Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-10-2008

Entrevista con el historiador mexicano Carlos Antonio Aguirre Rojas
"En las comunidades neozapatistas se est ya construyendo un mundo nuevo"

Waldo Lao y Anna Feldmann
Rebelin


Hace 14 aos que los Zapatista surgieron en uno de los estados ms pobres de Mxico, Chiapas. Desde entonces se organizan y resisten ante los continuos embates, engaos y traiciones de los gobiernos neoliberales. Desde el ao pasado, las bases militares se reorganizan en el rea rebelde con la finalidad de destruir la autonoma de las comunidades Zapatistas. A continuacin una entrevista con el historiador mexicano Carlos Antonio Aguirre Rojas1, quien hace un balance sobre la Otra Campaa y de los aos de existencia del EZLN.

Abajo y a la izquierda fue el lema con el que los Zapatistas comenzaron la Otra Campaa, la cual propone una otra mirada, otra forma de hacer poltica. Organizar una nueva resistencia nacional frente al constante hostigante del neoliberalismo. Podras hacer un breve anlisis sobre la Otra Campaa?

C.A: En mi opinin, el movimiento de La Otra Campaa representa una nueva etapa de la digna lucha de los compaeros indgenas neozapatistas, y al mismo tiempo, el esfuerzo de transformar esa lucha, que hasta el ao de 2005 fue predominantemente una lucha por los derechos y por el respeto a la identidad indgena, en una lucha mas vasta por las demandas centrales anticapitalistas de todas las clases y grupos subalternos de Mxico, desplegada ahora en escala de toda la nacin mexicana.

As, podemos hablar de tres etapas en la lucha de los compaeros neozapatistas: la del fuego, que va desde 1983 hasta el 20 de enero de 1994, la de la palabra, que abarca desde enero de 1994 hasta junio de 2005, y la actual, la de La Otra Campaa, que arranca con la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona y que se afirma claramente hasta el da de hoy.

En esta tercera etapa, el neozapatismo mexicano convoca doblemente, primero a todos los sectores, grupos, colectivos, partidos e individuos que se asumen ya abierta y concientemente anticapitalistas, y en segundo termino, a todos los grupos, sectores y clases subalternos de nuestro pas, que ya no soportan los mltiples efectos del capitalismo y del neoliberalismo, y que estn dispuestos a luchar pacifica e inteligentemente, y hasta las ultimas consecuencias, en contra de este sistema social capitalista, que es el origen central de todos nuestros problemas.

La propuesta de la Otra Campaa, es hacer una red o un diagnostico de las luchas populares, de visibilizar antiguos y nuevos conflictos que el gobierno siempre se ha negado a mirar, una bsqueda de crear un nuevo programa anticapitalista (una nueva fuerza poltica). Como te pareci la participacin de la sociedad civil y de otras organizaciones en este proceso?

C.A: La primera etapa de La Otra Campaa se propuso recorrer el pas entero, en una actitud sobre todo de escuchar atenta de las experiencias, los problemas, las situaciones y los puntos de vista de todos los compaeros que aceptaron integrarse a esta iniciativa, respaldando la Sexta Declaracin, y reafirmando su vocacin de luchar desde abajo y a la izquierda en contra del capitalismo mexicano y mundial. Pienso que, en trminos generales, esa etapa fue muy exitosa, pues con ese recorrido por todo el pas, la Comisin Sexta logro realmente elaborar un mapa general del estado de los conflictos sociales y de las luchas y experiencias de lucha de todos los movimientos sociales que hoy existen en Mxico.

Su xito fue tan grande y tan rpido, que a la mitad de su recorrido, provoco el pnico y el odio de las clases gobernantes y dominantes en Mxico, lo que se expreso en la sangrienta y criminal represin del digno pueblo de Atenco. Esa represin trataba de detener el crecimiento de La Otra Campaa, y su xito cada vez mas grande, lo que solo logro de manera momentnea. Pues como resultado de ese recorrido inicial o primera etapa de La Otra Campaa, es que este movimiento tiene ahora presencia realmente nacional, con grupos que estn presentes en los 32 estados y territorios de Mxico, concentrando adems a los mas nobles y mas concientes sectores anticapitalistas de todo el pas. As que creo que la respuesta de esa sociedad civil y de esos grupos y organizaciones realmente anticapitalistas fue bastante positiva y esperanzadora hacia el futuro.

Como ha sido la organizacin de estas entidades, como realizan sus acciones?

C.A: Es difcil responder a esta pregunta de manera general. Porque la presencia de La Otra Campaa varia en cada estado de Mxico. No es lo mismo en Chiapas, donde las bases de la Otra Campaa se cuentan por cientos de miles (son en su inmensa mayora las propias bases de apoyo del EZLN), que en Baja California Sur, en donde su presencia es mas reciente y cuantitativamente menor, o en el Distrito Federal, en donde su presencia es tambin enorme, pero se desglosa en sectores como el estudiantil, el obrero, el urbano popular, el de las organizaciones polticas, y un largo etctera que seria difcil enumerar completamente.

As que La Otra Campaa es una red de redes locales, red de movimientos sociales tan variada y mltiple como lo es el abanico de los sectores, grupos y clases subalternos del pas. Y a tono con esa enorme variedad, es tambin la riqueza y diversidad de sus acciones.

Ante la continua ola de hostigamiento encabezada por el gobierno, los grupos militares y paramilitares sobre las comunidades Zapatistas, se dibuja una clara estrategia que desafa y tiene por finalidad el desarticular la autonoma de las comunidades y sus Juntas de Buen Gobierno. Cual es tu opinin?

C.A: Creo que la actual ofensiva del gobierno de Felipe Caldern, en contra de las comunidades indgenas neozapatistas de Chiapas expresa dos cosas: primero, que el crecimiento de La Otra Campaa ha sido tan rpido y tan exitoso, que les ha metido un gran miedo a las clases dominantes mexicanas. Y por eso, para tratar de frenarlo, han decidido hostigar a esas bases de apoyo del EZLN en Chiapas. Lo segundo, es que el gobierno de Felipe Caldern, que no tiene legitimidad poltica alguna, pues es fruto de un fraude electoral monumental, no excluye la posibilidad de la salida militar al conflicto chiapaneco, y juega con la absurda idea de que es posible terminar con el EZLN o con La Otra Campaa, por medio de la fuerza. De ah, entre otras cosas, su poltica abierta de criminalizar toda forma de protesta social, y su claro proyecto de militarizar el pas entero, bajo el ridculo pretexto de palucha contra el narcotrfico.

Por lo dems, pienso que en ambos casos se equivoca el gobierno de Caldern, pues ese hostigamiento militar en Chiapas no detendr el desarrollo de La Otra Campaa, y como lo demuestra la historia entera de nuestro pas, la salida militar es siempre la peor de todas las salidas, pues en realidad en lugar de resolver el problema lo agudiza y lo radicaliza al extremo.

La nueva geografa o la nueva justicia agraria que sustentada bajo los intereses de algunos partidos polticos (apoyados por el gobierno) y organizaciones como la OPDIC, pretenden arrebatar de los Zapatistas las tierras que fueron retomadas desde inicios de 1994. Como ha sido la influencia (el papel) de estas organizaciones en la comunidades?

C.A: En mi opinin, esta ofensiva de quitarle las tierras a las comunidades neozapatistas es parte de un proyecto mas general, que es precisamente el de tratar de debilitar a las bases de apoyo del EZLN, por todos los medios posibles (hostigamiento militar, amenazas, impedimentos de trabajar la tierra, ofensiva jurdica, fomento de conflictos dentro de los pueblos y entre los pueblos, incremento de la presencia militar, despojo de tierras, construccin de nuevos caminos con la lgica de cercar a las comunidades neozapatistas, fomento de proyectos pseudo-ecotursticos para dar pretexto a los despojos y hostigamientos, ofensiva ideolgica tratando de deslegitimar al movimiento, etc.). Esto se hace para forzar a la Comisin Sexta a replegarse en el territorio chiapaneco e impedir que contine su trabajo en escala nacional en torno de la vasta red de La Otra Campaa.

Pero una vez ms, ese objetivo del gobierno fue logrado solo momentneamente, pues muy pronto los neozapatistas saldrn otra vez de Chiapas, para retomar la segunda etapa de La Otra Campaa, la de la elaboracin, desde abajo y a la izquierda, del Programa Nacional de Lucha.

Si el presidente Ernesto Zedillo financio la guerra y mando ordenes de aprensin para algunos zapatistas y Vicente Fox no consigui resolver el conflicto en sus ya famosos y eternos quince minutos. Que ser del conflicto frente al gobierno conservador de Felipe Caldern?

C.A: Soy optimista a este respecto, pues pienso que Felipe Caldern ha estado fracasando en sus diversos intentos de reprimir y de destruir a La Otra Campaa y al EZLN. Su salida militar no tiene consenso ni siquiera en la mayora de la propia clase dominante mexicana. Lo que no excluye que pudiera, desesperadamente, intentarla, pero creo que eso solo agudizara su propia y galopante deslegitimacin total.

Adems, las polticas exagerada y salvajemente neoliberales que lleva a cabo, estn alimentando a pasos acelerados el descontento social, lo que hace que en el imaginario popular, la muy prxima fecha del 2010 histrico mexicano este cada vez mas presente en la conciencia de todos los grupos y clases subalternos del pas. Por eso, en los muros de toda la ciudad de Oaxaca, al da siguiente de la brutal represin del 25 de noviembre de 2006, se poda leer la consigna: Nos vemos en el 2010.

Y si a todo esto sumamos la actual situacin de crisis terrible del capitalismo norteamericano, y con ello, de una buena parte del capitalismo mundial, podemos ser optimistas respecto al fracaso de esas tentativas y polticas represivas del gobierno de Caldern.

En estos 14 aos de lucha, cuales consideras que han sido los avances dentro de las comunidades autnomas Zapatistas?

C.A: Creo que han sido realmente enormes, lo que puede constatarse cuando uno visita los Caracoles neozapatistas, y que se hizo especialmente evidente en los Tres Encuentros recientes de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo. En esas comunidades neozapatistas, a pesar de la gran escasez de recursos materiales y del cerco constante del ejercito mexicano, se esta ya construyendo un mundo nuevo, con una nueva y muy otra economa y un comercio muy otro, que nos estn ya basados en la lgica de la acumulacin del capital y de la obtencin de la mayor ganancia. Tambin se estn creando unas relaciones de gnero muy diferentes a las patriarcales y capitalistas, y una sociedad solidaria, fraterna y no individualista, en donde el nosotros prevalece sobre el yo, y en donde los vnculos y el espritu comunitarios dominan el conjunto de la vida social. All se esta desarrollando una nueva educacin y una nueva pedagoga, maravillosa y muy avanzada desde todos los puntos de vista, adems de una nueva cultura, una nueva forma del saber y formas tambin distintas del conocer. Y se esta gestando tambin otra poltica, otro gobierno, otra democracia, tan distintas a las capitalistas, que en mi opinin ya no deberan llamarse ni poltica, ni gobierno ni democracia, sino otros nombres igualmente nuevos y distintos.

Creo que estos son logros fantsticos y fundamentales de las comunidades, pues su valor adems tiene un carcter universal, en mi opinin.

En Brasil se conoce poco sobre el conflicto en Chiapas, la verdad que poco se conoce sobre lo que ocurre en otros pases de America Latina. Los grandes medios de comunicacin monopolizan la informacin (como la red televisiva Globo, el peridico Estado de Sao Paulo y la Revista Veja de la colosal editora Abril), distorsionan y criminalizan la participacin de los movimientos sociales. Cual ha sido la participacin de los medios de comunicacin en Mxico frente al conflicto (en los ltimos aos)?

C.A: En Mxico, existen tambin dos grandes grupos de televisin que deforman la informacin y desinforman a la gente, igual que en Brasil. Pero al lado de ellos existen, en el mbito comercial, algunos pocos medios de comunicacin mas crticos, que han difundido, en distintos momentos y de manera desigual, los logros y avances del neozapatismo, y mas recientemente de La Otra Campaa. Hablo del peridico La Jornada y de la revista Proceso, adems de algunos pocos periodistas independientes como Carmen Aristegui, por ejemplo. Atravs de ellos, se ha roto esa desinformacin sistemtica de los grandes medios de comunicacin, y se han podido difundir versiones ms realistas y adecuadas de estos movimientos.

Pero tambin, adems de esos medios crticos comerciales, estn los medios alternativos de comunicacin, que han jugado un papel esencial, y sobre todo en esta etapa de La Otra Campaa. Pues son ellos, sobre todo, los que han cubierto y siguen cubriendo ese vasto y cada da mayor abanico de la protesta social, en Oaxaca, en la ciudad de Mxico, en Atenco, en Chiapas, en Jalisco, en el norte del pas, en Jalapa, etc. Creo que su papel ha sido central y lo ser cada vez ms en el inmediato futuro.

Cual es la relacin que tiene el EZLN con los Movimientos de Amrica Latina, en especial con el MST (existen puntos en comn) y en que se diferencia el Movimiento Zapatista de los otros movimientos Latinoamericanos?

C.A: Como tu sabes, desde hace tiempo ha habido una simpata mutua entre los miembros del MST y del EZLN. Pero mas recientemente, en el ao 2007 y a partir del Primer Encuentro de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo, se estableci una relacin mas directa, cuyo primer fruto fue la organizacin, en julio de 2007, de una Mesa Redonda sobre la lucha por la Tierra y el Territorio, Mesa que precedi al Segundo Encuentro de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo y que se prolongo en este Segundo Encuentro. En esa Mesa y en el Segundo Encuentro participaron compaeros del MST, y tambin del grupo Va Campesina, al que pertenece el MST. Despus, un compaero del MST participo tambin en el Coloquio Planeta Tierra: Movimientos Antisistmicos de diciembre de 2007.

As que creo que hay una colaboracin importante entre el MST y el EZLN, en especial en torno de este tema de la lucha por la defensa de la Tierra y del Territorio.

De otro lado, seria largo hacer el balance de las similitudes y las diferencias entre el EZLN y el MST, u otros movimientos de Amrica Latina, pero creo que una diferencia importante, que valdra la pena reflexionar con ms cuidado, es la de la actitud de los movimientos frente al Estado. Los neozapatistas rechazan toda ayuda del Estado, por el riesgo de cooptacin y de limitacin que implica este vinculo con las instituciones estatales, mientras que el MST no rechaza esa conexin. As que a partir de la experiencia con el gobierno de Lula, que no ha cumplido para nada sus promesas al MST ni a los movimientos populares brasileos, valdra la pena repensar este vnculo, a la luz de la experiencia neozapatista.

Cual es tu opinin respecto al protagonismo del Subcomandante Marcos dentro del Zapatismo?

C.A: Creo que ese protagonismo es mas bien una creacin de los propios medios de comunicacin mexicanos e internacionales, que un hecho real. Marcos ha insistido muchas veces en que el es solo Subcomandante, y que obedece las ordenes de los 23 Comandantes indgenas, los que a su vez mandan obedeciendo el mandato de las comunidades. As que no hay tal protagonismo, que es ms bien una invencin de esos medios de comunicacin.

Desde el proceso electoral del 2006, se noto un distanciamiento entre algunos intelectuales que apoyaban al EZLN. Como observas esta ruptura (y porque)?

C.A: Creo que es un proceso que debe explicarse, en parte, por el propio cambio de dimensin que representa la iniciativa de La Otra Campaa. Mientras el movimiento neozapatista estaba sobre todo en Chiapas, y luchaba principalmente por las demandas indgenas, fue apoyado por ciertos intelectuales que haban trabajado esos temas indgenas o temas de la historia o la situacin chiapaneca en lo fundamental. Pero al volverse un movimiento nacional, que abarca adems las demandas de todos los subalternos de Mxico, los problemas y las exigencias de un apoyo o un acompaamiento intelectual del movimiento se complejizan y crecen. Y no todos los intelectuales que antes apoyaron al neozapatismo han sido capaces de dar ese salto hacia problemas mayores y ms complejos. Y de ah se derivan algunos de esos desencuentros.

Otra razn fue la decisin de algunos de esos intelectuales de apoyar la candidatura de Andrs Manuel Lpez Obrador, pensando que ella poda representar un verdadero cambio social, lo que en mi opinin es una ilusin y un error de apreciacin total. Tambin, en otros casos, ha habido intelectuales que, despus de haber apoyado por varios aos al movimiento, han optado, frente a este cambio de tareas y de dimensin, por dedicarse ms bien a su propia carrera acadmica personal.

En que medida las comunidades autnomas Zapatistas podrn resistir frente al continuo embate del gobierno y los grupos militares. Cual puede ser el panorama o sus posibilidades en los prximos aos?

C.A: Como te deca antes, soy optimista al respecto. Estamos hablando de cientos de miles de indgenas, dignos, concientes y dispuestos a luchar hasta las ultimas consecuencias, como nos lo demostraron en enero de 1994, y como lo han reiterado en estos quince aos de lucha. Adems, esta ahora tambin el movimiento nacional de La Otra Campaa, que es cada da mas grande y mas fuerte, y que tambin esta dispuesto a luchar, de manera pacifica e inteligente, y hasta las ultimas consecuencias, en contra de esta represin del gobierno y de los grupos paramilitares apoyados por el. As que soy optimista hacia el futuro, sobre todo pensando en que cada da esta mas cerca ese 2010 histrico que antes mencione. Creo que muy pronto, ser verdad esa consigna: Nos vemos en el 2010!.

* * *

[email protected]

1 Carlos Antonio Aguirre Rojas, es doctor en economa por la Mxico y posdoctor en Historia por la cole des Hautes Etudes en Sciences Sociales de Pars . Actualmente es investigador por la UNAM en el Instituto de Investigaciones Sociales y docente en la Escuela Nacional de Antropologa e Historia (ENAH). Director de la revista Contrahistorias la otra mirada de Clo y fundador del Centro Immanuel Wallerstein en San Cristbal de las Casas . Entre sus ltimas publicaciones encontramos: Chiapas, planeta tierra. (Editorial Contrahistorias, 2006) Amrica Latina en la encrucijada. (Editorial Contrahistorias, 2006) y Mandar Obedeciendo (Editorial Contrahistorias, 2007) entre otras.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter