Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2008

Amrica Latina habl con voz propia en el Foro Social Europeo
El ALBA combate con xito la globalizacin del neoliberalismo

Ricardo Daher
Liberacin


La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA) que tiene como miembros a Venezuela, Cuba, Dominica, Bolivia y Honduras, se est enfrentando con xito las estrategias de la integracin neoliberal impulsadas por la administracin norteamericana a travs de los tratados de libre comercio, y al tiempo que impulsa la coordinacin de los polticos productivas y sociales de los gobiernos, incorpora y desarrolla la participacin de los movimientos sociales para que permanezca y se desarrolle en el tiempo, segn se desprende de las intervenciones de representantes de movimientos sociales reunidos en el Foro Social Europeo celebrado en Malm, Suecia, entre el 17 y 21 de septiembre pasado.

Aunque no fue fcil, Amrica Latina logr hacer oir su voz en el Foro Social Europeo y trasmitir sus experiencias de cambios sociales y movilizacin. Uno de los eventos ms concurridos por los europeos interesados en la realidad latinoamericana, fue el seminario "ALBA alternativa y nueva experiencia en Latinoamrica".

El ALBA, una iniciativa bolivariana
Nora Castaeda, presidenta del Banco de la Mujer de Venezuela record que en las dcadas de los 80 y 90, Estados Unidos promovi en Amrica Latina y el Caribe un modelo de neoliberal de integracin. Para ello us organismos como el Banco Mundial, El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional.

En esa poca, dijo Castaeda, se invent el "paquetazo", medidas de ajustes econmicos que supuestamente iban a promover el desarrollo, "pero que slo lograron que los pases ricos fueran ms ricos, y los pobres ms pobres".


"En ese contexto, en diciembre de 1998, una figura histrica llega al gobierno de Venezuela, el comandante Hugo Chvez. Un hombre comprometido con su pueblo y formado en el ideario de Simn Bolvar" resumi Castaeda.

As, a principios del nuevo siglo, Chvez plante un nuevo modelo de integracin, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica (ALBA) que se convirti en un contrapeso al modelo neoliberal de integracin, el ALCA.

La dirigente venezolana record que las potencias econmicas nos arrebatan los recursos financieros y ahora pretenden tambin quedarse con nuestros recursos naturales, como los bosques naturales, su flora, el agua dulce, etc. "Se aprovecharon del petrleo y ahora quieren el agua y la biodiversidad, all estn las medicinas del futuro".

Castaeda subray que el ALBA propicia la unidad de los pueblos ms que de los pases, de los pueblos del sur, pero tambin con los pueblos del norte, con el objetivo de salvar la Humanidad.
El ALBA "es un instrumento de integracin y unin en la diversidad y tiene como fundamentos la cooperacin, la solidaridad, la complementaridad e igualdad de gneros. Pretende construir una sociedad fundamentada en el amor y la justicia, y combate el egosmo, el individualismo y la competitividad", explic la presidenta del Banco de la Mujer de Venezuela.

Sostuvo que en el ALBA se reconoce la necesidad de la transferencia de tecnologa, "pero sin que se imponga sobre el saber de nuestros hermanos" y record que los pueblos originarios tienen mucha sabidura para compartir con el mundo. "Debe haber un dilogo de saberes" subray.

La dirigente venezolana indic que el ALBA prioriza las empresas pblicas y su inversin para el desarrollo en oposicin a las polticas privatizadoras de los procesos de supuesta integracin econmica impulsados por Estados Unidos. "Aceptamos la inversin extranjera si llega en beneficio de la Humanidad, y enfrentamos el auso del oligopolio y el monopolio.

Castaeda explic que el ALBA debe servir para compartir riquezas y sabidura entre los pueblos. "Venezuela tiene las mayores reservas petroleras comprobadas del mundo y es un recurso que estamos dispuestos a compartir", dijo, y esa decisin abarca tambin a los pobres de Estados Unidos y Europa. Seal que existe el sueo de lograr otras fuentes de energas que no contaminen, y que el da que eso se logre y sea suficiente, "ese da dejaremos el petrleo donde est".

Destac adems que, "como plante Fidel Castro" este es un tiempo de batalla por las ideas, por lo que el ALBA presenta un ideario de lucha contra la pobreza, autonoma e identidad. "En Amrica Latina somos afro, indgenas y europeos, tenemos la madre patria en Europa, Africa y en la Pacha Mama".

Finalmente, explic que en la concepcin del ALBA, los derechos humanos son integrales e incluyen desde el derecho a la vida hasta los derechos econmicos, y que si falta uno slo de ellos no hay vigencia plena de esos derechos.

Integracin de los movimientos sociales
Por su parte, el representante de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Jos Hernndez valor la integracin de los movimientos sociales al ALBA, ya sea de pases miembros o no, y su incorporacin a la estructura de funcionamiento, a travs del Consejo de Organizaciones Sociales, con el mismo status que el Consejo de Ministros.

Hernndez record que en desde la dcada de los 50 han existido intentos y propuestas de integracin regionales, pero siempre fueron mecanismos de integracin econmica.

Destac que en los nuevos proyectos de integracin como el Mercosur y la Comunidad Andina, se han establecido cartas sociales y espacios de participacin social, pero casi no funcionan y no tienen injerencia en la estructura orgnica, debido a que esos acuerdos estn centrados en cuestiones econmicas. Las cartas sociales son formales.

"Con el ALBA comienza un proceso innovador en lo poltico, social y econmica" subray Hernndez.
En este proceso de integracin la base es la cooperacin y la solidaridad, y existe un inters poltico real en la participacin de los movimientos sociales. Por eso se concret una estructura organizativa y funcional a travs del Consejo de Movimientos Sociales al mismo nivel que el Consejo de Ministros. De todas maneras, este proceso est todava en construccin y abierto a movimientos sociales de pases que no integran el ALBA.
El Consejo de Movimientos Sociales, explic el sindicalista cubano, no es un espacio poltico ni para derimir disputas, sino un espacio para proponer iniciativas de desarrollo.

Advirti adems que los movimientos sociales tienen dificultades para ocupar los espacios existentes y por eso se estn estudiando propuestas para poner en funcionamiento los espacios que se presentan.

El ahorro energtico
Gisela Alonso, presidenta de la Agencia de Media Ambiente (CITMA) de Cuba, subray que el ALBA es un proyecto de enfrentamiento al noeliberalismo globalizado y abord la relacin de Cuba con los dems socios del acuerdo a travs de la energa y de la concepcin que ha tenido la Revolucin sobre su desarrollo.
Record que el lder de la Revolucin, Fidel Castro, ya en los primeros meses de 1960, sostuvo que Cuba deba ser un pas de hombres de ciencia y pensamiento.

Alonso seal que la dcada del 90 fue muy dificil para Cuba tras la cada del sistema socialista. Entonces los problemas energticos se agudizaron y record con humor que en ese perodo tenan los "alumbrones" debido a que eran ms largos los perodos sin energa elctrica.

Cuba inici entonces un proceso de desconcentracin de las termoelctricas, ms chicas, para que consuman menos petrleo, al tiempo que se comenz el desarrollando del uso de energa renovable.
En diciembre de 1998 Hugo Chvez gana las elecciones en Venezuela y tiempo despus plantea el ALBA. "Venezuela tena petrleo y nosotros gente" resume Alonso, y y se inicia el intercambio. Mdicos, maestros, tcnicos cubanos contribuyen al desarrollo de los planes sociales de Venezuela.

Sin embargo, advierte Alonso, el acceso al petrleo "no nos da el derecho a malgastarlo" por lo que se prosigue con los programas de ahorro. En ese sentido destac la obtencin de crdito chino por el cual se inicia la sustitucin de electrodomsticos por otros de bajo consumo, as como de bombillos de bajo consumo. Esto ltimo se extiende a otros pases del ALBA.

En materia energtica, explic, Cuba est desarrollando dos campos elicos pilotos y est investigando como desarrollar en el pas las celdas de silicio para la construccin de paneles solares. La energa solar sera de gran utilidad en Cuba y en el Caribe, pero la tecnologa de los paneles est en los pases del norte y son muy caras.

Alonso inform tambin sobre el uso de la biomasa para la energa, pero fue muy clara al sealar que no se trata de producir alimentos para transformarlos en energa, sino el uso de los residuos de la forestacin o la agricultura.
Estos son proyectos de trabajo conjunto dentro del ALBA destinado a las comunidades rurales.

ALBA contra el TLC en Nicaragua
Antonia Gutirrez, de la Asociacin de Trabajadores del Campo (ATC) de Nicaragua compar la destruccin de la produccin agropecuaria provocada por el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, y los cambios que comienzan a darse con la incorporacin del pas al ALBA tras la asuncin de Daniel Ortega a la presidencia.
La dirigente campesino record que en los 80 "tuvimos la oportunidad de tener una revolucin hecha por los trabajadores" aunque se nos impuso una guerra financiada por Estados Unidos. Sin embargo, seal, "logramos trabajar en la educacin, la salud y avanzamos en el papel de la mujer en la sociedad".
Despus de las elecciones de noviembre de 1989 que gan Violeta Chamorro asociada a los contrarrevolucionarios financiados por Estados Unidos, Nicaragua soport 16 aos de gobiernos neoliberales que fueron desmantelando todas las conquistas sociales, "nos quitaron los avances logrados por los trabajadores, campesinos y las mujeres" subray Antonia Gutirrez.

En ese perodo se firm, junto a los pases centroamericanos, el TLC con Estados Unidos. "Se fortaleci el proyecto neoliberal. Privatizaron la educacin, la salud, y se instalaron las maquilas" explic. La dirigente campesina dijo que estos cambios se hicieron violando la Constitucin vigente que obliga al Estado a velar por la seguridad social del pueblo. Dijo que las maquilas no pagan impuestos y compiten deslealmente con los artesanos y pequeos productores, adems de establecer salarios de explotacin.

"Ahora con el ALBA -destac Gutirrez- hay ms escuelas en el rea rural y tenemos salud gratuita".
"En el TLC se nos imponen condiciones, mientras que los temas dentro del ALBA se resuelven por acuerdo", insisti. "Son acuerdos en favor de los sectores marginados y en beneficios del conjunto de toda la sociedad. Los acuerdos dentro del TLC es entre empresas transnacionales, mientras que en el ALBA hay ms equidad social, respeto a nuestra identidad cultural y tradiciones, y para las mujeres campesinas se desarrollan programas especiales desde el Estado".

El ALBA apenas se inicia en Honduras
Para Santos Cornelio Chirinos, dirigente del Consejo Coordinador de Organizaciones Campesinas de Honduras (COCOCH), el ALBA apenas comienza en su pas y enfrentado a los medios de comunicacin que responde a la oligarqua local. "An es poco lo que tenemos" -admite Chirinos- y los medios de comunicacin, que no estn respaldando al presidente Manuel Zelaya, estn en contra del ALBA y desvirtan su accin en el pas".

El dirigente campesino hodureo destac que en el acto de firma de ingreso del pas al ALBA, convocado por el presidente Zelaya, concurrieron ms de 100 mil personas convocadas por el movimiento social.

Destac que los ciudadanos ya estaban recibiendo los beneficios del ALBA antes de la incorporacin del pas a la iniciativa integradora, a travs de la Misin Milagro, por la cual cientos de personas recuperaron la visin.
Chirinos record que en dos aos habr elecciones en su pas y que la integracin al ALBA puede ser modificado por el nuevo gobierno. Para ello sostuvo la necesidad de que la sociedad civil discuta y disee estrategias para que la integracin de los pueblos pueda persistir.

Dificultades del Banco del Sur
Aunque el Banco del Sur no es parte del proyecto del ALBA, tambin integra la concepcin integradora impulsada por el presidente Hugo Chvez en la regin, destac el belga Jrme Ollier, del CADTM (Comit para la Anulacin de la Deuda del Tercer Mundo).

Record que el ALBA est integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica y ahora Honduras, mientras que el Banco del Sur abarca principalmente a los integrantes del Mercosur, miembros y socios, es decir Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Ecuador, y Bolivia.

Para explicar las razones de la necesidad de ese banco, Ollier seal que desde el 2005, con la suba de precios de las materias primas, los pases del sur han incorporado enormes reservas a sus bancos centrales. Hasta entonces, los gobiernos usaban esas reservas para comprar ttulos de deuda del gobierno de los Estados Unidos. De esa manera, los pases pobres financian el desarrollo de Estados Unidos cobrando intereses de apenas el 3 por ciento. Al mismo tiempo, los pases del sur solicitan prstamos al norte, pagando tasas de inters del 6, 7, 12 y hasta el 40 por ciento como el caso de Argentina durante la crisis de 2001.
"Es un sistema ridculo donde los pases del sur dan dinero al norte al 3 por ciento y se lo piden prestado pagando ms del doble de ese inters", dijo.

Hasta el Banco Mundial ha reconocido que el sur da ms dinero al norte que al revs, y en base a esta situacin podemos entender la necesidad de un banco del sur, destac el exponente.
La idea del banco del sur ya exista desde los aos 70, pero es retomada y planteada con fuerza por el presidente Hugo Chvez en 2004. En este planteo el banco debe tener un objetivo de solidaridad entre los pases del sur como mnimo.

Pero esta coincidencia en la necesidad del crear el banco no implica una coincidencia sobre sus objetivos.
Una muestra de esto es que si bien el Banco del Sur fue inaugurado en diciembre del 2007, an no se ha puesto en funcionamiento, segn dicen, pro problemas tcnicos. Entonces tena 3 meses para solucionar esos "problemas tcnicos", pero ya han pasado 10 meses y el banco sigue sin funcionar.

En realidad, sostiene el representante de CADTM, esas razones tcnicas son polticas y estn vinculadas la visin de Brasil y en menor medida de Argentina sobre los objetivos de esa institucin financiera.

Brasil, seal, tiene su propio banco de desarrollo para promover a sus industrias y exportaciones, con un capital anual de 22 mil millones de dlares.

El Banco del Sur apenas arrancara con un fondo de 7 mil millones.
Brasil no estuvo interesado en un principio en el Banco del Sur, incluso se opuso, pero cuando los dems pases comenzaron a avanzar en su concrecin, se sum al mismo. Brasil y Argentina, explic el dirigente francs, pretenden que el Banco del Sur trabaje para financiar a las sucursales de las empresas transnacionales radicadas en estos pases, bajo un modelo tradicional capitalista.

En las discusiones en curso se debe definir si el papel del Banco es resolver las asimetras entre los pases, si se financia a las empresas pblicas o slo las privadas, qu tipos de proyectos deben ser respaldados, si el Banco debe apoyar proyectos sociales o slo productivos, de dnde deben prevenir los fondos, si de los Estados participantes o del mercado financiero, y como adoptar las decisiones, y definir si cada pas tiene un voto independiente de su aporte, como la es la propuesta de Ecuador, o como plantea Brasil, otorgar votos segn el aporte econmico.

La decisin de estos temas determinar si el Banco del Sur se limitar a reproducir el modelo capitalista o se pone en funcionamiento como un banco solidario y al servicio de los pueblos de la regin.

Para Ollier, la demora slo sirve a los proyectos subimperialistas de las empresas extranjeras instaladas en Brasil y Argentina.

Finalmente destac que el banco del ALBA fue puesto en funcionamiento en 6 meses mientras que el Banco del Sur lleva 3 aos gestndose sin que se concrete.

El optimismo del representante de CADTM fue limitado tras la participacin del representante de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Jos Hernndez, quien advirti que el Banco del ALBA an no est operativo aunque los plazos parecen ms cortos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter