Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2008

Alegan que se le confunde con Branco Marinkovic, por su asombroso parecido
Diodato, historia de un exterminador en Bolivia

Wilson Garca Mrida
Datos & Anlisis


Marco Marino Diodato, el exterminador que lleg a Bolivia con los mercenarios que trajo Klaus Barbie para apoyar el golpe de Garca Meza, no es el nico criminal que finge su muerte para evadir el peso de la justicia. Dicen que se suicid por despecho, pero no hay evidencia legal al respecto. Se lo busca por el horrendo asesinato de una digna mujer crucea, la fiscal Mnica von Borries, y hay ms de un indicio acerca de su reincorporacin al crculo de latifundistas que lo protegen; esos que aplaudieron la masacre del 11 de septiembre en Pando.


En 1992, en la seccin necrolgica de Los Tiempos apareci un aviso religioso anunciando la muerte, en Estados Unidos, de un conocido narcotraficante, Adrin, ligado a la banda de Jorge Roca Surez (alias Techo de Paja). El anuncio caus risa en Cochabamba porque todo el mundo saba que aquel pichicatero que lavaba dlares en esta ciudad mediante cadenas de restaurantes, moteles y prostbulos, andaba vivito y coleando en San Diego, California, con una identidad nueva y bien protegido por la DEA (la agencia antinarcticos norteamericana); pero, ante su muerte, qued libre de los cargos por diversos delitos que Adrin haba cometido en Bolivia.

Pocos aos antes, en 1989, se habl de la muerte, en el Departamento del Beni, del mafioso Yayo Rodrguez Romn, acusado de dirigir el secuestro y asesinato de 36 pilotos brasileos cuyos cuerpos fueron hallados en una fosa comn descubierta en la hacienda del narcotraficante. La banda de Yayo Rodrguez robaba avionetas en la frontera con Brasil, matando a sus dueos, para reacondicionarlas con mayor autonoma de vuelo hasta llegar al Golfo de Mxico (una ruta liberada por la DEA para el narcotrfico boliviano post Roberto Surez) donde se descargaba la droga, tras lo cual los aviones desechables eran tirados al mar. Yayo Rodrguez fue enterrado con solemnes pompas fnebres pero nunca se vio su cuerpo. Cuando la Fiscala quiso exhumar el cadver, hall piedras en el atad.

Entre los mafiosos en general, y entre los criminales del narcotrfico en particular, es comn el ardid de aparecer muertos cual eficaz manera de evadir el peso de la ley cuando sus delitos son extremos como el asesinato premeditado. Pero tambin mueren como parte de una accin de encubrimiento ejecutada por la DEA y la CIA cuando estos organismos que no tienen escrpulos en aliarse con avezados delincuentes por razones polticas les benefician con sus programas de proteccin a testigos.

Sea como fuere, en su edicin del pasado 13 de abril, El Deber de Santa Cruz lanz la noticia sobre la muerte de Marco Marino Diodato, el paramilitar y narcotraficante italiano que lleg a Bolivia junto a mercenarios de Klaus Barbie en el plan de apoyar el golpe de Estado de Luis Garca Meza en 1980. Diodato, que se cas con una sobrina del ex dictador Hugo Bnzer Surez, huy de Santa Cruz en el 2004 tras asesinar con una bomba de alto poder a la fiscal Mnica von Borries. La inslita noticia de la muerte del asesino, no confirmada en absoluto, no deja de ser ese viejo truco tan usual entre mafiosos de semejante calaa.

Rquiem para un desalmado?

El peridico El Deber, en la citada edicin, public una entrevista con el periodista Herland Campos Reimers, quien, en un libro titulado Diodato: el final de un fugitivo, sostiene la hiptesis de que el mafioso se habra ahorcado en un rbol de penoco, en una propiedad llamada el Coloradillo, que est ubicada a seis kilmetros pasando la localidad de Warnes, en marzo de 2004, es decir, un mes y medio despus de su fuga ocurrida el 31 de enero de la clnica Bilbao, donde estaba bajo custodia policial.

Segn dicha hiptesis, la causa de la fatal decisin sera una depresin por sentirse abandonado por sus amigos y familiares, sin dinero, y porque su esposa se involucr con su hermano en Italia.
Campos asegur que los datos de su libro comenzaron a ser acopiados cuando conoci al cazador y pescador Luis Fernando Finetti Justiniano, de ascendencia italiana, quien haba trabajado para Diodato en las actividades de juegos de azar y era uno de sus pocos amigos.

Finetti era pescador aficionado, al igual que el autor del libro, y en una de sus tantas jornadas de pesca surgi el tema de Diodato. Despus de que el italiano se fug, yo le pregunt (a Finetti) si saba de su paradero, pero se rehus a hablar, insist en que no quera hacer algo que lo dae, pero no dijo nada. Por su expresin sent que lo estaba protegiendo, que saba dnde estaba escondido, entonces le d mi tarjeta, relat Campos.
Pasaron ms de tres aos y un da de mayo de 2007 recib una llamada. Era Finetti, que me ofreca datos sobre Diodato. Fui hasta el sitio acordado, ms all de Warnes, donde me cont llorando que su amigo haba muerto. Se haba ahorcado colgndose de un rbol, acot. Me cont que enterr el cuerpo de Diodato en esa propiedad y que dej pasar el tiempo hasta que me llam. En nuestro encuentro ofreci llevarme al lugar donde supuestamente haba enterrado los restos, incluso me dio algunas seales del lugar. Acordamos un nuevo encuentro, pero pocos das antes de la nueva cita, Finetti falleci en un accidente. Muri el 27 de mayo de 2007 cuando sala del surtidor que queda cerca de la fbrica de leche en Warnes. Un vehculo lo arroll desde atrs. La Polica no le dio importancia al hecho, pero puede haber alguien detrs, relat Herland Campos al periodista Igor Ruiz de El Deber. (En todo caso, es ms probable que el mismo Diodato fue quien asesin a Finetti).

Campos comenta que la verdadera investigacin del caso Diodato surgi luego de la muerte de su informante. Entrevist a uno de sus primos y a otros pescadores. Uno de ellos me llev hasta Coloradillo, donde encontr un botn militar que usaba Diodato. Tengo pruebas y muchos datos para aportar si es que la justicia quiere exhumar el cuerpo del italiano, asegur. En su libro, Campos incluye entrevistas a amigos de Finetti, quienes afirman que el cazador les confes que haba protegido al italiano y que haba muerto ahorcado.

No obstante los varios meses transcurridos desde la publicacin de aquella revelacin, las autoridades policiales y judiciales que buscan a Diodato por el asesinato de la fiscal Mnica von Borries no han encontrado el supuesto cadver. Por el contrario, en los ltimos das son insistentes las versiones de que el peligroso mafioso fue visto campante en los territorios de la media luna donde se produjo una despiadada masacre como la de Pando el pasado 11 de septiembre, adems de otros actos en escalada criminal propios de un golpe de Estado.

Diodato y Leopoldo Fernndez

Entre mayo y junio de este ao, el Departamento de Pando zona que se halla bajo la rbita de Santa Cruz dentro el territorio de la media luna que busca separarse del gobierno indgena de Evo Morales se convirti en el escenario de una ola de crmenes y asesinatos cometidos por sicarios del narcotrfico que, impunemente y con proteccin del gobernador separatista Leopoldo Fernndez, campean en aquel alejado territorio amaznico de Bolivia. En menos de un ao se han producido ms de 30 ajustes de cuentas con ejecuciones en plena va pblica realizadas por asesinos a sueldo llegados desde el Brasil, donde, segn consta en expedientes judiciales, Diodato reclutaba miembros para su banda.

Esta presencia delincuencial, promovida y organizada desde la Prefectura de Leopoldo Fernndez, tena el sello inconfundible de Marco Marino Diodato, de quien se asegura desde fuentes policiales muy confiables que estn en contacto con Datos & Anlisis ha retornado a sus actividades asesorando a la neofascista Unin Juvenil Cruceista de la cual Diodato es miembro honorario desde el ao 2001. Esta organizacin paramilitar que sigue las rdenes del presidente del Comit Cvico Pro Santa Cruz, el latifundista croata Branco Marinkovic, expandi su influencia y sus actividades hacia otros distritos de la rbita separatista, incluyendo a Cochabamba y Chuquisaca, adems de Santa Cruz, Beni, Tarija y Pando.

En vsperas de la masacre de Pando acaecida el 11 de septiembre, Datos & Anlisis recibi el llamado de una fuente policial asegurando que, en el mes de julio, Diodato fue visto en una zona residencial de Tiquipaya, en Cochabamba, cuando este Departamento todava era gobernado por el prefecto separatista Manfred Reyes Villa. Afortunadamente el mandato de Reyes Villa fue revocado en el referndum del 10 de agosto; hoy Cochabamba est libre de la influencia balcanizadora de la media luna. Sobre la presencia de Diodato en este Departamento, no se nos brindaron mayores detalles; pero tomamos contacto con otras fuentes militares, policiales y judiciales confirmando que Diodato se encuentra hoy en Santa Cruz protegido por miembros de la Unin Juvenil Cruceista. Se asegura incluso que Diodato mantiene contacto directo con dirigentes del Comit Cvico Pro Santa Cruz y otros lderes de la media luna.

Sin embargo, tambin en crculos policiales, hay quienes afirman que es posible que Diodato est siendo confundido con el presidente cvico Branco Marinkovic, quien tiene un sorprendente parecido fsico con el criminal italiano. Pero la probabilidad de que no exista error alguno y que efectivamente Diodato haya salido de su tumba, es mayor.

La ejecucin de decenas de campesinos en Pando, entre ellos mujeres embarazadas y nios en edad escolar, aquella aciaga jornada del 11 de septiembre, tiene el inconfundible sello neo-nazi de un exterminador como Diodato. Leopoldo Fernndez, el gobernador de Pando, fue Ministro del Interior durante los gobiernos de Hugo Banzer Surez y Tuto Quiroga, precisamente cuando Diodato tena un tem de asesor, con rango militar, dentro los organismos estatales de represin.

Buscando al exterminador

Al medioda del viernes 27 de enero del 2004 un coche-bomba explot cuando la fiscal Mnica von Borries sala de su domicilio rumbo a su oficina en el Ministerio Pblico de Santa Cruz. El asesinato se produjo cuando von Borries se dispona a investigar la apropiacin ilegal de ms de 400.000 hectreas por parte del empresario constructor y ex ministro del MNR Andrs Petricevic(), ante reclamos del Movimiento Sin Tierra (MST) que exiga la reversin de esas tierras para beneficio de miles de campesinos pobres. La fiscal von Borries investigaba tambin la ilegal dotacin de tierras que detenta el empresario croata Branco Marinkovic en territorios originarios indgenas, incluyendo una laguna.

Las investigaciones establecieron que el asesinato haba sido cometido por el narcotraficante italiano Marco Marino Diodato, quien en ese momento se encontraba prfugo tras huir de la crcel de Palmasola donde fue recluido al ser sorprendido clonando celulares del Alto Mando Militar. Diodato huy de la crcel bajo el gobierno de Snchez de Lozada y el asesinato de la fiscal von Borries se produjo durante la presidencia de Carlos Mesa.

Von Borries investigaba tambin a Diodato por sus nexos con los latifundistas acaparadores de tierras indgenas. Las fuerzas anti-droga haban descubierto una fbrica de cocana en una de sus haciendas ganaderas. El asesinato de la Fiscal fue el inicio de una escalada conspirativa y delincuencial consumada, un ao despus de ese hecho criminal, con la propuesta poltica del Referndum Autonmico lanzada en el Cabildo de la Cruceidad que se produjo en enero del 2005. El desenlace de esa primera escalada separatista fue la renuncia de Carlos Mesa en junio de ese ao, cuando comenz a actuar abiertamente la Unin Juvenil Cruceista, de la que Diodato era instructor y mentor, adems de miembro honorario.

En aquel momento, segn una informacin difundida por el analista Anbal Jerez, el fascismo cruceo se haba corporativizado a travs de organizaciones empresariales como CAINCO (Cmara de Industria y Comercio) y la CAO (Cmara Agropecuaria del Oriente), as como del Comit Cvico Pro-Santa Cruz y logias como la Nacin Camba que es una suma de las fraternidades carnavaleras de la oligarqua oriental.

La prensa boliviana ya haba identificado como cabezas visibles de aquel movimiento violentista a los empresarios Branco Marinkovic, Rubn Costas, Oscar Serrate, Rafael Paz, Oscar Ortiz y los hermanos Dabdoud: stos, deca Jerez, reciben estipendios de las compaas petroleras en calidad de miembros de sus directorios o son socios de capitalistas chilenos en diversos rubros de exportacin.

Diodato integraba esas logias gozando de todo privilegio. Tras el asesinato de la fiscal von Borries, el italiano fue nuevamente capturado; pero inmediatamente fingi una enfermedad, sus abogados pidieron su internacin en un clnica de Santa Cruz, y de all fug con toda tranquilidad. La justicia boliviana lo sigue buscando.

[email protected]








Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter