenses en esta zona, al igual que en el resto del Mar Negro, cualquier malentendido podra crear un incidente internacional. Recordamos bien el incidente del Golfo de Tonkn, en el que informes falsos de ataques de buques norvietnamitas a buques estadounidenses dieron comienzo a la guerra de Vietnam, afirma Markov. Sus afirmaciones se vieron secundadas por el congresista republicano por California Dana Rohrabacher, en unas acerbas crticas al apoyo estadounidense al ataque georgiano.

Aleksandr Dugin, cuyas ideas sobre el debilitamiento de la posicin geopoltica de Estados Unidos son muy populares entre los lderes rusos, afirma que Rusia desafa la dominacin estadounidense y que una confrontacin podra ser inevitable. La entrada de Rusia en Georgia fue una decisin irreversible que comportar en el futuro una seria, profunda e irreversible confrontacin con Estados Unidos. Las apuestas son tan altas que Mosc ha puesto todas sus fichas sobre la mesa.

No es sorprendente que la Organizacin de Cooperacin de Shanghai, de la que forman parte Rusia, China y las ex repblicas soviticas de Kazajistn, Kirguizistn, Tayikistn y Uzbekistn apoyan a Mosc por contribuir a la paz y la cooperacin en esta regin. Tampoco lo es que Armenia y Bielorrusia apoyen asimismo a Rusia, y que las fuerzas polticas de Ucrania aparte de Yschenko estn dando marcha atrs en su flirteo con la OTAN. Y es evidente que EE UU no tiene suficiente poder para lidiar con la ocupacin de Iraq y Afganistn, pases que deberan haber sido parte fundamental de una poltica estadounidense de control de sus rivales eurasiticos, en particular Rusia y China.

Si los rusos se mantienen firmes y en este sentido es preciso recordar su espectacular derrota de los nazis en Stalingrado esta crisis se desinflar con o sin fuegos de artificio, a los halcones estadounidenses se les recortarn las alas y el mundo se ajustar a un periodo de sensatez multilateral post EE UU .

La marea ha cambiado. Este Dr. Strangelove de nuestros das fue ignorado por todos en su tourne de animacin de los pases supuestamente amenazados por Rusia, excepto por su colega Saakashvili. Tambin la UE ignor las bravatas del vicepresidente Cheney, y en cambio lleg a un acuerdo con Rusia para sustituir las tropas rusas por observadores de la UE en el territorio georgiano en disputa, a partir del 1 de octubre.

A fin de cuentas, la realidad es muy prosaica: la UE es vecina de Rusia y depende del gas de sta, les guste o no a sus polticos. Una cosa es que EE UU haga sus guerras lejos de sus costas, como en Afganistn o Iraq, o que se enzarce en juegos de guerra en el patio trasero de otras casas, como hace hoy en Polonia y Georgia; otra, muy distinta, es esperar que una Europa harta de guerras se sume al carrusel y est dispuesta a congelarse en la oscuridad.

http://weekly.ahram.org.eg/2008/915/in1.htm

* * *

S. Segu pertenece a los colectivos de Rebelin y Cubadebate.

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar el nombre del autor y el del traductor, y la fuente.








Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter