Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-10-2008

Si el diario venezolano El Nacional fuera un diario de Espaa y no de Venezuela...

Okrim Al Qasal
Yvke Mundial

Un apasionante viaje en el tiempo y el espacio que nos demuestra que el amor entre el Rey Juan Carlos I y el diario de Miguel Henrique Otero no sera tal si ambos se comportaran tal cual son en realidad...


El pasado martes 7 de Octubre los desprevenidos transentes de Venezuela se toparon con esta portada en el kiosko, portada en la que Miguel Henrique Otero (ltimamente se hace llamar MHO), director de El Nacional, y Juan Carlos I, Rey de Espaa, posan en la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que tuvo lugar en Madrid.


El monarca habl de las maravillas de la irrestricta libertad de prensa, afirmando que "hay que dar a los medios plena libertad de accin" (olvidando uno, dos o tres detalles sobre la "plena libertad de accin" de la prensa en su pas, Espaa), mientras que MHO le declar en respuesta una admiracin y amor incondicionales dignos de parodia.

Podemos hacer un ejercicio de imaginacin, viajar en el tiempo y suponer que El Nacional hubiera sido un diario espaol y no venezolano, y que se hubiera opuesto a la figura del Rey y la Monarqua Parlamentaria espaola con la misma intensidad que lo hace con el Presidente Hugo Chvez y la Revolucin Bolivariana. Sera entonces tan idlica la relacin actual entre ambos?

Se animan? All vamos...

Nos encontramos a mediados de los aos 70, y un da como cualquier otro se produce este 'simptico' encuentro entre el Rey Juan Carlos y el dictador chileno Augusto Pinochet (la foto NO es un montaje). Se habra animado El Nacional a titular de la manera que sigue?

Seguro que no, no se habra animado. Como tampoco -por cierto- se anim Juan Carlos I a decirle 'Por qu no te callas?' al sanguinario fascista que sojuzg Chile durante casi 20 aos, ni al dictador argentino Videla tampoco, cuando tuvo la oportunidad.

Volamos ahora a 1978, cuando en Espaa se prepara el Referendo para aprobar la Nueva Carta Magna que rige desde entonces el destino de ese pas. Se habra atrevido El Nacional a oponerse a esa propuesta del modo que sigue, encima ilustrando con una foto del Rey junto al dictador Franco, fallecido en 1975?

Difcil de creer, verdad? Y eso que el titular de este nmero ficticio que he creado se ajusta bastante a la realidad (ajustarse a la realidad en El Nacional es tan raro que slo por eso se nota que la portada es un montaje). No me creen? Comprubenlo ustedes mismos, en el numeral 3 del artculo 56.

Viajamos ahora a 1981, cuando un golpe de Estado de ultraderecha intent tumbar al gobierno, sistema e instituciones espaolas, avaladas en la Constitucin Espaola aprobada en referendo tres aos antes (independientemente de lo que se piense de esa Constitucin y de cmo se dise). En los das del golpe, habra tenido el diario de MHO el inters de titular como a continuacin?

El Palacio de La Zarzuela, para los que no lo sepan, es la residencia oficial del Rey de Espaa. El tipo con pistola de la foto es el lder de ese golpe del 23-F (as conocido por la fecha en que se produjo), Antonio Tejero. El tal Tejero es una especie de Pedro Carmona Estanga a la espaola (no me atrevo a afirmar si en una versin ms o menos fascista que la que coron Fedecmaras en Venezuela).

Estos son algunos ejemplos (hay muchos ms) con los que, usando la imaginacin para viajar en el tiempo, podemos llegar a una conclusin usando el silogismo lgico siguiente:

Premisa A: Si el Rey se comportara con El Nacional del mismo modo que el Estado Espaol del que es Jefe se ha portado con varios medios de ese pas (con juicios, multas y cierres), MHO desde hace rato estara desempleado o arruinado.

Premisa B: Si El Nacional tratara al Rey y a las instituciones espaolas con el mismo rasero que hace con Chvez y la Revolucin, ya habra contratado como columnistas a varios franquistas disfrazados de demcratas convencidos, y montado una agrupacin poltica llamada 'Movimiento 23-F'.

CONCLUSIN: Si el Rey y El Nacional vivieran figurativamente bajo el mismo techo, el diario habra promovido 352 golpes de Estado contra el monarca, y ste en respuesta, habra movido los hilos para multar, requisar o cerrar el rotativo otras tantas.

Pero como vivimos en un mundo donde ni medios de comunicacin ni reyes son remotamente consecuentes con lo que predican, la realidad es que los dos estn ms felices que nunca por haberse conocido.

Dios los cra y ellos se juntan...


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter