Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-10-2008

Elecciones a la presidencia de EEUU
A la conquista del Oeste

Serge Halimi
Le Monde Diplomatique

Traducido por Caty R.


En el momento en que Estados Unidos socializa las prdidas abismales de sus bancos, Cmo podra el Partido Republicano alardear de su filosofa liberal o de sus actuaciones en el poder? Una mayora aplastante de estadounidenses lo juzga de forma todava ms negativa porque la subida de los precios de la energa tambin est afectando al poder adquisitivo, que ya estaba muy maltratado por el encarecimiento del crdito y el estancamiento de los salarios.

Entonces, con una eficiencia que los aos no han alterado, los republicanos hablan de otras cosas: de su patriotismo, su autenticidad, su compromiso con los valores tradicionales. Frente al relato de la vida de Barack Obama, ante la perspectiva de un descubrimiento simblico histrico que moviliza contra l tanto como a su favor, despliegan la historia de Sarah Palin -madre de cinco hijos, gobernadora de Alaska, casada con un campen de carreras de trineos- y la de John McCain, un hroe americano desde que bombarde Vietnam antes de sufrir cinco aos de cautiverio. Su lema: Country first (el pas es lo primero). El pas, actualmente, est inquieto y la campaa electoral patas arriba por la hecatombe financiera.

Hace cuatro aos, el presidente George W. Bush ya present un penoso balance econmico (una grave recesin entre 2001 y 2003) y diplomtico (la guerra de Iraq evolucionaba de manera desastrosa). Sin embargo consigui su segundo mandato haciendo hincapi en su fe, su simplicidad, y agitando como otras tantas matracas mezcladas el terrorismo, el aborto y el matrimonio homosexual. Bush no olvid tampoco en ningn momento la reactivacin del resentimiento, siempre vivo y no siempre injustificado-, que demuestra la opinin popular con respecto a la elite intelectual, artstica y tecncrata, que en general apoya ms bien a los demcratas (1).

Este ao, aunque McCain finge comportarse como un caballero, sus partidarios de la National Review han aadido a la receta republicana el picante de un viejo condimento con el que todava pretenden apabullar : Despus de sus estudios universitarios, Obama tuvo una novia blanca y rica que le amaba y quera casarse con l. Ella le present a su familia, que lo acogi calurosamente. Obama se comprometi con la joven y respetaba la herencia cultural de su familia, pero finalmente rompi con ella porque no era negra. Consideraba que si se casase con ella se encontrar asimilado por una cultura blanca extranjera, un destino que no poda aceptar (2). Incluso en pocas de derrumbamiento econmico no se puede descartar que este tipo de cotilleos tenga su valor. En agosto pasado, en la convencin demcrata de Denver, el tesorero de la confederacin sindical AFL-COI reconoca a unos delegados de Michigan que: Numerosos electores blancos -y, para decirlo francamente, un cierto nmero de sindicalistas- consideran que l [Obama] no es de buena raza (3).

En resumen, el senador de Illinois sera demasiado fro, demasiado intelectual, demasiado extranjero (y demasiado popular en el extranjero), demasiado a la izquierda, demasiado inexperto, demasiado negro. Preguntado por un periodista sobre su cuota en los sondeos, entonces mediocre teniendo en cuenta la quiebra de Bush y de la de su partido, Obama explic: Los republicanos no gobiernan bien, pero saben hacer campaa (4). Ms que a lamentarse, parece decidido a devolver algunos golpes. La crisis financiera sera un buen ngulo de tiro: McCain sigue abogando por la causa de las desregulaciones; el mes pasado, su partido todava recomendaba que las jubilaciones federales estn privatizadas y colocadas en la Bolsa

La respuesta demcrata ser tambin ms tctica y ms especfica. La eleccin presidencial se gana Estado por Estado; muchos de ellos, incluidos los ms importantes, parecen ya decantados por uno u otro campo (California, Nueva York, Illinois, Texas, etc.). Pero el oeste republicano parece que duda. All es donde Obama se la juega.

(1) Voyage dans lAmerique de droite y Demain lAmerique, Le Monde Diplomatique, octubre-noviembre, 2008)

(2) Michael Gledhill, Who is Barack Obama?, National Review, Nueva York, 1 de septiembre de 2008.

(3) Citado por la Casper Star Tribune (Wyoming), 28 de agosto de 2008.

(4) Emisin Sixty Minutes, CBS, 31 de agosto de 2008.

Original en francs: http://www.monde-diplomatique.fr/2008/10/HALIMI/16355



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter