Portada :: Europa :: Jornada de 65 horas, vuelta al siglo XIX
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2008

7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente
Contra esta Europa

Alberto Hidalgo
La Repblica


Actualmente la crisis del Estado social se acenta y el sistema capitalista muestra ahora su cara ms feroz e inhumana. El capitalismo vive tiempos de decadencia, pero esta situacin no se traduce en prdidas para el gran capital rescatado por el Estado, sino en importantes recortes sociales que soportan los de siempre.

Los trabajadores de nuestro pas sufren con virulencia los efectos de esta devastadora crisis econmica. No en vano, somos el pas de la Unin Europea con la tasa ms alta de paro, y tambin con el mayor paro juvenil de toda la Unin. La precariedad, la siniestralidad y la temporalidad siguen siendo las principales caractersticas del empleo que se produce en Espaa y de la UE nos llegan nuevas normas que acentuarn la precarizacin de nuestras vidas. La Directiva de Retorno (o de la Vergenza) y la Directiva de Tiempo de Trabajo son dos buenos ejemplos de ello. La primera cont con el apoyo del PSOE en el Parlamento Europeo y la segunda se aprob con la abstencin del Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en el Consejo de Ministros de la UE. Comprobado queda de qu lado estn.

Con la Directiva de la Vergenza las leyes xenfobas se instalan en Europa descaradamente atentando contra los derechos ms esenciales de los trabajadores inmigrantes. La UE se alza as como una gran fortaleza de Occidente para frenar los sueos e ilusiones de miles de personas que llegan a Europa en busca de una vida mejor. Esta vergonzosa directiva les negar sus sueos, pero tambin su dignidad como seres humanos.

Por otro lado, la Directiva de Tiempo de Trabajo nos hace retroceder ms de un siglo en la historia. Ya en 1917 la OIT oficializ la jornada laboral de 48 horas semanales despus de importantes luchas sindicales, y hoy, gracias a esta norma, los estados de la UE podrn establecer la jornada laboral de 65 horas semanales. Con esta directiva trabajar entre 10 y 12 horas diarias y 6 das a la semana ser totalmente legal.

Esta es la Europa que instaura el antidemocrtico Tratado de Lisboa y a la que ya han dicho no algunos pases como Irlanda. El paro, la precariedad laboral, la caresta de la vida o las privatizaciones de los servicios pblicos son slo algunos efectos de la Europa que quieren construir algunos, pero que sufriremos todos.

Ahora que habr ms desempleados, trabajaremos ms horas cobrando menos, tendremos empleos ms precarios y temporales, y nos jubilaremos a los 70 aos, se impone la necesidad de la movilizacin social. Ahora la izquierda debe reconstruir sus lazos con el movimiento sindical para dar esta batalla por los derechos de los trabajadores. Y esta lucha bien puede comenzar rescatando algunas de las histricas reivindicaciones de la izquierda y el movimiento obrero, como la jornada laboral de 35 horas semanales, trabajando menos para trabajar todos.

El martes, 7 de octubre, se ha convocado una Jornada Mundial por el Trabajo Decente para enfrentar estos ataques contra los trabajadores. En Espaa las movilizaciones estn convocadas por los sindicatos UGT y CCOO, y respaldadas por un buen nmero de ONGs y organizaciones polticas y sociales. Sin embargo, estas manifestaciones y concentraciones deben significar slo el principio. Esta lucha debe concluir con una huelga general europea que clame por una Europa social, solidaria y democrtica de los trabajadores y las trabajadoras y gane el futuro para las nuevas generaciones que estn por venir.

El 7 de octubre todos a la calle. Nos jugamos mucho.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter