Portada :: Mundo :: Tsunami en Asia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2008

Serbia: pequea noticia de una gran chapuza

Ennio Remondino
Megachip

Traducido por Gorka Larrabeiti


Pequeas noticias que burlan maliciosamente la atencin. Para esconder hechos incmodos. Agencia de prensa Reuters, ayer a las 17:32: Serbia wins U.N. assembly vote to refer Kosovo independence to international court of justice. Serbia, anuncia Reuters, gana la votacin en la Asamblea de Naciones Unidas para obtener el juicio del Tribunal Internacional sobre la legitimidad de la declaracin de independencia del Kosovo.

La resolucin, aade poco despus la agencia Ansa, se aprob con 77 votos a favor, 6 en contra y 74 abstenciones, entre las cuales se contaban las de muchos pases europeos. Los abstenidos, que con su no voto consintieron a Serbia alcanzar este importante resultado poltico, son la verdadera curiosidad. La Europa de la Unin se present al voto dividida: Chipre y Espaa, por ejemplo, apoyaron la peticin serbia, porque lo mismo que Belgrado- sus respectivos gobiernos temen que las minoras separatistas sigan el modelo del Kosovo declarando la independencia.

Italia, por su parte, se abstuvo. Lo hicieron tambin Francia, Alemania y Gran Bretaa, lderes en la UE del partido estadounidense del reconocimiento. En fin: qu sucedi? Se supone que los jueces del Tribunal Internacional de Justicia tardarn entre dos o tres aos en expresar su parecer legal acerca del estatuto de la antigua provincia serbia de mayora albanesa. De hecho, se produce un largo espacio vaco que en la Asamblea de la ONU, donde se juntaron a la hora del voto pases con objetivos bien distintos. Para ser precisos, ni que decir tiene que los Estados Unidos y Albania votaron contra el recurso a la justicia; entonces, por qu la traicin inglesa de sus primos de ultramar? El embajador de Gran Bretaa ante la ONU, John Sawers, dijo que la peticin de contar con la opinin del Tribunal es ms poltica que legal y vale para frenar el reconocimiento del Kosovo como estado independiente. La independencia del Kosovo es y seguir siendo una realidad prosigui Sawers- reconocida por 22 de 27 pases de la Unin Europea, organizacin de la que Serbia quiere formar parte.

Traduccin de la traduccin. Dmosle un regalito poltico a Serbia sabiendo que:

1. Para Belgrado, Kosovo se ha perdido definitivamente.

2. Si Serbia pretende asomarse a la Unin Europea, no tendr ms remedio que tragar antes o despus.

Resultados inmediatos, pocos. Proyectos, muchos. Inconvenientes posibles, infinitos. Seguro que, a partir de hoy, se detendr todava ms el difcil camino internacional del Kosovo albans en busca de reconocimientos. Slo 48 estados soberanos de los 192 que forman parte de Naciones Unidas. Seguro que habr nuevos problemas para la admisin de Kosovo en el Fondo Monetario Internacional y en otras Instituciones tcnicas que preceden el reconocimiento pleno de soberana. Seguro que la Asamblea de la ONU entierra definitivamente los triunfalismos de una cumbre poltica kosovar que haba vendido a su opinin pblica el shangril occidental con garanta estadounidense ya hace dos das. Recapitulacin de los europeos, ayer favorables al reconocimiento del Kosovo, hoy perplejos y temerosos? Mejor dejar en suspenso a esa banda de exaltados: cuestan demasiado y garantizan demasiado poco.

Ahora el problema de los amigos europeos es la Serbia del amigo Boris Tadic, a la que ms tarde o ms temprano alguien tendr que decidirse a darle algo en concreto. Pongamos, la divisin de Kosovo. El norte de Mitrovica, ms algn monasterio ortodoxo en la margen adecuada del ro Ibar, que vuelve a ser serbio. Y el Kosovo albans que limita con Macedonia y Albania a bregar con sus vecinos del suroeste en la misma lengua. Geopoltica de la esperanza, a la espera de alguien que, sobre el terreno, crea en ello de verdad. Qu ser, qu har, a partir de maana, la misin civil de la ONU del UNMIK? Qu relaciones lograr entablar con la ilegtima Eulex de la Unin Europea? La aceptacin real de la misin europea Eulex es el precio de las muchas abstenciones europeas que Belgrado tendr que pagar en breve. Pero las letras de cambio son otras muchas. Acaso la parte de la clase dirigente del Kosovo albans, que actualmente est perdiendo, y que creci como los dems en la poltica de los kalashnikov, estar dispuesta a esperar durante aos al Tribunal Internacional de Justicia? Qu otros intereses nacionales en la zona han ido divergiendo entre los cada vez menos firmes aliados estratgicos de EEUU? Una sugerencia al comandante italiano de la OTAN en Kosovo: podra ser prudente pasar ya mismo al estado de alerta naranja.

Fuente: http://www.megachip.info/modules.php?name=Sections&op=viewarticle&artid=8025





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter