Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2008

El socilogo colombiano Alfredo Molano expuso en el III Foro Social Mundial de las Migraciones una visin diferente del conflicto colombiano
Detrs del desplazamiento de cuatro millones de personas hay un proyecto de extrema derecha avalado por Uribe

Mario Amors
Frontera Cero


Desde 1985, en Colombia, 250.000 personas han sido asesinadas por razones polticas, 25.000 han sido detenidas desaparecidas y cuatro millones (el 10% de la poblacin nacional) han tenido que desplazarse de manera forzada a otro punto del pas, en su mayor parte campesinos. Estas son las terrorficas cifras que el prestigioso socilogo colombiano Alfredo Molano (columnista del diario El Espectador y merecedor de distintas distinciones, entre ellas el Premio a la Excelencia Nacional en Ciencias Humanas) ofreci en el plenario sobre refugiados del III Foro Social Mundial de las Migraciones, que se celebr en Rivas Vaciamadrid (Espaa) entre el 11 y el 13 de septiembre.

Molano, quien debi exiliarse durante cuatro aos en Barcelona por las amenazas contra su vida, explic las razones del masivo desplazamiento interno en su pas. Para ello se remont dos dcadas atrs, ya que tiene en su origen causas de raz econmica (la crisis de la economa campesina, principalmente), pero sobre todo de naturaleza poltica, que conducen a las negociaciones de paz del presidente Belisario Betancourt a mediados de los aos 80 con la guerrilla de las FARC.

Betancourt, un poltico conservador y con una cierta sensibilidad cultural segn Molano, intent negociar con la guerrilla a partir de este planteamiento: los insurgentes entregaran las armas y se creara un partido poltico, se aceptaran reformas polticas y econmicas (esencialmente en materia agraria) y se realizaran mejoras democrticas con garantas para la oposicin. Estas reformas implicaban un desacomodo para los sectores terratenientes, industriales y financieros, sobre todo para los terratenientes, que se sintieron en peligro y que tenan vnculos con el narcotrfico.

La reaccin contra la previsin de esta reformas, que en el caso de la reforma agraria no lleg a realizarse, pas por la creacin o fortalecimiento por parte de estos sectores de los grupos paramilitares, que ya existan desde los aos 60, y que fueron financiados por el narcotrfico. De ser un rgimen de economa latifundista de carcter esencialmente ganadero, Colombia se transform en una sociedad de capital mixto entre los sectores tradicionales y el narcotrfico. La violencia brutal y la crueldad de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) origin la primera gran oleada de desplazamiento interno en el pas: estos grupos armados pretendan aislar a la guerrilla y con el recurso al terror lograron el desplazamiento de centenares de miles de personas, de cuyas tierras se apropiaron. Los grupos paramilitares nunca se enfrentaron con las guerrillas, golpeaban a la poblacin civil para crear una realidad terrorista y obligar a la gente a huir.

En cuanto al partido poltico que surgi de las negociaciones entre Betancourt y las FARC, la Unin Patritica, hasta hoy cinco mil militantes de la UP (principalmente comunistas), entre ellos dos candidatos a la Presidencia de la Repblica (Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo), han sido asesinados por el ejrcito y los paramilitares.

El otro proceso de paz fue promovido en 1998 y 1999 por el presidente Andrs Pastrana, quien negoci con las FARC en la zona despejada de San Vicente del Cagun, en un proceso avalado por la Unin Europea y en particular por Espaa. En aquellos aos, los paras intensificaron sus brutales crmenes contra grandes capas de la poblacin para boicotear el proceso de paz. Hasta el da de hoy explic Alfredo Molano- los crmenes de los grupos paramilitares permanecen en la impunidad. Existen cuatro millones de colombianos desarraigados por un aparato del terror creado por el Estado y cuyos crmenes quedarn impunes. En contubernio con los narcotraficantes, los paramilitares buscan legitimar su impunidad y su fortuna (se han apropiado de manera ilegtima de cinco millones de hectreas de tierras rurales). Detrs de esta realidad, hay, pues, un proyecto poltico de extrema derecha que avala el Gobierno de lvaro Uribe con su poltica de Seguridad Democrtica. Hoy el Gobierno de Colombia dedica el 6% del PIB a la guerra contra unos grupos guerrilleros que llevan medio siglo combatiendo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter