Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2008

El corporativismo, el principal problema de la justicia

Carlos Martnez
Rebelin


El discurso en todos los medios de comunicacin es uniforme: la justicia est politizada. Pero el problema no es que est politizada, la cuestin que se debera discutir es el exceso corporativismo de los jueces. El nombramiento de miembros del Consejo General del Poder Judicial ha desatado el debate pero no podemos olvidar lo sucedido una semana antes.

El anterior Consejo, cuya mayora fue nombrada por el Partido Popular, antes de cesar resolvi varios asuntos disciplinarios. En primer lugar, la Comisin Disciplinaria acord sancionar con una "falta grave" y multa de 1.500 euros al juez de Sevilla Rafael Tirado, al no ejecutar una sentencia pendiente por abusos a una menor contra Santiago del Valle, presunto asesino de la nia Mari Luz Corts. Sin embargo, ese mismo da sancion a otro juez con 7.500 euros por tener una higiene descuidada y tratar con abuso de autoridad a sus funcionarios y al secretario judicial. Por ltimo, a la Juez de Denia (Valencia) que se neg a casar a homosexuales y seguidamente atac a un Fiscal y al Gobierno utilizando medios pblicos le retir la multa impuesta previamente por la Comisin Disciplinaria.

Una de las funciones ms importante del CGPJ es la disciplinaria, no puede implicarse en la interpretacin de las leyes que hacen los jueces, funcin en la que los jueces son independientes y slo se pueden revisar mediante los recursos previstos legalmente. Pero cuando un juez incumple sus deberes como funcionario, el CGPJ es el el rgano encargado de perseguir y sancionar estas conductas.

El diario Pblico el pasado da 14 de septiembre informaba que de las ms de mil denuncias contra jueces y magistrados que llegan por trmino medio cada ao al CGPJ, finalmente slo acaban en sancin una veintena de ellas, algunos de ellas con simples advertencias o con multas de unos pocos centenares de euros. Basta echar un vistazo a los datos de cualquier de los aos para constatar esta abismal diferencias entre denuncias y sanciones, entre los errores y sus castigos. Ao 2005. 1.317 informaciones previas tramitadas. De ellas, salieron 189 diligencias informativas, que se redujeron a 45 expedientes incoados. Finalmente, slo 16 de ellos acabaron en sancin... Separados de la carrera judicial? Ninguno.

La escasas sanciones se explican por el corporativismo, pero el diferente trato entre el descuidado juez de Talavera y la juez de Denia y el juez del caso Mari Luz no se entiende sino es porque estos dos ltimos magistrados son miembros de la conservadora y mayoritaria Asociacin Profesional de la Magistratura. As lo ha declarado Alfons Lpez Tena, miembro del saliente CGPJ el que ha manifestado que al juez Tirado le ha salvado su pertenencia a una de las asociaciones de magistrados mayoritarias y el corporativismo que existe entre nosotros.

Parece lgico pensar que no se puede acabar con el corporativismo mientras los jueces sigan eligiendo quienes deben ser los miembros del CGPJ. Adems y a diferencia de los otros dos poderes del estado, los jueces no tienen ninguna legitimidad democrtica al no estar refrendado su nombramiento por los ciudadanos. Los jueces y magistrados deben ser independientes e imparciales en el ejercicio de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado pero no pueden arrogarse un papel preponderante en el gobierno de la administracin de justicia que debe encargarse a los gestores que los ciudadanos han elegido democrticamente. Es de sentido comn que si el CGPJ estuviera formado por cargos de eleccin popular se aplicaran con ms rigor las sanciones a aquellos jueces y magistrados que descuidan sus deberes.

Desde los medios de comunicacin se intenta continuamente desacreditar a la poltica con el fin de que los ciudadanos pierdan inters en ella y que al final deleguemos en otros su ejercicio. El problema del CGPJ y del Tribunal Constitucional no es su politizacin sino que, como en otros casos, la democracia se ha degradado al estar mediatizada la participacin de los ciudadanos por los partidos polticos. El problema no es que se nombren consejeros o jueces de izquierda o derecha (todas las personas tienen sus opiniones polticas) sino el bochornoso espectculo que llevan protagonizado el PP y el PSOE. El primero lleva chantajeando al segundo durante cuatro aos y el segundo plegndose de forma descarada a los conservadores. Que el PP vete como presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ al actual Fiscal General Conde Pumpido y que al final el PSOE se someta y designe a un Juez ultra-catlico y conservador como Carlos Dvar, mientras que el PP nombre como vicepresidente a un alto cargo del PP, ndica el complejo y la debilidad de este gobierno.

----------------

marcarlosARROBAgmail.com

http://www.carlosmartinez.info


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter