Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2008

Cul ser maana la poltica internacional de Estados Unidos?

Michel Collon
InvestigAction

Traducido del francs por Beatriz Morales Bastos


Despus de Bush todos esperamos un cambio o bien nos tememos los peor. McCain u Obama? En qu cambiarn las elecciones la situacin de Iraq, Afganistn, Palestina, frica, el Cucaso, Cuba o Venezuela? Y las relaciones con las grandes potencias, Europa, Japn, Rusia, China?

No creemos que la poltica internacional de Estados Unidos se decida en la Casa Blanca. De hecho, la elite estadounidense est dudando actualmente sobre la estrategia que se va a seguir en los prximos aos. En este texto se analizan las dos opciones que se le ofrecen. La crisis econmica hace que la pregunta sea an ms candente: cmo har Estados Unidos para seguir siendo la superpotencia que domina el mundo?

Este texto es un extracto de nuestro libro Los 7 pecados de Hugo Chavez (captulo 11: Estados Unidos, el oro negro y las guerras de maana), de prxima aparicin. En las pginas anteriores se explican las razones del ascenso y posterior declive de Estados Unidos. Investig'Action considera necesario publicar ya este extracto para arrojar algo de luz sobre los actuales debates acerca de las elecciones en Estados Unidos...

El fracaso de Bush
Qu balance se puede hacer de esta guerra global que la administracin Bush ha llevado a cabo a partir del 11 de septiembre? Negativo. Prcticamente en todas partes...

En Afganistn e Iraq Estados Unidos desencaden sendas guerras que ha sido incapaz de ganar y que no ganar nunca. A Bush le hubiera gustado emprender una tercera contra Irn, pero al estar demasiado debilitado tuvo que renunciar a ello. El objetivo de esta guerra era asegurar a Washington el control del petrleo. En cinco aos su precio ha pasado de 25 dlares a ms de 100 dlares, lo que ha tenido unas consecuencias muy negativas para la economa estadounidense y mundial.

En Amrica del Sur Estados Unidos ha perdido total o parcialmente el control de casi todas sus colonias: Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Argentina y Brasil. En el momento de escribir estas lneas slo le quedan Per, Chile y Colombia.

Tambin en frica la resistencia se ha marcado tantos. El Congo de Kabila se ha negado a ponerse de rodillas. Y cuando Washington buscaba dnde instalar el centro de su nuevo mando militar Africom, todos los pases declinaron educadamente.

Igualmente, en el sur de Asia a un grupo de estrategas estadounidenses les preocupaba recientemente el ascenso de las resistencias en todas la regin y propona reforzar la 'capacidad de proyeccin' de Estados Unidos en el sur de Asia. En su jerga esto quiere decir los medios de organizar el desembarco de militares, bombardeos o apoyo a golpes de Estado. Pero se apresuraron a sealar que debido a la impopularidad de Estados Unidos en esta regin sera imposible encontrar un pas que pudiera acoger la sede de esta fuerza estadounidense (1).

La poltica de Bush ha provocado resistencias incluso entre los aliados europeos. As, en la cumbre de la OTAN en Bucarest del pasado mes de abril George Bush reclam una nueva expansin para integrar en esta ocasin a Ucrania y Georgia, dos pistolas que apuntan a Rusia. Pero sufri la negativa firme y pblica de Alemania, Francia, Espaa, Italia, Blgica, Holanda y Luxemburgo, poco deseosos de enemistarse con Mosc, su suministrados de gas. Steve Erlanger y Steven Lee Myers, dos analistas cercanos al Pentgono, vieron en ello un notable fracaso de la poltica de Estados Unidos en una alianza normalmente dominada por Washington (2).

En Rusia, precisamente, el tono est subiendo. Mosc se niega a que se instale en el continente europeo unas armas que Estados Unidos llama escudo antimisiles: Si una parte del potencial nuclear de Estados Unidos est en Europa (...), tendremos que tener unos objetivos en Europa (3). Adems, en mayo de 2008 Rusia prob un nuevo misil intercontinental de cabezas mltiples en respuesta a los actos unilaterales e infundados de nuestros socios, declar Putin. Sin embargo, Washington asegura que el escudo antimisiles no se dirige contra Rusia, sino slo contra Estados como Irn. Pero Putin replica: ningn misil iran tiene tanto alcance, as que es evidente que esta novedad tambin nos concierne a nosotros, los rusos (4).

China, como Rusia, tampoco dio marcha atrs ante las mltiples presiones y campaas organizadas por Washington.

La elite estadounidense se divide
Hace diez aos Zbigniew Brzezinski, ex-consejero del presidente Carter y el estratega ms importante de Estados Unidos, public El gran tablero de ajedrez, una especie de libro de instrucciones sobre Cmo seguir siendo la nica potencia que domina el mundo (5). Con la brutalidad de quien ya no est en el poder, en este libro explicaba que era imperioso que Washington debilitara no slo a sus rivales, Rusia y China, sino tambin a Europa y Japn, y que les impidiera aliarse entre s. Divide y vencers.

Que nota se podra poner hoy en da a George Bush basndonos en los criterios definidos por Brzezinski? Ha conseguido debilitar a las grandes potencias rivales? Notable en relacin a Japn, bien (por ahora) en lo que concierne a la Unin Europea, pero suspendido en lo que concierne a Rusia y muy deficiente en lo que concierne a China.

Bush ha provocado globalmente tantas resistencias que el dominio de Estados Unidos se ha debilitado. Los sectores que le haban llevado al poder (armamento, petrleo, automvil, defensa, farmacuticas) constatan que las guerras de Bush no han aportado ni grandes beneficios ni nuevas zonas de explotacin. De hecho, han costado ms que los beneficios aportados. Y la administracin Bush ha demostrado ser un pequeo crculo restringido que piensa mucho cmo llenarse personalmente los bolsillos pero que es incapaz de tener sutileza tctica y una verdadera visin a largo plazo.

Una vez que el fracaso ha resultado evidente se ha exacerbado las divisiones en el seno de la elite estadounidense, e incluso de la administracin Bush. A partir de 2006 los neocons han tenido que ceder el terreno. Han tenido que aceptar que el ministro de la Guerra, Donald Rumsfeld, sea sustituido por Robert Gates, un hombre de la Trilateral y de la tendencia Brzezinski. En un discurso pronunciado ante los alumnos de la Academia Militar de West Point el nuevo ministro en cierto modo acept la debilidad del militarismo estadounidense: No combatan a menos que se vean obligados a ello. Nunca combatan solos. Y nunca combatan durante mucho tiempo (6). Tiempo despus la comisin bipartita Baker-Hamilton conden el intento de Bush de remodelar el 'Gran Oriente Prximo' por no ser realista y recomend, por el contrario, un enfoque ms tctico respecto a Siria e Irn.

Incluso en el seno de los servicios secretos y del ejrcito se han desencadenado varias revueltas. En diciembre de 2007, cuando Bush quiso preparar un ataque contra Irn bajo el pretexto clsico de las armas de destruccin masiva, diecisis servicios de inteligencia estadounidenses sorprendieron a todo el mundo publicando un informe donde constataba que al menos desde 2003 Irn haba suspendido su programa nuclear.

El declive de Estados Unidos es inevitable
(Zbigniew Brzezinski)
Brzezinski propona en su libro una estrategia agresiva y maquiavlica para salvar al Imperio estadounidense. Pero, cree l mismo que funcionar? Por muy sorprendente que parezca, la respuesta es no.

A largo plazo la poltica global est condenada a hacerse cada vez menos propicia a la concentracin de un poder hegemnico en las manos de un solo Estado. Por lo tanto, Estados Unidos no slo es la primera superpotencia global, muy probablemente ser la ltima (p. 267).

La razn se debe a la evolucin de la economa: El poder econmico tambin corre peligro de dispersarse. En los prximos aos ningn pas ser susceptible de alcanzar aproximadamente el 30% del PIB mundial, cifra que Estados Unidos ha mantenido durante la mayor parte del siglo XX, por no hablar de la barrera del 50% que alcanz en 1945. Segn ciertos clculos, Estados Unidos todava podra detentar el 20% del PIB mundial a finales de esta dcada para caer a un 10-15% de aqu a 2020, mientras que las cifras de otras potencias (Europa, China, Japn) aumentaran para igualar de forma aproximada el nivel de Estados Unidos. (...) Una vez que se haya iniciado el declive del liderazgo estadounidense, ningn Estado aislado podr asegurar la supremaca de la que goza hoy Estados Unidos (p. 267-8).

Una vez que se haya iniciado el declive del liderazgo estadounidense. Por lo tanto, Brzezinski no habla de una posibilidad, sino de una certidumbre. Escribe esto en 1997. Hoy resulta claro que el declive ha iniciado totalmente. El mundo llega a ser multipolar.

Pero, quiz Brzezinski es un pesimista aislado? Quiz los neocons que inspiraron a Bush son ms 'optimistas', si nos atrevemos a usar esta palabra? Pues bien, de hecho no lo son mucho ms. En el texto fundador de toda la poltica de la administracin, el Project for a New American Century (PNAC, Proyecto para un Nuevo Siglo Estadounidense), redactado en 1992 por Paul Wolfowitz y sus amigos, encontramos, por supuesto, toda la ideologa de la nueva cruzada militarista, pero tambin un observacin que llama la atencin: Actualmente Estados Unidos no tiene ningn rival mundial. El objetivo de la gran estrategia de Estados Unidos debe ser preservar y extender esta posicin ventajosa el mayor tiempo posible (...) Preservar esta situacin estratgica deseable en la que se encuentra Estados Unidos en este momento exige unas capacidades militares predominantes a nivel mundial (7).

El mayor tiempo posible. Por lo tanto, tambin aqu se cree que no ser posible que Estados Unidos sea eternamente el amo del mundo. He aqu una gran paradoja. El mundo entero teme a Estados Unidos. Pero los dirigentes estadounidenses, por su parte, saben que estn al mando del Titanic. Y estn divididos en dos opciones respecto a cmo salvar al Imperio tanto como sea posible ...

Dos opciones para salvar al Imperio
Cul ser la politica estadounidense en los prximos aos? La eleccin de uno u otro presidente es, desde luego, una indicacin, pero no es decisiva.

Recordemos que durante la campaa presidencial de 2000 George Bush haba prometido una poltica internacional mucho ms humilde y menos intervencionista que la de su predecesor! Mientras que el otro candidato, Al Gore, haba propuesto un presupuesto militar ms alto que el de Bush. Creemos que las grandes orientaciones de la poltica internacional no las deciden los presidentes, sino las multinacionales en funcin de sus necesidades del momento y de su evaluacin de la relacin de fuerzas mundial.

Y, precisamente, tras el balance de fracaso de los aos de Bush que acabamos de describir la elite estadounidense parece bastante dividida respecto al camino que hay que seguir. Cmo salir de esta delicada situacin?

La primera opcin posible es la opcin militarista. En estos ltimos aos la han encarnado los neocons de Bush con la estrategia de Wolfowitz. La agresin y la intimidacin como estrategia general. Multiplicar las guerras, inflar al mximo los gastos en el complejo militar-industrial para obtener el crecimiento y el dominio de las multinacionales estadounidense, y tambin para intimidar a aliados y rivales.

La otra opcin es la defendida por Brzezinski y que a l le gusta llamar 'soft power' (poder blando). Otros hablan de un 'imperialismo inteligente'. Se trata, de hecho, de lograr los mismos objetivos de Estados Unidos pero por medio de unas formas de violencia menos directas y visibles, contando menos con las intervenciones militares estadounidenses, muy costosas, y ms con los servicios secretos, las maniobras de desestabilizacin, las guerras por medio de pases interpuestos y tambin con la corrupcin ...

Cinco generales de la OTAN preparan un gobierno mundial...

La primera opcin consiste en militarizar ms la vida poltica y en multiplicar las guerras. Bush al cuadrado.

En enero de 2008 cinco ex-generales de la OTAN presentaron un documento preparatorio de un encuentro en la cumbre de la OTAN en Bucarest (8). Sus propuestas revelan una tendencia absolutamente espantosa. Y lo que da mucho peso a este documento es que hasta hace poco tiempo todos ejercan funciones del ms alto nivel. El general John Shalikashviliera era jefe del Estado Mayor estadounidense y comandante en jefe de la OTAN en Europa; el general Klaus Naumann diriga el ejrcito alemn y presida el comit militar de la OTAN en Europa; el general Henk van den Breemen era jefe del Estado Mayor holands; las misma funciones en Francia las ocupaba el almirante Jacques Lanxade, mientras que Lord Inge diriga el Estado Mayor y del servicio de Defensa de Gran Bretaa. Ni ms ni menos que personajes importantes. Y muy agresivos, como vamos a ver ...

Pgina 6: [Los autores] proponen pistas sobre la forma de superar una posible rivalidad con la Unin Europea y permitir a la OTAN acceder a unos instrumentos no militares. Dos observaciones. 1. De hecho, esta rivalidad no slo es posible sino que es absolutamente real. En qu sentido quieren superarla? 2. Qu significa para la OTAN acceder a unos instrumentos no militares? Se trata de obtener una influencia mayor sobre la vida civil de las sociedades occidentales?

Pgina 7: A fin de iniciar el proceso proponen establecer un directorio que rena a Estados Unidos, la UE y la OTAN. Su misin sera coordinar todas las operaciones en la esfera atlntica. Por tanto, un super-gobierno mundial. Con qu objetivos?

Los Cinco nos lo explican en la pgina 42: Lo que esperan los aliados occidentales es la defensa proactiva, mantenida a largo plazo, de sus sociedades y de su modo de vida. 'Defender nuestro modo de vida' ya fue un argumento esgrimido por el padre de Bush para desencadenar la primera guerra contra Iraq. En realidad, 'modo de vida' es una manera hipcrita de designar el dominio de las multinacionales sobre la vida econmica, dominio cuyo efecto es mantener en la pobreza a la mitad de la humanidad. El objetivo de los cinco es, efectivamente, emplear los medios militares para mantener el abismo entre ricos y pobres. Para quienes tengan dudas, en la pgina 92 se precisa: Los objetivos de nuestra estrategia son preservar la paz, nuestros valores, el liberalismo econmico y la estabilidad .

Por consiguiente, preserva la estabilidad de las multinacionales. Y contra qu enemigo? Los autores proporcionan algunos ejemplos de lo que no hay que tolerar en el tercer mundo. Pgina 52: Tenemos ejemplos menos importantes de ayuda no deseable: de Venezuela al rgimen cubano. El gendarme mundial se arroga el derecho de intervenir por todo el mundo contra cualquier pas que plantee actos que desagradan a las multinacionales.

Pero, cul es entre todos los indeseables el enemigo principal? La respuesta aparece en la pgina 44: China puede causar un gran dao a las economas estadounidense y mundial basndose en sus enormes reservas de dlares. Y en la pgina 52: China puede utilizar el arma de las finanzas para imponerse en frica y si decide hacerlo tiene capacidad de utilizarla a una escala mucho mayor.

He aqu bien definido quines son los buenos y los malos. El liberalismo necesita de la OTAN para imponerse al mundo entero. Y, de que medios debera disponer la OTAN para llevar a cabo esta guerra econmica?

El derecho internacional y la ONU arrojados por la borda

Estos cinco generales se siente, de hecho, frustrados. Pgina 76: Uno de los principales problemas en la concepcin estratgica actual de la Alianza Atlntica es que sus acciones siguen siendo ms reactivas que preventivas y se limitan a unos medios militares. Pgina 91: Ahora bien, una estrategia ambiciosa debe comprender la utilizacin bien integrada de todas las armas disponibles, ya sean polticas, econmicas, militares, culturales, sociales, morales, espirituales o psicolgicas.

Aqu lo tenemos! La Banda de los Cinco pretende desbordar sus tareas militares y ejercer una influencia sobre el funcionamiento de la sociedad civil. Pero, al menos, respetar este nuevo gobierno mundial el derecho internacional? Es extremadamente dudoso ... Pginas 94-95: Otro principio que hay que respetar es la legalidad. Toda accin debe ser legtima, autorizada, y debe respetar el derecho internacional. Esto puede representar una desventaja considerable cuando el adversario no tenga respeto alguno por ninguna ley, pero, a fin de cuentas, actuar de otra manera significara aplicar la ley de la jungla y minar nuestra propia credibilidad. Sin embargo, este principio no impide que se tenga que adoptar el derecho internacional existente a un contexto internacional en constante evolucin ...

En esta cita las primeras frases sirven para dorar la pldora y el verdadero contenido viene al final: 'adaptar' el derecho significa en realidad violarlo, negar los principios proclamados hasta el momento. Despus de Abu Ghraib, Guantnamo, la tortura, los asesinatos de jefes de Estado, los vuelos clandestinos y las prisiones secretas de la CIA, se nos propone luchar contra estas violaciones del derecho? No, se propone legalizarlas 'adaptando' el derecho.

Hay que recordar que las dos guerras contra Iraq y la guerra contra Yugoslavia ya haban violado el derecho internacional, la Carta de la ONU e incluso la propia Carta de la OTAN. Pero precisamente es de la legalidad internacional de lo que se quieren desembarazar los Cinco. Pginas 104-105: La aprobacin de Naciones Unidas puede no ser necesaria segn el Artculo 51 de la Carta de Naciones Unidas (legtima defensa) y quiz es posible renunciar a ello segn los trminos de la Convencin sobre el genocidio.

Viva la guerra preventiva!. Incluso la nuclear.
Ms inquietante es la lectura de la pgina 96: Lo que necesitamos es una forma de disuasin por medio del rechazo proactivo, donde el tanteo es una forma de reaccin en caso de amenaza inminente y la prevencin un intento de recuperar la iniciativa y acabar con el conflicto.

En la jerga militar 'defensa proactiva' designa la guerra preventiva. Este trmino aparece una y otra vez en el documento de los Cinco. George W. Bush ya haba invocado una 'guerra preventiva' contra el terrorismo. Como Hitler en su poca. Porque los agresores se refugian con frecuencia tras el pretexto de prevenir un peligro. En realidad, el derecho internacional siempre ha prohibido explcitamente las guerras supuestamente preventivas. Pero los temores no acaban ah...

Pgina 94: El arma nuclear puede parecer a primera vista desproporcionada, pero si se tienen en cuenta los daos que evita, es posible que sea razonable. Aqu resplandece toda la inmoralidad de estos cinco bandidos. La guerra nuclear es una atrocidad y la humanidad no ha dejado de exigir el desmantelamiento de estas armas de destruccin masiva. He aqu que se pretende justificarla con una hipocresa que no puede engaar a nadie: 'evitar daos'. Absolutamente vago y sin duda racista: la vida de los pueblos adversarios no vale nada.

La verdad es que al constatar que los bombardeos clsicos no bastan para romper las resistencias y que las guerras clsicas son caras y peligrosas para los invasores, estos generales criminales proponen el arma nuclear como solucin al problema de la hegemona mundial de las multinacionales.

Preparar los nimos
Como vemos, la mercanca que pretende vendernos la Banda de los Cinco est completamente podrida y estropeada. Por ello, previsores como son, cuentan con trabajar a la opinin pblica por medio de campaas de propaganda a largo plazo. Pgina 104: Estas medidas deben ir acompaadas de esfuerzos proactivos y coordinados de comunicacin en los medios de comunicacin (...). Esta campaa meditica podra, adems, preparar los nimos para una intervencin armada.

'Preparar los nimos'! Desde luego, esto no es una novedad... Haciendo balance de la guerra contra Yugoslavia (en 1999), que fue el mayor logro de la desinformacin organizada, un general de la OTAN confesaba despus de la guerra que se haban lanzado sistemticamente informaciones falsas, mientras que se haban apartado o marginado las informaciones molestas para anestesiar a la opinin pblica. Resuma de la siguiente manera la filosofa de la OTAN: La opinin pblica se trabaja, como todo lo dems (9). Adems, en cada guerra los generales occidentales contratan spin doctors, es decir, agentes publicitarios para vender sus guerras y manipular a la opinin pblica. Pero esta vez se va mucho ms lejos: se trata de toda una campaa a largo plazo para condicionar a la opinin pblica ...

Pgina 129: Por consiguiente, es necesario que la OTAN desarrolle una estrategia de informacin que debe cumplir tres objetivos a la vez. Debe persuadir al mundo de que la OTAN es una fuerza del bien. Debe desplegarse antes de que los adversarios empiecen a difundir su informacin, es decir, que la OTAN deben imponer su dominio en materia de relaciones pblicas. Debe ganarse el corazn y el espritu de los habitantes de los pases de la OTAN (acorde con la actitud de la Alianza Atlntica) y tambin de las poblaciones de los pases donde se produzca la intervencin armada.

Imponer su dominio en materia de relaciones pblicas. La informacin se concibe como una guerra que se gana eliminando las fuerzas del adversario. No se trata aqu de acusaciones gratuitas: el ejrcito estadounidense bombarde y encarcel a periodistas de al-Jazeera, la OTAN bombarde la televisin de Belgrado (17 muertos), el Pentgono prepara planes para eliminar informaciones molestas en internet, cuyo carcter democrtico molesta considerablemente.

Un plan de dictadura mundial
Al principio de su documento los cinco generales anunciaban unas pistas para superar una rivalidad con la Unin Europea. Cmo lo van a hacer? De hecho, utilizan el marco de la OTAN para organizar la sumisin de la UE a la voluntad de Washington...

Pgina 137: Consideramos que las fuerzas multinacionales son la clave de una modernizacin rpida y poco onerosa de las fuerzas de la OTAN, pero ponemos de relieve que esta opcin slo es posible si los Estados miembro aceptan sin restriccin que sus fuerzas estn a disposicin de la OTAN para cualquier operacin autorizada por el Consejo de OTAN. Traduccin: se obligar a los ejrcitos europeos a obedecer las decisiones de la OTAN (actualmente se requiere la unanimidad).

El plan de los Cinco proporciona a Estados Unidos tres ventajas: 1. Integrar a las fuerzas europeas en sus guerras. 2. Trasladar los gastos a los aliados. 3. Repartir tambin la impopularidad.

El carcter antidemocrtico de los Cinco se manifiesta claramente en la pgina 139: Elegimos no formular nuestras propuestas para la reforma de la UE de manera tan detallada como para la OTAN por dos razones: en primer lugar, un nuevo tratado, que viene a sustituir a la 'constitucin' que haba sido condenada, ha sido adoptado actualmente con discrecin, para evitar consultar a las poblaciones.

El objetivo de su plan es, efectivamente, hacer imposible toda oposicin. Pgina 144: Con el fin de eliminar toda fuente de irritacin, se podra decidir que sea siempre en el seno de la OTAN donde se trate un punto y que los miembros de la OTAN que tambin son miembros de la UE se comprometan a no alejarse del voto depositado en la OTAN cuando ste se aborde ese punto en las instancias europeas . As pues, una vez que haya decidido la OTAN, un pas europeo no tendr derecho a oponerse.

Como conclusin, este plan de la Banda de los Cinco, preparado por unos individuos que han estado en la cumbre del poder militar mundial, indica una tendencia significativa en esta elite. Su plan de super-gobierno mundial a tres (en realidad dominado por Estados Unidos) arrojara a la basura todo vestigio de derecho internacional, legitimara la guerra preventiva y las armas nucleares, organizara la manipulacin sistemtica de las opiniones pblicas. Es un plan de naturaleza fascista.

He aqu una de las dos opciones en las que la elite estadounidense est pensando actualmente para resolver sus problemas. La otra la encarna fundamentalmente Zbigniew Brzezinski, del que hemos hablado antes ...

El imperialismo inteligente ?

Los estrategas militares estadounidenses distinguen tres tipos de guerras que ellos pueden desencadenar: 1. Las guerras de alta intensidad. Se trata de enfrentamientos entre grandes potencias del tipo de las dos guerras mundiales. 2. Las guerras de intensidad media. Comportan tambin un compromiso militar estadounidense directo, pero contra potencias mucho ms dbiles, como Iraq o Yugoslavia. 3. Las guerras de baja intensidad. No comportan un compromiso militar directo de Estados Unidos, que logra que otros combatan. Provoca conflictos entre pases vecinos o a travs de los movimientos paramilitares o terroristas.

El trmino 'baja intensidad' es engaoso, puede dar la impresin de que los daos son menores, pero, en realidad, slo son menores para Estados Unidos. As, la guerra llamada de 'baja intensidad' que Washington desencaden contra Congo (a travs de los ejrcitos de los vecinos Ruanda y Uganda, y de diversas milicias) dej cinco millones de muertos y paraliz el desarrollo de Congo.

A diferencia de Bush, la estrategia Brzezinski privilegia estas guerras de baja intensidad. No es ms moral, simplemente quiere ser ms inteligente.

Pero Brzezinski propone tambin recurrir a otras formas de intervencin. Muchas veces slo se piensa en la forma ms visible de agresin: la intervencin militar de Estados Unidos. En realidad, este pas dispone de todo un despliegue de medios. Si queremos establecer una tipologa completa en orden de intensidad, hay que contar con las siguientes formas: 1. Corrupcin de los dirigentes locales. 2. Chantajes a estos dirigentes locales. 3. Campaas mediticas de demonizacin. 4. Desestabilizaciones diversas. 5. Embargos y bloqueos comerciales. 6. Golpes de Estado. 7. Provocacin de separatismos. 8. Guerras por intermediacin de otros. 9. Bombardeos. 10. Ocupaciones terrestres. Como vemos, toda una gama de mtodos y que, evidentemente, se pueden combinar, pero que son todos ellos agresiones.
Por supuesto, todos los gobiernos estadounidenses recorren al conjunto de estos mtodos y no slo a algunos. Lo que difiere es la dosificacin y la financiacin.

Despus de los crmenes cometidos por Bush, uno podra estar tentado de alegrarse de un cambio de mtodos. En realidad, si Washington decide cambiar sus tcticas, no se tratar de pacifismo sino slo de hacer menos visible la brutalidad. Hay que recordar que Brzezinski es el hombre que financi a ben Laden en Afganistn para entrampar a la Unin Sovitica en una guerra de larga duracin y cara, y romper su alianza con el mundo musulmn. Brzezinski est muy orgulloso de su xito y no deja pasar ninguna ocasin de recordarlo.

Si Estados Unidos decide aplicar la estrategia de Brzezinski, sin duda habr menos guerras directas. Y stas se harn lo ms posible de acuerdo con los aliados, lo que tambin permitir cuidar mejor la imagen meditica y la manipulacin de la opinin pblica.

Y, sobre todo, haciendo trabajar ms a la CIA, se har un esfuerzo para sustituir las guerras que Estados Unidos lleva a cabo directamente por guerras 'indirectas': hacer que los pases vecinos se peleen apoyando al 'bueno' con todo tipo de buenos pretextos. Este fue el mtodo que Clinton emple con xito contra Yugoslavia.

El mtodo de Brzezinski presenta dos ventajas para Estados Unidos: 1. Le devuelve un aspecto ms presentable, para restablecer su autoridad moral. 2. Invertir menos dinero en el complejo militar-industrial permite ayudar ms a la economa estadounidense para reforzar su postura competitiva frente a Europa, China, India, etc...

Para ahorrar en las guerras la estrategia de Brzezinski recurre ms a los chantajes y tambin a la accin clandestina. Los chantajes pueden pasar, sobre todo, por el uso de los instrumentos del control econmico global como el Banco Mundial, el FMI y la OMC. Instituciones multilaterales pero dominadas por Estados Unidos y que permiten dictar su voluntad al tercer mundo de una manera aparentemente ms objetiva. Pero esto no ser fcil puesto que el Banco Mundial y el FMI han acumulado tanto odio ah donde han pasado que los pases han buscado alternativas. La idea del Banco del Sur lanzada por Chvez se va abriendo paso ...

La accin clandestina, es decir, la CIA, tambin se tendra que utilizar ms. Permite deshacerse de los gobiernos molestos con inversiones mucho menores.

He aqu por qu los defensores de la estrategia de Brzezinski se definen como partidarios de un 'poder blando' o 'imperialismo inteligente'. El peligro de este poder blando sera que la izquierda se alegrara de haberse librado de Bush y disminuyera su vigilancia porque, durante un tiempo, habr menos guerras directas, de modo que el movimiento internacional contra la guerra, que conoce una evidente crisis, respondera an menos ante unas estrategias ms discretas del Imperio.

De todos modos, este Imperio no se volver pacfico. Tarde o temprano emprender guerras al estilo Bush porque la elite estadounidense practica de hecho un ciclo de alternancia entre las dos opciones...

Los presidentes pasan, las multinacionales permanecen
Estas dos opciones, militarista o 'inteligente', no son nuevas. No se trata de una oposicin entre republicanos y demcratas porque estos dos partidos no representan 'la guerra' y 'la paz', sino solamente unos electorados diferentes y unas tcticas diferentes, siempre al servicio de las multinacionales. As, no fue un republicano sino un demcrata quien en 1950 desencaden la guerra contra Corea y China. Y no fue un republicano sino un demcrata quien inici la guerra contra Vietnam en 1961.

Tampoco se trata de un voto popular contra un voto burgus. Las multinacionales estadounidenses siempre financian a ambos candidatos, con lo que siempre reparten los huevos entre ambos cestos. Pero por la cantidad de dinero entregada podemos ver sus preferencias. A principios de los aos noventa las multinacionales invirtieron en ambos lados, pero privilegiaron a Clinton y a los demcratas al 58 %. A partir de 1996, al contrario, beneficiaron a los republicanos al 67 %. En las presidenciales de 2000 fue a Bush a quien se financi masivamente. Y quien fue declarado electo aunque el escrutinio hubiera designado a su rival Gore. En cambio, en las presidenciales de 2008 las multinacionales vuelven a cambiar de lado y financian ms a Obama que a su rival McCain.

De todos modos, el mismo presidente puede cambiar de poltica. Tras la cada de la URSS y el final de la guerra fra, en un primer momento Bill Clinton baj los presupuestos militares y los pedidos al complejo militar-industrial con la esperanza de relanzar la mquina econmica estadounidense en general. Pero aunque la decisin pas prcticamente desapercibida, el propio Clinton dio un giro al final de su mandato: El presupuesto militar estadounidense debe aumentar un 70 % (10). Lo que confirma lo que dijimos ms arriba: las grandes decisiones polticas no dependen del carcter de tal o cual presidente, sino de estrategias que se deciden ms arriba. Los presidentes pasan, las multinacionales permanecen.

La poltica estadounidense alterna los mtodos
Por consiguiente, hablaremos ms bien de una alternancia en la poltica de Estados Unidos. Tras cada gran revs se constata una vuelta, temporal, al 'soft power'.

Tras la derrota de Vietnam y la reprobacin moral de las dictaduras instaladas por Washington en Amrica latina, las multinacionales estadounidenses llevaron a la presidencia al amable pastor Jimmy Carter con su maravilloso discurso sobre los derechos humanos. Tras la guerra fra y la primera guerra contra Iraq el presidente Clinton se esforz por embarcar a los europeos en sus guerras y cuid la presentacin meditica.

De hecho, la burguesa estadounidense ha dudado constantemente entre ambas opciones para tratar de resolver sus problemas. O, ms bien, las ha alternado: un poco ms de palo, un poco ms de zanahoria. Pero sus opciones son cada vez ms difciles, porque ningn mtodo resuelve verdaderamente los problemas.

Actualmente, tras el desastroso balance de Bush, esta burguesa estadounidense duda entre las dos opciones. O bien la huida hacia adelante, es decir, la guerra generalizada. O bien un repliegue tctico, retroceder para saltar mejor y reorganizar los mtodos de accin. La cuestin no es tanto qu presidente elige esta burguesa sino qu estrategia.

De todos modos, no est claro que, al final, la estrategia de Brzezinski sea menos brutal que la de Bush. Es verdad que en 2008 critic pblicamente al presidente diciendo que era estpido querer atacar a Irn porque no poda ganar y que una guerra perjudicara a la situacin de Israel, al precio del petrleo y, por consiguiente, a la economa estadounidense. Pero algunos analistas piensan que Brzezinski quiere salvar Irn porque espera poder dar la vuelta a este pas y hacerle participar un da en el cerco de Rusia. He aqu la potencia que sigue siendo la bestia negra, la obsesin del autor de El Gran tablero. Algunos creen que el objetivo de Brzezinski sigue siendo cercar y debilitar a Rusia, an a riesgo de tener que vrselas con ella. Sin olvidar a China, que se ha convertido claramente en un objetivo capital. En esta hiptesis, el soft power se transformara en un apocalypse now.

Sus soluciones empeoran el problema
La divisin de la burguesa respecto a qu lnea tiene que seguir se desprende del hecho de que finalmente Estados Unidos no es tan potente como se cree. Ni en el plano econmico ni en el militar. Cada vez que los dirigentes estadounidenses han credo encontrar una solucin, al cabo de un tiempo ha resultado que esta solucin empeoraba las cosas.

Por ejemplo, en los aos ochenta para escapar a la recesin las multinacionales estadounidenses se abalanzaron sobre Amrica latina y otras regiones del tercer mundo y se apoderaron de sus materias primas, de sus empresas, de sus mercados. Pero como esta ofensiva neoliberal empobreci tanto a estos pases, acab provocando catstrofes y, por consiguiente, resistencia cada vez ms fuertes, y Amrica latina gir a la izquierda. A partir de 1989 Washington desencaden una guerra global para asegurarse el control absoluto del petrleo. Pero el petrleo se le escapaba cada vez ms. A partir de 2001 Bush desencaden una guerra contra el supuesto Eje del Mal, pero slo ha logrado reforzar las resistencias en todas las regiones.

Estados Unidos parece muy fuerte, pero, lo es realmente? Con todos sus dlares, toda su tecnologa y todos sus crmenes, ha perdido la guerra de Corea (1950) y la de Vietnam (1961-1975), tuvieron que replegarse de Lbano (1982) y de Somalia (1993), sin el menor gnero de dudas no habran ganado en Yugoslavia (1999) si el presidente Milosevic hubiera aceptado los combates terrestres y ya han perdido en Iraq y Afganistn, aunque todava no lo reconozca. Acaso no es lo que se llama un 'tigre de papel'? Acaso los pueblos que defienden sus riquezas y su futuro no son a largo plazo ms fuertes que los dlares y los misiles?

Por mucho que Estados Unidos haya gastado l solo en presupuesto militar ms que todas las dems naciones del mundo, esto tampoco ha logrado asegurarle la supremaca mundial. l mismo es vctima, si se puede decir, de su contradiccin fundamental: todo lo que hace se opone a los intereses de la inmensa mayora de los habitantes de este planeta, por lo tanto, l mismo crea la fuerza que lo abatir.

Un ejrcito no puede ser ms fuerte que la economa que lo financia. Y la debilidad fundamental que impedir a los dirigentes estadounidenses alcanzar su objetivo es que la economa estadounidense sierra la rama sobre la que se asienta. Infra-pagando a sus trabajadores, deslocalizando una parte de su produccin, arruinando a los pases del tercer mundo que deberan ser sus socios no deja de empobrecer a aquellos a quienes se supone que vende sus productos.
Ninguna de las dos opciones, ni la militarista ni la 'inteligente', podr resolver este problema. Los militaristas aumentan los gastos y las resistencias. Si bien los 'inteligentes' disminuyen el terror que difunde la guerra directa, tambin fomentan la resistencia.

Sea cual sea la tctica elegida, Estados Unidos seguir llevando la guerra a todas partes del mundo para imponer su sistema econmico y sus intereses. Es urgente volver a crear un movimiento poderoso por la paz y la soberana de los pueblos.

Fuentes :

(1) John E. Peters, etc, War and escalation in South Asia, www.rand.org/pubs/monographs/2006/RAND_MG367-1.sum.pdf
(2) New York Times, 3 de abril de 2008.
(3) Le Monde, AFP, Reuters, Le Figaro, 21 de abril de 2008
(4) Corriere della Sera, 21 de abril de 2008.
(5) Michel Collon, Monopoly, EPO, Bruxelles, 2000. Agotado [en francs], vase una copia gratuita en: Brzezinski [Versin en castellano, Monopoly, Hiru, Hondarribi, 2000]
(6) Le Soir (Belgique), 23 de abril de 2008.
(7) Project for a New American Century (PNAC), Rebuilding America's Defenses, septiembre 2000.
(8) Towards a grand strategy for an uncertain world, German Marshall Fund of the United States, www.gmfus.org/event/detail.cfm?parent_type=E&id=451
(9) Nouvel Observateur (France), 1 de julio de1999.
(10) Bill Clinton, State of Union speech, enero de 1999.





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter