Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2008

Intervencin del embajador de la Repblica Bolivariana de Venezuela, ante el 63 periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Nueva York, 29 de septiembre de 2008
"En Venezuela practicamos la democracia extrema"

Roy Chaderton Matos
Cubadebate


Seor Presidente,

Para los venezolanos, latinoamericanos y caribeos es un orgullo tenerlo a usted en la presidencia de esta Asamblea General. Nadie ms parecido a un cristiano autntico que un cristiano progresista, condicin riesgosa y sacrificada en personas como usted, cuya vida ha sido testimonio de sus altos valores. Este criterio, por supuesto, es valido para musulmanes, judos, budistas, animistas, hinduistas, ateos, etc., cuya vida sea un testimonio de sus respectivas exigencias ticas.

Hay otra religin cuyos fieles y sacerdotes predican desde sus templos de mampostera. Es la religin del neoliberalismo cuyo Dios es el mercado.

Hace no muchos aos un conocido acadmico, embelesado en su propia imagen materialista, anunciaba el fin de la historia al pretender que ya habamos alcanzado, no la fuente de la eterna juventud, sino el secreto de la perenne prosperidad.

Hoy, con motivo del sexagsimo aniversario de la Declaracin de los Derechos Humanos, estamos recordando como una maldicin ese pensamiento que refleja toda la insensibilidad de los ms egostas y corruptos.

En tiempo de la Revolucin Francesa alguien dijo libertad cuantos crmenes se cometen en tu nombre. En estos das podramos decir libre mercado cuanta pobreza, cuanta violencia, cuanta tortura, cuantas guerras, cuantas invasiones, cuanta opresin, cuanta injusticia social se cometen en tu nombre. Por eso vemos con simpata las iniciativas de paz del Presidente Nicols Sarkosy as como sus ideas oportunas sobre un capitalismo regulado y una Cumbre de pases afectados por la crisis financiera.

Acostumbrados como estbamos a sufrir los efectos perversos de la brutal aplicacin de las polticas neoliberales, hoy constatamos el dolor, la angustia y la rabia de millones de nuestros hermanos estadounidenses, estafados por delincuentes de clase alta, experiencia que bien conocemos los venezolanos.

Como la memoria es frgil y la dictadura global neoliberal se vale de medios de comunicacin privados para ocultar sus crmenes, me permito recordar un acontecimiento monstruoso que ocurri en el primer pas laboratorio de las recetas ms radicales de Wall Street y el Fondo Monetario Internacional. Hablo de mi patria, Venezuela. En slo dos das, en febrero de 1989, una rebelin popular espontnea fue reprimida de manera inmisericorde. Fue la protesta contra la aplicacin, sin anestesia, de las recetas mgicas que nos impusieron los grandes centros financieros.

Algunas ONGs de derechos humanos de entonces registraron miles de muertos pero las cifras oficiales reconocieron slo doscientos cincuenta y nueve muertos, sin hablar de los heridos y los destrozos materiales. slo doscientos cincuenta y nueve muertos, en dos das.

Diplomtico en funciones en esos das terribles presum que recibiramos quejas y condenas de gobiernos amigos con buen historial en derechos humanos. Nada de eso ocurri; Venezuela era la nia consentida de las democracias latinoamericanas y al mismo tiempo un laboratorio neoliberal cuyo fracaso haba que ocultar. Los cmplices mediticos de ayer que ocultaron esos crmenes son los mismos de hoy que difaman al proceso socialista, revolucionario y democrtica venezolano, dirigido por el Presidente Hugo Chvez.

En Venezuela practicamos la democracia extrema: extrema libertad de expresin, extrema participacin, extremo enfrentamiento al monstruo neoliberal y extremo compromiso con la justicia social. De all la campaa meditica internacional para difamar y tratar de hacer sucumbir a la democracia venezolana.

Los instrumentos de esa campaa tienen nombre y apellido; son la cadena Fox de los Estados Unidos, el Grupo de Diarios de Amrica, la Sociedad Interamericana de Prensa, el neocolonialista grupo PRISA, el diario el Pas y la cadena radial COPE de la benedicta Conferencia Episcopal Catlica de Espaa, as como el diario el Mercurio de Chile, el Universal de ciudad de Mxico, la televisora golpista venezolana Globovisin, entre muchos ms servidores de la ultraderecha internacional.

Esto nos hace pensar en un tema del cual no se habla, credos como estn algunos de que con Nelson Mandela se acab el apartheid. En Estados Unidos la gente que vemos en las pantallas de las televisoras, es como la gente que uno ve en la calle. N en Amrica Latina!. En Venezuela y en los pases Latinoamericanos, multitnicos, uno no ve mestizos, indgenas o afrolatinoamericanas a menos que sea en roles de servidumbre. Por eso el odio racista contra la mayora indgena en Bolivia. El racismo es la mas perversa de las discriminaciones. En las peores dictaduras y bajo persecucin uno puede ocultar su pensamiento, su fe o su compromiso poltico, pero lo que no se puede ocultar nunca es el color de la piel

La democracia, la justicia social internacional y la paz no pueden sobrevivir bajo esquemas de unilateralismo y ejercicio muscular de poderes hegemnicos. La disidencia no debe ser castigada si no ms bien reconocida dentro del ejercicio de los valores democrticos y pacifistas. El aprecio y el respeto a los diferentes es una garanta del cumplimiento de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. La democracia y la paz han de ser consecuencia de la creatividad y la confianza generada por la variedad de ideas, colores, intereses y propuestas.

La democracia progresista ha estado floreciendo en los espacios latinoamericanos y caribeos, particularmente durante los ltimos 10 aos, de la misma forma que el continente se ha estado inclinando hacia profundos cambios sociales. Bastante atrs, durante los aos 60 y 70, la frmula mgica para alcanzar la democracia completa y el progreso social predicada por algunos, era por va de elecciones libres y transparentes, aunque en ciertos casos selectos, las elecciones no fueron ni muy democrticas ni muy transparentes; sin embargo, fueron bienvenidas en el supuesto club democrtico ya que se apegaban a patrones no escritos de comportamiento poltico, dictados por la metrpoli global.

El hecho es que hoy da en Amrica Latina, las elecciones son ms participativas, ms transparentes y ms libres que nunca y sin embargo los resultados no son bienvenidos cuando los ganadores han sido previamente clasificados como villanos por la superpotencia imperial.

El espectro de la democracia progresista est acechando al continente de la injusticia social. Como debe ser, la gente est decidiendo su propio destino, pero hacindolo con una clara preferencia por tendencias izquierdistas que responden a esa circunstancia. Esta tendencia incomoda a la ultraderecha que no es tan amante de la democracia como pretende ser. De cierta forma, me recuerda a Henry Ford, quin refirindose a su gran xito de ventas, el Ford modelo T, una vez dijo: Cualquier cliente puede tener un carro pintado de cualquier color mientras ste sea negro, as que algo similar sucede a la super potencia y sus socios en nuestro continente. Cualquier ganador de elecciones libres y transparentes bajo la observacin de testigos internacionales crebles es aceptado, siempre que sea un derechista.

La disidencia no es aceptada por algunos en el vecindario global. Las nuevas corrientes apoyadas por la mayora de los excluidos no son bienvenidas. Los magnates de los medios privados se constituyen a s mismos como una amenaza a la democracia y la libertad, alinendose con los intereses a los cuales sirven, mientras envenenan la psiquis colectiva de segmentos sociales asustadizos.

La conspiracin en contra de las instituciones legtimas est siendo desatada y consolidada bajo la inspiracin de tesis fundamentalistas. Nuevas caceras de brujas identifican al fenmeno y los fundamentalistas de la derecha emprenden acciones bien coordinadas y bien financiadas, sin renunciar a mega negocios corporativos como es el caso de la empresa Halliburton, cuyos balances estn manchados de sangre, de sangre rabe y estadounidense. Mientras tanto Al Qaeda ms numeroso que nunca y todava sin aparecer las armas de destruccin masiva.

Las fuerzas derechistas y racistas locales, envalentonadas con apoyo importado, desconocen la legitimidad de las nuevas o renovadas instituciones y causan inestabilidad poltica y social, as como separatismo. El caso de Bolivia A Ecuador tampoco le perdonarn el abrumador apoyo popular de ayer al proyecto de Constitucin del Presidente Correa, as que tendremos que invitarlo al Eje del Mal.

De cualquier manera, no hay mucho de qu preocuparse con respecto a las democracias izquierdistas. Son muy modernas en el sentido de que no tienen ni cuerpos de polica religiosa, ni de polica sexual, mientras que por otra parte son democracias anticuadas donde aquellos quienes sacan ms votos llegan en primer lugar y son electos...

II

La Magia de los Mercados

El drama de la pobreza, la exclusin social y la distribucin desigual del ingreso sigue tiranizando a nuestros pueblos.

El actual modelo de desarrollo no es sustentable, peligran la vida, el planeta y la paz. Mientras exista hambre, nuestras democracias y nuestro entorno estn amenazados.

Es tiempo de transformaciones profundas y de grandes exigencias. El Secretario General Ban Ki-moon en su intervencin reflexion sobre la necesidad de un nuevo entendimiento de la ticaen los negocios, con ms compasin y menos fe incondicional en la magia de los mercados. La codicia y el consumismo son responsables de los cambios climticos, de la crisis energtica, del caos financiero y la crisis alimentaria.

III

Las repercusiones de la crisis alimentaria mundial para la pobreza y el hambre en el mundo

La crisis mundial de alimentos sigue avanzando. El alimento se ha convertido en una mera mercanca que sirve a la maximizacin de la ganancia y desestima el derecho humano a la alimentacin.

Segn datos de la FAO, la produccin global de alimentos ha superado regularmente el crecimiento de la poblacin.

Eso significa, que se producen suficientes alimentos en el mundo para suministrar ms de 2.800 caloras por da a cada uno de sus habitantes, y cerca de un 18% ms caloras por persona que en los aos sesenta, a pesar de un aumento significativo en la poblacin total.

Si se producen suficientes alimentos en el mundo Cmo se puede explicar que existan ms de 850 millones de personas hambrientas o desnutridas, que 25 mil personas mueran de hambre cada da y de ellos 18 mil sean nios?

IV

Metas del Milenio.

El Secretario General destac que el desarrollo atraviesa un estado de emergencia y llam a continuar el camino hacia el logro de las Metas del Milenio.

En Venezuela impulsamos polticas para la inclusin social, polticas pblicas que universalizan derechos.

En el marco de la construccin de un nuevo modelo de desarrollo sobre la base a la solidaridad, la justicia social, la equidad, la cooperacin, el respeto a los derechos humanos y la participacin ciudadana, en Venezuela se est ejecutando una poltica de desarrollo social integral, centrada en el ser humano, cuya plataforma de accin son las misiones sociales, que son programas sociales y econmicos gratuitos de alcance masivo para atender a todos los sectores sociales, haciendo nfasis en los ms vulnerables, a travs de los cuales se garantizan los derechos sociales y econmicos de nuestra poblacin, en paz y en democracia.

Con gran satisfaccin y humildad, nuestro pas puede exhibir los logros alcanzados en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Ha disminuido la poblacin en situacin de pobreza extrema se ha incrementado en 10,8% la tasa de escolaridad de la poblacin de educacin bsica.

En los ltimos ocho aos el gasto del PIB en salud se ha incrementado en un 57,1%.

Ofrecemos cobertura total a los pacientes con SIDA.

Se ha incrementado la poblacin servida con agua potable de 80% en 1998 a 95% en el 2007.

Durante el periodo 1996-2007, la mortalidad infantil se redujo de 23,4 a 13, 4 por mil nacidos vivos.

V

Cooperacin, solidaridad, complementariedad.

Venezuela ha dado importantes contribuciones en la construccin de verdaderos espacios de cooperacin y complementariedad entre los pases del sur.

El ALBA, integrado por Bolivia, Cuba, Nicaragua, Dominica, Honduras y Venezuela, es una iniciativa que tiene como propsito unir las capacidades y fortalezas de los pases que la integran para producir transformaciones estructurales y el sistema de relaciones necesarias para alcanzar el desarrollo requerido y la continuidad de nuestra existencia como naciones soberanas y justas.

PETROCARIBE es un acuerdo de cooperacin energtica propuesto por el Gobierno Bolivariano para resolver las asimetras en la regin entre productores y consumidores, por la va de un nuevo esquema de intercambio favorable, equitativo y justo entre los pases de la regin caribea.

Como iniciativa de cooperacin entre pases del sur, est al margen de los intereses de dominacin y predominio caractersticos de los pases desarrollados, y busca contribuir con el progreso econmico y social de los pueblos de la regin, y constituye una iniciativa de amplio alcance que ha brindado facilidades tanto financieras como estructurales que garanticen el suministro directo en condiciones favorables hacia los pases de la regin, superando las condiciones restrictivas de un mercado afectado por la intermediacin y la especulacin.

UNASUR es expresin del esfuerzo poltico constante, en su corto existir ha demostrado eficacia poltica y respeto a la soberana de los pueblos. Ha concretado posiciones comunes para abordar proyectos en los mbitos energtico, social, financiero, educativo, infraestructura, solucin de controversias y defensa, que trascienden el plano discursivo para incorporarse en la vida cotidiana de la ciudadana suramericana. El apoyo unnime al Presidente Evo Morales y la democracia boliviana , es un buen ejemplo.

VI

Democratizacin de las Naciones Unidas.

 

El Presidente de la Asamblea General Miguel dEscoto afirm que Ms de la mitad de los seres humanos en la Tierra languidecen en el hambre y la pobreza mientras que, por otro lado, cada vez se gasta ms en armas, guerras, lujos y cosas totalmente superfluas e innecesarias.

Esa adiccin a la guerra es lo nico que puede explicar que despus del desmoronamiento de la Unin Sovitica, pases y alianzas belicosas se hayan empeado en pellizcar, da tras da y accin tras accin, a la democracia rusa y a intrigar en el vecindario en contra de Mosc, en lugar de descartar la amenaza del uso de la guerra y procurar eliminar la desconfianza que es fuente de conflictos y violencia. Desgraciada situacin en la cual no han faltado aventureros indigestados con fantasas heroicas. El oso ruso dejo de hibernar.

Cuantas vidas de seres humanos hemos perdido: iraques, estadounidenses, latinoamericanos, europeos, asiticos y africanos, y cuantas vidas podemos salvar si los recursos de la guerra y para la recuperacin de las entidades financieras se destinaran a la inversin social.

El proceso de reforma exige la adopcin de medidas que fortalezcan la autoridad de la Asamblea General, incluyendo en cuestiones de paz y seguridad internacionales, dado que es el principal rgano deliberativo, participativo y democrtico por excelencia de la organizacin.

Venezuela respalda la ampliacin del Consejo de Seguridad en sus categoras de miembros permanentes y no permanentes, la eliminacin del mecanismo antidemocrtico del veto y la mejora en los mtodos de trabajo del Consejo, de manera que resulte ms transparente y accesible.

Debemos velar por que el Consejo de Derechos Humanos siga funcionando sobre la base de los principios de imparcialidad, objetividad y no selectividad, sin prcticas estigmatizadores y fomentando el dilogo constructivo, la cooperacin sin imposiciones ni vetos salvadores y respetando las particularidades nacionales y regionales, as como los diversos antecedentes histricos, culturales y religiosos.

VII

TEMA MIGRATORIO.

Rechazamos medidas racistas, xenfobas, discriminatorias que niegan en forma clara e inocultable los derechos humanos que deben cobijar a todos, incluso, los migrantes.

Criminalizar a los migrantes y a sus familias, viola sus derechos fundamentales.

Medidas como la Directiva de Retorno, aprobada por el Parlamento Europeo (18-06-08), traen como consecuencia la incitacin al racismo, la xenofobia y otras formas de discriminacin e intolerancia, hacindola incompatible con la defensa, promocin y proteccin de los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho.

VIII

DESPEDIDA

Seor Presidente, Seores Delegados y Seoras Delegadas

Ya sabemos que no estamos en el fin de la historia, ni siquiera en el comienzo del fin de la historia. Lo que si sabemos es que aparentemente estamos al final del fin de una historia; del final de una pesadilla neoliberal donde prevaleci el capitalismo salvaje, como lo calific Juan Pablo II, la violencia social y la violacin persistente y global de todos los derechos humanos.

Esta tarde la Cmara de representantes de los Estados Unidos de Amrica tom una decisin histrica cuyos efectos se sentirn en todo el mundo.

 

Ya muy temprano el prximo ao, esperamos poder comprobar que lo peor ya ha pasado y que los efectos perversos de la religin del mercado sern sustituidos, Dios mediante, al nivel global para marchar hacia los niveles donde se alcance la democracia, el progreso y la justicia social, que aseguran la paz entre las naciones; entre las naciones libres y solidarias; entre las naciones unidas.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter