Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2008

Entrevista con Pedro A. Prieto, vicepresidente del comit organizador de la conferencia internacional de la Asociacin para el Estudio del Cenit del Petrleo (ASPO)
"Hay que empezar a aprender a medir el mundo fsico, desprendindose de las referencias monetarias, que cada vez son ms ficcin

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Pedro A. Prieto es el vicepresidente del comit organizador de la conferencia internacional de la Asociacin para el Estudio del Cenit del petrleo (ASPO) que se celebrar en Barcelona los prximos 20 y 21 de octubre de 2008. Prieto es ingeniero tcnico de telecomunicaciones en la especialidad de equipos electrnicos (Madrid, 1972) y ha trabajado en este sector, primero con Standard Elctrica, S. A./ITT, y despus con Alcatel durante 32 aos, donde tuvo diferentes responsabilidades: ingeniero de diseo de redes telefnicas, profesor de los laboratorios de Investigacin de ITT, si bien la mayor parte de su carrera se desarroll en el campo de la exportacin donde fue nombrado vicepresidente de la divisin de Radiocomunicaciones de la Corporacin. Ha trabajado en pases exportadores de petrleo, gas y carbn, desde Venezuela y Colombia hasta Irak, donde dirigi un proyecto para la modernizacin de la red de telecomunicaciones y la instalacin de 200.000 nuevas lneas de abonado entre 1979 y 1981, perodo en el que tuvo lugar la guerra entre Irak e Irn, en su opinin, una lucha feroz por los recursos energticos promovida por las grandes potencias y en detrimento de ambos pueblos.

Se gradu en gestin internacional de telecomunicaciones en la London Business School en 1992. Trabajo y vivi en Polonia, donde fue director comercial y de desarrollo corporativo de Alcatel, como responsable de la primera digitalizacin de la red de telecomunicaciones polaca, durante las ltimas fases del gobierno socialista. Fue en Katowice, en la Silesia polaca, seala Prieto, donde al ver caer copos de nieve negra sobre la ciudad y constatar las enormes dificultades de un cambio social de envergadura aument definitivamente su preocupacin por el problema de la energa.

Dej la actividad de las telecomunicaciones por voluntad propia poco despus del 2001 y complet cursos para convertirse en agricultor y ganadero, aunque esta actividad sigue estando relegada por su actividad en el sector de las energas renovables. En la actualidad es consultor y presidente de Tietar Solar, S. L. y Energas del Tietar, S. L., sociedades que operan en el activo mercado fotovoltaico en Espaa. Prieto gestiona una planta fotovoltaica de 1 MW con un sistema de alta concentracin a 400 soles en el oeste espaol. Tambin es cofundador de la Asociacin para el Estudio de los Recursos Energticos (AEREN) y coeditor de Crisis Energtica, el blog de referencia de ASPO en espaol. Ambas son entidades sin nimo de lucro y totalmente independientes en su humilde financiacin. Pedro A. Prieto es igualmente miembro de Cientficos por el Medio Ambiente (CiMA).

Como se indic, AEREN est organizando la 7 Conferencia Internacional de ASPO en el Barcelona, los prximos 20 y 21 de octubre (http://www.aspo-spain.org/aspo7). Se trata de una reunin de cientficos, acadmicos y polticos conscientes provenientes de todo el mundo. El colectivo tiene un nico vnculo comn: su inters en la determinacin de la fecha ms probable de la llegada al cenit de la produccin mundial de petrleo y ltimamente tambin del gas natural, que son los dos combustibles de mayor uso y ms verstiles con que cuenta la Humanidad y por ello tratan de elevar el grado de conciencia de toda la sociedad sobre el problema que representar para todos los seres humanos la llegada a este punto histrico en que comience un inexorable declive.

REBELIN: La 7 Conferencia Internacional de ASPO se celebrar prximamente en Barcelona. De qu hablaris en ese encuentro internacional? Podras informarnos de las personas que van a intervenir en la conferencia?

Pedro A. Prieto: En el encuentro se hablar el primer da de los aspectos geolgicos del agotamiento gradual de los combustibles fsiles, haciendo especial nfasis en la llegada al cenit, pico o momento de mxima produccin absoluta de la produccin mundial de petrleo y gas y de las consecuencias que puede tener para la Humanidad el llegar a este punto. Ese es el objetivo fundacional de los miembros de ASPO (la Asociacin para el Estudio del cenit del petrleo y el gas, por sus siglas en ingls)

El segundo da, se tratarn los aspectos sociales, econmicos y geopolticos que este momento, verdadera encrucijada para la humanidad, puede suponer para la Humanidad y se presentarn algunas soluciones locales a este problema, ya puestas en funcionamiento con energas alternativas y se estudiarn las posibilidades reales de que estas alternativas se puedan hacer cargo (o no) de la disminucin del flujo de recursos energticos y mantener el modelo social. Es decir, si pueden ser verdaderamente energas alternativas que permitan la continuidad del modelo econmico y de consumo actual que predomina en el mundo o si al menos pueden ser paliativas y permitir un acoplamiento gradual a sistemas de menor entropa o actividad, con un cambio de modelo, o si realmente va a haber que cambiar definitivamente de modelo, de forma voluntaria, consciente o anticipada o si ser la Naturaleza la que tenga que hacerlo por nosotros.

Las personas que intervendrn son relevantes gelogos de prestigio mundial, acadmicos de mucho nivel, polticos conscientes de que este momento es trascendente, singular y nico para la Humanidad, cientficos. Una breve resea de los mismos se puede encontrar en el Programa Oficial de las conferencias, con sus ttulos y en breve publicaremos en la pgina web de AEREN ASPO Spain (http://www.aspo-spain.org/aspo7) unos breves pero impresionantes curriculum de la mayora de los ponentes.

"The Party's Over" (La fiest se acab), es el ttulo de un libro del profesor Richard Heinberg que sueles citar. Qu fiesta ha finalizado? Cules han sido los motivos de la interrupcin?

El profesor Richard Heinberg es un miembro relevante de ASPO y del Post Carbon Institute y autor de cuatro libros clave que tratan sobre este tema central de nuestra conferencia. Al menos uno de ellos se encuentra editado en espaol; es el citado The Partys Over (Se acab la fiesta, al que siguieron otros, como Powerdown (que se podra traducir como Decrecer), The Oil Depletion Protocol (el Protocolo del Agotamiento del Petrleo) o Peak Everything (que se podra traducir como La llegada al cenit de la produccin de todo lo dems). Richard tiene en Internet mltiples referencias y es llamado frecuentemente por los medios de comunicacin, aquellos que van empezando a tomar nota de la importancia de la llegada al cenit mundial de la produccin de petrleo, para explicar el fenmeno.

La fiesta que se acaba es la que vivimos en esta sociedad de dispendio y consumo a ultranza, fomentada por un crecimiento infinito en el consumo y transformacin de bienes a que obliga el sistema actual. Si a partir de la llegada a este punto, empieza a dejar de haber cada vez menos energa disponible para toda la Humanidad, y a cada ao que pase an menos, y si las energas alternativas que existen o se prevn en el horizonte no pueden reemplazar esta prdida por agotamiento gradual de los yacimientos, necesariamente finitos, entonces, es el momento de la resaca para este modelo de sociedad.

T has sostenido que el actual desplome financiero es el efecto visible de la causa oculta del cenit mundial del petrleo. Qu deberamos entender por cenit del petrleo?

El cenit del petrleo es el momento en el que la produccin mundial de petrleo alcanza el flujo mximo de su produccin mundial y, a partir de ah, comienza a caer la misma de forma inexorable e irreversible hasta que las fuentes se terminan cegando. No es el momento en el que el petrleo se agota en su totalidad, no. Es el momento en que llega al cenit o pico mximo del flujo de su produccin, por razones geolgicas, fsicas, del mundo real. En la espaola Asociacin para el Estudio de los Recursos Energticos (AEREN) y en ASPO creemos que ese momento es inminente en trminos histricos, que lo tenemos encima y est muy cerca de los 85 millones de barriles diarios que hoy extraemos, procesamos, transportamos y quemamos.

Y por qu creis que ese momento es inminente?

El principio por el que se cree que esto es as es porque cuando se analizan los yacimientos individuales y sus formas de extraccin y posterior agotamiento (y hay centenares de campos que ya estn o bien cerrados o en franco declive o declive terminal de produccin), se observan determinados patrones de comportamiento de los flujos de extraccin. Cuando eso se extrapola a los pases, que no son ms que sumas de los yacimientos que poseen, se observa un fenmeno similar, en un nivel ms alto de produccin. Pues bien, ms de 55 pases productores ya estn en declive o franco declive productivo, sin que el comn de los ciudadanos lo perciba, porque hasta ahora, los nuevos yacimientos que van entrando en produccin, iban compensando a los que la disminuan.

Pero desde los aos 80, descubrimos cada ao menos de lo que quemamos. Hoy descubrimos un nuevo barril por cada seis que consumimos. Estamos empeando las joyas energticas de la abuela, en palabras del profesor Mariano Marzo, uno de los ponentes.

Pero el petrleo, como decas, no se acabar con su llegada al pico.

El petrleo no se acabar con la llegada al cenit. Har buenas las palabras jocosas del jeque saud Yamani, muy celebradas por los escpticos respecto del fenmeno del cenit, de que la edad de piedra no se acab porque se acabaran las piedras y, por tanto, la edad del petrleo no se acabar porque se acabe el petrleo. Tienen razn, aunque sus motivos sean ridiculizar a este movimiento y hacer creer a la gente que habr reemplazos energticos suficientes para compensar esta cada. Los gelogos saben que el petrleo seguir quedando bajo el suelo, pero el problema fsico y real, es que cuando cueste un barril de energa extraer un barril de energa del subsuelo, ese barril se quedar abajo y jams se extraer, por una simple razn fsica, aunque el petrleo se ponga a 1.000 $ el barril. No es un problema econmico; es de agotamiento fsico.

Creo que el desplome financiero mundial ser una alerta temprana de la llegada al cenit de produccin de la energa mundial y el petrleo es el 40% de la misma; la parte ms importante, verstil y de mayores y ms ubicuas aplicaciones, que cubre ms del 90% del transporte mundial. Desde hace varias dcadas, aunque mucha gente no lo sepa, la cantidad de energa per capita en el planeta ha ido disminuyendo ligeramente, aunque en su nivel absoluto haya seguido creciendo de forma desaforada, porque el crecimiento de la poblacin pas a tener ndices superiores a los de la extraccin y consumo de energa. Sin embargo, que miles de millones de seres tengan cada vez menos acceso a la energa, no le importa al sistema econmico y financiero mundial, si cada vez hay ms energa disponible en total con la que mantener el sistema de crecimiento continuo que exigen las finanzas mundiales (pago del capital prestado con intereses adicionales al capital). Hasta ahora haba a quien prestar, en la esperanza de que devolvera ms de lo que se le prest, porque poda producir bienes o realizar ms servicios de los que representaba el capital prestado y pagar los intereses. Pero a partir del momento en que dispongamos de menos energa cada vez, est claro que la sociedad tendr menos capacidad de devolver lo prestado en el ao x con sus intereses en el ao x + 5 x + 10 (o incluso x + 25, como se haba generalizado ltimamente). La razn es que la energa, aunque el sistema financiero la trata como un bien ms, es sin embargo el requisito previo e imprescindible para que se den todos los dems bienes. Y el alcohol para esta fiesta, que ms bien era una orga, se est acabando.

Hay algn experto, algn cientfico que discuta actualmente el hecho geolgico al que hacas referencia? Si no es el caso, dnde radican las diferencias de importancia entre los miembros de la comunidad cientfica sobre estos asuntos?

Por supuesto que los hay. Hay muchos gelogos y muy importantes, aunque sobre todo, una legin de economistas clsicos, que cuestionan que vayamos a llegar al cenit, sobre todo, con carcter inminente. Hay gente para todo y todos tienen que ser escuchados, claro. Es ms, este grupo de optimistas inveterados, que a su vez divergen entre los que ni siquiera reconocen lmites a los que se sitan razonablemente cerca de las previsiones de ASPO, son los que tienen y dominan todos los medios de informacin y sobre todo, los financieros y sepultan las opiniones de los cientficos de ASPO en los millones de hojas diarias de papel sepia o salmn de sus medios de tiradas imposibles de emular. Son los cientficos de ASPO, los que han tenido que moverse sin apenas medios y con sus propio y voluntario esfuerzo personal, para hacer llegar su mensaje de advertencia a la humanidad. Gracias fundamentalmente a Internet, hoy son ms de 4 millones de llamadas a este fenmeno, que ya es inocultable.

En realidad, para la mayora de cientficos y gelogos, est fuera de discusin que si la tierra es finita y limitada, los bienes que sta contiene, tiene que ser forzosamente finitos. Las diferencias estriban en que algunos, o bien por la fuerza y el inters de las grandes empresas para las que trabajan, lo llevan hacia el ao 2030 y los cientficos de ASPO consideran que este cenit de la produccin mundial se dar hacia el 2008-2010 e incluso algunos como Kenneth Deffeyes, creen que el llamado petrleo regular o convencional, ya ha podido llegar a su cenit en 2005-2006 y que lo que vivimos ahora es una superposicin que compensa temporalmente la cada de esta produccin (tambin llamada de petrleo barato) de petrleos ms costosos de extraer, no slo en trminos econmicos, sino en trminos energticos, como el petrleo extrado del circulo polar o el de plataformas marinas a grandes profundidades o del petrleo pesado extrado de exprimir arenas o esquistos o el de licuar gases. Incluso la nada sospechosa de alarmismo Agencia Internacional de la Energa ya advierte de este problema grave, cuando su economista jefe, Fatih Birol dice tan claramente tenemos que dejar el petrleo, antes de que el petrleo nos deje a nosotros. El asunto empieza a ser inocultable.

Normalmente cuando hablamos de las causas del actual desplome financiero se habla del descontrol de los grandes grupos financieros, ineficacia e imprudencia de los directivos, hipotecas subprime, especulacin ilimitada, codicia altanera. Por qu crees que el cenit mundial del petrleo es la causa ltima?

Ciertamente, los grandes medios actuales, entre los que destacan las noticias econmicas y financieras, hablan un lenguaje crptico y sacerdotal, que la mayora de los ciudadanos repite como las letanas se repetan en los momentos de auge de las religiones convencionales. Sin duda la codicia humana es parte de este problema, la imprudencia de directivos, tambin; el descontrol de los grupos financieros, lo mismo. Si se conceden hipotecas a personas fsicas o jurdicas que no pueden devolverlas, pues verdaderamente eso es una causa. Pero todas estas, son razones econmicas. Por cierto, el sistema presume de tener dispositivos de control suficientes, que ahora se ve no eran tales.

Creo que el cenit de la produccin mundial de petrleo es una causa clave del desplome financiero, porque ste solo crece y se mantiene copiando el formato de crecimiento multiplicacin exponencial de las bacterias en el mosto para producir vino, esto es, mientras hay sustrato energtico y azcares (energa para transformar aceleradamente a la sociedad), la multiplicacin financiera de los panes y los peces es posible. Pero al igual que con el mosto, cuando el sustrato que alimenta y permite la reproduccin se empieza a agotar, el crecimiento exponencial se para y las bacterias, cumplido su fin, mueren. El petrleo, la energa, no son un bien comn ms; son el requisito previo e imprescindible para producir los dems bienes y ofrecer servicios.

Tambin t has recordado que se atribuye a Kenneth Defeyyes, profesor emrito de la Universidad de Princeton y discpulo de M. King Hubbert, el padre de la teora del cenit de la produccin mundial del petrleo, la idea de que la llegada al cenit se suele ver siempre desde el espejo retrovisor. Qu significa esa metfora automovilstica?

Pues exactamente que el fenmeno no se suele ver o querer ver hasta que no queda ms remedio que reconocer la cada del flujo del petrleo, aos despus de que las contabilidades tengan que dar cuenta necesariamente de este hecho. As pas con M. King Hubbert en 1956, cuando advirti que al ritmo de extraccin de petrleo en los EE. UU. ste pas llegara al cenit en 1971. Aquello provoc un aluvin de carcajadas despectivas y condescendientes para con Hubbert. En aquellos momentos, el pas viva inundado en petrleo barato, ligero y de fcil extraccin y James Dean se baaba en l y se haca millonario en las escenas de la pelcula Gigante. Pero en 1971, los EE. UU. llegaron al cenit. El Reino Unido pas de ser exportador a importador de petrleo, con lo que descubri y explot en el Mar del Norte. Su produccin comenz a declinar en el ao 2000 y a nadie pareci preocuparle este hecho trascendente. Indonesia siguen en la OPEP por inercia, porque ya es pas importador de petrleo. Y los medios dominantes siguen callando o poniendo sordina a estas seales alarmantes y preocupantes para algunos de nosotros.

A veces uno se pregunta si el ser humano tiene ms capacidad de reaccin, previsin y anlisis para evitar entrar en hecatombes, utilizando el raciocinio y corrigiendo su propio rumbo ms que una bacteria de las que transforman el mosto en vino hasta que agotan los azcares. El hombre parece tener una constatable dificultad para entender la funcin exponencial, en palabras de Al Bartlett, profesor emrito de la Universidad de Colorado.

Curiosamente, si una bacteria lctea se multiplica de forma fulgurante y exponencial (2, 4, 8, 16, 32, etc.), pongamos a cada hora, en un sustrato de un volumen limitado y definido, las primeras multiplicaciones tardan muchsimas horas o das en producirse. Pero la ltima multiplicacin, cuando todava queda la mitad del alimento de las bacterias en el recipiente, se produce en apenas una hora. Esta claro que las bacterias no tienen capacidad de reaccin contra este fenmeno que les lleva a la muerte sbita por consuncin de su soporte. Y est por ver si el hombre tiene esa capacidad de reaccin, con este producto singular que es el petrleo, del que ahora vive y con el que transporta ms del 90% de sus bienes y realiza ms del 90% de sus servicios. Hasta ahora y con el consumo de petrleo, solo se ha reconocido en los pases llamados post cenit pases cuando han pasado varios aos disminuyendo su produccin. Si se hace lo mismo slo despus de que el mundo lleve varios aos cayendo por la ladera de esa fatdica cumbre, ya ser demasiado tarde para reaccionar.

Hace diez aos Campbell y Laherrre publicaron un artculo histrico: El fin del petrleo barato. En l hacan mencin a un concepto que se conoca desde los 50 gracias al gelogo Marion King Hubbert, quien intuy que el modo general de explotacin de un yacimiento, regin o pas, describa una curva en forma de campana y que el recurso sola estar a la mitad aproximada de su explotacin posible cuando llegaba a su tasa mxima de extraccin y empezaba a partir de ah a declinar de forma inexorable. El asunto, t mismo lo has sealado, fue virtualmente ignorado por la ciencia del momento y ms an la economa establecida. Por qu fue as? Una ciencia negada a las nuevas hiptesis no alocadas? Una ciencia que no atiende las nuevas investigaciones?

No parece tanto una negacin de una tesis que se basa en clculos cientficos, como la tendencia humana a intentar evitar las malas noticias. En apenas uno o dos siglos de cultura de acceso casi irrestricto a la energa, y siempre creciente en ese intervalo, por parte, sobre todo, de la civilizacin industrial y capitalista dominante (que en realidad es una minora de la sociedad mundial), se ha producido, especialmente en estos pases altamente consumistas y en las clases dominantes de los dems pases, una generacin hedonista, incapaz de sacrificio, de renuncia, de autocontencin. El medio era favorable a ello y es humano; hay que entenderlo as. Dos millones de aos como humanos muy estabilizados en consumo y poblacin, muy sostenibles y eso no parece importante. Unos pocos cientos de miles de aos con el fuego dominado, aunque con el entorno bastante respetado, y la poblacin humana permaneci en todo ese largo periodo bastante estable todava. Fue un adelanto tcnico, pero de alcance relativamente limitado en cuanto impacto sobre la naturaleza. Siete mil aos de domesticacin animal y agricultura y los seres humanos siguieron sin pasar de unos pocas decenas de millones y con el entorno relativamente intocado. Pero doscientos aos de civilizacin industrial, de crecimiento vertiginoso e incesante, de milagros tcnicos y tecnolgicos, parecen haber bastado para convencer a los seres humanos que el progreso tcnico, el mecanismo acelerado de transformacin de la naturaleza con que nos hemos dotado, no tiene marcha atrs. El ya inventarn algo forma parte del imaginario comn de los ciudadanos del alienado mundo industrial y capitalista. Estamos en la ltima media hora de la fermentacin, en cuanto al uso de los recursos energticos mundiales disponibles. La tinaja bulle como nunca antes y en vez de preocuparnos por el futuro nos felicitamos por la intensidad de la efervescencia y creemos que el mosto de la tinaja no se acabar jams. Es ms un hecho cultural dominante que una reflexin cientfica. As parecen ser las cosas.

Las mejoras tecnolgicas y mayores inversiones financieras en exploracin, no podran contribuir a retrasar el cenit del que hablamos? No podramos confiar alegre y confiadamente, como en otras ocasiones, en el progreso tecnolgico?

De hecho, las mejoras tecnolgicas han contribuido y contribuyen a retrasar los tiempos de llegada al cenit en los yacimientos de petrleo y gas y han contribuido, sin duda, a encontrar ms yacimientos en lugares ms difciles e inaccesibles. A veces, estas mejoras deforman la curva en forma de campana y la prolongan. Aunque a veces, se observa que la extienden en el tiempo o aumentan su supuesto nivel mximo, pero a costa de producir luego cadas ms rpidas y verticales de la produccin. A veces pasa eso con las inyecciones de agua en los pozos para aumentar su presin, a medida que la extraccin del recurso la hace decaer. Esto prolonga el ritmo de produccin, pero luego puede producir cortes abruptos de la misma, que en las explotaciones tradicionales no se daban, cuando el nivel del agua alcanza determinados puntos del yacimiento y ciega mecanismo de extraccin. O cuando en las etapas finales, el porcentaje de agua que se extrae mezclada con petrleo, de la que previamente se haba inyectado, hace empeorar el coste energtico de extraccin y complica el tratamiento del recurso. El progreso tecnolgico ayuda, pero como dicen en mi pueblo, de donde no hay, no se puede sacar. Los EE. UU. poseen el mayor nivel tecnolgico del mundo y poseen la mquina de producir billetes verdes. Eso no les ha privado de haber pasado de ser el primer productor, primer consumidor y primer exportador del mundo a la penosa situacin de tener que importar casi el 70% del petrleo que consumen. Las inversiones financieras ayudan, claro, pero slo si el flujo dinerario se correlaciona con el recurso tecnolgico y humano a emplear y hay donde ponerse a mejorar. Ya en 2003 se emplearon 8.000 millones de dlares en exploracin que dieron como resultado apenas 4.000 millones de dlares en nuevos yacimientos encontrados. Pero claro, hablar en trminos monetarios es bastante ficticio, porque los precios del bien fsico varan de forma cada vez ms espasmdica. Hay que empezar a aprender a medir el mundo fsico, desprendindose de las referencias monetarias, que cada vez son ms ficcin. Y lo cierto es que con cada vez ms recursos financieros, se encuentra cada vez menos petrleo, incluso aunque se explora desde el rtico hasta profundidades de 6.000 m. bajo el nivel del mar.

Has sealado que los economistas clsicos todava trabajan, piensan y se comportan como si la Tierra fuese un lugar sin lmites, una especie de Tierra plana en la que los recursos y sus tasas y flujos de extraccin jams pudiesen disminuir. Tratan a la energa como un bien de consumo ms. Sigue siendo as? No hay voces disidentes en la economa ecolgica o en la economa crtica?

Afortunadamente s hay voces disidentes y cada vez ms, aunque sigan siendo una gota en el ocano de informaciones de prensa, radio y televisin. En Espaa tenemos a Jos Manuel Naredo, toda una referencia mundial de autoridad en el campo de la economa vinculada a los bienes fsicos y no desprendidos y olvidados de ellos. En el mundo, Nicholas Georgescu Roegen, fue todo un pionero. Pero siguen siendo voces ahogadas por los gritos de Wall Street y de las bolsas de valores mundiales, que han perdido todo norte o referencia entre la medida econmica y la medida fsica

Se podr decir: en otras ocasiones se ha hablado tambin de ese cenit petrolfero y las previsiones no se han cumplido. No estamos de nuevo ante un escenario as? No estamos siendo demasiado alarmistas?

Esa es la losa que se nos echa encima de forma constante. Cuando el matrimonio Meadows publica en 1972 el ya famoso libro Los lmites del crecimiento, como resultas de las reuniones del Club de Roma, lo hace en un escenario en el que ya se vislumbraban dichos lmites de muchos bienes y materias, pero todava no se haba llegado a casi ningn cenit mundial. Por otra parte, incluso en EE. UU., todava la gran mayora ignoraba su propia llegada al cenit de su produccin petrolfera en aquellas fechas. El cenit petrolero ya se ha verificado en decenas de pases productores, pero la ignorancia y la ocultacin del hecho sigue siendo la norma. El problema, como con Malthus, no es que el postulado sea errneo, sino que pueden variar algo las fechas, por mltiples razones. No slo no hay prisa por llegar al cenit, sino que jala se retrasase, por las consecuencias que puede tener para la Humanidad. Parece un destino muy humano que los que anuncian tragedias terminen lapidados por los que estn en la fiesta y no quieren ni or hablar de que se est acabando. Y en cuanto al cenit de la produccin mundial de petrleo, a mi lo que me maravilla, es que hoy da, desde la AIE hasta los grandes productores mundiales, tanto estatales como Corporaciones multinacionales privadas, que siempre haban negado esta evidencia, aceptan que el cenit llegar y slo varan ligeramente en sus fechas previstas. Pero si todas ellas estn entre hoy mismo y el 2030, el problemn para la Humanidad es casi exactamente el mismo, porque eso es, hablando en trminos histricos, MAANA MISMO y se supone que deberan estar corriendo a buscar sustitutos o proponiendo cambios de modelo. Y slo veo eso de forma extremadamente tmida y a regaadientes, justo cuando el mundo financiero empieza a caerse a cachos.

Crees que la energa nuclear podra ser una alternativa energtica a tener en cuenta en el actual escenario?

Sinceramente, no. Y no por muchas de las razones que ofrecen los ecologistas y que comparto casi en su totalidad sino por simples nmeros. La energa nuclear provee hoy apenas el 6% de la energa primaria mundial. Para ello emplea unas 440 centrales nucleares. Queda uranio para unos 60 aos a ese ritmo tan escaso e insuficiente. Si se llegasen a construir las ms de 10.000 que se necesitan, el gasto energtico de arranque para construirlas en los cortos plazos de tiempo de que disponemos, slo acelerara de forma dramtica el agotamiento de los recursos fsiles que se estn acabando, que se utilizan para construirlas y que son los que se supone que intentamos reemplazar con esta energa. Todo ello, por no hablar de los problemas irresolubles de proliferacin nuclear, terrorismo, residuos intratables y dems. El reactor de fusin sigue estando en un horizonte mucho ms all de los tiempos que ofrecen para el agotamiento del petrleo hasta los ms optimistas.

La economa actual, el mundo en su complejidad y globalidad, funciona, y a veces malvive, gracias a la extraccin de 85 millones de barriles diarios de petrleo que conforman ms del 90% del transporte mundial actual. Qu pasara si la produccin mundial empezara a declinar, como has apuntado, por razones puramente fsicas?

Esta es una de las predicciones ms difciles de analizar, porque el entrelazamiento de actividades humanas en el mundo es tal que podran producirse efectos en cadena insospechados. Un ejemplo es que hoy los sistemas complejos de produccin energtica, dependen absolutamente de la informtica y las comunicaciones. stas, a su vez, dependen de un suministro energtico de calidad constante, fiable y garantizado. La rotura de cualquier eslabn de este bucle, puede hacer inservible la cadena entera. De seis a nueve de cada diez caloras que se consumen en forma de alimentos en Europa o EE. UU. proviene de meter energa en los circuitos alimentarios: desde abonos (cuyo precio se ha duplicado en paralelo con el petrleo en poco tiempo), pesticidas, maquinaria para el arado, siembra, cultivos, recoleccin, transporte y distribucin con cadenas del fro. Falla el suministro de combustible de forma estable y desaparecen los alimentos en un santiamn. Las recientes huelgas del transporte en Espaa lavaron la cara a esta sociedad consumista, en la que los grades supermercados dan a los ciudadanos la impresin de abundancia prcticamente ilimitada. Pero las rotaciones de estos gigantescos almacenes son de tal calibre, que bastan tres das de corte y las estanteras quedan vacas. En este sentido los agricultores modestos de la Edad Media tenan sistemas de acumulacin en altillos trojes o pesebres con mucho ms tiempo garantizado de suministro que el ciudadano urbano actual. Es sorprendente esta mezcla de desconocimiento de la propia dependencia brutal de factores externos (principio de toda alienacin) y fe arrogante en que el sistema proveer siempre.

Eres de la opinin de que los gases de efecto invernadero y otras emisiones de gases estn tambin ntimamente relacionados con el consumo de energa de los combustibles fsiles? Hay dudas al respecto?

No tengo duda alguna de que los gases de efecto invernadero se producen fundamentalmente por la quema de combustibles fsiles y de biomasa, pero sobre todo fsiles (el 80% aproximadamente, frente a entre un 9 y un 12% de la energa que proviene de quemar biomasa en el eufemsticamente llamado Tercer Mundo). El resto son emisiones de metano de plantas y animales, incluyendo al hombre, que se ha multiplicado prodigiosamente, porque haba energa abundante para que pudiese hacerlo. Creo que no hay dudas por parte de nadie ni eso se discute. Lo que est en cuestin es cmo afecta eso al medio. De eso hablar en la Conferencia el profesor Ruiz de Elvira, un gran experto internacional en la materia. Ah si hay discrepancias; entre otras, una sealada entre algunos miembros de ASPO y los del Panel Intergubernamental para el Cambio Climtico o PICC (IPCC por sus siglas en ingls). Estos ltimos toman los datos proyectados hasta el 2050 o incluso hasta el 2100, por parte de la gran industria energtica, que siempre los piensa crecientes, y calculan las emisiones que son brutales y ahogaran seguramente al planeta pronto. Pero no tienen en cuenta que el petrleo, el gas inmediatamente despus y el carbn, van a declinar mucho antes. O no han visto o no reconocen las tesis de ASPO o utilizan los datos del contrario para ponerle en evidencia. Es comprensible que lo hagan, porque usan las propias herramientas de la Agencia Internacional de la Energa y sus miembros, todos grandes pases consumistas de la OCDE y grandes consumidores, para reforzar sus argumentos. Pero algunos miembros de ASPO no sabemos ni tenemos claro si ser antes una tragedia que la otra y cual de ellas puede ser peor para la humanidad. Ambas son dramticas y deberamos unir esfuerzos en advertir y prevenir a la poblacin. No hace falta ser tan crdulo con los datos economicistas. Slo lo que existe como reservas probadas de combustibles fsiles si se utilizan en su totalidad, van a ser muy dainas para el planeta. Por otra parte, para que el mensaje sea verdaderamente creble, hay que explicar que si no se quiere emitir o se quieren reducir drsticamente las emisiones, eso va a significar un dursimo cambio del modelo; un llanto y crujir de dientes considerable. Porque lo que es evidente, es la relacin directa o directsima entre actividad econmica y consumo y quemado de combustibles y entre esta actividad y las emisiones de gases de efecto invernadero. No se puede decir a la poblacin que podemos reducir las emisiones solo con tecnologa. Eso no se ha dado, y Jevons, con su famosa paradoja, es testigo de ello, desde el comienzo de la sociedad industrial, que ha sido la ms ingeniosa de todas las civilizaciones. Las mejoras de la eficiencia jams pueden alcanzar los crecimientos previstos de la economa para conseguir reducciones globales de emisiones. En algn pas concreto puede que anden presumiendo de haberlo conseguido, pero seguramente es porque ha tercerizado sus industrias ms contaminantes a pases terceros. Slo hay que tomar las estadsticas mundiales de los ltimos 30 aos y ver el paralaje enorme entre actividad econmica, consumo de energa y emisiones. Esto es, el PIB contamina.

Todo nota de la conclusin. Dada la situacin, cules son las alternativas razonables? El decrecimiento, por ejemplo? Las fuentes energticas alternativas no contaminantes ni peligrosas? Acaso los agrocombustibles pueden ser una solucin de futuro?

Hay pocas o muy pocas, lamento ser agorero, porque tengo hijos y espero tener nietos. jala el decrecimiento, entendido como actividad voluntaria y empezando por las sociedades ms opulentas del planeta, que siendo el 20% de la poblacin, consumen el 80% de los recursos, pudiera darse. Soy un claro proponente de este principio, pero muy pesimista respecto a su posible materializacin. Las sociedades opulentas son al mismo tiempo muy egostas y adems cuentan con el poder econmico, el militar y el control de las vas de transporte mundiales. En caso de la lucha dursima por los recursos que se avecina, me temo que si no hay un elevado grado de conciencia ciudadana (que no la veo), la tendencia ms conocida y vista en la historia es a alinearse de forma tribal, grupal o nacional e ignorar las demandas de los dems o demonizar inmediatamente a los que ponen en peligro nuestro modo de vida. Bush lleg a decir que el American Way of Life era innegociable. Toda una declaracin de principios.

En cuanto a las fuentes de energa alternativas, escucharemos en la Conferencia a varios ponentes presentar proyectos interesantes. Veremos su alcance y sus posibilidades de reemplazar en todo o en parte a los recursos energticos fsiles en su previsible declive.

La energa disponible en la biosfera (biomasa, energa solar, hidrulica, la elica) y sus flujos o tasas de extraccin posibles, podrn tomar el relevo de las energas fsiles?

Una de las charlas del profesor Mario Giampietro, de la Universidad Autnoma de Barcelona, lleva como ttulo: Sobre la factibilidad y conveniencia de los biocombustibles como alternativa a los combustibles fsiles. Esperamos que su presentacin nos aclare este extremo. Sobre el resto de las energas llamadas alternativas o renovables, varios ponentes tratarn de estos temas. Mi presentacin tratar de analizar precisamente si lo que denominamos la brecha creciente que presumiblemente vaya dejando la disminucin del aporte de fsiles a la sociedad puede ser cubierta por estas otras energas en tiempo y forma.

Gracias, muchsimas gracias, por tu tiempo y disponibilidad. Habr que estar atentos a vuestra conferencia y a vuestras discusiones.

PS: En carta personal de 27 de septiembre de 2008, 33 aos despus de que fueron asesinados por el rgimen del general golpista y ultracatlico cinco luchadores antifranquistas, Pedro A. Prieto me comentaba que ellos eran una organizacin muy humilde y sin apenas fondos y que su VII conferencia tena gastos que se haban cubierto principal y fundamentalmente con aportaciones desinteresadas y sin compromiso de instituciones pblicas catalanas, aportaciones que, por otra parte, haban sido insuficientes para cubrir todos los gatos, razn por la cual los costes ocasionados se deban completar con las inscripciones del pblico y cuantas ms mejor. Prieto aada que les hubiese gustado poder ofrecer entrada gratuita hasta alcanzar el cupo y que lo hubiesen hecho si hubieran contado con financiacin que las grandes corporaciones del sector, por supuesto, no nos han ofrecido. Aada que a pesar de ello lamentaba en extremo las tarifas que dejan fuera a mucha gente de izquierda, que tambin como es lgico, anda apurada de medios y ms ahora. Es el diablico crculo del dinero.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter