Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-10-2008

Patxi Lpez camino de la presidencia
Credibilidad empeada

Pello Urzelai
Berria

Traducido para Rebelin por Daniel Escribano


Hace tiempo que Patxi Lpez se marc el reto de llegar a lehendakari. Sobre todo despus del pasado 9 de marzo. Al ver que el PSE-EE obtuvo en las elecciones al Congreso espaol 430 690 votos (124 562 ms que el PNV, adems) en lava, Guipzcoa y Vizcaya, el sueo de antao no le pareci una quimera. De ah en adelante prepararse para ese reto ha sido la primera de sus prioridades. El propio PSE-EE se ha puesto en ese objetivo en cuerpo y alma. Despus de unas largas vacaciones veraniegas, Lpez ha tenido tres grandes apariciones, las tres en esa clave: en la jornada con los empresarios, en el debate en el Parlamento vasco y en el acto de presentacin del documento Euskera en libertad. El ms exitoso de los tres quizs fue el primero, puesto que logr que aparecieran los principales empresarios, entre ellos el presidente de Petronor, Josu Jon Imaz (1). En el debate en el Parlamento vasco no tuvo ningn brillo especial. Anduvo sin salirse del cerrado discurso preparado de antemano. Encima, cuando en el segundo turno se sumergi en datos econmicos, no mostr gran seguridad. En un momento puso como modelo la tasa espaola de ocupacin, olvidando que en los ltimos tiempos la tendencia es negativa y que la tasa de paro es mucho mayor y est empeorando. Asimismo, tuvo un problema de credibilidad cuando anunci que impulsara el dilogo social, porque parece que olvida que vive en el Pas Vasco, pues aqu los principales sindicatos son ELA y LAB, no UGT y CCOO.

En la tercera aparicin, la presentacin del documento Euskera en libertad, ha intentado desactivar un espectro. Ha sido un movimiento con la intencin de ampliar el electorado habitual del PSE-EE. El partido socialista, invitando a diversas instituciones del euskera (la Real Academia de la Lengua Vasca, Kontseilua, AEK, la Asociacin de Editores Vascos, etc.) ha intentado construir un escenario adecuado para transmitir un mensaje de tranquilidad ─diciendo que no se recortarn las subvenciones─, no especialmente a esas instituciones, sino a ese posible nuevo electorado. En cualquier caso, no es la primera vez que el partido socialista realiza un intento de aproximacin al mundo del euskera. El anterior lo hicieron Mario Onainda y Ramn Juregui. Actuando ms valientemente que Lpez: organizaron, por ejemplo, unas jornadas en torno al euskera dando la palabra a los propios agentes de las instituciones del euskera.

Con todo, cualquier gesto es importante para Patxi Lpez. Tiene que jugar a bajas, porque apenas tiene espacio para ganar credibilidad y expectacin ante el electorado. En efecto, los principales ejes los ha marcado Madrid. En poltica econmica su jefe es Solbes y en lo atinente al conflicto vasco, Rubalcaba. Lo tiene difcil, en verdad, para quitarse de encima la acusacin de convertirse en delegado del Gobierno de Espaa. Como es difcil creer que quiera ser lehendakari de todos los vascos, en este momento en que se est intentando dejar mudo y marginado a un amplio sector de la sociedad mediante la poltica de ilegalizaciones y en que se propone, de consuno con el PP, negar hasta la libertad de expresin a esa parte ilegalizada de la sociedad.

Nota:

(1) Y presidente del Euzkadi Buru Batzar, mximo rgano del PNV, hasta septiembre de 2007. (N. del t.)

Berria, 4 de septiembre de 2008

http://www.berria.info/testua_ikusi.php?saila=harian&data=2008-10-04&orria=010&kont=002



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter